Etnogénesis de Balutia

Estándar
Etnogénesis de Balutia

Inauguramos este nuevo año 2016 con un artículo muy interesante a la par que complejo, en el que no debe caber duda del gran trabajo de investigación y documentación previo que hay detrás de su redacción pero tampoco cabe ninguna duda de que suscitará una gran controversia por el desconocimiento, ignorancia y desinformación que hay en España cuando se tratan temas etnográficos.

Dicho esto, y antes de entrar de lleno en materia, recordaremos que este artículo contiene información y no opinión, y que, por tanto, está sustentado sobre las bases científicas de la historia, de la arqueología, de la genética, de la lingüística y, en definitiva, dentro del campo de la antropología aunque esto no quiere decir que este artículo no esté sujeto a críticas o a revisiones mediante nuevas hipótesis.

Comenzaremos definiendo el concepto que da título al artículo, tomando prestada la definición tan completa de los autores Martín Almagro-Gorbea y Gonzalo Ruiz Zapatero en su obra “Paleoetnología de la Península Ibérica. Reflexiones y perspectivas de futuro”. Según ellos, “ETNOGÉNESIS” es el concepto que supone la crisis de identidad de unas comunidades con la disolución de agregaciones étnicas precedentes, el llamado substrato étnico, que da lugar a la formación de otras nuevas o, incluso, de una más amplia. Además, los procesos de etnogénesis traslucen cambios como consecuencia de distintas situaciones ambientales, socio-económicas y políticas, así como del grado de contacto de una entidades étnicas con otras, hecho particularmente evidente en la Península Ibérica […] El problema esencial es analizar los hallazgos de cultura material, las fuentes clásicas y los nuevos datos lingüísticos para poder explicar los procesos de formación étnica y definir las costumbres, ideología y organización social de los pueblos prerromanos en un cuadro que presenta amplias variaciones geográficas y continuas transformaciones estructurales. Es necesario adoptar una perspectiva histórica. Sólo así se podrá descubrir cómo se configuran las etnias, sobre qué bases, qué papel juega la auto-conciencia en la reproducción social y por qué se utilizó.

Tras esta definición, vamos a ir repasando los diferentes pueblos o culturas que se asentaron en el territorio al que denominamos Balutia, desde la Prehistoria hasta la Época Contemporánea.

Se ha comprobado que nuestra tierra ha tenido asentamientos humanos desde tiempos inmemoriales, debido probablemente a su emplazamiento entre dos cuencas hidrográficas tan importantes como la del Guadiana y la del Guadalquivir, sus recursos mineros y su profusa flora y fauna.

Durante la PREHISTORIA, en nuestra zona podemos encontrar restos de la Cultura Megalítica desde el V milenio a.C., cultura común a toda Europa Occidental y extendida en mayor medida por la Europa Atlántica, relacionada con el Hombre de Cromañón [aunque nuevos estudios constatan que se pudo haber mezclado con el Hombre de Neandertal], considerado como la primera especie humana moderna en entrar en Europa, de tal manera que los europeos de las costas atlánticas con mayor frecuencia de R1b (haplogrupo más común en Europa Occidental) conservarían el linaje de los primeros pobladores del Viejo Continente. También podemos encontrar restos de culturas cerámicas tan diferentes como la Cerámica Almagra, relacionada con la Cultura del Vaso Campaniforme de 2.900-2.500 a.C. (para algunos, cultura indoeuropea protocéltica, protoitálica o italocéltica), la Cerámica Boquique (1.550 a.C.), proveniente de la Cultura de Las Cogotas (antecesora de los vetones, pueblo prerromano de adscripción celta), que se desarrolló en la Meseta Central y especialmente en la zona centro-occidental de la Península Ibérica, tanto en el Alentejo como en Extremadura o la Cerámica Cardial del VI-V milenio a.C. procedente de la antigua Cultura de Biblos (posiblemente la predecesora de la cultura fenicia).

Más tarde, durante la época de transición conocida como PROTOHISTORIA, nuestra región sería conocida bajo el nombre genérico de Beturia, aunque este nombre no tenía connotaciones étnicas y englobaba dos grupos étnicos, cuya frontera natural estribaba en los ríos Bémbezar y Matachel: los célticos por una parte y los túrdulos por la otra. Balutia es la heredera de esa Beturia Túrdula, también llamada Turdulia. Se cree que los túrdulos eran uno de los dos grupos que heredaron la antiquísima cultura de Tartessos (cuyo origen todavía es dudoso y algunos los consideran preindoeuropeos como íberos o vascones, otros celtas o que llegaron con los enigmáticos Pueblos del Mar pero lo que sí está claro es su enorme influencia oriental debido al contacto con fenicios, griegos focenses [de Focea, ciudad griega de Asia Menor] y egipcios), junto a los turdetanos que se establecieron en el Valle del Guadalquivir o Depresión Bética [Baja Andalucía]. Algunos creen que los túrdulos se fueron distanciando de los turdetanos, aparte de por sus distintos modos de vida acordes a su zona geográfica, porque fueron fuertemente semitizados, por la ingente población libiofenicia o neopúnica [cartagineses de época tardía tras la caída de Cartago] instalada en Beturia, o celtizados, por su cercanía a las regiones de cultura celta por el norte, con la que estaban mejor comunicados que con los turdetanos por el sur, ya que Sierra Morena los separaba. Otros, en cambio, piensan que en realidad los túrdulos eran celtas, ya que existían otros pueblos prerromanos llamado túrdulos viejos y túrdulos oppidanos [de oppidum: castro], ubicados en la costa central de Portugal entre el río Tajo y el río Duero, y por lógica si eran los “viejos” y eran celtas, los nuestros eran los “nuevos” y provenían de aquellos. Aunque otros niegan que los túrdulos viejos fueran celtas y hablan de una colonización tartésica en esa zona, por lo que entonces ambos grupos de túrdulos serían descendientes de tartesios pero con influencias semíticas y celtas por ser áreas limítrofes y de contacto.

A los que se les podría considerar como los primeros conquistadores o colonizadores foráneos de Hispania, sería a los CARTAGINESES, ya que los griegos focenses y fenicios, e incluso tal vez también los egipcios, habían establecido contacto con los pueblos indígenas de la península a través de las relaciones comerciales con el único objetivo de obtener beneficios económicos y no de apoderarse de tierras lejanas. Los cartagineses fueron también denominados púnicos o libiofenicios, ya que en su origen se trataba de fenicios exiliados que arribaron a las costas norteafricanas tras caer su metrópoli Tiro en manos de los asirios, por lo que fundarían la ciudad de Cartago que con el tiempo se convirtió en una civilización autónoma, y estos mismos fenicios emparentarían con los pueblos líbicos oriundos del Norte de África, que se creen fueron los ancestros de los bereberes. Como anteriormente hemos expuesto, Beturia poseyó una ingente población cartaginesa, que se alzaría en armas junto a ciudades también de población semita como Bardo [ubicación desconocida], Malaka [actual Málaga] o Sexi [actual Almuñécar] contra la dominación romana siendo liderada la rebelión por los reyes Culchas (rey túrdulo) y Luxinio (rey bástulo) y aglutinando a túrdulos, bástulos y libiofenicios en un gesto de autoafirmación colectiva frente a Roma.

Ante la invasión de la Península Ibérica por parte del IMPERIO ROMANO, la antropología biológica nos transmite que los romanos o latinos, más que genéticamente, nos influyeron culturalmente [romanización], ya que la cantidad de población llegada era mucho menor que la indígena aunque sí que hubo en algunos casos una hibridación entre ambos elementos, tanto genética como cultural. Por ejemplo, en Beturia (tanto céltica como túrdula) hubo varios oppidum o castros con población mixta indígena y romana.

Más tarde, los llamados “PUEBLOS BÁRBAROS” por los romanos, invadieron las provincias del imperio. Los pueblos que se instalaron en la Península Ibérica fueron los visigodos, los suevos, los vándalos (asdingos y silingos), étnicamente germánicos, y los alanos, de origen iranio, todos ellos pertenecientes al tronco indoeuropeo. Los romanos les ofrecieron tierras en Hispania a cambio de federarse con su imperio y los vándalos silingos, que provenían de la región de Silesia, fueron los que se situaron en la Beturia, entre el río Gudiana y el río Guadalquivir durante un tiempo, aunque finalmente emigraron al Norte de África y a las islas mediterráneas donde fundaron su reino, arrebatándole el territorio al Imperio Romano. Pero los visigodos habían llegado con intención de gobernar el territorio y no para aceptar “limosna” de los romanos y así fue como la provincia romana de Hispania se convirtió en el Reino Visigodo de Toledo, heredero del Reino Visigodo de Tolosa. Los visigodos respetaron la organización territorial de los romanos, si bien añadieron nuevas regiones, y, por tanto, nuestra Beturia quedaría de nuevo integrada en la antigua provincia senatorial romana llamada Bética. La población hispánica era, por tanto, una mezcolanza de hispanogodos e hispanorromanos [llamados posteriormente mozárabes] sobre sustrato indígena, ya fuera tartesio, íbero, celta o celtíbero, según sobre el territorio que se asentaran; en nuestro caso particular, sería una mezcla de túrdulos [descendientes de tartesios] semitizados [a través de los cartagineses], celtizados [áreas de contacto con célticos, vetones, carpetanos u oretanos], latinizados [a través de los romanos o latinos] y finalmente germanizados [a través de vándalos silingos y, en mayor medida, visigodos].

Pero sería en el año 711, cuando se produciría la INVASIÓN MUSULMANA orquestada desde el Norte de África con el pretexto de ayudar a una de las facciones visigodas que luchaban por el poder del Reino de Toledo. Finalmente, los musulmanes fundaron el Califato de Córdoba sobre el antiguo Reino de Toledo de los visigodos en la Península Ibérica, a la que ellos denominaron al-Andalus. Étnicamente, estos musulmanes, fueron principalmente árabes (baladíes [llamados así los conquistadores de Hispania y descendientes] y sirios) y bereberes, que se fueron mezclando en mayor o menor medida con la población receptora. Por otra parte, también es importante destacar que los musulmanes llevarían a cabo algunos pactos en los que se comprometían a respetar la soberanía visigoda sobre algunos reductos peninsulares a cambio de pagar tributos, como es nuestro caso del Reino de Ardabasto en la antigua Beturia; esto quiere decir que Beturia albergó una ingente población visigoda, incluso ya en época islámica. Más tarde, con la reorganización territorial de los omeyas [dinastía procedente de Damasco y de la antigua Siria], la península es dividida en coras [provincias]; en nuestro caso, se crea la cora de Fahs al-Ballut sobre el antiguo territorio de la Beturia Túrdula aproximadamente. Fahs al-Ballut fue poblada eminentemente por bereberes, ya que era una zona serrana que quizás les recordase a sus tierras en el Rif, para defender militarmente a  Qurtuba [Córdoba], capital del califato, de posibles amenazas por el norte. Por el contrario, en la ciudad califal predominaron los árabes que eran los que se situaban en el más alto escalafón de la sociedad, a pesar de ser minoría frente a los bereberes o a los mozárabes y muladíes [resultado de hispanorromanos e hispanogodos]. Por tanto, en Balutia convivieron, durante esta época tan importante y duradera en la historia de España, dos grupos étnicos principales que nuevamente formaron una cultura híbrida: los visigodos que sobrevivían en el llamado Reino de Ardabasto y los bereberes que poblaban la cora de Fahs al-Ballut que contenía este particular reino visigodo como un islote dentro del Califato Omeya de Córdoba. Fueron célebres las revueltas de nuestra cora contra el poder central cordobés e incluso se tiene constancia de que los balutíes hablaban otra lengua diferente a la de los cordobeses, quizás por el influjo visigodo [que tenían como lengua el romance] y bereber [que tenían como lengua el bereber], que contrarrestaba al árabe.

Llegó la época de la CONQUISTA CRISTIANA y la Corona de Castilla [no confundir con el Reino de Castilla] decidió poner las comarcas que forman Balutia en manos del poder de las diferentes órdenes militares a cambio de que éstas defendieran estas zonas fronterizas contra los musulmanes y también se encargaran de repoblarlas si hacía falta. En este periodo de la historia es cuando Balutia no seguirá conformando una sola entidad y se desgajará en varias demarcaciones hasta el día de hoy. La Orden de Alcántara se haría cargo de La Serena y del Condado de Belalcázar mientras que la Orden de Calatrava se haría cargo del Valle de Alcudia, de las Siete Villas de Los Pedroches, del Señorío de Santa Eufemia y del Valle del Guadiato, en pugna varias veces con la Orden de Alcántara; por otra parte, la Orden del Temple se encargaría de La Siberia aunque a partir de que esta orden fuera prohibida y perseguida, este territorio sería cedido también a la Orden de Alcántara; finalmente, la Orden de Santiago custodiaría la Comarca de Llerena (o Campiña Sur). En este contexto, la población de Balutia era o bien mozárabe [hispanorromanos e hispanovisigodos que mantuvieron la religión cristiana bajo dominio político musulmán] o bien muladí [hispanorromanos e hispanovisigodos que se convirtieron al islam y sus descendientes] o bien bereber. Al entrar en contacto los franceses de la Orden del Temple, los gallegos de la Orden de Santiago, los leoneses de la Orden de Alcántara y los castellanos de la Orden de Calatrava con los mozárabes, muladíes y bereberes, mantenemos la hipótesis de que los mozárabes se unieron a ellos en su lucha, ya que compartían la religión cristiana, mientras que entre los bereberes y muladíes, de religión islámica, habría diferentes posturas; los bereberes que quisieran arrebatar el poder a los árabes lucharían con los cristianos mientras que los bereberes en los que primara la religión, se unirían a los árabes y los muladíes en los que primara su origen étnico hispanorromano o hispanovisigodo, se pondrían del lado de los cristianos de las órdenes y de los mozárabes mientras que los muladíes entre los que prevaleciera la religión sobre el origen étnico, se unirían a los árabes; esto sin contar que habría muchos muladíes que anteriormente se habrían convertido al islam, ellos o sus antepasados, para intentar copar los altos cargos públicos, a los que solamente podía acceder la élite árabe. Con este maremágnum, se empezó a engendrar la población medieval de Balutia que se desarrolló a partir de una mezcla entre franceses de la Orden del Temple, gallegos de la Orden de Santiago, leoneses (y extremeños) de la Orden de Alcántara, castellanos nuevos (toledanos y manchegos) de la Orden de Calatrava y mozárabes, junto a  muladíes o a bereberes que se hubieran puesto del lado cristiano para no perder sus tierras. Además, tras finalizar la conquista cristiana, al principio, los cristianos permitieron a los musulmanes practicar su religión; a este grupo se le denominaría mudéjares y estaría formado probablemente por los muladíes y bereberes que aceptaron el poder político cristiano y no abandonaron la península tras la derrota musulmana.

Durante la EDAD MODERNA de España, dos grandes hitos racistas marcarían la historia de nuestro país, y, por consiguiente, la historia de Balutia: la expulsión de los sefardíes en 1492 por los Reyes Católicos [que habían unificado España como un solo Estado] y la expulsión de los moriscos entre 1609-1614 por Felipe III. Los sefardíes eran los judíos que llevaban en Hispania desde la época romana, aunque otros creen que ya habían mantenido contacto con Tartessos al igual que los fenicios, mientras que los moriscos eran los mudéjares que habían sido obligados a convertirse al cristianismo por orden real. Ambos grupos causaron un gran vacío demográfico en muchos territorios, con las consecuencias económicas que ello conlleva. Balutia estaba llena de sefardíes y moriscos, ya que por el norte teníamos la ciudad de Toledo, por el sur la ciudad de Córdoba y por el oeste la ciudad de Mérida, que habían sido famosas durante la Edad Media por albergar pacíficamente las 3 culturas. Nuestra región se situaba en una zona de confluencia entre los reinos de León [a través de la mayor parte de la actual comunidad autónoma de Extremadura], Toledo [a través de la mayor parte de la actual comunidad autónoma de Castilla-La Mancha] y Córdoba [a través de la mayor parte de la actual provincia de Córdoba]. Si bien, la historia hasta el momento cuenta que la mayoría de sefardíes y moriscos fueron exiliados de España, también se sabe que se produjeron deportaciones de algunas regiones a otras además de conversiones forzosas o migraciones hasta el vecino Portugal, por lo que no es de extrañar, y los estudios de genética nos lo confirman, que muchos de los españoles, descendamos o tengamos algún que otro antepasado sefardí o morisco. En lo que a Balutia respecta, existe la creencia de que la comarca de Los Pedroches guarda un eminente pasado judío, debido a la fama de emprendedores y artesanos de sus habitantes además de la exigencia de “limpieza de sangre” para ingresar en sus cofradías antaño. Por ejemplo se cree que Pozoblanco fue colonizado por judíos expulsados de Córdoba, tras la conquista cristiana sobre los musulmanes de esta ciudad; también existen o existieron algunos lugares como la sinagoga de Torrecampo, la sinagoga de Belalcázar o la judería de Pedroche e incluso estos pueblos más El Viso fueron estudiados en los años 60 por algunos antropólogos que confirmaron su herencia judía a través de la genética, la fisionomía y la antroponimia. Por su parte, el legado morisco en Balutia también se cree importante, ya que la incorporación de este territorio al poder cristiano, sería determinado en gran medida mediante pactos o pleitesías, dejando a la población musulmana que permaneciera en sus tierras pero bajo el control militar de las Órdenes en sus fortalezas y lugares estratégicos. Es de destacar el ejemplo de Hornachos, cuya población era mayoritariamente morisca, y aunque fueron obligados a exiliarse de España, se cree que al menos una tercera parte permaneció en la localidad al amparo de cristianos viejos, ya que, a pesar del distinto origen étnico o religioso, se trataba de vecinos y paisanos con los que estaban acostumbrados a convivir pacíficamente.

Por último, pero no menos importante, desde el siglo XIX, se empezaron a instalar en las zonas mineras de Balutia, tanto colonos franceses como ingleses y alemanes (asquenazíes o judeoalemanes de la Casa Rothschild), debido al descubrimiento de la existencia de abundantes recursos naturales, que ya habían sido previamente descubiertos y explotados por los diferentes pueblos que pasaron por nuestra región desde la Antigüedad. La época de la REVOLUCIÓN INDUSTRIAL en España marcaría un antes y un después en nuestra zona debido a su auge minero e industrial que propiciaría la época de mayor esplendor de nuestra historia contemporánea durante la década de “los felices años 20” hasta la década de los años 60, en el que comenzó el declive. En este marco, se produciría una intensa relación socioeconómica entre las diferentes comarcas de Balutia, a pesar de que desde la conquista cristiana se había desintegrado como entidad única, ya que tenían en común la industria minera como principal sustento de economía durante esa época, por lo que el territorio fue vertebrado en base a dos líneas ferrocarriles principales: Córdoba-Belmez-Almorchón y Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano, que contribuyeron a cohesionar aún más nuestro territorio. A esta moderna relación socioeconómica, se le unía la tradicional relación agropecuaria y agroforestal, como resultado de compartir el espacio común de la dehesa, los lazos culturales, como resultado de tantos pueblos y culturas comunes en la zona, y la condición fronteriza de encrucijada entre los distintos reinos, regiones o provincias de las diferentes etapas de la historia. Pero la mezcolanza de pueblos no habría acabado porque gracias al auge minero de la zona en la historia reciente, se añadiría a nuestro “ADN cultural” el último ingrediente; por una parte, los colonos ingleses, alemanes y franceses dejaron su impronta en nuestras tierras mediante su cultura que influyó en la de la zona y a través de sus descendientes que fueron considerados como la alta sociedad de los lugares en los que vivían y que todavía hoy conservan, en algunos casos, sus apellidos extranjeros y por otra parte, los inmigrantes que venían buscando fortuna en esta zona tan próspera debido al resurgir de las explotaciones mineras y que, sobre todo, procedían de La Siberia y las llanuras de la Baja Extremadura [en la actual provincia de Badajoz], de toda Sierra Morena (desde la provincia de Jaén hasta la de Huelva), del Campo de Calatrava [en la actual provincia de Ciudad Real], del Levante o Sureste peninsular (Murcia, Almería y Alicante) y del Valle del Guadalquivir [Baja Andalucía]. Destacaron sin duda, las intensas y constantes relaciones entre las 4 ciudades mineras de Peñarroya-Pueblonuevo, Puertollano, Linares y Cartagena por sus vínculos industriales y empresariales que ayudaron al flujo de obreros. Principalmente entre los últimos grandes grupos de los que se puede decir que modificaron una vez más nuestra cultura y que han transformado en una identidad e idiosincrasia única son: los colonos [ingleses, alemanes y franceses], los bajoandaluces, los levantinos y los gitanos extremeños.

Así es como se produjo “a fuego lento” la “etnogénesis” de nuestra región, a la que actualmente llamamos Balutia. No es que seamos especiales porque seamos los únicos españoles que somos el resultado del mestizaje de diversos pueblos, ya que eso ha ido pasando en mayor o menor medida en toda la Península Ibérica y en el resto de Europa y del planeta, sino que lo que nos hace especiales, entendiéndose especial como único, singular o diferente, ha sido nuestro sustrato indígena y aportaciones étnicas, ya que en cada sitio ha sido originado o motivado por diferentes pueblos, etnias o culturas. Así, justificamos que Balutia, heredera de la Beturia Túrdula y de Fahs al-Ballut, se podría considerar una región etnográfica o etnocultural que bebe actualmente de las influencias extremeñas, castellanas y andaluzas pero que en sí misma alberga una cultura propia, fruto de la continua hibridación histórica que ha sufrido, y que el pueblo fruto de ese fenómeno es denominado betur o balutí [gentilicios sin connotaciones étnicas, sólo geográficas].

TABLA RESUMEN ETNOGÉNESIS DE BALUTIA

  1. Prehistoria: influencias atlántica (Cultura Megalítica), centroeuropea (Cerámica Almagra y Cerámica Boquique) y mediterránea (Cerámica Cardial)
  2. Protohistoria (pueblos prerromanos y contactos comerciales):túrdulos [tartesios con influencias celta (célticos, vetones, carpetanos y oretanos) y oriental (fenicios, griegos focenses y egipcios)]
  3. Edad Antigua (conquista cartaginesa):libiofenicios o cartagineses [mestizaje de fenicios con pueblos líbicos (ancestros de los bereberes)]
  4. Edad Antigua (conquista romana):romanos o latinos e indígenas [túrdulos y libiofenicios]
  5. Edad Media (conquista germánica):vándalos silingos y visigodos e hispanorromanos [mestizaje de romanos con túrdulos y libiofenicios]
  6. Edad Media (conquista musulmana):bereberes, mozárabes [hispanorromanovisigodos cristianos] y muladíes [hispanorromanovisigodos musulmanes]
  7. Edad Media (conquista cristiana): templarios franceses, santiagueses gallegos, alcantarinos leoneses (y extremeños) y calatravos castellanos nuevos (toledanos y manchegos)
  8. Edad Media (repoblación):cristianos [repobladores franceses, gallegos, leoneses (y extremeños), castellanos nuevos (toledanos y manchegos) y mozárabes] y mudéjares [bereberes y muladíes]
  9. Edad Moderna: expulsión de la mayoría de sefardíes [judíos] y moriscos [mudéjares]
  10. Edad Contemporánea (Revolución Industrial): colonos franceses, ingleses y judeoalemanes [asquenazíes] e inmigrantes bajoextremeños (sobre todo de La Siberia), marianos [de Sierra Morena], calatraveños [del Campo de Calatrava], levantinos, bajoandaluces y gitanos extremeños. Importante intercambio cultural propiciado por el flujo migratorio entre las ciudades de Peñarroya-Pueblonuevo, Puertollano, Linares y Cartagena (y pueblos aledaños)
  • No se ha podido constatar hasta el momento el componente genético o cultural de otros pueblos foráneos peninsulares como los vikingos, eslavos, esclavos africanos, bizantinos o mercheros en Balutia aunque en el caso de los vikingos [pueblos nórdicos], compartirían el mismo haplogrupo que los pueblos germánicos (vándalos silingos y visigodos). Por otra parte, algunos mercheros han intentado ocultar su origen o integrarse más que los gitanos, lo que ha dificultado su estudio como pueblo autónomo aunque su zona tradicional de trashumancia fue desde Galicia al norte de Extremadura. En cuanto a eslavos, bizantinos y esclavos africanos se sabe que hubo importantes poblaciones en la Córdoba califal, aunque no sabemos si también en la Beturia, pero donde dejaron los eslavos y bizantinos una importante herencia fue en las costas mediterráneas de la Península Ibérica (sobre todo desde Almería a Tortosa incluyendo las Islas Baleares), mientras que los descendientes de esclavos negros predominan en el sur de Portugal (sobre todo en el Algarve) adentrándose en las provincias de Huelva y Sevilla (en Triana fue famosa la colonia de inmigrantes portugueses, entre los que se encontraban negros algarveños que se dedicaron a la alfarería). Por último, apuntar que durante las rebeliones contra el poder central califal, los eslavos se unieron a árabes y muladíes en la lucha mientras que los negros apoyarían a los bereberes así que, teniendo en cuenta que nuestra región fue eminentemente bereber, no sería de extrañar que debido a esta alianza, también atrayera a negros rebeldes para formar un frente común contra el otro bando.

FUENTES:

http://reinolvidado.blogspot.com.es/2006/05/etnognesis-de-los-pueblos-de-la.html

http://genealogiaegusquiza.blogspot.com.es/2012/07/un-poco-de-historia-genetica-espanola.html

http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com.es/2011/09/como-es-el-mapa-genetico-de-europa-y-de.html

http://www.taringa.net/post/ciencia-educacion/17172339/Segun-la-genetica-Espanoles-son-la-raza-mas-pura-de-Euro.html

http://cosmoecologos.blogspot.com.es/2014/05/mapa-genetico-de-espana.html

http://reinolvidado.blogspot.com.es/2009/02/estudio-genetico-de-los-pueblos-de-la.html

https://books.google.es/books?id=Dp5nlX8vvXwC&pg=PA77&lpg=PA77&dq=etnicidad+beturia&source=bl&ots=mm4iEpYMtq&sig=p_33vdTG4uyHbonbq_yuUJkMlvI&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjtgOTYw5jKAhWHwxQKHR8nDQIQ6AEIVTAJ#v=onepage&q=etnicidad%20beturia&f=false

https://books.google.es/books?id=xrfSCQAAQBAJ&pg=PA34&lpg=PA34&dq=etnicidad+beturia&source=bl&ots=d1jjO-Xzhx&sig=WCk03LgkEpbjmE9RAq4Uav1vWws&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjtgOTYw5jKAhWHwxQKHR8nDQIQ6AEIUzAI#v=onepage&q=etnicidad%20beturia&f=false

http://www.academia.edu/1480513/Cer%C3%A1mica_boquique_neol%C3%ADtica

http://revistaseug.ugr.es/index.php/cpag/article/viewFile/1245/1436

dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3283537.pdf 

http://e-spacio.uned.es/fez/eserv/bibliuned:ETFSerieI-D1ADEC37-3F15-6EB7-1175-6EF5C4D6C9E9/Documento.pdf

http://www.galeon.com/arkeomelilla/Neoycalco.pdf

http://www.historialago.com/leg_visig_0207.htm

http://enciclopedia.us.es/index.php/Sociedad_andalus%C3%AD

http://larchiu.llenguavalencianasi.com/articuls-02/0174agx.htm

http://puntoradiopozoblanco.blogspot.com.es/2011/11/comienzan-las-jornadas-de-otono-2011-el.html

http://mineriaypaisaje.com/alto-guadiato-it/

http://www.infoguadiato.com/index.php?page=130&ampliar=8306

http://revistas.um.es/flamenco/article/view/139671

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=luxino

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=culchas

https://books.google.es/books?id=DeNYhb7XbjkC&pg=PA41&lpg=PA41&dq=bastulos&source=bl&ots=wlz2z2jWGt&sig=9RkQA-LfjurZHgE0SJ9_9q6XA-w&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjz05XT4qTKAhWGxxQKHTjoBzQQ6AEIWjAL#v=onepage&q=bastulos&f=false

http://www.occidens.es/pdfs/publi/SANCHEZ_MORENO-GARCIA_RIAZA_interaccion_punica.pdf

https://books.google.es/books?id=Idzb5uqzcVcC&pg=PA105&lpg=PA105&dq=sacili+beturia+turdula&source=bl&ots=paf7_nx97H&sig=IVHcMaGi-54vtieuhi6y7iUlAe4&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjGt63I6qTKAhWK7RQKHWRIC4QQ6AEINzAE#v=onepage&q=sacili%20beturia%20turdula&f=false

http://moneda-hispanica.com/libiofenicias2.htm

http://moneda-hispanica.com/libiofenicias1.htm

http://1esoreligion.blogspot.com.es/2011/07/tema-5-primero-de-la-eso.html

http://www.rootsofsefarad.com/es/es

http://www.redjuderias.org/google/map.php?l=es

http://solienses.blogspot.com.es/2006/09/judos.html

http://www.cosasdeandalucia.com/web/index.php?option=com_content&view=article&id=2008:andalusies-en-tombuctu&catid=16:sede-identidad&Itemid=50

https://books.google.es/books?id=-O3KJulGfNoC&pg=PA35&lpg=PA35&dq=mariano+sierra+morena&source=bl&ots=SEVf029UzM&sig=I4twyd6vP2xV6cLPGcsX0-YEtMQ&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiY2YjqvqfKAhUBbhQKHfG_C94Q6AEIWTAO#v=onepage&q=mariano%20sierra%20morena&f=false

https://laverdadofende.wordpress.com/2014/12/01/esclavos-en-la-espana-musulmana/

https://books.google.es/books?id=_pLpnuW3AX0C&pg=PA213&lpg=PA213&dq=eslavos+denia&source=bl&ots=ELvQuE8XP6&sig=_udr-1X2hOAaMi5ZJvTELUTAg78&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjGoLCFzqfKAhXLvhQKHQ5WBccQ6AEIUjAJ#v=onepage&q=eslavos%20denia&f=false

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s