Archivo de la categoría: Toponimia

Buscando el etnónimo ideal: ¿Dehesia o Balutia?

Estándar
Buscando el etnónimo ideal: ¿Dehesia o Balutia?

Comenzaremos primero clarificando los conceptos básicos alrededor de los que girará esta nueva entrada: etnónimo, exónimo y autónimo. Quizás estos términos no los hayáis escuchado nunca o quizás sí pero no tenéis del todo claro su significado. Antes de definir estas palabras, queremos aclarar que nos parece cuanto menos curioso que el diccionario de la RAE recoja únicamente “exónimo”, cuando los otros dos vocablos están intrínsecamente relacionados con éste.

Por eso, para definir “etnónimo”, que es el principal concepto, nos basaremos en el Diccionario Online de Portugués, que ofrece una definición muy completa: es el nombre que recibe un pueblo, etnia, tribu, casta, comunidad cultural, política o religiosa”.

doll-614011_1280

Pero un etnónimo puede ser “exónimo”, cuando el nombre ha sido atribuido por otro grupo humano distinto, o “autónimo”, cuando el propio pueblo se ha bautizado a sí mismo con un nombre con el que se reconoce. Por ejemplo, la palabra esquimal o lapón serían exónimos, porque fueron denominaciones occidentales, mientras que inuit o sami serían autónimos, pues es así como se autodenominan estas etnias. Con los nombres de países o regiones también ocurre lo mismo; por ejemplo Shqipëria o Zhōngguó serían los correspondientes autónimos de los exónimos Albania o China.

Pensamos que los exónimos tuvieron su razón de ser en épocas pasadas pero que actualmente, en tiempos en los que los Derechos Culturales y los Derechos de los Pueblos Indígenas, las Minorías Étnicas, las Naciones sin Estado y las Lenguas Minoritarias empiezan a cobrar mayor relevancia escapando de su ostracismo, estos términos ya han quedado obsoletos, como restos del etnocentrismo de Occidente.


Pues bien, a pequeña escala, y siempre ciñéndonos a nuestro ámbito territorial, busquemos el etnónimo ideal para nuestra región biogeográfica y cultural.

Siempre jugamos con 3 denominaciones diferentes: Balutia, Turdulia y Beturia, pero no se trata de sinónimos, sino de zonas con diferente extensión que se superponen, provenientes de diferentes épocas de la historia:

El nombre Balutia nació como resultado de la castellanización de Fahs al-Ballut, nombre de una antigua cora (provincia) de al-Ándalus que abarcaba el Valle del Guadiato, Los Pedroches, La Serena y el Valle de Alcudia. Su nombre procede del árabe y significa Llano o Campo de las Bellotas pero también se puede traducir como Llano o Campo de las Encinas. Y no nos sorprende que la bautizaran con este nombre, ya que la dehesa más grande de Europa y del mundo se encuentra en Los Pedroches y Sierra Morena está declarada Reserva de la Biosfera gracias a sus dehesas, únicas en el mundo.

Ya lo decía Al Razi en sus crónicas: “No ha allí otros árboles sinon encinas, et por esso la llaman el Llano de las Vellotas, et son más dulces que quantas ha en Espanya…”. También Ibn Galib: “Hay encinas con bellotas dulces, que son las mejores de Al-Andalus”. Incluso el famoso Al-Idrisi lo atestiguaba también: “Las montañas y las llanuras inmediatas producen una especie de encina, que lleva un fruto que excede en calidad a todos los demás; también los habitantes de este lugar cuidan y cultivan este árbol, porque sus frutos les son muy útiles en los años de escasez”.

Fahs al-Ballut 3

Por otra parte, la denominación de Turdulia data de la época prerromana y toma el nombre de los túrdulos, pueblo que habitaba en esta subregión de Beturia. Su territorio se componía de las comarcas del posterior Fahs al-Ballut más otras 2 comarcas aledañas: La Siberia y Comarca de Llerena. La etimología del pueblo túrdulo no está muy clara, aunque hay teorías que lo relacionan con el pueblo bárdulo o várdulo, asentado en la actual Guipúzcoa y más tarde empujado hasta Bardulia, por la presión de los vascones, a la que dieron nombre y que más tarde se convertiría en el Condado de Castilla.

Otra teoría los relaciona con la palabra indoeuropea “trusdo”, significando tordos o estorninos jóvenes, haciendo alusión al “ver sacrum”, antiguo ritual por el que los jóvenes de una tribu tenían que marcharse hacia otras tierras conducidos por un animal, del que más tarde adoptarían el nombre. Esto podría explicar la separación de los túrdulos y los turdetanos, que se creen provenientes de Tartessos. Aunque otros afirman que los túrdulos estaban emparentados con los túrdulos viejos y los túrdulos oppidanos de la costa de Lusitania y no con los turdetanos. Y otros afirman que todos los túrdulos, incluidos los viejos y los oppidanos, provenían de Tartessos, para algunos la cuna de los celtas.

También hay otra teoría que relacionan túrdulo con la palabra celta “torch”, que significaría jabalí o cerdo, más el diminutivo latino “–ulo”, pudiéndose traducir como “verraquetes” y no sería extraño, ya que todavía hoy en la zona es vital la crianza de cerdos y la producción de jamones. De hecho, Los Pedroches conforma una de las 4 Denominaciones de Origen de toda España. Además, se emitieron monedas en la zona, por ejemplo en Sisapo, con la insignia de un jabalí, que era un animal sagrado para los celtas, símbolo de valentía de dioses y héroes. Esto entroncaría con la tradición de los verracos de piedra de la región vecina y hermana de Vetonia.

Beturia 3

En cambio, el nombre de Beturia se utilizó para un territorio todavía más amplio, que englobaría los antiguos territorios de Fahs al-Ballut y Turdulia pero también la Beturia Céltica, o lo que es lo mismo, toda la región natural comprendida entre Sierra Morena y el Río Guadiana. También hay varias teorías para su etimología: algunas afirman que guarda relación con el Río Betis, otras con los celtas bituriges de la Galia y la ciudad vascona de Bituris y otras que procede del euskera “bete-uria”, que significa lugar abundante o colina, quizás misma etimología que Vitoria, la capital de Álava. La raíz “bet-” está difundida por otros territorios celtas y algunos lo relacionan con “betu”, nombre galo de abedul, y otros con “bai”, río en vasco.

La teoría sobre el Río Betis nos parece desacertada porque la región que ocupaba el Valle del Guadalquivir recibía el nombre de Turdetania, no de Beturia. Además, si ya existía un nombre que hacía alusión claramente a este río y este valle, Beturia, ¿por qué los romanos crearon otro, Bética, para su provincia? La teoría sobre los bituriges es cuanto menos original, aunque las fechas podrían coincidir. Quizás nos inclinemos más por la etimología celta o vasca, ya que el idioma íbero, que se hablaba por todo el este peninsular, estaba emparentado con el vasco. Y también su significado (lugar abundante o colina) tendría sentido porque Sierra Morena es un territorio con muchas montañas y cerros, frondosos bosques y abundante en recursos forestales, ganaderos o mineros.

Pueblos prerromanos 1


Pero nuestra región de Beturia está conectada a una región biogeográfica y cultural todavía más amplia. Biogeográficamente adquiere el nombre de Provincia Luso-Extremadurense y culturalmente el de Extremadura. Pero analicemos estos nombres también:

La raíz “luso” procede de Lusitania, nombre primero de la región que habitaban los lusitanos, antiguo pueblo precelta o celta, que más tarde pasó a denominar una provincia romana en Hispania, con una mayor extensión, que también incluyó la Vetonia. Actualmente se utiliza como sinónimo de Portugal, aunque incluía partes de la actual Extremadura y excluía el Norte de Portugal, que estaba dentro de Gallaecia.

La Vetonia era la región habitada por los vetones, pueblo prerromano como los lusitanos. Se extendía desde el Duero hasta el Guadiana, limitando por el sur con Beturia. Abarcaba territorios de la actual Extremadura pero también de Salamanca, Ávila o Talavera.

600px-Vettones_cities_location_map-es.svg

Por otra parte, el nombre de Extremadura vendría muchos siglos después, en tiempos de la conquista cristiana de al-Ándalus. Sería un exónimo en toda regla, ya que fue así como bautizó el Reino de León al recién conquistado y asimilado Reino de Badajoz. Pero no fue un nombre singular, ya que sería el nombre utilizado para designar los últimos territorios más al sur conquistados por las coronas cristianas y así hubo Extremadura Leonesa, Extremadura Portuguesa, Extremadura Castellana y hasta Extremadura Aragonesa. Este hecho avalaría una de las teorías de su posible etimología, que “extremadura” significaba “extremo”.

extremaduras medievales


Sin embargo, región biogeográfica y región cultural pueden coincidir grosso modo, ya que la mayoría del territorio peninsular donde hay más dehesa se corresponde también con la región cultural extremeña, que trasciende los actuales límites administrativos de la comunidad autónoma del mismo nombre.

www.pinterest.com

Para definir a este espacio biogeográfico-cultural se ha acuñado el término “Dehesia”, con el sencillo significado de “País o Tierra de la Dehesa”. Con este término, no hay que recurrir a exónimos y no dejamos ninguna parte fuera, ya que hay zonas de rasgos extremeños que actualmente no se encuentran dentro de las fronteras de la comunidad autónoma llamada Extremadura y consideran a ésta como la “otredad”.

Pero también, podríamos utilizar incluso el término “Balutia” para referirnos no sólo estrictamente al Fahs al-Ballut o Llano de las Bellotas, sino a todo este territorio biogeográfico y cultural bien definido, ya que significa simplemente “País o Tierra de las Bellotas”.

Ambas son dos denominaciones descriptivas del ecosistema que influyó indudablemente en la historia y en la cultura de sus gentes. Y de esta manera, bajo estas denominaciones se pueden incluir las 2 grandes regiones primigenias hermanas: Vetonia y Beturia, ya que la región de Vetonia excluía la parte meridional de la actual Extremadura (a partir del Río Guadiana) y la actual comunidad autónoma de Extremadura excluye la parte meridional de Beturia.

¿Y a vosotras/os, qué denominación os gustaría más para definir todo el territorio biogeocultural sustentado por el ecosistema de la dehesa y por la cultura extremeña?

¿Y para englobar a las 2 regiones hermanas de Vetonia y Beturia?

¿Dehesia o Balutia?


Fuentes:

Lusitania: historia y etnología

Los vascones de las fuentes antiguas

Célticos y túrdulos

Celtiberia.net

Asociación Socio-Cultural Castilla

Wikipedia

La toponimia también nos une

Estándar
La toponimia también nos une

Hoy os traemos un artículo muy curioso sobre la toponimia común o similar de los pueblos y aldeas de las comarcas que forman este “sueño” llamado Balutia. Y es que en muchas ocasiones, las palabras gracias a su etimología o morfología, nos ayudan a atar cabos para seguir el rastro de la historia, de la cultura y en definitiva, de nuestras raíces que nos unen aunque estemos divididos administrativamente por separado entre 3 provincias y 3 comunidades autónomas diferentes en la actualidad.

Empezaremos el análisis con un municipio llamado Hinojosa del Duque (Los Pedroches), que comparte el topónimo con Hinojosas de Calatrava (Valle de Alcudia) y el apelativo “del Duque” con Villanueva del Duque (Los Pedroches) y con Herrera del Duque (La Siberia). El término “Hinojosa” o “Hinojosas” proviene de que en la zona abundaba el hinojo, una planta aromática. Por su parte, el apellido “del Duque” tiene su origen en Alonso Francisco de Zúñiga y Sotomayor, V Conde de Belalcázar y Vizconde de La Puebla de Alcocer, que al contraer nupcias con Teresa de Zúñiga y Manrique de Castro, que era III Duquesa de Béjar y Plasencia, II Marquesa de Ayamonte, II Marquesa de Gibraleón y IV Condesa de Bañares, adquirió el título de duque. Como Hinojosa del Duque y Herrera del Duque pertenecían al Señorío de la Tierra de Belalcázar, adquirieron ese apelativo por su gobernante, que lo había heredado gracias a que el rey Juan II de Castilla se lo había cedido a su abuelo Gutierre de Sotomayor, maestre de la Orden de Alcántara, en agradecimiento a su ayuda prestada en la primera Batalla de Olmedo contra los Infantes de Aragón. Por otra parte, no muy lejos, en la comarca extremeña de Tierra de Barros, también hay un municipio llamado Hinojosa del Valle. Además, parece que el topónimo “Hinojosa” se repite en muchas provincias de la Meseta (Guadalajara, Salamanca, Soria, Cuenca, Toledo, Segovia o incluso Teruel), por lo que deducimos que es un nombre muy recurrente en la toponimia castellana.

Castillo de Belalcázar 1

Castillo de Belalcázar (Los Pedroches), símbolo del poder de los Duques de Zúñiga y Sotomayor

Seguimos nuestro particular periplo toponímico con dos pueblos que son homónimos; Higuera de la Serena (La Serena) e Higuera de Llerena (Campiña Sur o Comarca de Llerena). El correspondiente apelativo es el que distingue a estas dos localidades e indica a qué comarca pertenecen sus términos municipales. Lógicamente, este topónimo proviene de higuera, un árbol que posee la particularidad de producir dos cosechas cada año: los higos y las brevas.

También existen dos pueblos con el nombre de Esparragosa; uno con el apelativo “de la Serena” y otro con el apelativo “de Lares”. Históricamente, ambas villas pertenecieron a la Real Dehesa de La Serena; sin embargo, actualmente a Esparragosa de la Serena se la incluye en la comarca de La Serena, mientras que a Esparragosa de Lares se la incluye en la comarca vecina de La Siberia, aunque se encuentra geográficamente entre ambas. Además, en la comarca del Valle del Guadiato existía una población llamada Esparragosa, hoy deshabitada, que se unió a la población de Los Prados, hoy también deshabitada, y a las poblaciones de Los Blázquez, Valsequillo y La Granjuela para formar el municipio de las Cinco Aldeas (1817-1842), ya que compartían el origen común de haber sido aldeas de Fuente Obejuna. Nuevamente nos encontramos con un topónimo relacionado con el reino vegetal, en este caso con los espárragos.

Hay un pueblo en la Comarca de Llerena o Campiña Sur de Badajoz, que se llama Trasierra, idéntico topónimo que el de de Santa María de Trassierra, aldea que aunque pertenece administrativamente a la ciudad de Córdoba, se emplaza en pleno Valle del Guadiato. La única diferencia entre ambos topónimos es la doble “s”, que es simplemente un resquicio de las grafías que coexistían en el castellano medieval, y el antroponímico de “Santa María de” precediendo al topónimo principal, aunque normalmente se la conoce también como Trassierra. Su etimología proviene de que ambas poblaciones están enclavadas en sendas sierras; Trasierra sobre la Sierra de San Bernardo y muy cerca de las primeras estribaciones de Sierra Morena, ya en Extremadura, y Trassierra sobre la misma Sierra Morena. Como curiosidad, cabe destacar que mientras Trasierra es un municipio con entidad propia, Trassierra es una aldea dependiente de Córdoba, a pesar de que ninguna de las dos traspasen los 800 habitantes e incluso la aldea tenga unos pocos más que el municipio. Otra curiosidad es que en Santa María de Trassierra (Valle del Guadiato), nació Beatriz Enríquez de Arana, amante de Cristóbal Colón y madre de su hijo bastardo Hernando Colón.

Trassierra 3

Santa María de Trassierra (Valle del Guadiato)

Siguiendo con aldeas, La Coronada es una aldea que pertenece a Fuente Obejuna (Valle del Guadiato) pero también hay un municipio de La Serena con el mismo nombre. Otra aldea de Fuente Obejuna, La Cardenchosa, también comparte idéntico nombre con una pedanía de Azuaga (Campiña Sur), encontrándose estas dos tan sólo a 30 minutos en coche. Además, Belmez (Valle del Guadiato) posee una aldea llamada El Entredicho, que comparte topónimo con un embalse y con uno de los complejos minero-metalúrgicos más importantes del Valle de Alcudia en el municipio de Almadenejos, y famoso por su gran producción de mercurio durante décadas. Junto a ese complejo, se encuentra la Fuente de Peñarroya, una histórica fuente del siglo XVIII, que es ahora utilizada como espacio de recreo para la población y cuyo nombre es idéntico al del municipio de Peñarroya en el Valle del Guadiato. Por otra parte, entre Belmez, Peñarroya-Pueblonuevo y Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), a la altura de la pedanía de El Porvenir de la Industria, se encuentra el Cerro Masatrigo, donde se ubicó la importante ciudad romana de Mellaria; por su parte, la conocida como “montaña mágica”, ubicada en medio de las aguas del Embalse de La Serena y próxima a Esparragosa de Lares (La Siberia), también recibe el nombre de Cerro Masatrigo.

Costa Dulce

Cerro Masatrigo, popularmente conocido como “la montaña mágica” (Embalse de La Serena, Esparragosa de Lares)

En cuanto a rasgos comunes en nombres de pueblos y aldeas de Balutia, tenemos la palabra “torre”, con alusiones a castillos, alcázares, fortalezas o iglesias, que podemos encontrarla explícitamente en nombres como Dos Torres o Torrecampo (Los Pedroches), Granja de Torrehermosa, Valencia de las Torres o Villagarcía de la Torre (Campiña Sur) o en alusiones como en el municipio de Belalcázar (Valle del Guadiato), Campanario, Capilla o Zarza Capilla (La Serena), Castilblanco (La Siberia); la palabra “fuente” como en Fuente la Lancha (Los Pedroches), Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), Fuencaliente (Valle de Alcudia), Fuenlabrada de los Montes (La Siberia) o Fuente del Arco (Campiña Sur); alusiones  a “granja” como en el caso de La Granjuela (Valle del Guadiato) o Granja de Torrehermosa (Campiña Sur); menciones al “ganado” como en Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), aunque en este caso no se sabe seguro si su origen está en oveja o en abeja, Obejo (Valle del Guadiato), Cabeza del Buey (La Serena); evocaciones al “campo” y a sus labores como en la Cañada del Gamo (Valle del Guadiato), Añora [ de noria] o Torrecampo (Los Pedroches), Cabezarados o Almodóvar del Campo (Valle de Alcudia), Campillo de Llerena (Campiña Sur); alusiones a la “orografía” como en El Guijo, El Viso, Fuente La Lancha o Pedroche (Los Pedroches), Cuenca, El Hoyo, La Raña [El Porvenir], Peñarroya, Trassierra o Valsequillo (Valle del Guadiato), Cabezarrubias del Puerto, Guadalmez, Puertollano, Solana del Pino o Valdemanco del Esteras (Valle de Alcudia), Monterrubio de la Serena, Peñalsordo o Valle de la Serena (La Serena), Fuenlabrada de los Montes, Helechosa de los Montes, Risco, Valdecaballeros o Villarta de los Montes (La Siberia), Guadalcanal [desde 1833 Sierra Norte de Sevilla], Trasierra, Valverde de Llerena (Campiña Sur); menciones al color de cabello “rubio” como en Cabezarrubias del Puerto (Valle de Alcudia), Monterrubio de la Serena (La Serena), Talarrubias (La Siberia), Los Rubios (Valle del Guadiato), Los Rubios (Campiña Sur); alusiones a otras especies “vegetales” abundantes en la zona como puede comprobarse en Doña Rama, El Alcornocal, Hinojosa del Duque (Los Pedroches), Alamillo, Hinojosas de Calatrava o Solana del Pino (Valle de Alcudia), Esparragosa de la Serena, Higuera de la Serena, La Haba o Zarza Capilla (La Serena), Esparragosa de Lares o Helechosa de los Montes (La Siberia), Higuera de Llerena, Peraleda del Zaucejo, Retamal de Llerena (Campiña Sur); “advocaciones marianas” como Santa Eufemia (Los Pedroches), San Lorenzo de Calatrava (Valle de Alcudia), Sancti-Spíritus (La Siberia) o numerosos pueblos que con sus denominaciones indican su “relativa reciente creación” o la “concesión del título de villa”, como Villaralto, Villanueva de Córdoba o Villanueva del Duque (Los Pedroches), Pueblonuevo del Terrible, Villaharta, Villanueva del Rey o Villaviciosa de Córdoba (Valle del Guadiato), Villamayor de Calatrava (Valle de Alcudia), Villanueva de la Serena (La Serena), Navalvillar de Pela, Puebla de Alcocer o Villarta de los Montes (La Siberia), Puebla del Maestre o Villagarcía de la Torre (Campiña Sur).

Hasta aquí mi arduo trabajo de investigación, documentación y elaboración de este nuevo artículo para demostrar que las palabras no están vacías y, a veces, pueden llevarnos al origen de nuestras raíces. Espero que os haya gustado a todos los que os sintáis betures y balutíes, ya que lo he hecho con todo el amor, dedicación, motivación y tiempo del mundo, como siempre.