Ni andalucismo ni españolismo

Estándar
Ni andalucismo ni españolismo

Ni Andalucía es una nacionalidad histórica ni España es una nación. Ni Andalucía es una nación ni España es la nación más antigua de Europa pero tampoco Andalucía lo es. Por mucho que se empeñen andalucistas y españolistas en afirmar las mismas falacias para una parte del todo o para el todo, la realidad fue y es otra muy distinta, si atendemos a criterios históricos o culturales y no ideológicos, claro está.

DIFERENCIA ENTRE NACIÓN Y ESTADO

Nación hace referencia a un conjunto de personas que se encuentran unidas por vínculos comunes como son la lengua, la raza, la cultura, la religión, las costumbres, las tradiciones o la historia.

Estado hace referencia a un conjunto de personas que habitan en un territorio común y que están asociadas bajo una misma autoridad y bajo unas mismas normas que constituyen el gobierno.

Jaime Humberto Borja Gómez, Historiador

Algunos dicen que España es un Estado plurinacional, es decir, un Estado compuesto por varias naciones distintas. Y no es que tengan razón, es que incluso fue un territorio pluriestatal, además de ser plurinacional, pluricultural, pluriétnico y plurirreligioso.

IDEAL

El estudio genético parte de investigaciones de las Universidades de Oxford y Santiago de Compostela. La genética coincide grosso modo con los reinos medievales, las repoblaciones y las lenguas ibéricas: galaicoportugués, asturleonés, castellano, euskera, aragonés y catalán

La Península Ibérica estuvo compuesta durante cientos de siglos por 6 Estados: Portugal, León, Castilla, Aragón, Navarra y Granada. La mayoría se unieron dinásticamente mediante casamientos de monarcas, como los Reyes Católicos, para así ampliar sus dominios territoriales (y no olvidemos que sin el consentimiento o aprobación de sus pueblos). Pero aunque se unieran bajo los mismos herederos, cada Estado seguía siendo independiente, manteniendo sus propias leyes o fueros, usos y costumbres, aduanas, moneda o lengua. De hecho, los Austrias, acostumbrados a la multiculturalidad del Imperio Austrohúngaro, respetaron la confederación que existía en el territorio ibérico. Sin embargo, los Borbones, provenientes de la centralista Francia, suprimieron en el siglo XVIII las peculiaridades de cada país para construir un único Estado unitario basado en Castilla y en su lengua y cultura. Y de aquellos polvos, vienen estos lodos…

LA CITA DESTACADA

“Frente a la España horizontal de los Austrias, de carácter confederal, entendida como una unión libre de entidades políticas y construida en un sentimiento plurinacional; triunfó la España vertical de los Borbones, de carácter centralista, con epicentro político en Castilla y edificada en un sentimiento nacional homogéneo”

Ricardo García Cárcel, Historiador

Escudo España

Los cinco Estados que formaron la confederación medieval llamada Monarquía Hispánica o Las Españas. Falta Portugal, que estuvo unido durante menos tiempo

Pero aunque existieran solamente 6 Estados o Coronas, éstos se componían a su vez de Reinos, Principados, Condados o Señoríos, que, por tanto, son las verdaderas nacionalidades históricas o naciones ibéricas. La Corona de León se componía del Reino de Galicia (incluido Portugal en un primer momento), el Pricipado de Asturias (incluida Cantabria), el Reino de León (incluida la Extremadura Leonesa) y el Reino de Sevilla (incluido más tarde en la Corona de Castilla). La Corona de Castilla se componía del Reino de Castilla (incluida la Extremadura Castellana), el Reino de Toledo, el Reino de Murcia, el Reino de Jaén, el Reino de Córdoba, el Reino de Algeciras, el Reino de Gibraltar, el Reino de las Islas Canarias, el Señorío de Vizcaya y el Señorío de Molina. La Corona de Aragón estaba compuesta por el Reino de Aragón, el Reino de Valencia, el Reino de Mallorca y el Principado de Cataluña (Condados de Barcelona, Rosellón y Cerdaña). La Corona de Portugal estaba formada por el Reino de Portugal y por el Reino de Algarve o de los Algarves. Por su parte, los otros 2 Estados, Navarra y Granada, no estaban divididos en distintos reinos o naciones, sino en distritos administrativos llamados merindades, en el caso navarro, y tahas, en el caso granadino.

1280px-Reinos_Antiguo_Régimen.svg

La Corona de León aparece dentro de la Corona de Castilla porque se unieron antes de confederarse con la Corona de Aragón. Falta el Señorío de Molina

Respecto a la Comunidad Autónoma de Andalucía, hasta el siglo XIX estuvo compuesta por cuatro grandes entidades: Reino de Sevilla, Reino de Córdoba, Reino de Jaén y Reino de Granada, además de otras entidades menores: Reino de Algeciras, Reino de Gibraltar, Intendencia de Calatrava e Intendencia de Nuevas Poblaciones, sin contar con que algunas zonas, hoy dentro de la comunidad autónoma, pertenecían a Extremadura, al Reino de Toledo o al Reino de Murcia. Pero no sería hasta la Transición cuando se dotaría de un órgano administrativo único para todo el territorio autonómico centralizado en Sevilla.

800px-Andalucia_1833_reinos-provincias

Reorganización de las diferentes entidades históricas en las provincias actuales en el territorio de la actual Comunidad Autónoma de Andalucía (1833)

Por lo tanto, Andalucía no es una nacionalidad histórica ni una nación. Tampoco es la heredera de al-Ándalus, ya que al-Ándalus es otra denominación más para referirse a toda la Península Ibérica, como Iberia, Hispania o Hesperia. Así que en base a criterios meramente históricos, en el Estatuto de Autonomía deberían eliminar que Andalucía es una nacionalidad histórica o bien corregirlo y reflejar que Andalucía es una Comunidad Autónoma que se compone de varias nacionalidades históricas o naciones y enumerarlas si acaso. De esta manera, por fin llamaríamos a las cosas por su nombre y admitiríamos que esta comunidad autónoma no es una región uniforme como se quiere hacer ver, sino una entidad meramente administrativa compuesta por varias regiones geográficas, históricas y culturales distintas, que deberían ser reconocidas y respetadas.

PicsArt_09-08-10.42.47

Y si en el Estatuto de Autonomía se debería hacer esa enmienda, la televisión pública, que pagamos todas y todos con nuestros impuestos, debería convertirse en un medio plural en el que convivieran las sevillanas, la copla y el flamenco con las jotas, los fandangos, los verdiales, las malagueñas, las rondeñas, los trovos, las seguidillas, la reja o el vito. También sería de justicia que en la televisión autonómica del Sur de España pudiéramos escuchar además del acento sevillano u occidental, el acento granadino u oriental pero también el acento extremeño, manchego o murciano que también se hablan en esta comunidad autónoma, pues es necesario proteger las minorías culturales.

Así que ante una Andalucía (Andalucía Occidental o Baja Andalucía) más andalucista y una Región de Granada (Andalucía Oriental o Alta Andalucía) más españolista, ofrecemos una tercera vía, la de la Región de Balutia, Turdulia y Beturia, en la que no nos sentimos andaluces pero sí españoles aunque reconocemos a España como Estado plurinacional. Y si España es plurinacional, la Comunidad Autónoma de Andalucía es pluricultural, señoras y señores. ¡A ver si nos enteramos ya!


Fuentes:

Periódico Ideal

Periódico Ileón

Abregancio de Asturia, editor de la página La Tribuna Leonesa

Wikipedia

Banrepcultural

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s