Archivo del Autor: Fran Gallardo

Acerca de Fran Gallardo

Sagitario. Balutí, Túrdulo y Betur; Malagueño adoptivo y, en otra vida, Transilvano. Periodista y Técnico Superior en Guía, Información y Asistencias Turísticas.

Buscando el etnónimo ideal: ¿Dehesia o Balutia?

Estándar
Buscando el etnónimo ideal: ¿Dehesia o Balutia?

Comenzaremos primero clarificando los conceptos básicos alrededor de los que girará esta nueva entrada: etnónimo, exónimo y autónimo. Quizás estos términos no los hayáis escuchado nunca o quizás sí pero no tenéis del todo claro su significado. Antes de definir estas palabras, queremos aclarar que nos parece cuanto menos curioso que el diccionario de la RAE recoja únicamente “exónimo”, cuando los otros dos vocablos están intrínsecamente relacionados con éste.

Por eso, para definir “etnónimo”, que es el principal concepto, nos basaremos en el Diccionario Online de Portugués, que ofrece una definición muy completa: es el nombre que recibe un pueblo, etnia, tribu, casta, comunidad cultural, política o religiosa”.

doll-614011_1280

Pero un etnónimo puede ser “exónimo”, cuando el nombre ha sido atribuido por otro grupo humano distinto, o “autónimo”, cuando el propio pueblo se ha bautizado a sí mismo con un nombre con el que se reconoce. Por ejemplo, la palabra esquimal o lapón serían exónimos, porque fueron denominaciones occidentales, mientras que inuit o sami serían autónimos, pues es así como se autodenominan estas etnias. Con los nombres de países o regiones también ocurre lo mismo; por ejemplo Shqipëria o Zhōngguó serían los correspondientes autónimos de los exónimos Albania o China.

Pensamos que los exónimos tuvieron su razón de ser en épocas pasadas pero que actualmente, en tiempos en los que los Derechos Culturales y los Derechos de los Pueblos Indígenas, las Minorías Étnicas, las Naciones sin Estado y las Lenguas Minoritarias empiezan a cobrar mayor relevancia escapando de su ostracismo, estos términos ya han quedado obsoletos, como restos del etnocentrismo de Occidente.


Pues bien, a pequeña escala, y siempre ciñéndonos a nuestro ámbito territorial, busquemos el etnónimo ideal para nuestra región biogeográfica y cultural.

Siempre jugamos con 3 denominaciones diferentes: Balutia, Turdulia y Beturia, pero no se trata de sinónimos, sino de zonas con diferente extensión que se superponen, provenientes de diferentes épocas de la historia:

El nombre Balutia nació como resultado de la castellanización de Fahs al-Ballut, nombre de una antigua cora (provincia) de al-Ándalus que abarcaba el Valle del Guadiato, Los Pedroches, La Serena y el Valle de Alcudia. Su nombre procede del árabe y significa Llano o Campo de las Bellotas pero también se puede traducir como Llano o Campo de las Encinas. Y no nos sorprende que la bautizaran con este nombre, ya que la dehesa más grande de Europa y del mundo se encuentra en Los Pedroches y Sierra Morena está declarada Reserva de la Biosfera gracias a sus dehesas, únicas en el mundo.

Ya lo decía Al Razi en sus crónicas: “No ha allí otros árboles sinon encinas, et por esso la llaman el Llano de las Vellotas, et son más dulces que quantas ha en Espanya…”. También Ibn Galib: “Hay encinas con bellotas dulces, que son las mejores de Al-Andalus”. Incluso el famoso Al-Idrisi lo atestiguaba también: “Las montañas y las llanuras inmediatas producen una especie de encina, que lleva un fruto que excede en calidad a todos los demás; también los habitantes de este lugar cuidan y cultivan este árbol, porque sus frutos les son muy útiles en los años de escasez”.

Fahs al-Ballut 3

Por otra parte, la denominación de Turdulia data de la época prerromana y toma el nombre de los túrdulos, pueblo que habitaba en esta subregión de Beturia. Su territorio se componía de las comarcas del posterior Fahs al-Ballut más otras 2 comarcas aledañas: La Siberia y Comarca de Llerena. La etimología del pueblo túrdulo no está muy clara, aunque hay teorías que lo relacionan con el pueblo bárdulo o várdulo, asentado en la actual Guipúzcoa y más tarde empujado hasta Bardulia, por la presión de los vascones, a la que dieron nombre y que más tarde se convertiría en el Condado de Castilla.

Otra teoría los relaciona con la palabra indoeuropea “trusdo”, significando tordos o estorninos jóvenes, haciendo alusión al “ver sacrum”, antiguo ritual por el que los jóvenes de una tribu tenían que marcharse hacia otras tierras conducidos por un animal, del que más tarde adoptarían el nombre. Esto podría explicar la separación de los túrdulos y los turdetanos, que se creen provenientes de Tartessos. Aunque otros afirman que los túrdulos estaban emparentados con los túrdulos viejos y los túrdulos oppidanos de la costa de Lusitania y no con los turdetanos. Y otros afirman que todos los túrdulos, incluidos los viejos y los oppidanos, provenían de Tartessos, para algunos la cuna de los celtas.

También hay otra teoría que relacionan túrdulo con la palabra celta “torch”, que significaría jabalí o cerdo, más el diminutivo latino “–ulo”, pudiéndose traducir como “verraquetes” y no sería extraño, ya que todavía hoy en la zona es vital la crianza de cerdos y la producción de jamones. De hecho, Los Pedroches conforma una de las 4 Denominaciones de Origen de toda España. Además, se emitieron monedas en la zona, por ejemplo en Sisapo, con la insignia de un jabalí, que era un animal sagrado para los celtas, símbolo de valentía de dioses y héroes. Esto entroncaría con la tradición de los verracos de piedra de la región vecina y hermana de Vetonia.

Beturia 3

En cambio, el nombre de Beturia se utilizó para un territorio todavía más amplio, que englobaría los antiguos territorios de Fahs al-Ballut y Turdulia pero también la Beturia Céltica, o lo que es lo mismo, toda la región natural comprendida entre Sierra Morena y el Río Guadiana. También hay varias teorías para su etimología: algunas afirman que guarda relación con el Río Betis, otras con los celtas bituriges de la Galia y la ciudad vascona de Bituris y otras que procede del euskera “bete-uria”, que significa lugar abundante o colina, quizás misma etimología que Vitoria, la capital de Álava. La raíz “bet-” está difundida por otros territorios celtas y algunos lo relacionan con “betu”, nombre galo de abedul, y otros con “bai”, río en vasco.

La teoría sobre el Río Betis nos parece desacertada porque la región que ocupaba el Valle del Guadalquivir recibía el nombre de Turdetania, no de Beturia. Además, si ya existía un nombre que hacía alusión claramente a este río y este valle, Beturia, ¿por qué los romanos crearon otro, Bética, para su provincia? La teoría sobre los bituriges es cuanto menos original, aunque las fechas podrían coincidir. Quizás nos inclinemos más por la etimología celta o vasca, ya que el idioma íbero, que se hablaba por todo el este peninsular, estaba emparentado con el vasco. Y también su significado (lugar abundante o colina) tendría sentido porque Sierra Morena es un territorio con muchas montañas y cerros, frondosos bosques y abundante en recursos forestales, ganaderos o mineros.

Pueblos prerromanos 1


Pero nuestra región de Beturia está conectada a una región biogeográfica y cultural todavía más amplia. Biogeográficamente adquiere el nombre de Provincia Luso-Extremadurense y culturalmente el de Extremadura. Pero analicemos estos nombres también:

La raíz “luso” procede de Lusitania, nombre primero de la región que habitaban los lusitanos, antiguo pueblo precelta o celta, que más tarde pasó a denominar una provincia romana en Hispania, con una mayor extensión, que también incluyó la Vetonia. Actualmente se utiliza como sinónimo de Portugal, aunque incluía partes de la actual Extremadura y excluía el Norte de Portugal, que estaba dentro de Gallaecia.

La Vetonia era la región habitada por los vetones, pueblo prerromano como los lusitanos. Se extendía desde el Duero hasta el Guadiana, limitando por el sur con Beturia. Abarcaba territorios de la actual Extremadura pero también de Salamanca, Ávila o Talavera.

600px-Vettones_cities_location_map-es.svg

Por otra parte, el nombre de Extremadura vendría muchos siglos después, en tiempos de la conquista cristiana de al-Ándalus. Sería un exónimo en toda regla, ya que fue así como bautizó el Reino de León al recién conquistado y asimilado Reino de Badajoz. Pero no fue un nombre singular, ya que sería el nombre utilizado para designar los últimos territorios más al sur conquistados por las coronas cristianas y así hubo Extremadura Leonesa, Extremadura Portuguesa, Extremadura Castellana y hasta Extremadura Aragonesa. Este hecho avalaría una de las teorías de su posible etimología, que “extremadura” significaba “extremo”.

extremaduras medievales


Sin embargo, región biogeográfica y región cultural pueden coincidir grosso modo, ya que la mayoría del territorio peninsular donde hay más dehesa se corresponde también con la región cultural extremeña, que trasciende los actuales límites administrativos de la comunidad autónoma del mismo nombre.

www.pinterest.com

Para definir a este espacio biogeográfico-cultural se ha acuñado el término “Dehesia”, con el sencillo significado de “País o Tierra de la Dehesa”. Con este término, no hay que recurrir a exónimos y no dejamos ninguna parte fuera, ya que hay zonas de rasgos extremeños que actualmente no se encuentran dentro de las fronteras de la comunidad autónoma llamada Extremadura y consideran a ésta como la “otredad”.

Pero también, podríamos utilizar incluso el término “Balutia” para referirnos no sólo estrictamente al Fahs al-Ballut o Llano de las Bellotas, sino a todo este territorio biogeográfico y cultural bien definido, ya que significa simplemente “País o Tierra de las Bellotas”.

Ambas son dos denominaciones descriptivas del ecosistema que influyó indudablemente en la historia y en la cultura de sus gentes. Y de esta manera, bajo estas denominaciones se pueden incluir las 2 grandes regiones primigenias hermanas: Vetonia y Beturia, ya que la región de Vetonia excluía la parte meridional de la actual Extremadura (a partir del Río Guadiana) y la actual comunidad autónoma de Extremadura excluye la parte meridional de Beturia.

¿Y a vosotras/os, qué denominación os gustaría más para definir todo el territorio biogeocultural sustentado por el ecosistema de la dehesa y por la cultura extremeña?

¿Y para englobar a las 2 regiones hermanas de Vetonia y Beturia?

¿Dehesia o Balutia?


Fuentes:

Lusitania: historia y etnología

Los vascones de las fuentes antiguas

Célticos y túrdulos

Celtiberia.net

Asociación Socio-Cultural Castilla

Wikipedia

Beturia: ¿Nación Celta olvidada?

Estándar
Beturia: ¿Nación Celta olvidada?

Mucho se ha hablado sobre los celtas o el mundo celta y, aunque éste sea un tema algo controvertido entre los arqueólogos e historiadores, nos apetecía por fin publicar alguna entrada sobre este tema, siempre por supuesto enlazándolo con nuestro ámbito territorial, en este caso con toda la Beturia.

A menudo, se consideran Naciones Celtas a los 6 territorios donde todavía perviven a duras penas las lenguas celtas: Escocia, Irlanda, Gales, Cornualles, Bretaña y la Isla de Man. Aunque a veces, y sobre todo en los últimos tiempos, se viene añadiendo Galicia también a esta selecta “familia”. Sin embargo, otras veces también se incluye Asturias o incluso bajo el término de Breogania, se incluyen tanto Galicia y Asturias como León y el Norte de Portugal, que eran los territorios que formaron parte de Gallaecia, una de las provincias romanas de Hispania.

7101542375_557556a35b_o

Pero, ¿dónde quedan los territorios celtas o célticos más al sur de la Península Ibérica? ¿O es que acaso Lusitania, Vetonia y Beturia no pertenecieron a este mundo céltico? ¿No quedan vestigios de esta cultura ancestral en estos territorios del Suroeste al igual que en el Noroeste?

La respuesta es sí. Todavía quedan muchos restos de la cultura celta o céltica en Lusitania, Vetonia o Beturia, igual que en Gallaecia. Pero nos centraremos, como es lógico, en algunos de los restos que han permanecido en nuestra región de Beturia.


Castros

Son recintos fortificados que se construían habitualmente sobre un lugar elevado, ya fuera un cerro o una meseta. Se pueden encontrar por diferentes lugares de Europa. Aunque en España normalmente se suelen asociar a Galicia, también podemos encontrar castros en otras regiones del Oeste peninsular. La raíz “iltir” o “iltur” de la lengua íbera y la raíz “briga” de la lengua celta se refieren a estos lugares. Por eso, muchos nombres de ciudades prerromanas o romanas tenían estas terminaciones. Los romanos los denominaron oppidum (pl. oppida). Por ejemplo, Fornacis (Ribera del Fresno) es un buen ejemplo de oppidum.

Toponimia

En Beturia existieron ciudades como Mirobriga (actual Capilla), Nertobriga (Fregenal de la Sierra) o Turobriga (Aroche), que mantenían la terminación celta para designar los castros. También existió otra ciudad cuyo nombre designaba claramente su origen céltico: Celti (Peñaflor). Además, el nombre de la comarca del Andévalo procede de Endovélico, versión ibérica del dios celta Belenus y el más importante de los dioses para los lusitanos, vetones y demás pueblos célticos.

ruins-1197878_960_720

Torques

Se trata de los collares celtas más famosos, utilizados por diferentes pueblos celtas como los bretones, galos o los celtas ibéricos. Son collares de metales como el oro, el bronce, el cobre o la plata con forma de herradura circular. Habitualmente se representaba a los dioses celtas con torques. La palabra viene del irlandés antiguo “torc” y del galo “torcos”, que significa jabalí, animal sagrado de la mitología celta, que simbolizaba el valor y la fuerza de dioses y héroes. En el Valle del Guadiato y Los Pedroches se encontraron dos importantes hallazgos que contenían torques: el Tesoro de Belmez y el Tesoro de los Almadenes.

Museo Arqueologico de Córdoba

Danzas de las espadas o paloteos

En las comarcas del Andévalo y de la Sierra de Aracena podemos encontrar numerosas danzas rituales de espadas y otras similares con palillos, palos, lanzas, arcos o garrotes. Pero también encontramos una danza similar en Obejo, en el Valle del Guadito, llamada también “Baile de Bachimachía”. Esto demuestra que estas danzas guerreras no sólo perviven en el Norte (Galicia, León, Cantabria, Aragón, Navarra o País Vasco). Son muy famosas las danzas de Tierra de Miranda, la región de lengua y cultura leonesa de Portugal. Fuera de la Península Ibérica, también podemos encontrar estas danzas rituales en Escocia por ejemplo.

37244289636_b47a9989dd_o

Gaita y tamboril

La gaita es el instrumento celta por antonomasia. Aunque en la Península Ibérica la gaita más famosa es la de Galicia, también podemos encontrarla en Portugal, Asturias, Cantabria, León, Extremadura e incluso en las comarcas del Andévalo y la Sierra de Aracena, que utilizan este instrumento en las danzas rituales pero también la han integrado incluso en la famosa Romería de El Rocío. Aunque en Aragón, Cataluña, Mallorca y Valle de Arán también existen gaitas autóctonas de otro tipo. El tamboril por su parte, podemos encontrarlo desde Asturias hasta Huelva ininterrumpidamente pero también en el Alentejo portugués. Ya lo describían en las famosas Cantigas de Santa María, escritas en galaico-portugués.

Tamborileros_plasencia

Trajes típicos

El traje masculino del Andévalo, al igual que el de Jerez de los Caballeros o Fregenal de la Sierra por ejemplo, presenta el calzón corto y negro, como castellanos y aragoneses, que acompañaba al “sagum” negro celta. Los campanilleros llevan las arandelas de los tobillos que acompañaban a las “viriae” de los morcillos del brazo. Esgrimían espadas de antenas atrofiadas, el famoso Gladius Hispaniensis, y utilizaban yelmos similares a los de Quintana Redonda y a otros de Celtiberia; cónicos, con ápex, cubrenucas y orificios de sujeción para el barboquejo. El traje masculino alentejano es más moderno pero los cantos corales masculinos del Alentejo pueden ser una reminiscencia de los tiempos de los guerreros celtas.

Fiestas

En numerosos sitios de Beturia se suelen celebrar mucho 3 fechas señaladas del antiguo calendario celta: 1 de Febrero, 1 de Mayo y 1 de Noviembre. Para los celtas, el 1 de Febrero era Inbolc; el 1 de Mayo, Beltane; y el 1 de Noviembre, Samain. Actualmente Imbolc ha derivado en La Candelaria, Beltane en las Cruces de Mayo o en Los Mayos y Samain en el Día de Todos los Santos, que en los territorios de raigambre celta pervive también como Samain o Magosto.


Todos estos elementos configuran un mismo sustrato cultural, e incluso genético, heredero de la estirpe celta o céltica en la Península Ibérica, a la que perteneció Viriato, símbolo de la resistencia contra Roma. Pero nuestra entrada sólo es una pequeña síntesis de lo mucho que hay ya estudiado y de lo mucho que hay todavía por descubrir. El tema es tan amplio, complejo y polémico que sólo hemos querido dar unas pinceladas como introducción a vuestra propia investigación personal si os interesa. La Península Ibérica es un territorio muy interesante en cuanto a historia y cultura aunque lamentablemente pensamos que está mal visto poner énfasis en sus ricas diferencias por temor a su utilización con fines políticos.

Sólo queríamos reivindicar que Beturia es una región apasionante, desgraciadamente diluida hoy día por los límites administrativos y todavía muy desconocida. También queríamos reivindicar el celtismo de Beturia, al igual que existe en Galicia, Asturias, Cantabria, León, Extremadura o Portugal. El Noroeste y el Suroeste no están tan lejos, ya que la Vía de la Plata conectó estas antiguas tierras celtas o célticas. Por eso, desde la Cordillera Cantábrica hasta Sierra Morena mantenemos lazos culturales todavía, aunque la mayoría lo ignore. Incluso también con las Naciones Celtas allende los mares, por todo el Arco Atlántico, desde Tartessos y Beturia hasta Escocia, pasando por Galicia.

Nos encantaría que aportarais vuestra opinión y/o información en los comentarios. Muchas gracias por seguirnos. Esperamos que os haya gustado esta nueva entrada.

485px-Atlantic-Europe


Fuentes:

Museo Arqueológico Nacional

Lusitania: historia y etnología

Dólmenes y menhires

Huelva Buenas Noticias

La Voz de Galicia

Lusitania’s Grill

Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana

Archivo Municipal de Belmez

Turismo y Cultura Peñaflor

Arquehistoria

Wikipedia

Fotos:

Shirokazan

Herribizia

Antonia Regojo

Wikipedia

Ni andalucismo ni españolismo

Estándar
Ni andalucismo ni españolismo

Ni Andalucía es una nacionalidad histórica ni España es una nación. Ni Andalucía es una nación ni España es la nación más antigua de Europa pero tampoco Andalucía lo es. Por mucho que se empeñen andalucistas y españolistas en afirmar las mismas falacias para una parte del todo o para el todo, la realidad fue y es otra muy distinta, si atendemos a criterios históricos o culturales y no ideológicos, claro está.

DIFERENCIA ENTRE NACIÓN Y ESTADO

Nación hace referencia a un conjunto de personas que se encuentran unidas por vínculos comunes como son la lengua, la raza, la cultura, la religión, las costumbres, las tradiciones o la historia.

Estado hace referencia a un conjunto de personas que habitan en un territorio común y que están asociadas bajo una misma autoridad y bajo unas mismas normas que constituyen el gobierno.

Jaime Humberto Borja Gómez, Historiador

Algunos dicen que España es un Estado plurinacional, es decir, un Estado compuesto por varias naciones distintas. Y no es que tengan razón, es que incluso fue un territorio pluriestatal, además de ser plurinacional, pluricultural, pluriétnico y plurirreligioso.

IDEAL

El estudio genético parte de investigaciones de las Universidades de Oxford y Santiago de Compostela. La genética coincide grosso modo con los reinos medievales, las repoblaciones y las lenguas ibéricas: galaicoportugués, asturleonés, castellano, euskera, aragonés y catalán

La Península Ibérica estuvo compuesta durante cientos de siglos por 6 Estados: Portugal, León, Castilla, Aragón, Navarra y Granada. La mayoría se unieron dinásticamente mediante casamientos de monarcas, como los Reyes Católicos, para así ampliar sus dominios territoriales (y no olvidemos que sin el consentimiento o aprobación de sus pueblos). Pero aunque se unieran bajo los mismos herederos, cada Estado seguía siendo independiente, manteniendo sus propias leyes o fueros, usos y costumbres, aduanas, moneda o lengua. De hecho, los Austrias, acostumbrados a la multiculturalidad del Imperio Austrohúngaro, respetaron la confederación que existía en el territorio ibérico. Sin embargo, los Borbones, provenientes de la centralista Francia, suprimieron en el siglo XVIII las peculiaridades de cada país para construir un único Estado unitario basado en Castilla y en su lengua y cultura. Y de aquellos polvos, vienen estos lodos…

LA CITA DESTACADA

“Frente a la España horizontal de los Austrias, de carácter confederal, entendida como una unión libre de entidades políticas y construida en un sentimiento plurinacional; triunfó la España vertical de los Borbones, de carácter centralista, con epicentro político en Castilla y edificada en un sentimiento nacional homogéneo”

Ricardo García Cárcel, Historiador

Escudo España

Los cinco Estados que formaron la confederación medieval llamada Monarquía Hispánica o Las Españas. Falta Portugal, que estuvo unido durante menos tiempo

Pero aunque existieran solamente 6 Estados o Coronas, éstos se componían a su vez de Reinos, Principados, Condados o Señoríos, que, por tanto, son las verdaderas nacionalidades históricas o naciones ibéricas. La Corona de León se componía del Reino de Galicia (incluido Portugal en un primer momento), el Pricipado de Asturias (incluida Cantabria), el Reino de León (incluida la Extremadura Leonesa) y el Reino de Sevilla (incluido más tarde en la Corona de Castilla). La Corona de Castilla se componía del Reino de Castilla (incluida la Extremadura Castellana), el Reino de Toledo, el Reino de Murcia, el Reino de Jaén, el Reino de Córdoba, el Reino de Algeciras, el Reino de Gibraltar, el Reino de las Islas Canarias, el Señorío de Vizcaya y el Señorío de Molina. La Corona de Aragón estaba compuesta por el Reino de Aragón, el Reino de Valencia, el Reino de Mallorca y el Principado de Cataluña (Condados de Barcelona, Rosellón y Cerdaña). La Corona de Portugal estaba formada por el Reino de Portugal y por el Reino de Algarve o de los Algarves. Por su parte, los otros 2 Estados, Navarra y Granada, no estaban divididos en distintos reinos o naciones, sino en distritos administrativos llamados merindades, en el caso navarro, y tahas, en el caso granadino.

1280px-Reinos_Antiguo_Régimen.svg

La Corona de León aparece dentro de la Corona de Castilla porque se unieron antes de confederarse con la Corona de Aragón. Falta el Señorío de Molina

Respecto a la Comunidad Autónoma de Andalucía, hasta el siglo XIX estuvo compuesta por cuatro grandes entidades: Reino de Sevilla, Reino de Córdoba, Reino de Jaén y Reino de Granada, además de otras entidades menores: Reino de Algeciras, Reino de Gibraltar, Intendencia de Calatrava e Intendencia de Nuevas Poblaciones, sin contar con que algunas zonas, hoy dentro de la comunidad autónoma, pertenecían a Extremadura, al Reino de Toledo o al Reino de Murcia. Pero no sería hasta la Transición cuando se dotaría de un órgano administrativo único para todo el territorio autonómico centralizado en Sevilla.

800px-Andalucia_1833_reinos-provincias

Reorganización de las diferentes entidades históricas en las provincias actuales en el territorio de la actual Comunidad Autónoma de Andalucía (1833)

Por lo tanto, Andalucía no es una nacionalidad histórica ni una nación. Tampoco es la heredera de al-Ándalus, ya que al-Ándalus es otra denominación más para referirse a toda la Península Ibérica, como Iberia, Hispania o Hesperia. Así que en base a criterios meramente históricos, en el Estatuto de Autonomía deberían eliminar que Andalucía es una nacionalidad histórica o bien corregirlo y reflejar que Andalucía es una Comunidad Autónoma que se compone de varias nacionalidades históricas o naciones y enumerarlas si acaso. De esta manera, por fin llamaríamos a las cosas por su nombre y admitiríamos que esta comunidad autónoma no es una región uniforme como se quiere hacer ver, sino una entidad meramente administrativa compuesta por varias regiones geográficas, históricas y culturales distintas, que deberían ser reconocidas y respetadas.

PicsArt_09-08-10.42.47

Y si en el Estatuto de Autonomía se debería hacer esa enmienda, la televisión pública, que pagamos todas y todos con nuestros impuestos, debería convertirse en un medio plural en el que convivieran las sevillanas, la copla y el flamenco con las jotas, los fandangos, los verdiales, las malagueñas, las rondeñas, los trovos, las seguidillas, la reja o el vito. También sería de justicia que en la televisión autonómica del Sur de España pudiéramos escuchar además del acento sevillano u occidental, el acento granadino u oriental pero también el acento extremeño, manchego o murciano que también se hablan en esta comunidad autónoma, pues es necesario proteger las minorías culturales.

Así que ante una Andalucía (Andalucía Occidental o Baja Andalucía) más andalucista y una Región de Granada (Andalucía Oriental o Alta Andalucía) más españolista, ofrecemos una tercera vía, la de la Región de Balutia, Turdulia y Beturia, en la que no nos sentimos andaluces pero sí españoles aunque reconocemos a España como Estado plurinacional. Y si España es plurinacional, la Comunidad Autónoma de Andalucía es pluricultural, señoras y señores. ¡A ver si nos enteramos ya!


Fuentes:

Periódico Ideal

Periódico Ileón

Abregancio de Asturia, editor de la página La Tribuna Leonesa

Wikipedia

Banrepcultural

Halloween: ¿Importación o Exportación?

Estándar
Halloween: ¿Importación o Exportación?

Tras muchos meses, más de los que nos gustaría, por falta de tiempo, volvemos con la nueva temporada de nuestro blog “Región de Balutia” y qué mejor que hacerlo con este tema en este puente de Todos los Santos y con la relación de esta tradición en nuestra región.

Vivimos en un Estado muy dado a presumir de que sabemos de todo sin saber en realidad. Nuestro ego suele cargarse de orgullo presumiendo de llevar razón cuando nadamos en la ignorancia llena de presuposiciones, prejuicios o creencias. Pues el tema de Halloween no iba a ser una excepción, ya que la mayoría de la gente cree que es un invento comercial más de Estados Unidos exportado al resto del mundo, incluyendo España. Pero entremos en materia para indagar un poco sobre el origen de esta fiesta.

La palabra Halloween procede de la contracción de All Hallows’ Eve, que no significa otra cosa que “Víspera de Todos los Santos” en inglés. El origen de la palabra es ése pero el origen de esta festividad hay que buscarlo en los celtas de Europa y su fiesta del Samhain; significa “fin del verano” y constituía el Año Nuevo Celta, que coincidía con el comienzo de la estación oscura, que duraba medio año, mientras que la otra mitad del año era la estación clara. Fue la festividad más importante de la Europa pagana antes de la cristianización y se celebraba el final de las cosechas, el final del año y la apertura al Más Allá. Esta fiesta fue poco a poco asimilada por los romanos y transformada por el cristianismo en el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos. Sin embargo, los irlandeses consiguieron conservar el Samhain celta y fueron los que lo exportaron a Estados Unidos, Canadá y a todo el mundo anglosajón debido a sus migraciones forzosas.

night-sweet-spooky-dark-food-produce-1324569-pxhere.com.jpg

Pero no olvidemos que los celtas constituyeron el grueso de la población peninsular, junto a los íberos, y otros pueblos menores, antes de la invasión de los romanos. De hecho, gracias a los innovadores estudios sobre genética humana y genealogía genética se evidencia la relación étnica entre todo el Arco Atlántico, desde la Península Ibérica hasta las Islas Británicas. Además, también hay estudios que sitúan el origen de los celtas de la Europa Atlántica en el Suroeste Ibérico (Tartessos o Beturia).  El haplogrupo R1b en el cromosoma Y delata a los celtas en la actualidad y no es casualidad que se encuentre en mayor proporción entre los gaélicos (irlandeses, escoceses, maneses, galeses, cornualleses y bretones) y entre los ibéricos, sobre todo en los vascos seguidos de los catalanes, castellanos viejos, granadinos (Reino de Granada), andaluces (Baja Andalucía), gallegos y portugueses. Este ancestral gen se cree que guarda relación con los primeros pobladores de Europa; la Cultura Auriñaciense, el Hombre de Cromañón y la Cultura del Vaso Campaniforme. Incluso importantes hallazgos y estudios afirman que podría haber sido el origen del indoeuropeo.

Haplogroup_R1b_(Y-DNA)

Por todo ello, en España también pervivió la antiquísima tradición pagana del Samhain, a pesar de ser uno de los Estados que vivió una mayor evangelización. Galicia es la región donde han podido conservar mejor esta tradición a través de calabazas y melones tallados en forma de calaveras con velas en su interior, sustos, disfraces y recogida de chucherías. Pero también han conservado otra fiesta celta llamada Magosto donde se asan principalmente castañas y bellotas al fuego; fuego que en su origen servía para calentar a los difuntos que volvían al hogar durante estas fechas. Estas tradiciones no solamente perviven en Galicia, sino también en Asturias, Cantabria, Región de León, Extremadura, Tierras de Talavera, País Vasco y Navarra, Cataluña, Aragón, CanariasPortugal y Occitania. Suele cambiar de denominación pero es la misma fiesta con el mismo origen celta en común aunque con particularidades según cada zona.

A FONDO

Galicia: Magosto

Asturias: Amagüestu, Magüestu, Magostu o Amagostu

Cantabria: Magosta

Región de León (León, Zamora y Salamanca): Magosto, Calbote o Moragá

Extremadura: Chaquetía, Chaquetilla, Chiquitía, Calvochá, Carbochá, Calbote, Calbotes, Carbote, Magosto, Magusto, Moragá, Tosantos o Día de las Castañas

Tierras de Talavera (partes de Toledo y Ávila): Calbote, Calbotada, Calbotá o Moragá

País Vasco y Navarra: Gaztainerre o Gaztañarre

Cataluña: Castanyada

Aragón: Castañada

Canarias: Los Finaos

Portugal: Magusto

Occitania: Castanhada

Pero en Balutia y en toda Beturia también se celebraba el Samhain y el Magosto, que hoy ha quedado totalmente olvidado, como casi todas las tradiciones y costumbres de Sierra Morena, por ejemplo la jota belmezana, que han sido sustituidas por otras de culturas ajenas, ya sean sevillanas, andaluzas, españolas o extranjeras. Por ejemplo, en los pueblos del Valle del Guadiato se iba al campo a recoger bellotas y castañas para posteriormente quemarlas en las antiguas placas de las casas y disfrutar de esos manjares otoñales. Además, se comían huesos de santo que son dulces de mazapán rellenos de yema de huevo con forma de tibias de muertos. También muchas personas pintaban las fachadas blancas de las casas de sus vecinos o novias con “azulillo” haciendo rayas, dibujos o palabras y llenaban las enormes cerraduras antiguas de gachas (comida típica que se hacía durante estas fechas) a modo de broma, aunque su origen real era el de ahuyentar a los malos espíritus. Algunas personas pasaban la noche en vela en sus casas para intentar impedir que pintaran la fachada de su casa y no tener que encalar de nuevo las paredes. Por otra parte, en algunos pueblos de Los Pedroches se vacían y tallan sandías en lugar de calabazas y se les introduce una vela en su interior a modo de farolillo, aunque en algún pueblo se hace en agosto en lugar de octubre. También existen anécdotas de muchachos que se escondían el campo para asustar a sus amigos con calabazas con velas, igual que se hacía en Galicia. Además, en Torrecampo, tenían la costumbre de visitar el cementerio por la noche. Aparte de todas estas tradiciones ancestrales, también en algunos pueblos se mantienen los Cantos de Aurora o Auroros, que son cantos religiosos populares interpretados durante la madrugada para llamar a los vecinos a rezar el Rosario de la Aurora.

DSC00146DSC00156

Los muchachos salían durante todo el mes (octubre), por la calle, con unos farolillos hechos con la cáscara de una sandía que se calaba, decoraba y se le entraba un trocito de vela”

Recopilación de datos sobre Alcaracejos y sus costumbres (1988) de José López Navarrete

Todo esto demuestra una vez más que Beturia, la región natural comprendida entre Sierra Morena y el río Guadiana, posee una cultura que nos acerca de nuevo a las influencias del Noroeste de la Península Ibérica, a la cultura matriz de la antigua Corona de León (Región de León, Asturias, Cantabria, Extremadura, Galicia y Portugal) y al sustrato étnico y cultural del mundo celta. Pero mientras sigamos sustituyendo nuestra verdadera identidad cultural por el traje de sevillana, la Semana Santa, el flamenco o las corridas de toros, nuestra historia como pueblo quedará cada vez más aniquilada…y no podremos culpar a nadie más que a nosotros mismos por no haber luchado contra la aculturación y el etnocidio.

Nuestro agradecimiento especial a Mari Grueso Díaz, Pascual Coleto Gutiérrez, Manuel Del Pozo Rubio y Andrés López Moyano por sus testimonios que hemos utilizado como fuentes, muy valiosas para preservar la tradición o historia oral que nos ayuda a recuperar nuestra identidad cultural y nuestra memoria colectiva.

magosto-732413_1920.jpg


Fuentes:

«A Y-Chromosome Signature of Hegemony in Gaelic Ireland». American Journal of Human Genetics

«Haplogroup R1b (Y-DNA)». Eupedia

 «A Predominantly Neolithic Origin for European Paternal Lineages». PLOS Biology

The Genetic Legacy of Paleolithic Homo sapiens sapiens in Extant Europeans: A Y Chromosome Perspective – Ornella Semino et al., 2000

Distribución de R1b, del Proyecto Genográfico de la National Geographic

 ¿Existe un Halloween a la española?

Fiesta de los Finaos

La castañada ¿De dónde viene su tradición?

El Magosto o Calbote

Calbotes, tradición antigua

Fiesta del Calbote

Cantos de Pasión

Cantos Religiosos: Los cantos de la Aurora- Auroreros y Auroros

Los auroros en España

Alcaracejos se ilumina con los farolillos de sandía

Más de cien pequeños en el pasacalles de faroles realizados con sandías

La migración de los célticos y túrdulos de la Beturia hacia el noroeste de Hispania

Expertos debaten si la Península Ibérica pudo ser el origen de las lenguas celtas

Wikipedia

Testimonios/Memoria oral

Las otras Balutias y Beturias

Estándar
Las otras Balutias y Beturias

Por todos es sabido que la inmensa mayoría de fronteras políticas, por no ser muy osado afirmando que todas, no se corresponden con las comunidades culturales. Este esquema sirve tanto para Estados como para entidades subestatales, provincias y autonomías en el caso de España. De hecho, no es un secreto que muchos de los conflictos surgidos en todo el mundo se hayan originado a raíz de delimitar fronteras artificiales uniendo culturas diferentes o separando una misma cultura abocándola al olvido colectivo con el paso de los siglos. Uno de los casos paradigmáticos es el continente de África, en el que podemos comprobar como la mayoría de fronteras son geométricas, ya que fueron diseñadas con regla y cartabón sobre un mapa por las metrópolis europeas para repartirse el “pastel” sin contar con la tradición ni la voluntad de sus pueblos nativos.

Pero en este caso, vamos a centrarnos en la Península Ibérica. Es obvio que el caso de Balutia, y de toda la Beturia al completo, no es un caso aislado ni una excepción, ya que, como hemos dicho anteriormente, es un patrón que se repite a nivel mundial. Quizás podríamos definir a Balutia-Beturia como una “región híbrida o de transición”, ya que en ella se mezclan influencias extremeñas (asturleonesas), castellanas (toledanas y manchegas), bajoandaluzas e incluso portuguesas.

Otras de las regiones híbridas más populares de la Península son El Bierzo, La Franja de Aragón, las Comarcas Churras o Las Rayas.

Comenzamos por El Bierzo que es una comarca natural, otrora convertida en provincia, que administrativamente pertenece a la actual provincia de León pero limita con Galicia, por lo que en ella se entremezclan influencias asturleonesas y galaicas. De hecho, algunos bercianos se sienten leoneses, otros gallegos y otros simplemente bercianos. Algunos colectivos abogan por recuperar su antigua provincia dentro de la también diluida Región de León, otros por unirse a Galicia y otros por ser una comunidad autónoma propia, pero en ningún caso se sienten castellanos aunque actualmente la comunidad autónoma en la que se engloban tenga el nombre de Castilla y León. Incluso el dialecto berciano ha sido un quebradero de cabeza para algunos lingüistas a la hora de clasificarlo, ya que forma un continuo dialectal entre el gallego y el leonés.

Algo similar ocurre en Ribagorza, uno de las comarcas que se incluyen en la denominada Franja de Aragón. Antiguamente Ribagorza era un condado autónomo que junto a los condados de Sobrarbe y Aragón fueron el embrión del posterior Reino de Aragón. Actualmente, el histórico condado está dividido administrativamente entre las comunidades autónomas de Aragón y Cataluña. El dialecto ribagorzano también ha supuesto un embrollo para su clasificación y, como pasa con el berciano, los autores no se han puesto de acuerdo en cuanto a la denominación de dialecto, habla de transición o lengua se refiere. Pero la complejidad de la Franja de Aragón no empieza y acaba en el territorio histórico de Ribagorza, sino que en todo este territorio vertical se habla catalán; sin embargo, políticamente se encuentran separados de su comunidad cultural e incluso algunos sectores anticatalanistas, por miedo a que crezca el sentimiento identitario catalán mediante la lengua, se han empeñado en afirmar que no es catalán, sino chapurreau o aragonés oriental.

Otro de los casos más conocidos de mestizaje cultural en la Península Ibérica es el de La Raya. Este territorio discurre a lo largo de la frontera portuguesa con España y hace referencia a los pueblos fronterizos, tanto de un lado como de otro, que mezclan la cultura portuguesa con la gallega, leonesa, extremeña y bajoandaluza. Un ejemplo muy conocido es el de Olivenza y su comarca, donde se hablan portugués y extremeño, aunque en este caso, este municipio perteneció a Portugal que lo perdió tras una guerra contra España. Pero no siempre ocurre este proceso cultural por ese motivo. De hecho, muchos pueblos de la frontera no han cambiado su nacionalidad en el transcurso de la historia y esto no ha impedido que se mezclen sus culturas y lenguas. Otro caso muy popular es Barrancos, que pertenece a Portugal, donde se habla el barranqueño, que está considerado dialecto o lengua mixta, mezcla de portugués y extremeño. Pero en el lado español también se hablan variedades mixtas del portugués en Herrera de Alcántara, Cedillo y La Alamedilla. En el Valle de Jálama, en Extremadura, se habla la fala, que algunos incluyen en el grupo galaico-portugués pero otros la consideran una modalidad lingüística de transición entre el gallego, el portugués y el extremeño.

Y de una Raya nos vamos a otra Raya, mucho más desconocida y olvidada en el tiempo, ya que las fronteras actuales la han diluido. Era la antigua frontera entre la Corona de Castilla y la Corona de Aragón, que eran dos Estados diferentes, con lenguas y culturas distintas, y en la que se forjó otra mezcolanza parecida a la de la frontera entre la Corona de Portugal y la Corona de León. Comarcas como la Tierra de Medinaceli, las Tierras Altas de Soria, la Tierra de Ágreda, el Señorío de Molina o el Señorío de Albarracín fueron tierras de mestizaje entre castellanos y aragoneses debido al pastoreo, al comercio o a los cambios en los límites tras las guerras y acuerdos. De hecho, el Señorío de Molina fue independiente de ambas coronas desde el siglo XII hasta el siglo XIX, en el que fue integrado en la recién creada provincia de Guadalajara, a pesar de haber reivindicado una propia provincia basada en sus derechos como territorio histórico y foral, al igual que País Vasco y Navarra. Incluso aparecía como entidad regional en la Constitución Española de 1812. También en estas comarcas surgió una especial forma de hablar: la migaña, una jerga o habla autóctona originada por los tratantes, muleros, pastores, esquiladores, buhoneros, vendedores de cerones y demás comerciantes que transitaban de un lado al otro de la frontera castellano-aragonesa.

Y si estábamos hablando de la frontera de Aragón con Castilla, ahora nos vamos a la frontera de Aragón con el antiguo Reino de Valencia, donde podemos encontrarnos con las Comarcas Churras, que son las comarcas del interior de la actual Comunidad Valenciana que lindan con la provincia de Teruel. En ellas no se habla valenciano, sino churro, que es una mezcla de aragonés castellanizado similar al que hablan los turolenses pero con influencia del valenciano. También tienen gastronomía y costumbres aragonesas como la jota, el traje típico de baturro o juegos populares como el guiñote o la morra. El origen de la lengua y cultura aragonesa viene dado porque estas tierras fueron repobladas por aragoneses cuando Jaime I el Conquistador conquistó la Taifa de Valencia a los musulmanes. Se consideran churras el Rincón de Ademuz, el Alto Mijares, el Alto Palancia, Los Serranos, la Hoya de Buñol y también el Canal de Navarrés, que aunque fuera repoblado por navarros de La Ribera, éstos también tienen gran afinidad cultural con los aragoneses y el idioma navarroaragonés como sustrato lingüístico. A veces también incluyen dentro de las Comarcas Churras al Maestrazgo (incluido el municipio de Olocau del Rey, en la actual provincia de Castellón) y Gúdar-Javalambre, comarcas turolenses.

Éstos sólo han sido unos cuantos ejemplos pero, sin duda, estos casos se repiten a lo largo y ancho de todas las fronteras provinciales y autonómicas actuales que son totalmente artificiales y meramente administrativas, sin marcar los límites culturales, geográficos, sociales y ni siquiera históricos en algunos casos. Esperamos que os haya parecido interesante este recorrido por estas regiones de cultura mixta, que guardan un patrimonio único en peligro de extinción por la aculturación centralista de las provincias y autonomías y por la falta de figuras de protección. Y recordad que “sólo se valora lo que se conoce y sólo se protege lo que se valora”.

“En definitiva, sólo conservamos lo que amamos, sólo amamos lo que conocemos, y sólo conocemos lo que nos enseñan”

Baba Dioum, conservacionista senegalés

 


Fuentes:

Tierra de Uceda

Asociación Castilla

Lengua Churra

Castellón en Ruta

Raia Diplomática

Crónicas de Talavera

Cultural Tierra Molina

Pueblos y Lugares

¿Aves en mi cole?

Academic

Wikiwand

Wikipedia

“Yo soy betur y balutí”

Estándar
“Yo soy betur y balutí”

Este año queremos “celebrar” el Día de Andalucía de una manera diferente y particular. Como otras veces hemos publicado artículos o editoriales para desmitificar el andalucismo, en esta ocasión queremos compartir una poesía que recoge lo más significativo de nuestra diluida tierra que es Balutia y Beturia. Esta poesía saldrá publicada próximamente en el libro “Corcel Indomable. Romances de un Centauro” del autor Quirón bajo la editorial Círculo Rojo.

BETUR Y BALUTÍ

No me llames a mí cordobés

Porque no tenemos na’ que ver

Yo soy betur y balutí

Porque en la tierra de las bellotas nací

Que de Sierra Morena p’arriba

Hay otro sentir

Que nos baña el Guadiana

Además del Guadalquivir

Que la dehesa nos cubre

Con su manto gris

Que soy de una tierra minera

Y de una tierra jotera

Suplantada por las sevillanas

Y el sombrero cordobés

De una zona de encrucijada

Y de influencias variadas

De la región de Beturia

Que poblaron túrdulos y celtas

De la provincia de Fahs al-Ballut

De visigodos y bereberes repleta

De gentes sencillas, llanas

Humildes y campechanas

Tierras de emigrantes y de guerras

Llenas de tragedias

De acento cantarín y desganado

En definitiva, mi destino más amado.

Si también quieres leer algunos de los artículos y editoriales más enfocados en la desmitificación de la ideología andalucista, aquí están:

28-F: nada que celebrar

El invento de Andalucía: Javier de Burgos, Blas Infante y PSOE/UCD

“Andalucía [no] sólo hay una”: contra la visión uniforme de su cultura

¿Todavía crees que somos cordobeses y andaluces?

Devolviendo la conciencia cultural a Balutia y Beturia: Lucas Mallada

Devolviendo la conciencia cultural a Balutia y Beturia: Manuel Alvar

La provincia: esa identidad artificiosa y vacía

 

SOS: Beturia y Granada se desangran

Estándar

En los últimos tiempos cada vez se menciona más el tema de la despoblación en España pero a menudo tiende a asociarse solamente con Castilla, aunque en realidad es un problema que afecta a todo el interior peninsular.

Por el contrario, Andalucía tiene el récord de ser la comunidad autónoma con más población de toda España. Sin embargo, dentro de esta entidad administrativa existen 3 regiones naturales que, además de por la historia y la cultura, se distinguen también por sus grandes diferencias socioeconómicas. Pero nunca se habla de la otra realidad, ya que la mayoría de las estadísticas toman como unidad de estudio las comunidades autónomas, por lo que el cómputo hace que la media salga favorable y que esta realidad más desfavorecida quede invisibilizada, como le sucede a la Región de León dentro de la CA de Castilla y León.

REGIONES NATURALES QUE COMPONEN LA ACTUAL COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA:

  1. Andalucía: es la Andalucía propiamente dicha, que se corresponde geográficamente con la Depresión Bética o Valle del Guadalquivir y que tradicionalmente se conoce como Baja Andalucía o Andalucía Occidental.
  2. Beturia: es la región que se corresponde con el área de Sierra Morena y que llega hasta el río Guadiana, quedando su parte norte dentro de las actuales CCAA de Extremadura y Castilla-La Mancha.
  3. Granada: se corresponde con los Sistemas Béticos o Cordilleras Béticas. Es el histórico Reino de Granada, al que con el paso del tiempo se le ha llamado también Alta Andalucía o Andalucía Oriental.

Según varios parámetros basados en datos objetivos como el gradiente de ruralidad, el envejecimiento demográfico y el crecimiento relativo de la población, podemos afirmar que esta comunidad autónoma no es uniforme ni siquiera en los niveles socioeconómicos, ya que va a 3 velocidades distintas, impidiendo que los ciudadanos tengan las mismas oportunidades según donde hayan nacido o donde residan.

El gradiente de ruralidad es una herramienta que permite definir la ruralidad en términos de gradación, basada en hechos y datos observables y disponibles estadísticamente tomando como referencia el nivel medio del conjunto de la CA. Según el estudio de la Junta de Andalucía, las comarcas donde el grado de ruralidad es más acentuado se encuentran todas en el área de Sierra Morena (Sierra de Aracena, Andévalo, Los Pedroches, Valle del Guadiato, Sierra de Constantina y Sierra Morena Oriental) y en el área de las Cordilleras Béticas (Sierra de Segura, Sierra de Cazorla, El Condado, Hoya de Guadix, Hoya de Baza, Las Alpujarras, Sierra de Filabres, Serranía de Ronda y Sierra de Grazalema).

RURALIDAD

Además del gradiente de ruralidad, el envejecimiento demográfico también es más acusado en las regiones de Beturia y Granada. El envejecimiento demográfico se basa en tres índices principales: el índice de envejecimiento (porcentaje de población mayor de 65 años con respecto a la población total), el índice de senectud (cociente entre la población mayor de 80 años respecto al total de la población mayor de 65) y el índice de vejez (mide la relación existente entre la población mayor de 65 con el grupo de 0 a 14 años). Según este estudio, las comarcas betures tienen un envejecimiento muy acusado mientras que las comarcas altoandaluzas tienen un envejecimiento acusado, en una escala de cinco rangos.

ENVEJECIMIENTO

Por último, respecto al crecimiento relativo de la población, podemos ver como las zonas más afectadas por pérdida de población son nuevamente las de las regiones de Beturia y Andalucía Oriental. Claramente se ve que la beneficiada es la Baja Andalucía, donde está centralizado todo el poder de la Junta, además de todo el litoral, obviamente por sus condiciones naturales. Sin duda, Beturia tiene características socioeconómicas más parecidas a las CCAA de Extremadura y Castilla-La Mancha que a la de Andalucía (no olvidemos que estas dos comunidades albergan la mitad norte beturiense).

CRECIMIENTO RELATIVO

De esta manera, la Baja Andalucía se convierte en la arquetípica famosa imagen de la Andalucía próspera que sigue creciendo a un ritmo vertiginoso y que es la que se vende siempre de cara a la galería desde la administración central mientras que la Región de Granada y, sobre todo, Beturia siguen desangrándose en silencio en la recámara.

Como hemos podido comprobar una vez más, Andalucía no solo hay una, como reza el lema de la Junta, sino que hay tres, una que se enriquece a costa de las otras dos hermanas empobrecidas que ocupan el pódium en ruralidad, envejecimiento y despoblación. Una comunidad autónoma muy desequilibrada que cada vez está creando un mayor descontento y haciendo abrir los ojos a muchos betures y granadinos.

 


Fuentes:

Documento para delimitar las zonas de mayor ruralidad para la aplicación del
Programa de Desarrollo Rural Sostenible 2010-2014 de la Ley 45/2007. Junta de Andalucía

Envejecimiento y comarcas deprimidas en Andalucía Occidental. Pilar Almoguera Sallent y Carolina del Valle Ramos. Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla 

Anuario Estadístico de Andalucía. Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Consejería de Economía y Conocimiento