Archivo de la etiqueta: Beturia Túrdula

Las regiones de Beturia y Granada comienzan a despertar del letargo

Estándar
Las regiones de Beturia y Granada comienzan a despertar del letargo

Beturia y el Reino de Granada están cansadas ya de ser siempre las últimas, de encontrarse a la cola de este Frankestein apodado Andalucía, con epicentro en Sevilla, que va devorando todo lo que está en sus dominios y arrinconando cada vez más a la periferia.

En los últimos meses, la histórica región del Reino de Granada se ha puesto en pie de guerra contra la supremacía sevillana. Parece que por fin ha despertado después de un largo letargo desde la creación del ente autonómico que aglutinaba a los antiguos reinos de Sevilla, Granada, Córdoba, Jaén y Algeciras. El detonante no ha sido otro que el anuncio de la Junta de su intención de fusionar los hospitales de la capital granadina, con el famoso médico Jesús Candel, más conocido como “Spiriman”, a la cabeza de esta movilización que se propagó también por Málaga y Huelva. A este hecho le siguió la reivindicación del AVE para Andalucía Oriental, que lleva mucho tiempo incomunicada del resto de España por la red ferroviaria, encabezada por plataformas como Granada en Marcha o Marea Amarilla.

Actualidad_169994131_20974637_1706x1280

Jesús Candel, “Spiriman”, el revolucionario médico granadino

Pero como no tenían bastante los granadinos con el tema de los hospitales y trenes, ahora el Colegio de Abogados de Sevilla ha instado al Consejo Superior del Poder Judicial y al Ministerio de Justicia a traspasar competencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que se encuentra en la Real Chancillería de Granada, a la capital hispalense. Esta propuesta está respaldada por los Colegios de Abogados de Cádiz, Huelva y Córdoba. Además, el Colegio de Abogados de Málaga lo ve con buenos ojos, ya que también reclama la creación de una sección penal para su ciudad.

Por parte de Granada, esta proposición se ve como un desmantelamiento de la capitalidad judicial de Andalucía que ostenta la ciudad y un nuevo abuso del centralismo sevillano mientras que para Sevilla y Málaga significaría una descentralización judicial y un equilibrio de fuerzas en el territorio de la comunidad autónoma. Ya que apelan a la descentralización judicial, también podrían apelar a la descentralización administrativa y comenzar a otorgar más poder a las diferentes zonas, no gestionando por ejemplo la Alhambra o Sierra Nevada desde Sevilla.

1200px-Real_chancilleria_exterior_Granada_Spain

Real Chancillería de Granada, actual sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía

Por nuestra parte, Beturia también se empieza a movilizar, y en especial Beturia Túrdula o Balutia, ya que se están creando diversas plataformas para reivindicar los Fondos Miner que deben a la comarca minera del Alto Guadiato y también para reclamar mejoras en peligrosas vías de comunicación, tales como la N-432 (futura autovía A-81) y la N-430 (futura autovía A-43).

Sin embargo, todavía queda muchísimo por hacer, ya que los betures y los balutíes somos un pueblo que llevamos hibernando muchos siglos, a merced de lo que quieran disponer los señores feudales, los caballeros de las órdenes militares o ahora los políticos autonómicos o provinciales. Hemos olvidado nuestro carácter guerrero celta (algunos historiadores sitúan en Beturia el origen de Viriato), visigodo (Reino de Ardabasto) y bereber (Emirato de Creta y República de Salé) y nos conformamos con ver pasar el tren; bueno…¿qué tren? si teníamos dos líneas de ferrocarril (Córdoba-Belmez-Almorchón y Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano) que vertebraban Balutia y ya sólo permanecen en nuestro recuerdo, sin ni siquiera luchar por exigirlas. Al menos los granadinos se están organizando y manifestando por sus trenes, al igual que asturianos, leoneses y extremeños con el Movimiento por el Tren de la Plata. Incluso Los Pedroches, después de estar al pie del cañón durante 25 años consiguieron su estación de AVE. Pero el Guadiato sigue plácidamente durmiendo en su valle encantado que pronto se convertirá en fantasmagórico si sigue sin luchar por nada.

600px-Forcano1948Córdoba_Peñarroya_Almorchón

Antiguas líneas ferroviarias de Balutia: Córdoba-Belmez-Almorchón y Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano

Y lo peor de todo es que, pese a sufrir la marginación constante en la periferia, la mayoría de los betures y balutíes y los granadinos, levantiscos o suresteños siguen bailando al ritmo de sevillanas, taconeando en la Feria de Abril, olvidando su verdadera historia y cultura, sin defender su identidad propia, absorbidos por ese embrujo tan atrayente que ejerce la metrópoli del Valle del Guadalquivir.


Fuentes:

ABCdeSevilla

Blog Hoy Salgo en Moto

Wikipedia

El Español

Balutia: un nuevo nombre para una ancestral y marginada tierra

Estándar
Balutia: un nuevo nombre para una ancestral y marginada tierra

Tras un largo e intenso caluroso verano, en el que no hemos podido publicar por motivos personales y laborales, volvemos con el primer artículo sobre Balutia que hemos conseguido que aparezca en una publicación impresa, en este caso, en el Libro de Feria de Belmez 2016. Se trata de un resumen en el que hacemos un repaso cronológico por la historia de nuestra región además de exponer los argumentos que sustentan nuestras ideas y concepto.

Agradecemos al Ayuntamiento de Belmez que nos haya dejado aportar nuestro granito de arena en esta publicación que llega a la mayor parte de la población aunque no hayan publicado el autor de tal artículo pero como nosotros no nos dejamos llevar por el ego personal, que es lo que acaba pudriendo casi todos los proyectos humanistas y culturales asociativos, estamos contentos y celebramos la difusión de nuestro argumentario y de este incipiente regionalismo balutí y betur.

balutia-libro-feria-1balutia-libro-feria-2


Fuente: artículo publicado por Fran Gallardo en el Libro de Feria de Belmez 2016 con imágenes de COVAP (Cooperativa Ganadera del Valle de Los Pedroches) y del libro Proyecto de una nueva división territorial de España de Lucas Mallada.

Las 9 maravillas de Balutia: yacimientos arqueológicos

Estándar

Inauguramos este bloque temático titulado “Las maravillas de Balutia”, en este caso, con los yacimientos arqueológicos más importantes de nuestra zona, algunos magníficamente conservados pero desgraciadamente muy poco conocidos, una consecuencia más de la marginación que sufre nuestra tierra desde hace décadas. A continuación, os presentamos las 9 maravillas de la Antigüedad que posee nuestro rico patrimonio histórico.

CANCHO ROANO (Zalamea de la Serena, LA SERENA)

Se trata de un santuario o templo que data del siglo VI a.C., aunque fue ampliado y modificado en siglos posteriores. Se cree que perteneció a la civilización de Tartessos aunque hay fases de la excavación que pertenecen a épocas en las que supuestamente esta civilización ya habría desaparecido, por lo que para algunos, más que un yacimiento tartesio, es un yacimiento túrdulo, pueblo que heredó esa cultura en la Beturia. Aún así, está considerado como el yacimiento tartésico mejor conservado de toda la Península Ibérica. Cuenta con las figuras de Bien de Interés Cultural (B.I.C.) y de Patrimonio Nacional.

CANCHO ROANO

REGINA TURDULORUM (Casas de Reina, CAMPIÑA SUR o COMARCA DE LLERENA)

Se trata de los restos de una antigua ciudad romana de la que actualmente quedan el teatro y el foro. El teatro fue construido en el siglo I d.C., tenía capacidad para acoger hasta 1.000 personas, estuvo en funcionamiento hasta el siglo IV d.C. y se cree que fue uno de los más importantes de toda la Península Ibérica. Por su parte, el foro conserva los cimientos de algunas casas, edificios públicos, pórticos, restos de vías romanas y un templo porticado con una sala de culto al emperador. También ha quedado al descubierto la gran red de cloacas de la ciudad. Como su propio nombre indica, la ciudad estuvo poblada por los colonos romanos y por los indígenas túrdulos de la Beturia durante la etapa de la romanización de Hispania.

REGINA TURDULORUM

SISAPO (La Bienvenida, Almodóvar del Campo, VALLE DE ALCUDIA)

Se cree que esta ciudad fue fundada a finales del siglo VIII a.C. o principios del VII a.C. por los tartesios, cuyos herederos en la Beturia serían los túrdulos. Más tarde, entre los siglos I-II a.C. los romanos ocuparon la zona atraídos por la gran riqueza mineral cuya explotación fue muy importante en todo el mundo conocido hasta entonces. Los restos más importantes que podemos ver son la casa de las columnas rojas, el anfiteatro del Hoyo Santo y la muralla así como una necrópolis visigoda, ya que el Reino de Ardabasto tuvo lugar en Balutia. Hay una hipótesis que formula que existieron dos ciudades con el nombre de Sisapo: Sisapo Vetus, que sería La Bienvenida, y Sisapo Nova, que sería Almadén.

SISAPO

FORNACIS (Ribera del Fresno, TIERRA DE BARROS)

Fornacis, u Hornachuelos, fue uno de los oppida que surgieron en la Beturia tras la romanización. Los oppida no eran otra cosa que ciudades fortificadas por los romanos en las que convivían estos colonos con la población indígena túrdula o céltica. Data de los siglos I-II d.C. Se conservan algunas construcciones de la necrópolis, algunas calles con los cimientos de algunas viviendas, donde se pueden ver incluso la cocina, restos de la muralla y del foso defensivo y un enorme aljibe. Fue construida para dominar el Valle del Matachel (frontera natural de la Beturia Túrdula) y por su riqueza mineral. Aunque la comarca de Tierra de Barros en su conjunto no estuvo dentro de los límites de Beturia, Ribera del Fresno y Hornachos sí.

FORNACIS

HIJOVEJO (Quintana de la Serena, LA SERENA)

Este yacimiento alberga uno de los recintos fortificados más grandes y mejor conservados de toda la Península. Es una torre que data de los siglos I-II a.C., construida en plena romanización. Está formada por una planta irregular con dos habitaciones y un patio. Claramente tuvo unas funciones militares. En el exterior, podemos encontrar una construcción de gran tamaño en forma de rampa, de la que se desconoce todavía su función. Con el tiempo, a la estructura original de la torre, se le adosó una explotación agrícola romana.

HIJOVEJO

MAJADAIGLESIA/SOLIA (El Guijo, LOS PEDROCHES)

En este yacimiento destacan los restos pertenecientes a una infraestructura hidráulica de época romana con cisternas, conducciones subterráneas y pozos principalmente. También se han encontrado cerámicas celtíberas, prueba de la influencia celta a lo largo de toda la Beturia. Las líneas de investigación actuales identifican el yacimiento de Majadaiglesia con la antigua ciudad romana de Solia, que por extensión daba nombre a toda la zona (Soliense). En este lugar había una iglesia paleocristiana, por lo que se cree que fue un asentamiento visigodo importante por su carácter religioso (Reino de Ardabasto). Durante la época musulmana, fue menos relevante, al igual que pasó en Sisapo.

MAJADAIGLESIA

LACIMURGA (Navalvillar de Pela y Puebla de Alcocer, LA SIBERIA)

Es una antigua ciudad romana que data de los siglos I-II a.C. aunque fue construida sobre un oppidum o castro prerromano, del que se rescataron joyas orientalizantes de los siglos V-VI a.C. Entre sus vestigios, podemos encontrar un monumental edificio público, ruinas de viviendas y edificios de almacenaje, un edificio de termas públicas, un gran depósito de agua y muros de mampostería que podrían indicar el sistema defensivo de los antiguos pobladores betures. Hay muchos autores que no se ponen de acuerdo y mientras unos creen que pertenecía a la Beturia, otros creen que formaba parte de Lusitania pero lo que sí está claro es que estaba situada en un lugar estratégico del Guadiana, ya que hacía de línea divisoria entre dos regiones y controlaba las comunicaciones entre ellas.

LACIMURGA

MIROBRIGA TURDULORUM (Capilla, LA SERENA)

Es un asentamiento romano que data de los siglos I-II a.C., probablemente de la época del fin de las guerras contra lusitanos, celtiberos y cántabros, en la que los romanos comenzaron a construir ciudades y reorganizar el territorio para demostrar su poderío en la Península Ibérica. Posee una posición estratégica, ya que se encuentra en el paso natural que lleva hasta la zona minera de Sisapo Nova (Almadén) que conectaba Mérida con Zaragoza. Anteriormente, como su nombre indica, estuvo poblada por túrdulos. Se conservan parte de los muros de algunas viviendas además de descubrirse lápidas y pedestales con inscripciones y figuras mitológicas o realistas. La mayor parte del material encontrado se ha perdido, ya que fue empleado en la construcción del convento templario de la Encarnación, hoy sumergido bajo el embalse. Desgraciadamente, este yacimiento carece de protección y se encuentra en un gran estado de abandono.

MIROBRIGA TURDULORUM

KABBAL (Capilla, LA SERENA)

Se trata de la ciudad musulmana perteneciente a la cora de Fahs al-Ballut que quedaría deshabitada y sepultada tras la conquista cristiana de Fernando III. Es el yacimiento de toda la lista que más recientemente se ha descubierto y hasta el momento, se han desenterrado una calle y dos antiguas viviendas, una de ellas con escaleras, con sendos hogares donde cocinaban y se calentaban. Por otra parte, en el castillo de origen árabe se han encontrado suelos bajomedievales y un sótano. También se han encontrado restos cerámicos y utensilios domésticos. Todavía queda mucho por excavar y estudiar.

KABBAL

Balutíes por el mundo (II): la República de Salé

Estándar
Balutíes por el mundo (II): la República de Salé

Para celebrar estas fiestas y poco antes de finalizar el año, volvemos con una nueva entrada dedicada a la historia de los antiguos habitantes del territorio que bautizamos como Balutia, y en definitiva, dedicada a nuestra historia, a la historia de nuestros antepasados, historia olvidada o ignorada en la mayor parte de los casos.

Para poneros en situación, nos remontaremos al año 1610, en el que el rey de España, Felipe III, ordena la expulsión de todos los moriscos de la Corona de Castilla por Real Decreto; éste no era un hecho aislado, ya que también iba acompañado de la expulsión de todos los moriscos en la Corona de Aragón. En esa época, se llegaron a desterrar de su país a 300.000 personas aproximadamente, gentes que llevaban viviendo en España generación tras generación al menos durante 9 siglos y eran tan españoles como los castellanos, aragoneses y navarros o como los sefardíes, que también serían expulsados anteriormente en 1492 por los Reyes Católicos. Por otra parte, la expulsión de los moriscos venía precedida por numerosos intentos de conversiones forzosas o exilios y de aculturación propiciada por la Monarquía Hispánica, con sus consiguientes rebeliones, guerras y deportaciones hasta que finalmente llegaron los decretos de expulsión de España.

Embarco_moriscos_en_el_Grao_de_valencia

Embarco de moriscos en Valencia tras su expulsión

La mayoría de esos moriscos expulsados, se exiliaron en la Berbería y en el Imperio Otomano aunque algunos lograron arribar a América durante la colonización, según las crónicas de la época, aunque lo tenían terminantemente prohibido también. Así fue como Argel, Orán, Tetuán, Fez, Tánger, Tlemecén, Xauen, Túnez, Salónica, Estambul, El Cairo o el Líbano, entre otros, fueron creciendo en población e integrando a la vez la cultura morisca en sus cimientos.

Moriscos_Port_d'Orán._Vicente_Mestre

Desembarco de moriscos en Orán (Argelia)

Pues bien, de esos 300.000 moriscos expulsados de toda España, nos centraremos en los 3.000 que fueron expulsados de Hornachos, localidad extremeña situada actualmente en la comarca de Tierra de Barros. Aunque Hornachos no formó parte de la cora de Fahs al-Ballut durante la época islámica, ya que pertenecía a la cora de Mérida, sí que formó parte de la Beturia Túrdula bajo el nombre de Fornacis; por ese motivo, tratamos el tema.

imag_1101_sierra_hornachos_02_mapa

Ubicación de Hornachos en la comarca de Tierra de Barros, en la Baja Extremadura

arqueo 057

Fornacis, Hornachos en la Beturia Túrdula

Hornachos_in_Spain_01

Panorámica de Hornachos frente a su Sierra Grande

Los hornacheros, que habían embarcado en el puerto de Sevilla, se instalaron primeramente en la ciudad mediterránea de Tetuán, lo que fue aprovechado por Muley Zaidán para reclutarlos para la lucha por el poder contra su hermano Muley Xeque, ambos hijos del sultán Ahmad al-Mansur de Marruecos, que había fallecido en 1602. Aunque Muley Zaidán fue el vencedor, ninguneó a los moriscos que le habían ayudado a ganar la batalla haciendo que éstos maldijeran la Berbería y desertaran para finalmente establecerse en la desembocadura del río Bu Regreg, en la costa atlántica. Al llegar a esta desembocadura, se asentaron en el margen izquierdo del río, en la ciudad apodada como Salé la Nueva (actual Rabat, capital de Marruecos), ya que en la orilla de enfrente se situaba la ciudad de Salé, que aunque poblada también por moriscos, se trataba de andalusíes exiliados mucho tiempo atrás, por lo que rechazaron a los hornacheros recién llegados, que se distinguían de sus congéneres por los siglos de más de aculturación cristiana en la Península Ibérica que quedaba patente en aspectos como la vestimenta, la lengua castellana, nombres y apellidos o su islamización puesta en tela de juicio, llegando incluso a ser apodados como “los cristianos de Castilla”.

RBR-1627-1668

Ubicación de las ciudades de Salé y Salé la Nueva (Rabat) en la costa atlántica de Marruecos

Las ciudades de Rabat y Salé eran utilizadas por el sultán marroquí como base de los corsarios o piratas para que atacaran la flota europea y cometieran incursiones en los países cristianos desde el tiempo de las Cruzadas y, sobre todo, a partir de la toma de Constantinopla (1453) por los turcos otomanos. Entre estos corsarios, se encontraban principalmente berberiscos y turcos otomanos pero también europeos renegados, sobre todo holandeses, ingleses y franceses. Sin embargo, los moriscos hornacheros fueron los que ejercieron mayor influencia y poder en estas ciudades costeras y en 1626, aprovechando la debilidad del sultanato marroquí y con el beneplácito del caid (gobernador), Sidi al-Ayachi (de etnia morabita), declararon la independencia de la República de Salé. Esta república corsaria atrajo a numerosos refugiados moriscos de la Península Ibérica, andalusíes de otras partes de Marruecos y de la Berbería, más renegados europeos, sefardíes pero también comerciantes cristianos. Se hicieron famosas sus incursiones en Ceuta y en las costas del Reino de Sevilla y del Reino de Granada, que pertenecían a la Corona de Castilla y, por ende, a la Monarquía Hispánica. Llegarían incluso a sitios tan lejanos como Islandia.

Bowles's_Naval_Flags_Salé

Diferentes banderas de la República de Salé

République_du_Bouregreg,_Republic_of_Bouregreg,_1627-1668

Mapa de la República de Salé (1627-1668)

La república estaba en todo su apogeo económico cuando se desataron las luchas internas por el poder entre los moriscos hornacheros y los antiguos andalusíes que llevaban allí mucho más tiempo. Finalmente, se resolvió todo con un acuerdo en el que se dividirían equitativamente los 16 puestos del gobierno, el beneficio de las mercancías y esclavos y los derechos de aduanas. Mientras todo esto se aclaraba, los hornacheros por su parte le propusieron un tratado de entrega de la República de Salé a la Monarquía Hispánica de Felipe IV en 1631 a cambio de algunas condiciones, entre las que se encontraban poder volver a su tierra de origen, Hornachos, algo que jamás conseguirían, ya que el acuerdo se interrumpió por nuevas luchas internas acaecidas en 1636, en las que intervendría el Reino de Inglaterra apoyando a los indígenas morabitos y en contra de los moriscos hornacheros. A partir de 1640, la república cayó en manos de los berberiscos del Valle del Muluya hasta que en 1668, fue reintegrada en el Sultanato de Marruecos, bajo la recién llegada dinastía alauí, procedente del Reino de Hedjaz (en la actual Arabia Saudí), que actualmente sigue gobernando el país. Sin embargo, mantendría su actividad corsaria hasta 1829.

Palace_gate

Puerta de la Casba (alcazaba o fortaleza) de los Udayas, centro de poder de los hornacheros

Kasbah_des_Oudaias_1

Ciudadela de la República de Salé

CON NOMBRE PROPIO

A la República de Salé también se la conoce como República de Rabat-Salé, República del Bu Regreg o República de las Dos Orillas.

Los cuatros moriscos hornacheros firmantes del tratado para entregar la República de Salé a la Monarquía Hispánica fueron Mahamet ben Abdelkader, gobernador de la Casba (alcazaba), el caid (gobernador) Bexer Brahin de Bargas y los escribanos Mumamet Blanco y Musa Santiago.

Entre los piratas moriscos más célebres encontramos a Alonso de Aguilar “El Joraique”, Mami Arráez o Manuel de Guadiana.

También se tiene constancia de moriscos llegados a América durante la colonización como Alvaro González de Hornachos o María Ruiz de Albolote además de esclavos moriscos granadinos llevados por sus dueños.

Muchos de los habitantes de la Berbería (Marruecos, Argelia y Túnez) todavía conservan antropónimos que dejan patente su origen morisco: Carrasco, Palomino, Blanco, Pérez, Rodríguez, Medina, Toledano, Almodóvar, Piro (Pero o Pedro), Balafrej (Palafox), Bargash (Vargas), Mulina (Molina), Baes (Páez o Báez), Sordo, Moreno, Chiquito, Conde, Luis, Méndez, Morisco, Palau, etc.

 

La toponimia también nos une

Estándar
La toponimia también nos une

Hoy os traemos un artículo muy curioso sobre la toponimia común o similar de los pueblos y aldeas de las comarcas que forman este “sueño” llamado Balutia. Y es que en muchas ocasiones, las palabras gracias a su etimología o morfología, nos ayudan a atar cabos para seguir el rastro de la historia, de la cultura y en definitiva, de nuestras raíces que nos unen aunque estemos divididos administrativamente por separado entre 3 provincias y 3 comunidades autónomas diferentes en la actualidad.

Empezaremos el análisis con un municipio llamado Hinojosa del Duque (Los Pedroches), que comparte el topónimo con Hinojosas de Calatrava (Valle de Alcudia) y el apelativo “del Duque” con Villanueva del Duque (Los Pedroches) y con Herrera del Duque (La Siberia). El término “Hinojosa” o “Hinojosas” proviene de que en la zona abundaba el hinojo, una planta aromática. Por su parte, el apellido “del Duque” tiene su origen en Alonso Francisco de Zúñiga y Sotomayor, V Conde de Belalcázar y Vizconde de La Puebla de Alcocer, que al contraer nupcias con Teresa de Zúñiga y Manrique de Castro, que era III Duquesa de Béjar y Plasencia, II Marquesa de Ayamonte, II Marquesa de Gibraleón y IV Condesa de Bañares, adquirió el título de duque. Como Hinojosa del Duque y Herrera del Duque pertenecían al Señorío de la Tierra de Belalcázar, adquirieron ese apelativo por su gobernante, que lo había heredado gracias a que el rey Juan II de Castilla se lo había cedido a su abuelo Gutierre de Sotomayor, maestre de la Orden de Alcántara, en agradecimiento a su ayuda prestada en la primera Batalla de Olmedo contra los Infantes de Aragón. Por otra parte, no muy lejos, en la comarca extremeña de Tierra de Barros, también hay un municipio llamado Hinojosa del Valle. Además, parece que el topónimo “Hinojosa” se repite en muchas provincias de la Meseta (Guadalajara, Salamanca, Soria, Cuenca, Toledo, Segovia o incluso Teruel), por lo que deducimos que es un nombre muy recurrente en la toponimia castellana.

Castillo de Belalcázar 1

Castillo de Belalcázar (Los Pedroches), símbolo del poder de los Duques de Zúñiga y Sotomayor

Seguimos nuestro particular periplo toponímico con dos pueblos que son homónimos; Higuera de la Serena (La Serena) e Higuera de Llerena (Campiña Sur o Comarca de Llerena). El correspondiente apelativo es el que distingue a estas dos localidades e indica a qué comarca pertenecen sus términos municipales. Lógicamente, este topónimo proviene de higuera, un árbol que posee la particularidad de producir dos cosechas cada año: los higos y las brevas.

También existen dos pueblos con el nombre de Esparragosa; uno con el apelativo “de la Serena” y otro con el apelativo “de Lares”. Históricamente, ambas villas pertenecieron a la Real Dehesa de La Serena; sin embargo, actualmente a Esparragosa de la Serena se la incluye en la comarca de La Serena, mientras que a Esparragosa de Lares se la incluye en la comarca vecina de La Siberia, aunque se encuentra geográficamente entre ambas. Además, en la comarca del Valle del Guadiato existía una población llamada Esparragosa, hoy deshabitada, que se unió a la población de Los Prados, hoy también deshabitada, y a las poblaciones de Los Blázquez, Valsequillo y La Granjuela para formar el municipio de las Cinco Aldeas (1817-1842), ya que compartían el origen común de haber sido aldeas de Fuente Obejuna. Nuevamente nos encontramos con un topónimo relacionado con el reino vegetal, en este caso con los espárragos.

Hay un pueblo en la Comarca de Llerena o Campiña Sur de Badajoz, que se llama Trasierra, idéntico topónimo que el de de Santa María de Trassierra, aldea que aunque pertenece administrativamente a la ciudad de Córdoba, se emplaza en pleno Valle del Guadiato. La única diferencia entre ambos topónimos es la doble “s”, que es simplemente un resquicio de las grafías que coexistían en el castellano medieval, y el antroponímico de “Santa María de” precediendo al topónimo principal, aunque normalmente se la conoce también como Trassierra. Su etimología proviene de que ambas poblaciones están enclavadas en sendas sierras; Trasierra sobre la Sierra de San Bernardo y muy cerca de las primeras estribaciones de Sierra Morena, ya en Extremadura, y Trassierra sobre la misma Sierra Morena. Como curiosidad, cabe destacar que mientras Trasierra es un municipio con entidad propia, Trassierra es una aldea dependiente de Córdoba, a pesar de que ninguna de las dos traspasen los 800 habitantes e incluso la aldea tenga unos pocos más que el municipio. Otra curiosidad es que en Santa María de Trassierra (Valle del Guadiato), nació Beatriz Enríquez de Arana, amante de Cristóbal Colón y madre de su hijo bastardo Hernando Colón.

Trassierra 3

Santa María de Trassierra (Valle del Guadiato)

Siguiendo con aldeas, La Coronada es una aldea que pertenece a Fuente Obejuna (Valle del Guadiato) pero también hay un municipio de La Serena con el mismo nombre. Otra aldea de Fuente Obejuna, La Cardenchosa, también comparte idéntico nombre con una pedanía de Azuaga (Campiña Sur), encontrándose estas dos tan sólo a 30 minutos en coche. Además, Belmez (Valle del Guadiato) posee una aldea llamada El Entredicho, que comparte topónimo con un embalse y con uno de los complejos minero-metalúrgicos más importantes del Valle de Alcudia en el municipio de Almadenejos, y famoso por su gran producción de mercurio durante décadas. Junto a ese complejo, se encuentra la Fuente de Peñarroya, una histórica fuente del siglo XVIII, que es ahora utilizada como espacio de recreo para la población y cuyo nombre es idéntico al del municipio de Peñarroya en el Valle del Guadiato. Por otra parte, entre Belmez, Peñarroya-Pueblonuevo y Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), a la altura de la pedanía de El Porvenir de la Industria, se encuentra el Cerro Masatrigo, donde se ubicó la importante ciudad romana de Mellaria; por su parte, la conocida como “montaña mágica”, ubicada en medio de las aguas del Embalse de La Serena y próxima a Esparragosa de Lares (La Siberia), también recibe el nombre de Cerro Masatrigo.

Costa Dulce

Cerro Masatrigo, popularmente conocido como “la montaña mágica” (Embalse de La Serena, Esparragosa de Lares)

En cuanto a rasgos comunes en nombres de pueblos y aldeas de Balutia, tenemos la palabra “torre”, con alusiones a castillos, alcázares, fortalezas o iglesias, que podemos encontrarla explícitamente en nombres como Dos Torres o Torrecampo (Los Pedroches), Granja de Torrehermosa, Valencia de las Torres o Villagarcía de la Torre (Campiña Sur) o en alusiones como en el municipio de Belalcázar (Valle del Guadiato), Campanario, Capilla o Zarza Capilla (La Serena), Castilblanco (La Siberia); la palabra “fuente” como en Fuente la Lancha (Los Pedroches), Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), Fuencaliente (Valle de Alcudia), Fuenlabrada de los Montes (La Siberia) o Fuente del Arco (Campiña Sur); alusiones  a “granja” como en el caso de La Granjuela (Valle del Guadiato) o Granja de Torrehermosa (Campiña Sur); menciones al “ganado” como en Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), aunque en este caso no se sabe seguro si su origen está en oveja o en abeja, Obejo (Valle del Guadiato), Cabeza del Buey (La Serena); evocaciones al “campo” y a sus labores como en la Cañada del Gamo (Valle del Guadiato), Añora [ de noria] o Torrecampo (Los Pedroches), Cabezarados o Almodóvar del Campo (Valle de Alcudia), Campillo de Llerena (Campiña Sur); alusiones a la “orografía” como en El Guijo, El Viso, Fuente La Lancha o Pedroche (Los Pedroches), Cuenca, El Hoyo, La Raña [El Porvenir], Peñarroya, Trassierra o Valsequillo (Valle del Guadiato), Cabezarrubias del Puerto, Guadalmez, Puertollano, Solana del Pino o Valdemanco del Esteras (Valle de Alcudia), Monterrubio de la Serena, Peñalsordo o Valle de la Serena (La Serena), Fuenlabrada de los Montes, Helechosa de los Montes, Risco, Valdecaballeros o Villarta de los Montes (La Siberia), Guadalcanal [desde 1833 Sierra Norte de Sevilla], Trasierra, Valverde de Llerena (Campiña Sur); menciones al color de cabello “rubio” como en Cabezarrubias del Puerto (Valle de Alcudia), Monterrubio de la Serena (La Serena), Talarrubias (La Siberia), Los Rubios (Valle del Guadiato), Los Rubios (Campiña Sur); alusiones a otras especies “vegetales” abundantes en la zona como puede comprobarse en Doña Rama, El Alcornocal, Hinojosa del Duque (Los Pedroches), Alamillo, Hinojosas de Calatrava o Solana del Pino (Valle de Alcudia), Esparragosa de la Serena, Higuera de la Serena, La Haba o Zarza Capilla (La Serena), Esparragosa de Lares o Helechosa de los Montes (La Siberia), Higuera de Llerena, Peraleda del Zaucejo, Retamal de Llerena (Campiña Sur); “advocaciones marianas” como Santa Eufemia (Los Pedroches), San Lorenzo de Calatrava (Valle de Alcudia), Sancti-Spíritus (La Siberia) o numerosos pueblos que con sus denominaciones indican su “relativa reciente creación” o la “concesión del título de villa”, como Villaralto, Villanueva de Córdoba o Villanueva del Duque (Los Pedroches), Pueblonuevo del Terrible, Villaharta, Villanueva del Rey o Villaviciosa de Córdoba (Valle del Guadiato), Villamayor de Calatrava (Valle de Alcudia), Villanueva de la Serena (La Serena), Navalvillar de Pela, Puebla de Alcocer o Villarta de los Montes (La Siberia), Puebla del Maestre o Villagarcía de la Torre (Campiña Sur).

Hasta aquí mi arduo trabajo de investigación, documentación y elaboración de este nuevo artículo para demostrar que las palabras no están vacías y, a veces, pueden llevarnos al origen de nuestras raíces. Espero que os haya gustado a todos los que os sintáis betures y balutíes, ya que lo he hecho con todo el amor, dedicación, motivación y tiempo del mundo, como siempre.

Diasistema asturleonés

Estándar
Diasistema asturleonés

En esta ocasión, vamos a hablaros de lingüística, concretamente de dialectología, centrándonos en el diasistema asturleonés, pero comencemos por el principio.

Aunque la RAE todavía no recoja el término “diasistema”, quizás por ser un tecnicismo de la lingüística, podemos definirlo como “un conjunto más o menos complejo de dialectos, niveles y estilos de lenguaje”, según E. Coseriu en su obra “Lecciones de lingüística general”. Un diasistema no constituye un sistema lingüístico, sino varios sistemas relacionados entre sí que no forman una lengua unitaria, sino variable y en constante evolución. Por eso, un diasistema no es sinónimo de un idioma estándar, ya que éstos son formas artificiales creadas para unificar los rasgos orales y escritos para su enseñanza oficial.

Hay cinco tipos de parámetros para clasificar los dialectos:

  1. Diatópico o geolecto: según la ubicación geográfica
  2. Diafásico o contextual: según el contexto
  3. Diastrático o sociolecto: según el estrato social
  4. Diasexual: según el sexo
  5. Diageneracional: según la edad o la generación

Dicho esto, se puede decir que en la Península Ibérica existen 7 diasistemas principales:

  1. Diasistema gallego-portugués
  2. Diasistema astur-leonés
  3. Diasistema castellano
  4. Diasistema vasco
  5. Diasistema aragonés
  6. Diasistema catalán
  7. Diasistema occitano

Evolución lingüísticaEn Balutia, en la antigua Beturia, en el antiguo Fahs al-Ballut, formamos parte del diasistema lingüístico asturleonés. No hablamos andaluz, ya que ni siquiera existe porque las variedades dialectales de la actual comunidad autónoma de Andalucía no poseen ni un solo rasgo en común para que pueda ser considerado un dialecto diferenciado de otros pero lejos de desmitificar nuevamente la existencia del dialecto andaluz, que ya lo hicimos en otras entradas como https://regionbalutia.wordpress.com/2014/11/14/hablamos-castellano-meridional/, nos centraremos en nuestra base dialectal cuyo origen está en el tronco asturleonés a través del extremeño.

El diasistema asturleonés se compone de tres variedades principales muy parecidas entre sí, formando un continuum dialectal, que son el asturiano o bable, el leonés y el mirandés. Sin embargo, hay otras variedades que causan debate entre si considerarlas lenguas propias separadas del asturleonés, variedades del asturleonés de transición o variedades de otro diasistema con el que limitan; éstas son el eonaviego o gallegoasturiano, el cántabro o montañés, el extremeño o altoextremeño, la fala o jalimés y el barranqueño.

Asturleonés

Lenguas del tronco asturleonés: asturiano o bable, leonés, mirandés, cántabro o montañés y extremeño o altoextremeño

La antigua Beturia se enmarca dentro del diasistema lingüístico asturleonés, dentro del dialecto extremeño y se distinguen dos variedades habladas en nuestra región; el bajoextremeño en la Sierra de Aracena (la mal llamada Sierra de Huelva actualmente) y el Andévalo y el extremeño oriental en el Valle del Guadiato y Los Pedroches (la mal llamada Sierra de Córdoba en los últimos tiempos), mientras que la Sierra de Constantina (la mal llamada Sierra Norte de Sevilla actualmente) es la que delimita estas dos áreas dialectales, donde el influjo extremeño es menor y prácticamente se restringe al municipio de Guadalcanal.

Diasistema asturleonés

Diasistema lingüístico asturleonés con todas sus lenguas y dialectos. Nótese que faltan algunas zonas de gran influencia extremeña como son el Valle de Alcudia o las Tierras de Talavera

Dentro de toda esta complejidad de lenguas y dialectos, hay que aclarar que no estamos diciendo que en Balutia se hable una lengua propia, sino que estamos defendiendo que hablamos extremeño oriental, un dialecto que nos une culturalmente con las comarcas del sureste de Extremadura y nos aleja del seseo y el ceceo tan propios y característicos de la Baja Andalucía y de algunas partes de la Alta Andalucía.

Fuentes:

E. Coseriu: ‘Lecciones de lingüística general,’ Madrid, Gredos, 1981, p. 306

Rodríguez Iglesias, Í. (2013): “Generalización diastrática y restricción diafásica en variación diatópica”, en A. Cabedo Nebot et al. (eds.), Estudios de lingüística: investigación, propuestas y aplicaciones, Valencia: Universitat de València. ISBN: 84-695-7663-1

Xavier Frías Conde, profesor de Dialectología sincrónica y geografía lingüística del español: ttp://uned.academia.edu/xavierfrias

Organización PROEL (Promotora Española de Lingüística): http://www.proel.org/index.php?pagina=presentacion

El Reino Visigodo de Ardabasto

Estándar

Hoy queremos hablaros de un acontecimiento histórico poco conocido que tuvo lugar durante la época musulmana de la Península Ibérica, que se dio como una especie de transición entre la España visigoda y la España islamizada.

Durante la primera etapa de la conquista del Reino Visigodo de Toledo por los musulmanes, estos le concedieron cierto grado de autonomía a cinco reductos visigodos de la península, a cambio de lealtad al nuevo poder. Estos pequeños territorios se convertirían en el último bastión visigodo tras haber sido los gobernantes de la Península Ibérica durante tres siglos aproximadamente. Serían los reinos de Todmir, Olmundo, Ardabasto, Ajuan y Aquila.

El Reino de Todmir sería el embrión del posterior Reino de Murcia, ocupando partes de las actuales provincias de Murcia, Albacete, Alicante y Almería. El Reino de Olmundo se situaría en la Sierra de Aracena y en la Sierra de Constantina, al norte de las provincias de Huelva y Sevilla y se correspondería con la antigua Beturia Céltica o con la cora de Firrish. El Reino de Ardabasto tendría su lugar en la antigua Fahs al-Ballut o Beturia Túrdula. El Reino de Ajuan se emplazaría en el norte de Portugal. El Reino de Aquila se ubicaría en la antigua cora de Harkal-Suli, alrededor de la ciudad de Huesca.

Fahs al-Ballut 2Una vez hecho este preámbulo para poneros en situación, nos centraremos en el Reino de Ardabasto, pues es el que se situó en la Beturia Túrdula y Fahs al-Ballut, lo que llamamos actualmente Balutia.

Cuentan las crónicas que Ardabasto era hijo de Witiza, rey de los visigodos hasta el año 710 o 711, aunque algunos historiadores lo consideran su hermano. Según una crónica del siglo X de Abu Bakr Ibn Umar Ibn Al-Qutiyya, que se proclamaba su descendiente, Witiza tuvo tres hijos: Olmundo, Ardabasto (o Artobás) y Rómulo. Según el Cronicón de Alfonso III, Ardabasto procedía del Imperio Bizantino pero era un godo helenizado que había vivido durante mucho tiempo en Constantinopla hasta que se exilió en Hispania por conflictos con el emperador. Otros le atribuyen origen armenio, pues en esas fechas estaban siendo expulsados muchos rebeldes armenios del Imperio Bizantino. El rey visigodo Chindasvinto lo acogió en su corte debido a su gran cultura y a su admiración por el esplendor bizantino, emparentándolo con una de sus familiares, de cuyo fruto nació el rey Ervigio.

Dicen que el Reino de Ardabasto poseía un gran patrimonio además de una excelente reputación entre sus súbditos que causaba envidia al príncipe omeya Abderramán I, que no era querido, por lo que el emir se dispuso a expropiarle todas las riquezas con el único pretexto de que un cristiano y súbdito no podía poseer tanta fortuna. Con estos hechos, Abderramán I violó el tratado que había acordado el conquistador Tariq con los hijos de Witiza y que sería ratificado por el Califa de Oriente. Sumido en la miseria, Ardabasto se vio obligado a acudir a Qurtuba (Córdoba) para reunirse con el emir. Éste estaba encantado de verlo empobrecido y se asombró porque le hubiera pedido una audiencia.

Ardabasto le dijo: “Tú me has despojado de mis heredades y has violado los tratados concluidos por mí con tus abuelos, sin que yo haya hecho nada que justifique tal despojo”

Abderramán le espetó irónicamente: “¿Y para qué te despides de mí? ¿Por ventura quieres dirigirte a Roma?”

Ardabasto contestó: “No es tal mi intención pero nada tendría de extraño, pues tengo entendido que tú quieres volver a Siria”

El emir le dijo: “¿Y cómo puedo yo volver a Siria, de donde fui expulsado con la espada?”

El rey visigodo repuso: “Pues bien, me atrevo a preguntarle si aspiras a consolidar y transmitir a tu hijo el imperio que has fundado, o solamente poseerlo de presente”

Abderramán dijo: “No, por Dios, lo que yo ambiciono es un reino constituido para mi persona y para mi descendencia”

Ardabasto contestó: “Pues entonces, cambia de conducta”

Y como Ardabasto vio a Abderramán dispuesto a oír la razón, fue enumerando los muchos actos de tiranía de los que se quejaba el pueblo contra aquel déspota. La sagacidad y franqueza del rey visidogo agradaron tanto al emir que éste le concedió la donación irrevocable de veinte de sus antiguos predios, una vestidura de honor y el nombramiento de Conde de España (Comes Alandulus) o Gobernador General de los cristianos mozárabes, habiendo sido el primero que obtuvo este importante cargo, que luego heredó su descendencia. Aún así, su gran patrimonio anterior sería mermado.

Fuentes:

La España Bizantina – Francisco J. Presedo Velo

Historia de los Mozárabes – Francisco Javier Simonet

Crónica de Abu Bakr Ibn Umar Ibn Al-Qutiyya

Cronicón de Alfonso III