Archivo de la etiqueta: España

El “condado” de Belmez

Estándar
El “condado” de Belmez

Seguro que la mayoría habréis escuchado hablar alguna vez del Condado de Treviño o del Rincón de Ademuz aunque a lo mejor no sepáis ubicarlos exactamente en el mapa. Pues bien, se trata de los dos enclaves más significativos que aún perduran en la actualidad en nuestro país. No son los únicos pero quizás sean los más populares por su mayor dimensión aunque también merece especial mención el enclave de Llívia, por estar completamente rodeado no de otra provincia o región, sino de otro Estado. Por último, destacaremos el Rincón de Anchuras, que comparte la cualidad de extremeñidad con Balutia.

mapa-espana-enclaves-abc-2--644x362

Los enclaves que perviven actualmente en España. Fuente: ABC

El Condado de Treviño es un enclave burgalés dentro de la provincia vasca de Álava. Este pequeño territorio ha dejado patente en muchas ocasiones el sentir de su pueblo de integrarse políticamente en el País Vasco, ya que su capital, Vitoria-Gasteiz, les pilla mucho más cerca que Burgos, provincia a la que pertenecen, y se vuelve algo indispensable para realizar trámites y evitar negligencias como la de una niña que murió hace 2 años por un brote de varicela esperando la ambulancia desde Miranda de Ebro.

El Rincón de Ademuz pertenece a Valencia aunque se encuentra rodeado por las provincias de Cuenca y Teruel. En el pasado, era un territorio aragonés que Jaime I el Conquistador anexionó al Reino de Valencia.

El Rincón de Anchuras pertenece a la provincia de Ciudad Real aunque está rodeado por las de Toledo y Badajoz y realmente forma parte de la comarca de La Jara, dentro de las Tierras de Talavera, cuya cabecera comarcal sigue siendo su centro económico y sanitario.

Por último, Llívia forma parte de la comarca natural de la Alta Cerdaña, que fue cedida a Francia excepto este municipio que sigue formando parte de Cataluña.

Pero quizás todavía algunos de vosotros, os preguntaréis qué son exactamente los enclaves. Para dejar claro el concepto “enclave” antes de continuar hacia lo particular, lo definiremos como un territorio, por lo general pequeño, que se encuentra rodeado de otro mayor cuya administración es distinta. Tiene su origen en motivos históricos como conquistas territoriales o donaciones reales que originaban un cambio de fronteras.

Durante la Edad Media, tras la conquista cristiana de la Península Ibérica y su posterior señorialización, este fenómeno era mucho más común de lo que podríamos llegar a pensar, existiendo un ingente número de enclaves a lo largo y ancho de todo el territorio. Sin embargo, en 1833, con la instauración de las provincias, la mayoría fueron suprimidos e integrados en las nuevas provincias que se crearon para una mayor eficacia en la gestión administrativa.

800px-Andalucia_1833_reinos-provincias

Transformación de los Reinos de Sevilla, Córdoba, Jaén y Granada en las 8 provincias. Los límites de Beturia cambian constantemente durante todas las épocas de la historia

Uno de estos casos, sería el de la villa de Belmez y de sus, por aquel entonces, aldeas de Peñarroya y Pueblonuevo del Terrible. El Alto Guadiato en su totalidad había estado bajo la tutela de la Orden de Calatrava que ejercía su poder desde el Reino de Toledo y tenía su sede comarcal en Fuente Obejuna. Sin embargo, cuando Fuente Obejuna pasó a depender otra vez de la jurisdicción del Concejo de Córdoba, la Encomienda de Belmez quedó vacante y fue asignada a la Encomienda o Partido de Martos, por lo que pasaría a convertirse en un enclave dentro del Reino de Córdoba, pero perteneciente al Reino de Jaén y limitando con el Condado de Belalcázar, que todavía era parte de Extremadura.

800px-Señoríos_del_Reino_de_Jaén.svg

Belmez (y Peñarroya-Pueblonuevo) formaron parte del Reino de Jaén hasta 1833 a través de la Encomienda de Martos

BELMEZ MARTOS 1

Reseña histórica de Mariano Sáez Gámez sobre la villa de Belmez y su pertenencia al Partido de Martos en su obra “Hidalguías de Jaén”

En 1833, Belmez, Peñarroya y Pueblonuevo del Terrible pasaron del Reino de Jaén a la recién creada provincia de Córdoba así como el Condado de Belalcázar (Belalcázar, Hinojosa del Duque, Villanueva del Duque y Fuente La Lancha) pasaría del Partido de Trujillo (Extremadura) a la provincia de Córdoba también.

Cordoba_1833_reinos-provincias

Transformación del Reino de Córdoba en la provincia de Córdoba en 1833 con las pertinentes modificaciones

Belmez nunca fue un condado, sino una villa y encomienda calatrava; únicamente he querido crear un símil respecto al Condado de Treviño en el título pero, ¿se imaginan por un instante que hubieran decidido mantener también el enclave de Belmez y que hubiera llegado hasta nuestros días?

Anuncios

Balutíes por el mundo (II): la República de Salé

Estándar
Balutíes por el mundo (II): la República de Salé

Para celebrar estas fiestas y poco antes de finalizar el año, volvemos con una nueva entrada dedicada a la historia de los antiguos habitantes del territorio que bautizamos como Balutia, y en definitiva, dedicada a nuestra historia, a la historia de nuestros antepasados, historia olvidada o ignorada en la mayor parte de los casos.

Para poneros en situación, nos remontaremos al año 1610, en el que el rey de España, Felipe III, ordena la expulsión de todos los moriscos de la Corona de Castilla por Real Decreto; éste no era un hecho aislado, ya que también iba acompañado de la expulsión de todos los moriscos en la Corona de Aragón. En esa época, se llegaron a desterrar de su país a 300.000 personas aproximadamente, gentes que llevaban viviendo en España generación tras generación al menos durante 9 siglos y eran tan españoles como los castellanos, aragoneses y navarros o como los sefardíes, que también serían expulsados anteriormente en 1492 por los Reyes Católicos. Por otra parte, la expulsión de los moriscos venía precedida por numerosos intentos de conversiones forzosas o exilios y de aculturación propiciada por la Monarquía Hispánica, con sus consiguientes rebeliones, guerras y deportaciones hasta que finalmente llegaron los decretos de expulsión de España.

Embarco_moriscos_en_el_Grao_de_valencia

Embarco de moriscos en Valencia tras su expulsión

La mayoría de esos moriscos expulsados, se exiliaron en la Berbería y en el Imperio Otomano aunque algunos lograron arribar a América durante la colonización, según las crónicas de la época, aunque lo tenían terminantemente prohibido también. Así fue como Argel, Orán, Tetuán, Fez, Tánger, Tlemecén, Xauen, Túnez, Salónica, Estambul, El Cairo o el Líbano, entre otros, fueron creciendo en población e integrando a la vez la cultura morisca en sus cimientos.

Moriscos_Port_d'Orán._Vicente_Mestre

Desembarco de moriscos en Orán (Argelia)

Pues bien, de esos 300.000 moriscos expulsados de toda España, nos centraremos en los 3.000 que fueron expulsados de Hornachos, localidad extremeña situada actualmente en la comarca de Tierra de Barros. Aunque Hornachos no formó parte de la cora de Fahs al-Ballut durante la época islámica, ya que pertenecía a la cora de Mérida, sí que formó parte de la Beturia Túrdula bajo el nombre de Fornacis; por ese motivo, tratamos el tema.

imag_1101_sierra_hornachos_02_mapa

Ubicación de Hornachos en la comarca de Tierra de Barros, en la Baja Extremadura

arqueo 057

Fornacis, Hornachos en la Beturia Túrdula

Hornachos_in_Spain_01

Panorámica de Hornachos frente a su Sierra Grande

Los hornacheros, que habían embarcado en el puerto de Sevilla, se instalaron primeramente en la ciudad mediterránea de Tetuán, lo que fue aprovechado por Muley Zaidán para reclutarlos para la lucha por el poder contra su hermano Muley Xeque, ambos hijos del sultán Ahmad al-Mansur de Marruecos, que había fallecido en 1602. Aunque Muley Zaidán fue el vencedor, ninguneó a los moriscos que le habían ayudado a ganar la batalla haciendo que éstos maldijeran la Berbería y desertaran para finalmente establecerse en la desembocadura del río Bu Regreg, en la costa atlántica. Al llegar a esta desembocadura, se asentaron en el margen izquierdo del río, en la ciudad apodada como Salé la Nueva (actual Rabat, capital de Marruecos), ya que en la orilla de enfrente se situaba la ciudad de Salé, que aunque poblada también por moriscos, se trataba de andalusíes exiliados mucho tiempo atrás, por lo que rechazaron a los hornacheros recién llegados, que se distinguían de sus congéneres por los siglos de más de aculturación cristiana en la Península Ibérica que quedaba patente en aspectos como la vestimenta, la lengua castellana, nombres y apellidos o su islamización puesta en tela de juicio, llegando incluso a ser apodados como “los cristianos de Castilla”.

RBR-1627-1668

Ubicación de las ciudades de Salé y Salé la Nueva (Rabat) en la costa atlántica de Marruecos

Las ciudades de Rabat y Salé eran utilizadas por el sultán marroquí como base de los corsarios o piratas para que atacaran la flota europea y cometieran incursiones en los países cristianos desde el tiempo de las Cruzadas y, sobre todo, a partir de la toma de Constantinopla (1453) por los turcos otomanos. Entre estos corsarios, se encontraban principalmente berberiscos y turcos otomanos pero también europeos renegados, sobre todo holandeses, ingleses y franceses. Sin embargo, los moriscos hornacheros fueron los que ejercieron mayor influencia y poder en estas ciudades costeras y en 1626, aprovechando la debilidad del sultanato marroquí y con el beneplácito del caid (gobernador), Sidi al-Ayachi (de etnia morabita), declararon la independencia de la República de Salé. Esta república corsaria atrajo a numerosos refugiados moriscos de la Península Ibérica, andalusíes de otras partes de Marruecos y de la Berbería, más renegados europeos, sefardíes pero también comerciantes cristianos. Se hicieron famosas sus incursiones en Ceuta y en las costas del Reino de Sevilla y del Reino de Granada, que pertenecían a la Corona de Castilla y, por ende, a la Monarquía Hispánica. Llegarían incluso a sitios tan lejanos como Islandia.

Bowles's_Naval_Flags_Salé

Diferentes banderas de la República de Salé

République_du_Bouregreg,_Republic_of_Bouregreg,_1627-1668

Mapa de la República de Salé (1627-1668)

La república estaba en todo su apogeo económico cuando se desataron las luchas internas por el poder entre los moriscos hornacheros y los antiguos andalusíes que llevaban allí mucho más tiempo. Finalmente, se resolvió todo con un acuerdo en el que se dividirían equitativamente los 16 puestos del gobierno, el beneficio de las mercancías y esclavos y los derechos de aduanas. Mientras todo esto se aclaraba, los hornacheros por su parte le propusieron un tratado de entrega de la República de Salé a la Monarquía Hispánica de Felipe IV en 1631 a cambio de algunas condiciones, entre las que se encontraban poder volver a su tierra de origen, Hornachos, algo que jamás conseguirían, ya que el acuerdo se interrumpió por nuevas luchas internas acaecidas en 1636, en las que intervendría el Reino de Inglaterra apoyando a los indígenas morabitos y en contra de los moriscos hornacheros. A partir de 1640, la república cayó en manos de los berberiscos del Valle del Muluya hasta que en 1668, fue reintegrada en el Sultanato de Marruecos, bajo la recién llegada dinastía alauí, procedente del Reino de Hedjaz (en la actual Arabia Saudí), que actualmente sigue gobernando el país. Sin embargo, mantendría su actividad corsaria hasta 1829.

Palace_gate

Puerta de la Casba (alcazaba o fortaleza) de los Udayas, centro de poder de los hornacheros

Kasbah_des_Oudaias_1

Ciudadela de la República de Salé

CON NOMBRE PROPIO

A la República de Salé también se la conoce como República de Rabat-Salé, República del Bu Regreg o República de las Dos Orillas.

Los cuatros moriscos hornacheros firmantes del tratado para entregar la República de Salé a la Monarquía Hispánica fueron Mahamet ben Abdelkader, gobernador de la Casba (alcazaba), el caid (gobernador) Bexer Brahin de Bargas y los escribanos Mumamet Blanco y Musa Santiago.

Entre los piratas moriscos más célebres encontramos a Alonso de Aguilar “El Joraique”, Mami Arráez o Manuel de Guadiana.

También se tiene constancia de moriscos llegados a América durante la colonización como Alvaro González de Hornachos o María Ruiz de Albolote además de esclavos moriscos granadinos llevados por sus dueños.

Muchos de los habitantes de la Berbería (Marruecos, Argelia y Túnez) todavía conservan antropónimos que dejan patente su origen morisco: Carrasco, Palomino, Blanco, Pérez, Rodríguez, Medina, Toledano, Almodóvar, Piro (Pero o Pedro), Balafrej (Palafox), Bargash (Vargas), Mulina (Molina), Baes (Páez o Báez), Sordo, Moreno, Chiquito, Conde, Luis, Méndez, Morisco, Palau, etc.

 

Provincia Luso-Extremadurense

Estándar
Provincia Luso-Extremadurense

A muchos os chocará el título de esta entrada. No estamos alentando a crear una provincia entre Extremadura y Portugal. Simplemente es el nombre de una de las provincias corológicas de la Península Ibérica, a la que nuestro territorio, al que nosotros denominamos Balutia, pertenece. ¿Y qué es eso de “provincias corológicas”?, os preguntaréis algunos. Pues empecemos por ahí.

La Corología es una de las ciencias auxiliares que forma parte de la Biogeografía y que se ocupa de estudiar el área de distribución de los organismos y de la determinación de una serie de corotipos (condicionantes) comunes a todos ellos. ¿Y qué es la Biogeografía? Pues es la disciplina científica que estudia la distribución de los seres vivos sobre la Tierra, así como los procesos que la han originado, que la modifican y que la pueden hacer desaparecer.

Teniendo ya algunas nociones básicas de la terminología que hoy nos ocupa, diremos que la Península Ibérica y las islas se componen de tres regiones corológicas o biogeográficas como son la Eurosiberiana, la Mediterránea y la Macaronésica. A su vez, estas regiones se dividen en trece provincias, entre las que se encuentra la que nos atañe; la Luso-Extremadurense.

www.pinterest.comHay que decir que también en el ámbito geográfico y biológico, y no sólo en el histórico o cultural, nos distanciamos del resto de Andalucía y nos asemejamos nuevamente a nuestra vecina Extremadura así como a Castilla e incluso partes de Portugal. Balutia no se enmarca en la llamada provincia Bética, como la mayor parte de la comunidad autónoma de Andalucía, sino que forma parte de la provincia Luso-Extremadurense.

BIOGEOGRAFÍA PENÍNSULA Provincias corológicas o fitogeográficas de Andalucía

Por su parte, la provincia Luso-Extremadurense se divide en cinco sectores; tres que formarían parte de Portugal: Beirense Litoral, Divisorio Portugués y Ribatagano Sadense y dos de España: Toledano Tagano y Mariánico Monchiquense, que sería el nuestro.

Luso-ExtremadurenseA su vez, nuestro sector Mariánico Monchiquense se divide en tres distritos: Araceno Pacense, Andevalense y Marianense, aunque en otras clasificaciones prefieren dividirlo en los cuatro siguientes: Mariánico Oriental, Serena-Pedroches (que incluiría La Serena, Los Pedroches, Valle de Alcudia y Valle del Guadiato), Tierra de Barros y Araceno Pacense. De una u otra forma, este sector vendría a ser grosso modo el territorio de la antigua Beturia.

Mariánico MonchiquensePROVINCIA LUSO-EXTREMADURENSE

El Estado Federal Mancomunado

Estándar
El Estado Federal Mancomunado

Me gustaría proponer una idea original e innovadora que hasta ahora no he leído en ningún otro sitio y es la supresión y disolución de las Comunidades Autónomas y de las Diputaciones Provinciales pero no para crear después de ello un Estado unitario centralizado, sino para crear un ESTADO FEDERAL MANCOMUNADO de abajo arriba pues las casas no se pueden comenzar por el tejado, sino por los pilares, y os explico por partes:

  • Las PROVINCIAS fueron creadas mediante una simple circular en noviembre de 1833 por el secretario de Estado de Fomento bajo la Regencia de María Cristina de Borbón, Javier de Burgos, que creó un Estado centralizado, dividido en 49 provincias (acabarían siendo 50 al dividir posteriormente Canarias en 2) y 15 regiones. Las provincias recibieron el nombre de sus capitales (excepto cuatro de ellas, que conservaron sus antiguas denominaciones: Navarra, con capital en Pamplona, Álava con Vitoria, Guipúzcoa con San Sebastián y Vizcaya con Bilbao). El proyecto de Javier de Burgos fue prácticamente el mismo que el proyecto de 1822, pero sin las provincias de Cartagena, Calatayud, El Bierzo y Játiva; además, otras provincias cambiaron de nombre al cambiar de capital. Además del proyecto de 1822, el modelo a seguir para Javier de Burgos fueron los departamentos franceses y si muchas de las decisiones de límites y adscripciones a provincias fueron arbitrarias y algunas se cambiaron en años posteriores, otras no.
  • Las COMUNIDADES AUTÓNOMAS fueron creadas tres años después del referéndum de la Constitución de 1978, el 31 de julio de 1981, por dos partidos políticos, UCD y PSOE, que aprueban los pactos autonómicos por los cuales España se vertebra en 17 comunidades autónomas y dos ciudades autónomas (estas últimas lo serán oficialmente en 1995). Cada autonomía se divide en varias provincias (excepto las uniprovinciales) que son las mismas, salvo modificaciones menores, que las de la división de Javier de Burgos.
  • Por lo tanto, actualmente contamos en España con las provincias de tan sólo 181 años de antigüedad y con las comunidades autónomas de tan sólo 33 años de juventud y ahora os voy a señalar algunos MOTIVOS por los que me gustaría que en España se eliminaran las comunidades autónomas y las provincias actuales:
  1. Porque tanto comunidades autónomas como diputaciones provinciales son grandes focos donde se concentra mucho poder y por consiguiente, mucha corrupción.
  2. Porque gracias a las comunidades autónomas y a las provincias, se han creado nuevos centralismos y ahora todas las comarcas tenemos que depender de tres capitales, de la capital provincial, de la capital autonómica y de la capital estatal. Gracias a ellas, sufrimos no sólo un centralismo desde Madrid, sino 17 nuevos centralismos autonómicos y 50 nuevos centralismos provinciales.
  3. Porque las provincias fueron impuestas por un ministro y no por el pueblo y se basaron en los principios centralistas del Nuevo Régimen y por tanto se utilizó un criterio racional sin contar con la idiosincrasia propia de los pueblos y de sus comarcas vecinas con las que tenían un vínculo mayor que con las que fueron agrupadas, en el mayor de los casos.
  4. Porque las comunidades autónomas fueron impuestas por dos partidos políticos, anteriormente mencionados, sin contar con el sentir de los pueblos, que en muchos casos se sienten agraviados frente a sus capitales provinciales o capitales autonómicas, creándose en algunos casos autonomías que son engendros artificiales sin ningún sentido.
  5. Porque ha pasado el tiempo y la situación de las distintas zonas de España ha cambiado y también sus necesidades y su importancia demográfica o económica y es por eso que también algunas grandes ciudades españoles deberían ocupar un puesto importante en la nueva organización del país, ya que ahora mismo no son capitales autónomicas ni capitales provinciales ni siquiera como es el caso de Jerez de la Frontera, Talavera de la Reina, Vigo o Gijón, por citar algunas solamente.
  6. Y el motivo más importante es porque sólo debemos ser los pueblos los que decidamos como queremos organizarnos territorialmente y qué modelo de Estado queremos, con qué comarcas queremos caminar juntos para sentirnos propios y no extraños en algunas provincias o comunidades autónomas, como pasa ahora en muchos casos, pues a la vista está que crecen los regionalismos y provincionalismos que piden mayor autonomía para sus territorios como por ejemplo La Mancha, León (antigua región), Granada (antigua región), El Bierzo, Valle de Arán, Cartagena o Campo de Gibraltar por citar algunos de los movimientos más relevantes o con más tradición e historia.
  • Por último, éstos son los PASOS que yo llevaría a cabo para construir la nueva organización territorial de España:
  1. Referéndum modelo de Estado (Federación, Confederación, Estado unitario/centralizado, Estado de las Autonomías).
  2. Supresión de las comunidades autónomas y provincias/diputaciones provinciales.
  3. Referéndum para que todos los habitantes de todos los municipios de España pudieran decidir crear mancomunidades con las comarcas vecinas más afines, ya sea por vínculos históricos, culturales, lingüísticos, sociales, económicos, geográficos o de cualquier otro tipo.
  4. Esas Mancomunidades de comarcas, a efectos, se conformarían como la nueva entidad subnacional de España habiéndose creado el Estado desde abajo (municipios) y con la voz y voto del pueblo y no de un ministro borbónico (Javier de Burgos) ni de dos partidos de la transición (UCD, PSOE) evitando nuevos centralismos en capitales que gobiernen desde una sola ciudad territorios tan grandes como Castilla y León o Andalucía, impidiendo así también la gran corrupción.
  5. El Senado sería reconvertido en una especie de Cámara Regional, que serviría como plataforma de encuentro para todas las Mancomunidades de comarcas del nuevo Estado Federal.
  6. España quedaría conformada como una Federación (me gustaría también la unión con Portugal pero eso tendría que esperar un poco más) y en lugar de un Estado de las Autonomías, nacería el Estado Mancomunado, en el que estarían unidos los pueblos afines fomentándose un alto grado de cooperación entre ellos. Tampoco se negaría un nivel más alto si algunas mancomunidades de comarcas se quisieran agrupar en Estados pero correríamos el peligro de nuevo de darle vía verde a nuevos centralismos en mi opinión.

mapa-espana-comarcas

Extremalucía o Extrelucía

Estándar
Extremalucía o Extrelucía

Aunque el término Balutia sea un neologismo derivado de latinizar Fahs al-Ballut, antigua denominación árabe de esta zona, como lo es Andalucía de al-Andalus, existe un concepto conocido popularmente por los lugareños como Extremalucía (como podemos escuchar en este vídeo) o Extrelucía, que se refiere a las tierras que quedan a ambos lados y a lo largo de las actuales comunidades autónomas de Extremadura y Andalucía, que han estado modificando sus límites constantemente durante la historia y en las que se ha gestado una especie de eclecticismo entre ambas culturas.

Además, Balutia también recibe influencias toledanas y manchegas a través del Valle de Alcudia y de Los Pedroches que hacen que, unido a las influencias extremeñas y andaluzas, en este caso cordobesas, den lugar a una particular idiosincrasia que sintetiza las 3.

Balutia no es un caso aislado en lo que a la mezcolanza de culturas o folklore se refiere, ya que podemos señalar otros dos casos como ejemplos en nuestro país, uno de ellos muy conocido:
-La Raya (frontera entre Portugal y España)
http://es.wikipedia.org/wiki/La_Raya_%28frontera%29
http://www.laraya-araia.org/index.php
http://canalhistoria.es/especial/la-raya/
-La Raya (frontera entre las antiguas Coronas de Castilla y Aragón)
http://tierradeuceda.blogspot.com.es/2012/11/entre-castilla-y-aragon.html

“Andalucía [no] sólo hay una”: contra la visión uniforme de su cultura

Estándar
“Andalucía [no] sólo hay una”: contra la visión uniforme de su cultura

Hoy quiero compartir con todos los balutíes y betures un original mapa del actual territorio que conforma la comunidad autónoma de Andalucía con banderas integradas en él, que está cargado de paralelismos y sin duda, no dejará indiferente a nadie, ya sea para bien o para mal. Lo ha confeccionado exclusivamente para la Región de Balutia un regionalista granadino que desea que vuelva la antigua región de Granada formada por Granada, Almería, Málaga y quizás también Jaén.
Os explico a continuación todas las comparaciones que se dan en el curioso mapa:

1.-En primer lugar, comenzamos con nuestra amada Balutia, representada la parte actualmente cordobesa con la bandera de Euskadi, la parte actualmente castellana con la bandera de Navarra y la parte actualmente extremeña con la bandera del departamento francés de los Pirineos Atlánticos, donde se incluye el Iparralde o País Vasco Francés y simbolizando que esta región con vínculos culturales comunes está dividida entre 3 provincias y 3 comunidades autónomas diferentes, algo similar a lo que le pasa a Euskal Herria, dividida en 3 entidades distintas y entre 2 países diferentes. También elegí la ikurriña para Los Pedroches y el Valle del Guadiato porque somos el punto más alto de la comunidad autónoma y por ello somos “los vascos de Andalucía” aunque históricamente hayamos estado vinculados al Reino de Córdoba, igual que las Vascongadas a la Corona de Castilla.

2.-Córdoba capital con el Valle del Guadalquivir (excepto Palma del Río que culturalmente es sevillana claramente), la Campiña y la Subbética simbolizaría el Reino de Castilla, ya que fue uno de los primeros reinos históricos de la actual Andalucía en ser cristianizado y castellanizado. Además de que la ciudad de Córdoba es la capital andaluza que más al norte se encuentra y todavía posee un carácter regio que recuerda su pasado señorial y es la única ciudad andaluza con una plaza mayor cuadrada de estilo castellano.

3.-Sevilla sin la Sierra Norte y con Palma del Río incluido, aparece bajo la bandera de la moderna Comunidad de Madrid, simbolizando el gran centralismo que ejerce Sevilla sobre el resto de la actual comunidad autónoma de Andalucía y también vinculada a la “castellana” Córdoba, ya que Madrid fue parte de Castilla la Nueva y Sevilla fue otro de los reinos históricos más prontamente cristianizado y castellanizado además de convertirse durante la Conquista de América en una ciudad tan importante como Madrid a nivel estatal.

4.-Huelva más la Sierra Norte aparecen bajo la bandera de Extremadura, ya que mantienen fuertes vínculos con esa región, sobre todo la Sierra Norte de Sevilla y la Sierra de Aracena además de que en 1931 con la Segunda República, Huelva quiso unirse a Extremadura y no a Sevilla ni a la Andalucía actual de las 8 provincias. Además como Extremadura formó parte de la Corona de Castilla, también simbolizaría que Huelva formó parte del Reino de Sevilla.

5.-Cádiz es representado por la bandera de la Región de Murcia mientras que el Campo de Gibraltar está representado por la bandera de Cartagena, ya que tanto el Campo de Gibraltar como Cartagena han reclamado ser provincias distintas a las de Cádiz y Murcia respectivamente. Al igual que el Reino de Murcia formó parte de la Corona de Castilla, también Cádiz formó parte del Reino de Sevilla. Por otra parte Jerez, donde también existe un movimiento procapital o provincialista, y la Sierra de Cádiz, que son culturalmente distintos a los de la Bahía de Cádiz, aparecen representados bajo la bandera de Ceuta, ya que esta ciudad autónoma formó parte de Cádiz.

6.-Málaga, Granada y Almería aparecen bajo las banderas del Reino de Valencia, del Reino de Mallorca y la estrelada de Cataluña (ya que Almería es la que menos andaluza se siente y dijo no a la autonomía andaluza) respectivamente recordando a los reinos que estuvieron unidos bajo la Corona de Aragón como estas 3 provincias estuvieron unidas en el Reino de Granada. En la Serranía de Ronda, hay un movimiento provincialista también por lo que está representada con la bandera de Melilla, ya que esta ciudad autónoma dependió de Málaga, como actualmente depende Ronda. Por otra parte, la franja este de Jaén, Granada y Almería es una metáfora de la Franja de Aragón que es una zona de transición con Cataluña, siendo ésta una zona de transición con Murcia.

7.-Por último, Jaén está representado por la bandera del Reino de León, que estuvo bajo la Corona de Castilla pero era distinto al Reino de Castilla, algo similar a lo que pasó con el Reino de Jaén, que también fue cristianizado junto al de Córdoba y al de Sevilla y se les denominó a los tres genéricamente Andalucía diferenciándolos de la región de Granada, pero manteniéndose sus reinos separados hasta la nueva división provincial de 1833. Bajo la bandera de El Bierzo, comarca que reclama ser provincia distinta a la de León, se encuentra la Campiña Norte que reclama la provincia de Linares distinta a la de Jaén.

8.-Como detalle, señalar que Gibraltar aparece representado por la bandera de Andorra (aunque no se puede apreciar con claridad por su pequeña extensión) ya que son los dos únicos diminutos reductos de la Península Ibérica que no forman parte ni de España ni de Portugal actualmente.

ANDALUCÍA PLURAL