Archivo del Autor: Fran Gallardo

Acerca de Fran Gallardo

Sagitario (27/11/1987). Balutí y betur, malagueño adoptivo y en otra vida transilvano. Técnico en Guía, Información y Asistencia Turística. Estudiante de Periodismo.

Las otras Balutias y Beturias

Estándar
Las otras Balutias y Beturias

Por todos es sabido que la inmensa mayoría de fronteras políticas, por no ser muy osado afirmando que todas, no se corresponden con las comunidades culturales. Este esquema sirve tanto para Estados como para entidades subestatales, provincias y autonomías en el caso de España. De hecho, no es un secreto que muchos de los conflictos surgidos en todo el mundo se hayan originado a raíz de delimitar fronteras artificiales uniendo culturas diferentes o separando una misma cultura abocándola al olvido colectivo con el paso de los siglos. Uno de los casos paradigmáticos es el continente de África, en el que podemos comprobar como la mayoría de fronteras son geométricas, ya que fueron diseñadas con regla y cartabón sobre un mapa por las metrópolis europeas para repartirse el “pastel” sin contar con la tradición ni la voluntad de sus pueblos nativos.

Pero en este caso, vamos a centrarnos en la Península Ibérica. Es obvio que el caso de Balutia, y de toda la Beturia al completo, no es un caso aislado ni una excepción, ya que, como hemos dicho anteriormente, es un patrón que se repite a nivel mundial. Quizás podríamos definir a Balutia-Beturia como una “región híbrida o de transición”, ya que en ella se mezclan influencias extremeñas (asturleonesas), castellanas (toledanas y manchegas), bajoandaluzas e incluso portuguesas.

Otras de las regiones híbridas más populares de la Península son El Bierzo, La Franja de Aragón, las Comarcas Churras o Las Rayas.

Comenzamos por El Bierzo que es una comarca natural, otrora convertida en provincia, que administrativamente pertenece a la actual provincia de León pero limita con Galicia, por lo que en ella se entremezclan influencias asturleonesas y galaicas. De hecho, algunos bercianos se sienten leoneses, otros gallegos y otros simplemente bercianos. Algunos colectivos abogan por recuperar su antigua provincia dentro de la también diluida Región de León, otros por unirse a Galicia y otros por ser una comunidad autónoma propia, pero en ningún caso se sienten castellanos aunque actualmente la comunidad autónoma en la que se engloban tenga el nombre de Castilla y León. Incluso el dialecto berciano ha sido un quebradero de cabeza para algunos lingüistas a la hora de clasificarlo, ya que forma un continuo dialectal entre el gallego y el leonés.

Algo similar ocurre en Ribagorza, uno de las comarcas que se incluyen en la denominada Franja de Aragón. Antiguamente Ribagorza era un condado autónomo que junto a los condados de Sobrarbe y Aragón fueron el embrión del posterior Reino de Aragón. Actualmente, el histórico condado está dividido administrativamente entre las comunidades autónomas de Aragón y Cataluña. El dialecto ribagorzano también ha supuesto un embrollo para su clasificación y, como pasa con el berciano, los autores no se han puesto de acuerdo en cuanto a la denominación de dialecto, habla de transición o lengua se refiere. Pero la complejidad de la Franja de Aragón no empieza y acaba en el territorio histórico de Ribagorza, sino que en todo este territorio vertical se habla catalán; sin embargo, políticamente se encuentran separados de su comunidad cultural e incluso algunos sectores anticatalanistas, por miedo a que crezca el sentimiento identitario catalán mediante la lengua, se han empeñado en afirmar que no es catalán, sino chapurreau o aragonés oriental.

Otro de los casos más conocidos de mestizaje cultural en la Península Ibérica es el de La Raya. Este territorio discurre a lo largo de la frontera portuguesa con España y hace referencia a los pueblos fronterizos, tanto de un lado como de otro, que mezclan la cultura portuguesa con la gallega, leonesa, extremeña y bajoandaluza. Un ejemplo muy conocido es el de Olivenza y su comarca, donde se hablan portugués y extremeño, aunque en este caso, este municipio perteneció a Portugal que lo perdió tras una guerra contra España. Pero no siempre ocurre este proceso cultural por ese motivo. De hecho, muchos pueblos de la frontera no han cambiado su nacionalidad en el transcurso de la historia y esto no ha impedido que se mezclen sus culturas y lenguas. Otro caso muy popular es Barrancos, que pertenece a Portugal, donde se habla el barranqueño, que está considerado dialecto o lengua mixta, mezcla de portugués y extremeño. Pero en el lado español también se hablan variedades mixtas del portugués en Herrera de Alcántara, Cedillo y La Alamedilla. En el Valle de Jálama, en Extremadura, se habla la fala, que algunos incluyen en el grupo galaico-portugués pero otros la consideran una modalidad lingüística de transición entre el gallego, el portugués y el extremeño.

Y de una Raya nos vamos a otra Raya, mucho más desconocida y olvidada en el tiempo, ya que las fronteras actuales la han diluido. Era la antigua frontera entre la Corona de Castilla y la Corona de Aragón, que eran dos Estados diferentes, con lenguas y culturas distintas, y en la que se forjó otra mezcolanza parecida a la de la frontera entre la Corona de Portugal y la Corona de León. Comarcas como la Tierra de Medinaceli, las Tierras Altas de Soria, la Tierra de Ágreda, el Señorío de Molina o el Señorío de Albarracín fueron tierras de mestizaje entre castellanos y aragoneses debido al pastoreo, al comercio o a los cambios en los límites tras las guerras y acuerdos. De hecho, el Señorío de Molina fue independiente de ambas coronas desde el siglo XII hasta el siglo XIX, en el que fue integrado en la recién creada provincia de Guadalajara, a pesar de haber reivindicado una propia provincia basada en sus derechos como territorio histórico y foral, al igual que País Vasco y Navarra. Incluso aparecía como entidad regional en la Constitución Española de 1812. También en estas comarcas surgió una especial forma de hablar: la migaña, una jerga o habla autóctona originada por los tratantes, muleros, pastores, esquiladores, buhoneros, vendedores de cerones y demás comerciantes que transitaban de un lado al otro de la frontera castellano-aragonesa.

Y si estábamos hablando de la frontera de Aragón con Castilla, ahora nos vamos a la frontera de Aragón con el antiguo Reino de Valencia, donde podemos encontrarnos con las Comarcas Churras, que son las comarcas del interior de la actual Comunidad Valenciana que lindan con la provincia de Teruel. En ellas no se habla valenciano, sino churro, que es una mezcla de aragonés castellanizado similar al que hablan los turolenses pero con influencia del valenciano. También tienen gastronomía y costumbres aragonesas como la jota, el traje típico de baturro o juegos populares como el guiñote o la morra. El origen de la lengua y cultura aragonesa viene dado porque estas tierras fueron repobladas por aragoneses cuando Jaime I el Conquistador conquistó la Taifa de Valencia a los musulmanes. Se consideran churras el Rincón de Ademuz, el Alto Mijares, el Alto Palancia, Los Serranos, la Hoya de Buñol y también el Canal de Navarrés, que aunque fuera repoblado por navarros de La Ribera, éstos también tienen gran afinidad cultural con los aragoneses y el idioma navarroaragonés como sustrato lingüístico. A veces también incluyen dentro de las Comarcas Churras al Maestrazgo (incluido el municipio de Olocau del Rey, en la actual provincia de Castellón) y Gúdar-Javalambre, comarcas turolenses.

Éstos sólo han sido unos cuantos ejemplos pero, sin duda, estos casos se repiten a lo largo y ancho de todas las fronteras provinciales y autonómicas actuales que son totalmente artificiales y meramente administrativas, sin marcar los límites culturales, geográficos, sociales y ni siquiera históricos en algunos casos. Esperamos que os haya parecido interesante este recorrido por estas regiones de cultura mixta, que guardan un patrimonio único en peligro de extinción por la aculturación centralista de las provincias y autonomías y por la falta de figuras de protección. Y recordad que “sólo se valora lo que se conoce y sólo se protege lo que se valora”.

“En definitiva, sólo conservamos lo que amamos, sólo amamos lo que conocemos, y sólo conocemos lo que nos enseñan”

Baba Dioum, conservacionista senegalés

 


Fuentes:

Tierra de Uceda

Asociación Castilla

Lengua Churra

Castellón en Ruta

Raia Diplomática

Crónicas de Talavera

Cultural Tierra Molina

Pueblos y Lugares

¿Aves en mi cole?

Academic

Wikiwand

Wikipedia

Anuncios

“Yo soy betur y balutí”

Estándar
“Yo soy betur y balutí”

Este año queremos “celebrar” el Día de Andalucía de una manera diferente y particular. Como otras veces hemos publicado artículos o editoriales para desmitificar el andalucismo, en esta ocasión queremos compartir una poesía que recoge lo más significativo de nuestra diluida tierra que es Balutia y Beturia. Esta poesía saldrá publicada próximamente en el libro “Corcel Indomable. Romances de un Centauro” del autor Quirón bajo la editorial Círculo Rojo.

BETUR Y BALUTÍ

No me llames a mí cordobés

Porque no tenemos na’ que ver

Yo soy betur y balutí

Porque en la tierra de las bellotas nací

Que de Sierra Morena p’arriba

Hay otro sentir

Que nos baña el Guadiana

Además del Guadalquivir

Que la dehesa nos cubre

Con su manto gris

Que soy de una tierra minera

Y de una tierra jotera

Suplantada por las sevillanas

Y el sombrero cordobés

De una zona de encrucijada

Y de influencias variadas

De la región de Beturia

Que poblaron túrdulos y celtas

De la provincia de Fahs al-Ballut

De visigodos y bereberes repleta

De gentes sencillas, llanas

Humildes y campechanas

Tierras de emigrantes y de guerras

Llenas de tragedias

De acento cantarín y desganado

En definitiva, mi destino más amado.

Si también quieres leer algunos de los artículos y editoriales más enfocados en la desmitificación de la ideología andalucista, aquí están:

28-F: nada que celebrar

El invento de Andalucía: Javier de Burgos, Blas Infante y PSOE/UCD

“Andalucía [no] sólo hay una”: contra la visión uniforme de su cultura

¿Todavía crees que somos cordobeses y andaluces?

Devolviendo la conciencia cultural a Balutia y Beturia: Lucas Mallada

Devolviendo la conciencia cultural a Balutia y Beturia: Manuel Alvar

La provincia: esa identidad artificiosa y vacía

 

SOS: Beturia y Granada se desangran

Estándar

En los últimos tiempos cada vez se menciona más el tema de la despoblación en España pero a menudo tiende a asociarse solamente con Castilla, aunque en realidad es un problema que afecta a todo el interior peninsular.

Por el contrario, Andalucía tiene el récord de ser la comunidad autónoma con más población de toda España. Sin embargo, dentro de esta entidad administrativa existen 3 regiones naturales que, además de por la historia y la cultura, se distinguen también por sus grandes diferencias socioeconómicas. Pero nunca se habla de la otra realidad, ya que la mayoría de las estadísticas toman como unidad de estudio las comunidades autónomas, por lo que el cómputo hace que la media salga favorable y que esta realidad más desfavorecida quede invisibilizada, como le sucede a la Región de León dentro de la CA de Castilla y León.

REGIONES NATURALES QUE COMPONEN LA ACTUAL COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA:

  1. Andalucía: es la Andalucía propiamente dicha, que se corresponde geográficamente con la Depresión Bética o Valle del Guadalquivir y que tradicionalmente se conoce como Baja Andalucía o Andalucía Occidental.
  2. Beturia: es la región que se corresponde con el área de Sierra Morena y que llega hasta el río Guadiana, quedando su parte norte dentro de las actuales CCAA de Extremadura y Castilla-La Mancha.
  3. Granada: se corresponde con los Sistemas Béticos o Cordilleras Béticas. Es el histórico Reino de Granada, al que con el paso del tiempo se le ha llamado también Alta Andalucía o Andalucía Oriental.

Según varios parámetros basados en datos objetivos como el gradiente de ruralidad, el envejecimiento demográfico y el crecimiento relativo de la población, podemos afirmar que esta comunidad autónoma no es uniforme ni siquiera en los niveles socioeconómicos, ya que va a 3 velocidades distintas, impidiendo que los ciudadanos tengan las mismas oportunidades según donde hayan nacido o donde residan.

El gradiente de ruralidad es una herramienta que permite definir la ruralidad en términos de gradación, basada en hechos y datos observables y disponibles estadísticamente tomando como referencia el nivel medio del conjunto de la CA. Según el estudio de la Junta de Andalucía, las comarcas donde el grado de ruralidad es más acentuado se encuentran todas en el área de Sierra Morena (Sierra de Aracena, Andévalo, Los Pedroches, Valle del Guadiato, Sierra de Constantina y Sierra Morena Oriental) y en el área de las Cordilleras Béticas (Sierra de Segura, Sierra de Cazorla, El Condado, Hoya de Guadix, Hoya de Baza, Las Alpujarras, Sierra de Filabres, Serranía de Ronda y Sierra de Grazalema).

RURALIDAD

Además del gradiente de ruralidad, el envejecimiento demográfico también es más acusado en las regiones de Beturia y Granada. El envejecimiento demográfico se basa en tres índices principales: el índice de envejecimiento (porcentaje de población mayor de 65 años con respecto a la población total), el índice de senectud (cociente entre la población mayor de 80 años respecto al total de la población mayor de 65) y el índice de vejez (mide la relación existente entre la población mayor de 65 con el grupo de 0 a 14 años). Según este estudio, las comarcas betures tienen un envejecimiento muy acusado mientras que las comarcas altoandaluzas tienen un envejecimiento acusado, en una escala de cinco rangos.

ENVEJECIMIENTO

Por último, respecto al crecimiento relativo de la población, podemos ver como las zonas más afectadas por pérdida de población son nuevamente las de las regiones de Beturia y Andalucía Oriental. Claramente se ve que la beneficiada es la Baja Andalucía, donde está centralizado todo el poder de la Junta, además de todo el litoral, obviamente por sus condiciones naturales. Sin duda, Beturia tiene características socioeconómicas más parecidas a las CCAA de Extremadura y Castilla-La Mancha que a la de Andalucía (no olvidemos que estas dos comunidades albergan la mitad norte beturiense).

CRECIMIENTO RELATIVO

De esta manera, la Baja Andalucía se convierte en la arquetípica famosa imagen de la Andalucía próspera que sigue creciendo a un ritmo vertiginoso y que es la que se vende siempre de cara a la galería desde la administración central mientras que la Región de Granada y, sobre todo, Beturia siguen desangrándose en silencio en la recámara.

Como hemos podido comprobar una vez más, Andalucía no solo hay una, como reza el lema de la Junta, sino que hay tres, una que se enriquece a costa de las otras dos hermanas empobrecidas que ocupan el pódium en ruralidad, envejecimiento y despoblación. Una comunidad autónoma muy desequilibrada que cada vez está creando un mayor descontento y haciendo abrir los ojos a muchos betures y granadinos.

 


Fuentes:

Documento para delimitar las zonas de mayor ruralidad para la aplicación del
Programa de Desarrollo Rural Sostenible 2010-2014 de la Ley 45/2007. Junta de Andalucía

Envejecimiento y comarcas deprimidas en Andalucía Occidental. Pilar Almoguera Sallent y Carolina del Valle Ramos. Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla 

Anuario Estadístico de Andalucía. Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Consejería de Economía y Conocimiento

 

Santa Bárbara, patrona de Beturia

Estándar
Santa Bárbara, patrona de Beturia

Quedan solamente cuatro días para que se conmemore la efeméride de Santa Bárbara, otro elemento cultural más que forma parte de la idiosincrasia común de la región natural de Beturia y que sirve para cohesionar nuestra identidad, ya que no es un acontecimiento meramente religioso, sino que está intrínsecamente ligado al modo de vida minero y, por ende, a nuestra sociedad y a nuestro pueblo.

Esta festividad es extrapolable a todas las zonas mineras de Sierra Morena y también es compartida, claro está, por otras zonas mineras de España, sobre todo por Asturias y León.

Santa Bárbara es considerada la patrona de los mineros. Además se le considera también la patrona de los artilleros, de los canteros, de los fundidores de campanas, de los electricistas, de los pirotécnicos, de los feriantes y, en general, de todas las profesiones que conlleven el manejo de explosivos.

pintura-antigua-santa-barbara

Pintura antigua de Santa Bárbara con sus símbolos. Fuente: Mensajes Cristianos

Toda Sierra Morena se encuentra dibujada por templos consagrados a Santa Bárbara. Una de las iglesias más famosas dedicadas a esta santa es la de Peñarroya-Pueblonuevo, que data del año 1878  y fue construida gracias al capital de las familias adineradas malagueñas Loring, Heredia y Larios, que fueron los principales impulsores del sector de la minería y del ferrocarril. Otras de las que congregaron más fieles fueron la de Riotinto, inaugurada en 1917, la de Puertollano y la de Linares.

santa_barbara

Iglesia Parroquial de Santa Bárbara, en Pueblonuevo del Terrible. Fuente: Peñarroya-Pueblonuevo

En toda la Cordillera Mariánica se celebran fiestas en torno a la patrona de los mineros, tales como la Romería de Santa Bárbara en Tharsis, curiosamente celebrada el primer fin de semana de mayo, o la Procesión de Santa Bárbara en Peñarroya-Pueblonuevo, Belmez o El Porvenir de la Industria, que tiene lugar el 4 de diciembre de cada año.

A pesar de no ser la patrona oficial de algunos de los pueblos, y aunque sus gentes ya no puedan subsistir del sector minero, se celebra igualmente con la misma intensidad. Se trata de un día de reivindicación del oficio, del modus vivendi, de la sociedad y de la cultura minera, tan particular y ecléctica. La fiesta se celebra en los días previos con cohetes y petardos e incluso con una traca en la puerta de la iglesia tras la misa en honor de la santa. En Peñarroya-Pueblonuevo y en El Porvenir, los mineros que la procesionan van vestidos incluso con sus monos de trabajo y con sus característicos cascos con lámpara.

2008120410004812271500_L

Mineros de Peñarroya-Pueblonuevo portando la imagen de Santa Bárbara un 4 de diciembre. Fuente: Guadiato Información

Pero además de las fiestas religiosas celebradas en honor a Santa Bárbara, también proliferaron durante la época boyante minera los bailes dedicados a esta santa; los más destacados fueron el Baile de los Peritos, en la Escuela Politécnica Superior de Belmez, y el baile de la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya, en el Círculo Franco-Español. Incluso hay un estilo musical autóctono que lleva su nombre: el Cante de Santa Bárbara, en San Nicolás del Puerto.

También durante el Día de Santa Bárbara en muchas poblaciones mineras se celebran concursos de entibadores. En ellos, los mineros participan por parejas y deben fabricar el mejor túnel con pilares de madera, a la antigua usanza. Finalmente el jurado valora aspectos cualitativos como el aplome del cuadro, el nivelado, el corte de la madera y el tiempo efectuado.

pedro-diaz

Parejas de mineros participando en los populares concursos de entibadores durante el Día de Santa Bárbara. Fuente: La Nueva España

Por la importancia que tuvo la minería en toda Sierra Morena, desde la época ancestral de Tartessos hasta el presente siglo XXI, pasando por celtas, túrdulos, romanos y bereberes, y por ser Santa Bárbara su personificación vigente, trascendiendo los límites meramente religiosos, creemos que esta festividad podría ser la que mejor representa nuestras raíces mineras comunes que han impregnado toda nuestra cultura; por ello, podemos reconocer a Santa Bárbara como patrona de toda Beturia, ya que Sierra Morena es la unidad geográfica principal sobre la que se sustenta nuestra región.

CONOCIENDO AL PERSONAJE: SANTA BÁRBARA

Origen: Nicomedia, capital del Reino de Bitinia (más tarde provincia del Imperio Romano), en la península de Asia Menor o Anatolia, actual Turquía

Época: principios del siglo III

Martirio: su padre Dióscoro la encerró en una torre, la llevó a los tribunales y finalmente la decapitó por hacerse cristiana. Según la tradición, Dios castigó a su progenitor fulminándolo con un rayo

Símbolos: túnica o manto rojos, torre con tres ventanas, espada, cáliz, rayo, rama de olivo, bloques de piedra

Cualidades: enérgica, obstinada, luchadora, fuerte

Protección: contra injusticia, envidia, maldeojo, peligros, enemigos

Refrán: “Nadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que truena” (no reconocer a alguien que te ha ayudado en algo o no poner remedio a algo hasta que ya es demasiado tarde)

Curiosidades: se celebra también en algunos países árabes como Siria, Líbano, Jordania y Palestina de forma semejante a Halloween con el nombre de Aaid al Barbara o Eid il-Burbara


Fuentes:

http://www.minasdesierramorena.es

https://es.wikipedia.org/wiki/Bárbara_(mártir)

https://norfipc.com/mensajes-cristianos/santa-barbara-historia-imagenes-oraciones.php

http://turismoruralguadiato.com/santa-barbara-en-la-cuenca-minera-del-guadiato/

http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobaprovincia/mineros-festejan-patrona_766054.html

http://www.europapress.es/castilla-y-leon/noticia-conoce-origen-santa-barbara-patrona-mineros-20161204141457.html

http://mineriaypaisaje.com/alto-guadiato-paisaje/

http://eldiarionero.blogspot.com.es/2013/12/solo-te-acuerdas-de-santa-barbara.html?m=1

http://moonmentum.com/blog/pronostico/clima-astrologico/no-caigas-en-la-manipulacion…-crece/

Devolviendo la conciencia cultural a Balutia y Beturia: Manuel Alvar

Estándar
Devolviendo la conciencia cultural a Balutia y Beturia: Manuel Alvar

Si hace unos años intentábamos devolver la conciencia cultural a Balutia y Beturia a través del geógrafo Lucas Mallada, en este caso lo haremos con otro gran intelectual español como es Manuel Alvar. Quizás su nombre no os suene a algunos pero estamos hablando de uno de los más reconocidos dialectólogos europeos y del más importante en la Península Ibérica y en Hispanoamérica. Además de ser un precursor en el estudio profundo de las lenguas y dialectos hispánicos, fue miembro de la Real Academia Española ocupando el sillón T hasta su muerte en 2001, el mismo que actualmente ocupa Arturo Pérez-Reverte.

Entre la profusa obra con la que nos deleitó, destacaremos el Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía (ALEA), en colaboración con Gregorio Salvador y Antonio Llorente, ya que es el que concierne a Balutia y a Beturia. Se trata de una rigurosa obra de seis volúmenes en la que sus autores profundizan en la realidad lingüística y cultural de la actual Comunidad Autónoma de Andalucía, a través de 1900 mapas elaborados tras un exhaustivo trabajo y una minuciosa investigación con encuestas realizadas en 230 localidades. Publicado por la Universidad de Granada y el CSIC, fue una obra pionera en su ámbito ya que se convirtió en el atlas más extenso en materia de etnografía y utilizó metodologías nunca antes consideradas, como la de incluir por vez primera la fonología dentro de la cartografía lingüística.

Andalusia_municipalities_ALEA

Localidades encuestadas en el ALEA (Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía).             Fuente: Cahli, usuario de Wikipedia

Resumen de las conclusiones que leyó su autor en la primera Reunión Latinoamericana de Lingüística y Filología, Viña del Mar, enero de 1964.

El problema lingüístico de Andalucía es muy complejo: se trata de una región de reconquista que, en principio, debería ordenarse de norte a sur: influencia occidental, influencia castellana, influencia catalano-aragonesa a través de Murcia. Sin embargo, este esquema simplista se ha enmarañado. Desde que los soldados de Castilla pisan el Norte de Córdoba, hasta que Fernando el Católico recibe las llaves del Reino de Granada van más de trescientos años. De los moriscos sumisos de Sevilla a los levantiscos de la Alpujarra hay un enorme abismo social, político y espiritual. De las Marismas de la Andalucía atlántica a la Mancha de Jaén hay todo un curso de geografía física. Un mundo de fitogeografía va desde las nieves perpetuas de Sierra Nevada, hasta el cultivo tropical de Motril (caña de azúcar, chirimoyo, caqui) y en línea recta apenas si se recorren 40 km. Estos datos me parecen suficientemente elocuentes para que, desde la lingüística, emprendamos nuestra «teoría de Andalucía». Esa doble Andalucía de la que es tópico hablar (serrana o de la campiña, Alta o Baja, Oriental u Occidental, de Lorca o de Alberti), tiene escasa validez para la lingüística. Muy pocas veces se cumple tan rigurosa dicotomía. Ni la fonética (abertura de vocales, “Andalucía de la e”, aspiración, seseo, ceceo) ni el léxico, ni la etnografía, aceptan resultados tan simples. La vida es mucho más cambiante y mucho más veteada, lo que no quiere decir que no existan dos Andalucías, como existen dos toreos (de Ronda o de Sevilla), como existen dos vírgenes niñas (de Murillo y de Cano), o como existen las peteneras o los verdiales. Pero la imagen es muchísimo más compleja.

De esta manera, y tras una ardua investigación, Manuel Alvar, Gregorio Salvador y Antonio Llorente definieron ocho zonas lingüísticas (especialmente léxicas) y etnográficas principales:

  1. Provincia de Huelva y Aljarafe
  2. Sierra de Aracena, Andévalo y Sierra Norte
  3. Provincia de Sevilla
  4. Serranía de Ronda y Campo de Gibraltar
  5. Valle del Guadiato y Los Pedroches
  6. Centro de Andalucía
  7. Antiguo Reino de Granada (Málaga es un mundo aparte dentro de esta unidad)
  8. Oriente o Levante
00f002ec-82b2-11df-acc7-002185ce6064_1

La enorme complejidad de las distintas zonas léxicas y etnográficas de la actual comunidad autónoma. Fuente: Cervantes Virtual

Nos centraremos solamente en profundizar en la zona del Valle del Guadiato-Los Pedroches (heredera de Beturia Túrdula/Turdulia y de Fahs al-Ballut/Balutia) y en la zona de Sierra de Aracena-Andévalo-Sierra Norte (heredera de Beturia Céltica y de Firrish), que son las dos mitades de nuestra verdadera región natural llamada Beturia.

VALLE DEL GUADIATO Y LOS PEDROCHES (BETURIA TÚRDULA)

En el Norte de Córdoba encontramos otra región lingüísticamente bien definida. Y esta definición está de acuerdo con la geografía, pues si lingüísticamente no pertenece a Andalucía, también lo está desgajada -a pesar de la administración- por la naturaleza del terreno. La reconquista anduvo pareja con la geografía: Los Pedroches y Fuenteovejuna fueron reconquistas de Alfonso VII, que cedió la región a la Orden de Calatrava y Alfonso VIII confirmó la entrega en 1189. Y he aquí, cómo la dialectología actual nos viene a ilustrar algunos problemas. El hallazgo en esta zona de názura por ‘requesón’ quita viabilidad al étimon vasco que se había dado para esta voz; creo que hay que pensar en el árabe nasora; y he aquí como desde la dialectología actual podemos confirmar el testimonio de nuestro venerable Covarrubias. En el Tesoro de la lengua castellana se lee: «naçulas es lo mismo que requesón. Este término se usa en el reino de Toledo». Y en efecto, reino de Toledo, a través de los calatravos, eran Los Pedroches. Pero hay más: hay un topónimo en el oeste de Córdoba inmortalizado en una de las creaciones más grandes del teatro español. Suele escribirse Fuenteovejuna. La etimología popular ha hecho que el pueblo sea ‘Fuente de las ovejas’, o cosa por el estilo. El propio Lope de Vega se hizo cargo del significado. El momento culminante de la tragedia está en la escena tercera del último acto. Laurencia, atropellada por el Maestre, irrumpe en la sala capitular del concejo de Fuenteovejuna e increpa con desgarrados acentos a los ediles reunidos, mientras les arroja al rostro el baldón de su vituperio: “ovejas sois, bien lo dice de Fuenteovejuna el nombre”. Sin embargo, la etimología debe remontarse a apicula. La ciudad se identifica con la antigua Mellaria, según el testimonio de Plinio. «La otra parte de la Beturia, que hemos dicho pertenecía a los turduli y al Conventus Cordubensis, tiene oppida no sin fama: Arsa, Mellaria, Mirobriga Regina, etc.». Localidades todas entre Mérida y Córdoba, Madoz dice que allí siempre se ha producido miel en abundancia y una de las fuentes del pueblo se llama hoy Abejera. Como armas, la villa tiene una fuente de cuatro caños coronada por un enjambre de abejas. Será, pues, Fuenteobejuna y no Fuenteovejuna. Por rara coincidencia: en esta región la ‘oveja’ se llama borrega y la ‘abeja’ oveja, Y aún más, las colmenas de las abejas se llaman allí corcho (en tanto el corcho es la corcha). Muchos siglos atrás, un tratadista de agricultura, Columela, daba sabios consejos sobre cosas del campo. Y entonces se llenaba de emoción recordando su tierra natal y escribía: «Aquella región es feraz de corcho, y por ello hacemos unas utilísimas vasijas de corteza, porque ni se hielan en invierno, ni arden en el verano». Y así todavía hoy.

mapa1

Los diferentes tipos de “s” en la actual comunidad autónoma: la predorsal o sevillana, la coronal o cordobesa y la apical o castellana. Esta última predomina en el Norte y en el Este. Fuente: EHA

SIERRA DE ARACENA, ANDÉVALO Y SIERRA NORTE (BETURIA CÉLTICA)

Dentro de esta superficie, el norte de Huelva tiene fisonomía propia. El límite meridional de esta subzona está en las sierras de Andévalo, Aracena y San Cristóbal. En ella la influencia extremeño-leonesa es muy potente y la geografía condiciona la vida de estos pueblos: apenas pueden relacionarse con su capital y vierten sus comunicaciones hacia Sevilla. Esta imposición geográfica hizo que la historia tuviera allí, también, su propio carácter: Aracena fue conquistada por Alfonso III de Portugal, que acabó vendiendo sus conquistas a San Fernando. Incluso la repoblación debió ser distinta del reino de Sevilla, según acreditan la toponimia (cinco pueblos aún se llaman de León, alguno debe su nombre a la santa de Mérida, Santa Olalla) y ciertos rasgos dialectales. Me fijaré especialmente en uno solo: el latín sabucus aparece un par de veces como nombre de lugar en Jabugo, Jabuguillo, y hoy, en el habla viva, el «saúco» es denominado habugo, coincidiendo con una palatalización de la s- inicial que sólo se cumple en el centro-oriente de Asturias. No es aventurado suponer que sea una región repoblada por asturianos. Teniendo estos hechos en cuenta (geografía, repoblación), se comprende la personalidad independiente de la región y sus nexos con otras geográficamente más afines. Aquí he encontrado un vocabulario distinto al del resto de Andalucía: repión ‘perinola’, repiar ‘bailar el trompo’, mazaroca ‘mazorca’, panizo ‘carozo’, zurrapas ‘requesón’, soterraña ‘avispaterrera’.

mapa2

Las regiones que sesean, cecean y distinguen entre “s” y “c”/”z”. Podemos comprobar como la mayor parte de Beturia y Andalucía Oriental son regiones distinguidoras. Fuente: EHA


Fuentes:

https://honoris.unizar.es/hc/manuel-alvar-lopez

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/estructura-del-lxico-andaluz-0/html/00f002ec-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/acercamiento-al-lxico-andaluz-alea-0/html/00ebe98c-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html#I_0_

http://grupo.us.es/ehandalucia/que_es_el_andaluz/03_la_pronunciacion_andaluza_ext.html

http://www.rae.es/academicos/manuel-alvar-lopez-0

http://mwenpakonnen.blogspot.com.es/2013/05/atlas-linguistico-y-etnografico-de.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Atlas_lingüístico_y_etnográfico_de_Andalucía

https://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Alvar#Biograf.C3.ADa

La espinosa cuestión de las identidades

Estándar
La espinosa cuestión de las identidades

En primer lugar, queremos pedir disculpas a todos los fieles seguidores de esta comunidad por la tardanza en volver a publicar; nos gustaría publicar más asiduamente pero por motivos personales no hemos podido desde el mes de junio. Rogamos comprensión y paciencia, ya que eso no significa que el proyecto no siga dando sus pasos pero como toda gran empresa, necesita cocer a fuego lento. Dicho esto, hoy en nuestra sección “Editorial” hablaremos sobre la espinosa cuestión identitaria, porque no podemos ser ajenos a la actualidad de lo que está sucediendo en nuestro país.

En los últimos años y, sobre todo, en los últimos meses, estamos asistiendo atónitos al fervor de las masas ondeando unas u otras banderas para enfrentarse usando como arma arrojadiza el patriotismo o nacionalismo exacerbado, que al fin y al cabo viene a ser lo mismo. Da igual que sea catalanismo o españolismo; ambos se utilizan para enfrentar al pueblo.

Pero no nos engañemos ni engañemos a la gente desde las instituciones o medios de comunicación. No se trata de un tema meramente económico o de poder. Estos movimientos tienen su origen desde hace siglos y poseen motivos históricos y culturales de peso. ¿Cuán diferente serían actualmente Las Españas si se hubiera respetado y reconocido la diversidad cultural de la Península Ibérica y Territorios de Ultramar? Quizás ni siquiera Portugal se hubiera independizado de la Corona de León, del que nació. Ni se hubiera independizado por segunda vez de la Monarquía Hispánica. Tampoco hubiera desaparecido la Región de León diluyéndose en la comunidad autónoma de Castilla y León.

Pero lamentablemente la realidad es muy distinta a lo que idealmente podría haber ocurrido y a partir de la dinastía francesa de los Borbones, se comenzó con la idea de una España uniforme centralizada adoptando la cultura castellana como la única cultura española sin admitir que España era un Estado donde convivían varias naciones con diferentes culturas. En esa idea de una sola España se basó también el franquismo, que manipuló enormemente la historia hasta nuestros días y reprimió otras culturas y lenguas reduciéndolas a la mínima expresión, muchas de ellas sin haberse recuperado todavía.

El problema reside en la ignorancia de las masas que actúan como si se trataran de hinchas del fútbol defendiendo símbolos en lugar de personas (y no olvidemos que los Derechos Culturales están contemplados como Derechos Humanos). No conocen la diferencia entre Estado y Nación pero tampoco se preocupan por aprenderlo, viviendo en la Era de la Información y teniendo casi todo el mundo acceso a Internet. Esto a la clase política le refuerza, ya que a algunos les viene muy bien utilizar como sinónimos los dos conceptos para así reforzar su idea de “Una, Grande y Libre”.

DIFERENCIA ENTRE NACIÓN Y ESTADO

Nación es la comunidad más amplia que existe y su finalidad es generar entre las personas un vínculo de unión. La nación, además, hace referencia a un conjunto de personas que se encuentran unidas por vínculos comunes como son la lengua o dialecto, la raza o etnia, la cultura o la religión. En una nación también se comparten las costumbres y las tradiciones que van conformando su historia.

Estado hace referencia a una agrupación humana que habita en un territorio común y que está asociada bajo una misma autoridad y bajo unas mismas normas que constituyen el gobierno.

De esta manera, un Estado puede contener varias naciones, como por ejemplo el Estado de Suiza, conformado por alemanes, franceses, italianos y romanches, al igual que algunas naciones carecen de Estado propio como sucede con los kurdos, que están repartidos entre los Estados de Turquía, Irán, Irak y Siria.

En nuestro caso concreto, muchas gentes de toda la Beturia somos conscientes de que hablamos en mayor o menor medida igual o parecido a los extremeños y no como los bajoandaluces ni como los manchegos. También somos conscientes de que compartimos con ellos un mismo ecosistema como es la dehesa, muy diferente a las campiñas bajoandaluzas o a las llanuras manchegas. La minería de Sierra Morena también nos ha vinculado fuertemente. Las jotas, los trajes típicos, algunos platos gastronómicos y un sinfín de elementos culturales. Nuestro carácter es el mismo y diferente al bajoandaluz o manchego. Incluso nuestro clima es ineludiblemente mesetario. Sin embargo, y a pesar de todas las evidencias conocidas por la mayoría de betures y reconocidas por eruditos, ilógicamente se siguen llamando a sí mismos andaluces, un gentilicio basado en una autonomía de límites caprichosos que no tiene ningún elemento cultural que la unifique, por mucho que hagan uso de la cultura sevillana o gitana como base aculturizadora. Tenemos tan interiorizada la identidad que nos han impuesto desde arriba que arrasa nuestra verdadera identidad cultural como pueblo. Sin duda, la España uniforme de los Borbones sirvió de ejemplo a la Andalucía uniforme de Blas Infante, matando la identidad cultural betur-balutí y la granadina de las mentes de sus lugareños aunque jamás podrán hacer desaparecer el acento, el léxico, el paisaje o el carácter que nos identifica y diferencia ante la sorpresa de los forasteros que pensaban que allí exclamábamos “miarma” o que seseamos.

PicsArt_09-08-12.17.42

Trajes típicos balutí (en este caso jotero belmezano), cordobés y sevillano. Como puede comprobarse, son totalmente diferentes, ya que pertenecen a culturas distintas.                    Fuente: elaboración propia

Lo que no se reconoce, no se conoce y, por tanto, no se preserva. Por eso desde aquí queremos resucitar la identidad betur y balutí. No se trata de poner más fronteras, sino de que las fronteras actuales se fijen en base a criterios científicos biogeográficos, históricos y culturales, y no políticos. Que podamos definirnos sin complejos, que no nos avergoncemos de ser diferentes y que podamos enorgullecernos de rescatar otra vez Balutia, Turdulia y Beturia del estado de coma que sufre tras haberse emborrachado de manipulación histórica, aculturación, centralismo, resignación y desidia. Estamos en unos tiempos en los que las antiguas estructuras ya se han quedado obsoletas y es necesario que los pueblos se constituyan por fin como las entidades autónomas que puedan decidir su propia gestión y destino a través de movimientos sociales como éste y sin un tutor paternalista por encima.

PicsArt_09-08-10.42.47

Paisajes típicos de las regiones naturales de Beturia (de Sierra Morena al río Guadiana), Andalucía (o Baja Andalucía) y Granada (o Alta Andalucía). Pueden distinguirse claramente. Fuente: elaboración propia


Fuente:

Borja Gómez, J. (2016). Diferencia entre Estado y Nación | banrepcultural.org. Banrepcultural.org. Disponible en: http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/ayudadetareas/politica/diferencia_estado_nacion

La provincia: esa identidad artificiosa y vacía

Estándar
La provincia: esa identidad artificiosa y vacía

Vivimos en un Estado en el que parece que todo debiera existir desde la génesis del Universo; un Estado en el que muchos no se han esforzado en estudiar, ni de manera académica ni de manera autodidacta (ambas igual de válidas), pero sí se permiten el lujo de hablar de todo sin saber y sin argumentar o simplemente utilizando sus propias creencias como si los hechos acaecidos fueran actos de fe de alguna religión. En este Estado, muchos creen que España existía desde la época de los dinosaurios, ya que confunden la geografía física con la geografía política pero ni siquiera son conscientes de ello aunque nunca cierran la boca para tapar su ignorancia y su atrevimiento. También parece que la Constitución sea una especie de Sagrada Escritura y esté grabada en piedra como las Tablas de la Ley, por lo que resulta intocable e impide con ello que la democracia se adapte a los nuevos tiempos. Pues bien, con la organización territorial de España, ocurre exactamente lo mismo. Algunos creen que las provincias las instituyó Dios y que son inamovibles. Pues aquí estamos para desmontar el mito de la provincia como identidad cultural colectiva.

Las provincias actuales datan concretamente de 1833, o lo que es lo mismo, de tan sólo 184 años exactamente, menos de 2 siglos. ¿Sabéis lo que son 2 siglos en la historia de un Estado? Absolutamente nada. ¿Y en la historia del mundo? Menos todavía. Y mucho menos para determinar la idiosincrasia de sus gentes.

1833

División provincial de Javier de Burgos en 1833

Si bien es verdad que hubo anteriores intentos de provincializar el Estado a imagen y semejanza de la centralista Francia, jamás habían tenido éxito, ya que en España estaban muy arraigados los territorios históricos y era una amalgama de enclaves con elementos históricos o culturales en común.

1787_spanyolorszag1

Territorios históricos de España en 1787

Con esta reorganización territorial, algunas provincias de proyectos previos como Bierzo, Játiva, Calatayud, Alcañiz, Cartagena, Toro, La Mancha, Molina de Aragón, Trujillo, León de la Orden de Santiago, Écija, Guadix, Baza, Lorca, Sanlúcar de Barrameda, Talavera, Astorga, Santiago, Plasencia, Tuy o Urgell se quedaron en el olvido.

De hecho, las provincias no se basaron en parámetros geográficos, históricos ni culturales, sino en racionalizar el Estado y agregar territorios circundantes alrededor de la ciudad más boyante por aquella época, a modo de alfoz. Ése sería uno de los motivos por el que las zonas con menor población comenzaran a decaer con más rapidez y a perder entidad, ya que estas ciudades que se impusieron como capitales empezaron a absorber capital social del territorio anexado debido al éxodo rural.

Lo que en principio iba a ser una mera organización jurídica, fiscal o administrativa para agilizar trámites burocráticos, se impuso con el paso de los años como la base para crear las posteriores autonomías y como circunscripción para las elecciones.

MAPA POLITICO

Las provincias constituyeron la base mínima para crear las comunidades autónomas

Actualmente, la mayoría de las personas se sienten identificadas con su provincia, como si ésta reuniera unos mismos elementos geográficos, históricos, culturales o lingüísticos, cuando en realidad la mayoría de ellas están formadas por varios territorios históricos y/o geográficos y poseen dentro de ellas varias identidades culturales y/o varias lenguas o dialectos.

El problema se agrava cuando a la mayoría de las provincias se les denominó con el mismo nombre que a las ciudades que se eligieron como sus capitales, a diferencia de los departamentos franceses, lo que creó la confusión y la identificación de asimilar la identidad capitalina con la identidad global de la provincia. Eso no ocurrió por ejemplo con las provincias forales de Navarra, Álava, Vizcaya y Guipúzcoa que conservaron sus antiguas denominaciones sin confundirse con sus respectivas capitales Pamplona, Vitoria, Bilbao y San Sebastián.

Pays-basque_prov-map

Territorio de Euskal Herria o Vasconia, donde podemos distinguir las 4 provincias forales y sus capitales

Posteriormente, en la década de los 80, debido a las autonomías, también algunas provincias como Logroño, Santander y Oviedo recuperaron sus nombres históricos La Rioja, Cantabria y Asturias, respectivamente, diferenciándolas así de sus capitales, aunque siguieron basándose en los límites provinciales impuestos en 1833, dejando fuera tierras afines o agregando comarcas ajenas a sus identidades culturales.

extensionrioja

La Rioja ocupa una región de mayor extensión que sus límites autonómicos actuales

Pero por si no estuviera todo más que enredado, algunas autonomías tomaron su nombre de la provincia y capital. Tal es el caso de la Región de Murcia y de la Comunidad Valenciana, que aunque su nombre oficial, que no histórico, sea actualmente éste, normalmente en la práctica se le llama Valencia a secas. Esto ha planteado problemas de identidad como por ejemplo Cartagena respecto a Murcia o Alicante respecto a Valencia.

Map_Spain_Levante

Región del Levante o Sureste, donde existen varios problemas de denominación e identificación

Pero también, por el lado contrario, ha creado una disolución de la identidad fagocitada por otra artificiosa; en este caso, tenemos los casos de las antiguas regiones de León y Granada, que al haberse incluido en Castilla La Vieja y en Andalucía respectivamente, actualmente la mayoría de la gente cree que León es simplemente una provincia de Castilla y que Granada es una única provincia de Andalucía, cuando en realidad ambas eran regiones tripartitas, al igual que el País Valenciano.

Andalucía y Granada hasta 1833

El Reino de Granada pervivió hasta la división provincial de 1833. El Reino de León hasta el Estado de las Autonomías

Debido al paso del tiempo, han aparecido nuevas realidades demográficas debido a las circunstancias socioeconómicas, que no se han visto reflejadas en una nueva realidad político-administrativa (excepto Chinchilla de Montearagón que fue sustituida por Albacete como capital de su provincia o Segorbe por Castellón), y algunas ciudades han crecido vertiginosamente convirtiéndose en ciudades más importantes que sus propias capitales de provincia o incluso que la capital de su comunidad autónoma. Esto ha creado desavenencias entre estas ciudades y sus capitales y nuevas reclamaciones de identidad. Ha pasado por ejemplo en Jerez o Algeciras respecto a Cádiz, en Gijón respecto a Oviedo, en Vigo respecto a Pontevedra, en Elche respecto a Alicante, en Talavera respecto a Toledo o incluso en Linares respecto a Jaén, que han reclamado incluso una provincia o la capitalidad. Algunas como Santiago de Compostela o Mérida al menos gozan de ser capitales de sus autonomías, a pesar de no contar con provincias. En el lado opuesto, también hay capitales de provincia que actualmente más bien son pueblos grandes pero por tradición desde la división territorial de Javier de Burgos, han permanecido como centros vertebradores.

Por el lado opuesto, hay zonas que han sido parasitadas por estas grandes urbes, capitalinas y no capitalinas, y han quedado despobladas debido a una gran emigración, produciéndose un exagerado envejecimiento demográfico, por lo que no pueden competir con las grandes ciudades, ya que les faltan colegios, institutos, universidades, hospitales, tribunales de justicia, servicios…y el modelo provincial ya tampoco les es útil. Deberíamos caminar hacia un modelo comarcalista para poder competir con las ciudades en igualdad de condiciones.

Está claro que las provincias y sus capitales se han quedado obsoletas como instituciones ya que no reflejan la realidad demográfica ni cultural vigente. Eso sin meternos con la corrupción existente en las diputaciones provinciales, con el gasto público excesivo debido a duplicidades administrativas ni con su condición de “cementerio de dinosaurios”, como el senado, para ofrecerle un puesto a políticos denostados.

Como paradigma, para desmitificar la provincia como sinónimo de territorio con una identidad común propia, hemos elegido la provincia de Córdoba:

Geográficamente, está formada por 5 territorios muy diferentes entre sí:

  1. Submeseta Sur (parte de la Meseta): se entremezclan las Cuencas del Guadalquivir y del Guadiana
  2. Sierra Morena
  3. Valle del Guadalquivir o Depresión Bética
  4. Campiña
  5. Sierra Subbética (parte de las Cordilleras Béticas)

Provincia_de_Córdoba_relieveHistóricamente, está integrada por:

  • Época prerromana:
    1. Región de Beturia (concretamente Beturia Túrdula o Turdulia): territorio entre los ríos Guadalquivir y Guadiana (norte de Córdoba junto a norte de Sevilla, norte de Huelva, sur de Badajoz y suroeste de Ciudad Real)
    2. Región de Turdetania: sur de Córdoba y todo el Valle del Guadalquivir

prerromana1

  • Época romana:
    1. Conventus Cordubensis: desde Córdoba hasta Mérida (sin incluirla)
    2. Conventus Astigitanus: sur de Córdoba, con capital en Écija

CONVENTUS BÉTICA

  • Época visigoda:
    1. Reino de Ardabasto (uno de los cinco reductos del Reino Visigodo de Toledo que pervivieron en al-Ándalus): norte de Córdoba junto a La Serena (Badajoz) y Valle de Alcudia (Ciudad Real)
    2. Provincia bizantina de Spania y, posteriormente, Emirato de Córdoba: sur de Córdoba y resto de la Península Ibérica

expansionarabep

  • Época musulmana:
    1. Cora de Fahs al-Ballut: norte de Córdoba junto a La Serena (Badajoz) y Valle de Alcudia (Ciudad Real)
    2. Cora de Qurtuba o Kambania: sur de Córdoba
    3. Cora de Qabra: comarca de la Subbética

Fahs al-Ballut 4

  • Época cristiana:
    1. Reino de Córdoba: incluía Peñaflor (desde 1833 en la provincia de Sevilla), Chillón y Guadalmez (desde 1833 en la provincia de Ciudad Real) y excluía Miragenil (población sevillana que junto a la población cordobesa de Puente de Don Gonzalo formaron en 1833 Puente Genil)
      • Partido de Córdoba
      • Partido de El Carpio
      • Partido de Santa Eufemia
      • Partido de Los Pedroches
    2. Condado de Belalcázar: incluía Belalcázar, Hinojosa del Duque, Fuente La Lancha y Villanueva del Duque. Pertenecía a la Orden de Alcántara y junto al Vizcondado de La Puebla de Alcocer formaban la Tierra de Belalcázar, dentro de la provincia extremeña de Trujillo
    3. Encomienda Calatrava: incluía el Alto Guadiato y Villafranca de las Agujas. Pertenecía a la Orden de Calatrava cuya capital se encontraba en Almagro (La Mancha). La sede de esta encomienda se encontraba en Fuente Obejuna pero cuando ésta pasó al Partido de Córdoba, se trasladó a Martos, por lo que estos enclaves se adscribieron al Reino de Jaén
    4. Intendencia de Nuevas Poblaciones: incluía La Carlota, Fuente Palmera, San Sebastián de los Ballesteros, Fuente Carreteros y San Calixto. Formaba una intendencia que agrupaba a las nuevas poblaciones del desierto de La Parrilla y a las de Sierra Morena, colonizadas por centroeuropeos

Lingüísticamente, se divide grosso modo en:

  1. Zona Norte: distinción entre s/z, “s” apical o castellana, uso de “vosotros”, menor o nula abertura vocálica, léxico y entonación diferentes
  2. Zona Sur: seseo, “s” coronal plana o cordobesa, uso de “ustedes”, mayor abertura vocálica, léxico y entonación diferentes

800px-Andalucía_ceceante_y_seseante.svg

C.A. ANDALUCÍA

Pero si profundizamos más, se puede dividir en:

  1. Alto Guadiato y Condado de Belalcázar: influencia claramente extremeña
  2. Los Pedroches (Siete Villas de Los Pedroches y Señorío de Santa Eufemia): influencia claramente castellana (toledana y manchega)
  3. Sierra Morena: área de transición entre las influencias cordobesa, extremeña y castellana (toledana y manchega)
  4. Campiña Sur y Subbética: se corresponde geográficamente con el centro de la comunidad autónoma de Andalucía y culturalmente con la “Andalucía de la e”
  5. Límite Oeste (zona de Palma del Río): clara influencia sevillana (“s” predorsal o sevillana)
  6. Límite Este (zona de Priego): clara influencia andaluza oriental o altoandaluza (seseo y distinción s/z)
  7. Montalbán, Montemayor, Jauja, Cañada de Rabadán y algunos departamentos de La Carlota: única área ceceante de la provincia por influencia de la Campiña Sevillana

Fuentes: 

«Geografía política de la España constitucional. La división provincial» de J. Burgueño (1996) a través de SkyscraperCity 

«La Rioja, provincia y región de España» de Felipe Abad León (1980) a través del blog “Rioja Sí” 

«Mapa geográfico del Reyno y Obispado de Córdoba» (1797) por Don Tomás López a través de la Real Academia de la Historia

Atlas de la Historia del Territorio de Andalucía

Asociación Socio-Cultural Castilla

Blog “Un palomar lleno de cisnes”

L’aménagement linguistique dans le monde

Wikipedia

Blog “Lengua Castellana y Literatura Ramón Areces”

Blog “El Crisol”

Blog “Fresneros Viajeros”