Archivo de la etiqueta: Extremadura

Balutia está de actualidad

Estándar
Balutia está de actualidad

Volvemos tras varios meses en estado latente y no hay mejor manera de comenzar este nuevo año en nuestro blog que poniéndoos al día de la actualidad de nuestra zona, ya que últimamente está consiguiendo un mayor peso informativo en los medios, tanto tradicionales como digitales, y, por la relevancia de estas noticias, nos debemos hacer eco antes de seguir analizando la historia y creando conciencia cultural.

La última gran noticia ha sido que representantes políticos, concejales y vecinos guadiateños fueron recibidos en Madrid por Pablo Iglesias y Alberto Garzón para movilizarse frente al Congreso de los Diputados con el fin de reclamar los fondos Miner al Gobierno, ya que, según la Comisión Europea, fue el único responsable de que en la Unión Europea se excluyera desde el año 2011 al Valle del Guadiato de seguir beneficiándose de estos presupuestos para paliar la pobreza que originó el cierre forzado de las minas en esta comarca. Se reclaman nada más y nada menos que 23 millones de euros y la Comisión Europea ha confirmado que la zona cumple con los requisitos para seguir recibiendo estos fondos, tanto en el plan anterior como en el plan vigente. Sin duda, éste es un gran paso para que, por lo menos, los políticos del ámbito estatal escuchen a nuestras gentes, olvidadas por la mayoría de las administraciones públicas. Unidos Podemos registró la demanda dirigida al Gobierno para requerir el motivo de la exclusión de esta comarca del Plan de la Minería 2013-2018 así como para exigir el pago del anterior plan de 2006-2012 (un total de 115,2 millones de euros) y preguntar si tienen un proyecto para revertir los efectos negativos del fin del sector en este valle. Desde aquí, pensamos que las subvenciones son, y permítanme esta frase coloquial, “pan pa’ hoy y hambre pa’ mañana” porque, y a pesar de que esos millones de euros si fueran bien invertidos paliarían muchos de nuestros problemas, no garantizan el empleo de nuestras gentes, que se ven obligadas a emigrar, ya que vivíamos exclusivamente del sector minero y se finiquitó forzosamente sin reconvertir el sector (pudiendo haber aprovechado los recursos naturales de los que disponemos) ni se ofrecieron otras alternativas como sustento de la economía de la zona.

Siguiendo con la temática de reivindicaciones sociales de la comarca, en los últimos meses también se ha creado la Plataforma N-432 que aboga por la conversión de esta carretera, que une Andalucía Oriental con Extremadura a través de Balutia, en la autovía A-81 debido a la alta peligrosidad basada en los numerosos accidentes, muchos de ellos mortales, producidos en ella. Se trata de una vieja reclamación que comenzó en la década de 2000 pero ha vuelto a resurgir gracias a algunos ayuntamientos guadiateños, a los que se les están sumando ayuntamientos de otros municipios extremeños, cordobeses, jiennenses y granadinos. Además de la importancia que tiene en cuanto a seguridad vial se refiere, la futura autovía también implicaría, junto a los fondos Miner, un gran empujón para dinamizar la economía y la vida de estas zonas, que están sufriendo una ingente despoblación debido a la acusada emigración que presentan zonas como el Valle del Guadiato y la Campiña Sur (Comarca de Llerena). No hay mejor momento que éste para reclamar nuestros derechos, ya que estamos ante la aprobación de los nuevos presupuestos estatales. De momento, el proyecto se encuentra inactivo desde 2011 aunque está incluido en el Plan de Infraestructuras previsto hasta 2024. Por otro lado, también se ha creado por los mismos motivos otra plataforma para reivindicar la conversión de la N-430 en la autovía A-43, que también afecta a municipios de Balutia, repartidos entre las provincia de Badajoz y Ciudad Real, además de afectar a municipios de Cáceres; en este caso, ya ha habido manifestaciones multitudinarias de personas de varios pueblos y zonas y de momento, ha tenido más repercusión mediática aunque la plataforma de la N-432 lleva muchas más firmas recogidas para la causa.

Firma a favor de la plataforma N-432   Firma a favor de la plataforma N-430

También se está empezando a mover ficha en el Valle de Alcudia,  en cuanto a la defensa de los derechos civiles y sociales contra la privatización de caminos y recursos públicos por parte de grandes terratenientes y/o empresas, otra problemática común en toda Balutia. En este caso, a Felipe Ferreiro, propietario de la cervantina Venta de la Inés, situada en el término municipal de Almodóvar del Campo, se le negaba el derecho de abastecimiento natural de agua desde el río Tablillas por parte de Patrimonio y Negocios S.A., ya que el viejo conducto de cerámica por el que pasaba el agua fue destruido a raíz de que esta empresa comprara esos terrenos para su finca privada “La Cotofía”. Desde 2003, este hombre está reclamando su derecho a la captación de agua pero la empresa interpuso tres recursos (ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y ante el Tribunal Supremo); sin embargo, y después de tantos años de lucha, la Confederación ha dado luz verde a su petición y este año volverá el suministro de agua a la Venta de la Inés, tras una expropiación forzosa, aunque Felipe tendrá que pagar un justiprecio a la empresa.

Otra de las importantes reivindicaciones que se están produciendo últimamente, por parte de Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia, es la no demolición del poblado minero de Las Tiñosas, situado en el término municipal de Solana del Pino y enclavado en pleno Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona. Esta ONG reclama que la fuente, el balneario y el poblado sean declarados Bien de Interés Cultural, al igual que se hizo años atrás con la Venta de la Inés. Esta antigua explotación minera tenía relevancia desde la época romana y en el auge minero del siglo XX, perteneció a la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya, otro lazo que unen a estas comarcas aledañas. Además, todavía hoy sigue albergando a algunos habitantes, descendientes de los primeros moradores relacionados con el mundo de la minería y de la ingeniería y/o con familias humildes, que tienen todo el derecho a seguir viviendo en sus casas, en este pequeño núcleo de población. Ésta es una muestra más del abandono de nuestro patrimonio histórico y cultural por parte de las diferentes administraciones públicas y de la necesidad de disponer de un colectivo social común a todas las comarcas que conforman Balutia para defender nuestros derechos y enfrentarnos juntos a los problemas comunes que tenemos.

Y ahora, después de los temas reivindicativos y de los derechos sociales, nos centraremos en los acontecimientos o logros culturales que nuestras tierras y sus gentes han conseguido en los últimos tiempos.

Comenzamos con el proyecto Ager Mellariensis, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, cuyos objetivos son recuperar el patrimonio arqueológico, recrear el patrimonio ambiental y paisajístico a través de la realidad virtual y, en definitiva, poner en valor los vestigios romanos del Alto Guadiato, antiguos dominios de la ciudad de Mellaria, que era una de las más importantes de la Beturia, a medio camino entre Corduba (Córdoba) y Emerita Augusta (Mérida). Esta antigua ciudad se encontraba en el Cerro de Masatrigo y su territorio ocupaba más de 2.200 kilómetros cuadrados entre el Alto Guadiato y Los Pedroches. Este proyecto, que durará cuatro años, está impulsado por la Universidad de Córdoba (incluida la Escuela Politécnica de Belmez), la Diputación de Córdoba y el Grupo de Desarrollo Rural Alto Guadiato y liderado por el arqueólogo y profesor belmezano Antonio Monterroso, entre otros. Además, entidades y profesionales internacionales y empresas pioneras en nuevas tecnologías están colaborando también. Pretende crear nuevos recursos culturales y turísticos para revertir la economía de la zona y cohesionar a la sociedad.

1934413_879098315544665_235493419494088892_n

Tras las huellas de Mellaria. Cadena Ser

Tras las huellas de Mellaria II. Cadena Ser

Mellaria. Programa Tesis. Canal Sur

En el ámbito gastronómico, el premio al mejor jamón de bellota ibérico 2016 ha recaído en el jamón presentado por Encinares del Sur, empresa de Belmez (Valle del Guadiato), bajo la Denominación de Origen Los Pedroches. Este galardón ha sido otorgado a nivel estatal y convocado por primera vez por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en el marco del evento “Premios Alimentos de España”. Nuestro jamón compitió con otras 17 piezas dentro de la categoría “Jamón de Bellota Ibérico” y también hubo otras 25 piezas dentro de la segunda categoría “Jamón Serrano u otras Figuras de Calidad Reconocidas”, de 43 elaboradores diferentes. Los catadores encargados de probar y evaluar las muestras procedían del IRTA (Instituto Público de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de la Generalitat de Catalunya) y del SIPA (Servicio de Análisis e Innovación en Alimentos de Origen Animal de la Universidad de Extremadura), entre otros, que fueron propuestos por el propio sector debido a su prestigio.

Pero Los Pedroches no se conformaban con tener entre su Denominación de Origen al mejor jamón de bellota ibérico de toda España, sino que también han conseguido recientemente la certificación como “Reserva Starlight”. La Fundación Starlight fue creada por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) con el fin de preservar el cielo nocturno y el derecho a observar las estrellas, siendo amparada por la UNESCO y por la Organización Mundial del Turismo (OMT). Además de proteger el cielo como un bien intangible de todos los seres humanos y su derecho a disfrutarlo sin la contaminación lumínica, también promueve la divulgación científica de la astronomía, su aprovechamiento para el impulso económico y social a través de la actividad turística y la difusión de los valores ecológicos mediante un uso racional de la energía. La comarca de Los Pedroches se convierte así en el décimo destino que consigue esta categoría, y en el segundo, junto a Sierra Morena, dentro de nuestra región de Balutia (la antigua Beturia y el antiguo Fahs al-Ballut). Desde aquí, reclamamos que también se incluyan dentro de la certificación de Sierra Morena, las partes de esta cordillera que se encuentran en Extremadura y Castilla-La Mancha y dentro de la certificación de Los Pedroches, el Alto Guadiato (al igual que ocurre dentro de la Denominación de Origen) ya que forman parte de la misma región natural y, por tanto, poseen las mismas condiciones biogeográficas.

Por último, deberíamos estar orgullosos de que una de nuestras jóvenes paisanas, Lourdes Mohedano, oriunda de Peñarroya-Pueblonuevo, haya conseguido ser una de los medallistas olímpicos, tanto en los últimos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, como en los anteriores celebrados en Londres, dentro de la categoría de gimnasia rítmica. Su ciudad natal ha rebautizado el Pabellón de Deportes de La Paz con el nombre de su célebre ciudadana. Lourdes Mohedano, gracias a su vocación y a su gran sacrificio como deportista de élite, ha logrado situar el nombre de nuestra tierra por toda España. Hay que resaltar que debido a la gran depresión que sufre nuestra región desde hace décadas, y mucho antes de la crisis sistemática generalizada, pocos son los jóvenes que pueden disponer de los recursos necesarios para formarse y tener así la oportunidad de llegar alto en su vocación, debido a que somos una de las zonas más empobrecidas del Estado.

Hasta aquí ha llegado nuestra síntesis de los hechos más destacados de la región de Balutia durante los últimos meses. Esperamos haberos satisfecho con nuestros contenidos y os agradecemos la maravillosa acogida que cada vez más está teniendo esta comunidad, no sin antes aclarar que si a veces tardamos en publicar es porque queremos ofrecer un trabajo exhaustivo y de calidad a nuestros paisanos y seguidores. Gracias de corazón por mantener vivo este proyecto que os sorprenderá con novedades próximamente.


Fuentes:

http://cordopolis.es/2017/01/29/europa-dice-que-la-decision-de-quitar-los-miner-al-guadiato-fue-del-gobierno/

 http://cordopolis.es/2017/02/15/pablo-iglesias-y-alberto-garzon-respaldan-la-reclamacion-del-miner/

 http://sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/sevi-pablo-iglesias-y-alberto-garzon-respaldan-demanda-plan-miner-para-valle-guadiato-cordoba-201702151649_noticia.html

 http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobaprovincia/guadiato-recibira-115-millones-plan-miner_238025.html

 http://www.lacronicabadajoz.com/noticias/extremadura/plataforma-resucita-clamor-convertir-n-432-autovia_230631.html

 http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/extremadura/plataforma-resucita-clamor-convertir-autovia-n-432_956664.html

 http://cadenaser.com/emisora/2017/02/16/ser_ciudad_real/1487251880_287507.html

 http://www.miciudadreal.es/2017/02/14/el-gobierno-impondra-el-acceso-a-agua-corriente-en-la-venta-de-la-ines-la-vivienda-del-anciano-felipe-ferreiro-citada-en-el-quijote/

 http://www.miciudadreal.es/2017/02/09/ecologistas-piden-que-la-fuente-el-balneario-y-el-poblado-de-las-tinosas-sean-declarados-bien-de-interes-cultural/

 http://sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/sevi-quiere-sacar-antigua-mellaria-romana-201701130809_noticia.html

 http://cadenaser.com/emisora/2017/01/25/radio_cordoba/1485351900_243430.html

 http://sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/sevi-y-mejor-jamon-belmez-201612162147_noticia.html

 https://propuesta100513.wordpress.com/

 http://www.hoyaldia.com/la-comarca-de-los-pedroches-consigue-la-reserva-starlight-para-su-cielo/

 http://www.marca.com/otros-deportes/2016/08/23/57bc3b1fe2704ed4278b457a.html

 http://valledealcudiasenderismo.blogspot.com.es/2014/04/2014-04-06-iii-marcha-reivindicativa-en.html

 http://www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/venta-de-la-ines–almodovar-del-campo-79564/visita/

 http://www.europapress.es/andalucia/noticia-medallista-lourdes-mohedano-da-nombre-pabellon-municipal-penarroya-pueblonuevo-20160906221242.html 

Balutia: un nuevo nombre para una ancestral y marginada tierra

Estándar
Balutia: un nuevo nombre para una ancestral y marginada tierra

Tras un largo e intenso caluroso verano, en el que no hemos podido publicar por motivos personales y laborales, volvemos con el primer artículo sobre Balutia que hemos conseguido que aparezca en una publicación impresa, en este caso, en el Libro de Feria de Belmez 2016. Se trata de un resumen en el que hacemos un repaso cronológico por la historia de nuestra región además de exponer los argumentos que sustentan nuestras ideas y concepto.

Agradecemos al Ayuntamiento de Belmez que nos haya dejado aportar nuestro granito de arena en esta publicación que llega a la mayor parte de la población aunque no hayan publicado el autor de tal artículo pero como nosotros no nos dejamos llevar por el ego personal, que es lo que acaba pudriendo casi todos los proyectos humanistas y culturales asociativos, estamos contentos y celebramos la difusión de nuestro argumentario y de este incipiente regionalismo balutí y betur.

balutia-libro-feria-1balutia-libro-feria-2


Fuente: artículo publicado por Fran Gallardo en el Libro de Feria de Belmez 2016 con imágenes de COVAP (Cooperativa Ganadera del Valle de Los Pedroches) y del libro Proyecto de una nueva división territorial de España de Lucas Mallada.

Columna literaria: “En el doblao”

Estándar
Columna literaria: “En el doblao”

La confusión de conceptos impera en nuestros días. La desvirtuación terminológica gobierna la sociedad. Ya muchos no sabemos ni lo que decimos o, mejor dicho, ni lo que queremos decir. Uno de los términos que se confunden es el de cultura. La mayoría entiende cultura como sinónimo de industria cultural. Relegan la verdadera cultura, inmaterial, a mero folklore. La desprestigian con el apelativo de “popular” que contraponen a élite. Cuando en realidad la cultura elitista es artificiosa per se y la cultura popular es intrínseca a la naturaleza humana. La cultura de una comunidad  es todo aquello que la hace existir y la diferencia de otras. La lengua o dialecto, la música y el baile, la gastronomía, las fiestas, tradiciones y costumbres, la vestimenta y la arquitectura. En España, tenemos una manía imperiosa de obviar los rasgos culturales; de asimilar las regiones culturales con los entes político-administrativos. Estos entes artificiales serían las élites y las zonas culturales, el pueblo. Pero la aculturación desde las élites absorbe al pueblo, olvidando su cultura matriz. La uniformidad autonómica gana adeptos a los que no les interesa nada más que controlar al rebaño. Da igual que sean churras o merinas. Lo importante es que estén bien aleccionadas desde pequeñas. Ovejas que llevo viendo desde que tengo uso de razón. Y no puntualmente de excursión a una granja escuela con el colegio. Provengo de un valle muy verde y ondulado que visualmente podría confundirse con alguno del norte peninsular. Pero solamente nos conformamos con ser el “doblao” de Andalucía. Es una dehesa infinita donde las encinas, y no los olivos, son la arboleda reinante. También hay cerdos pero ésos los hay por todo el país. Por allí no pasa el AVE aunque solamos usar esa muletilla al acabar las frases. Nuestra habla cantarina y desganada es idéntica a la de Extremadura pero según la Junta, todos hablamos andaluz y no se hable más, nunca mejor dicho. Quizás lo que falle sea que no tenemos otra lengua distinta al castellano y por eso sea más difícil reivindicar nuestras raíces. En esa tierra de la que hablo, se baila la jota; perdón, se bailaba, porque ya la sevillana se ha hecho emperatriz del baile y todos tan contentos con la sevillanización. Yo crecí escuchando palabras tan sonantes como “changar”, “engrillotar”, “chinato”, “chispenear” o “pitera”. Palabras que están en el acervo cultural de mi tierra y que no puedo utilizar bajando Sierra Morena porque simplemente no las entienden o se burlan. En mi tierra, no se sesea ni se cecea y se usa la “s” castellana, que no cordobesa ni sevillana. Pero no puedo expresar mi orgullo cultural plenamente y sin complejos porque en el DNI pone que nací en la provincia de Córdoba y en la comunidad autónoma de Andalucía. El capricho racionalista de un afrancesado llamado Javier de Burgos me lo impide. El Estado de las Autonomías construido sobre la artificialidad lo ampara. El sistema educativo perpetúa la supuesta cultura uniforme autonómica que nos ha tocado. La televisión pública ayuda a que nos sintamos andaluces sin darnos cuenta de nuestra particular idiosincrasia. Y sin espíritu crítico, por supuesto que pronto seremos los más andaluces de la región. Sustituiremos el “chacho” por el “illo”, el “ave” por el “ea”, dejaremos de comer “repápalos” y de decir chiquinino al minino.

10314029_10208971867433414_8938054250411378277_n

Paisaje del Valle del Guadiato, concretamente Belmez

 

FUENTE TEXTO E IMAGEN: FRAN GALLARDO

El “condado” de Belmez

Estándar
El “condado” de Belmez

Seguro que la mayoría habréis escuchado hablar alguna vez del Condado de Treviño o del Rincón de Ademuz aunque a lo mejor no sepáis ubicarlos exactamente en el mapa. Pues bien, se trata de los dos enclaves más significativos que aún perduran en la actualidad en nuestro país. No son los únicos pero quizás sean los más populares por su mayor dimensión aunque también merece especial mención el enclave de Llívia, por estar completamente rodeado no de otra provincia o región, sino de otro Estado. Por último, destacaremos el Rincón de Anchuras, que comparte la cualidad de extremeñidad con Balutia.

mapa-espana-enclaves-abc-2--644x362

Los enclaves que perviven actualmente en España. Fuente: ABC

El Condado de Treviño es un enclave burgalés dentro de la provincia vasca de Álava. Este pequeño territorio ha dejado patente en muchas ocasiones el sentir de su pueblo de integrarse políticamente en el País Vasco, ya que su capital, Vitoria-Gasteiz, les pilla mucho más cerca que Burgos, provincia a la que pertenecen, y se vuelve algo indispensable para realizar trámites y evitar negligencias como la de una niña que murió hace 2 años por un brote de varicela esperando la ambulancia desde Miranda de Ebro.

El Rincón de Ademuz pertenece a Valencia aunque se encuentra rodeado por las provincias de Cuenca y Teruel. En el pasado, era un territorio aragonés que Jaime I el Conquistador anexionó al Reino de Valencia.

El Rincón de Anchuras pertenece a la provincia de Ciudad Real aunque está rodeado por las de Toledo y Badajoz y realmente forma parte de la comarca de La Jara, dentro de las Tierras de Talavera, cuya cabecera comarcal sigue siendo su centro económico y sanitario.

Por último, Llívia forma parte de la comarca natural de la Alta Cerdaña, que fue cedida a Francia excepto este municipio que sigue formando parte de Cataluña.

Pero quizás todavía algunos de vosotros, os preguntaréis qué son exactamente los enclaves. Para dejar claro el concepto “enclave” antes de continuar hacia lo particular, lo definiremos como un territorio, por lo general pequeño, que se encuentra rodeado de otro mayor cuya administración es distinta. Tiene su origen en motivos históricos como conquistas territoriales o donaciones reales que originaban un cambio de fronteras.

Durante la Edad Media, tras la conquista cristiana de la Península Ibérica y su posterior señorialización, este fenómeno era mucho más común de lo que podríamos llegar a pensar, existiendo un ingente número de enclaves a lo largo y ancho de todo el territorio. Sin embargo, en 1833, con la instauración de las provincias, la mayoría fueron suprimidos e integrados en las nuevas provincias que se crearon para una mayor eficacia en la gestión administrativa.

800px-Andalucia_1833_reinos-provincias

Transformación de los Reinos de Sevilla, Córdoba, Jaén y Granada en las 8 provincias. Los límites de Beturia cambian constantemente durante todas las épocas de la historia

Uno de estos casos, sería el de la villa de Belmez y de sus, por aquel entonces, aldeas de Peñarroya y Pueblonuevo del Terrible. El Alto Guadiato en su totalidad había estado bajo la tutela de la Orden de Calatrava que ejercía su poder desde el Reino de Toledo y tenía su sede comarcal en Fuente Obejuna. Sin embargo, cuando Fuente Obejuna pasó a depender otra vez de la jurisdicción del Concejo de Córdoba, la Encomienda de Belmez quedó vacante y fue asignada a la Encomienda o Partido de Martos, por lo que pasaría a convertirse en un enclave dentro del Reino de Córdoba, pero perteneciente al Reino de Jaén y limitando con el Condado de Belalcázar, que todavía era parte de Extremadura.

800px-Señoríos_del_Reino_de_Jaén.svg

Belmez (y Peñarroya-Pueblonuevo) formaron parte del Reino de Jaén hasta 1833 a través de la Encomienda de Martos

BELMEZ MARTOS 1

Reseña histórica de Mariano Sáez Gámez sobre la villa de Belmez y su pertenencia al Partido de Martos en su obra “Hidalguías de Jaén”

En 1833, Belmez, Peñarroya y Pueblonuevo del Terrible pasaron del Reino de Jaén a la recién creada provincia de Córdoba así como el Condado de Belalcázar (Belalcázar, Hinojosa del Duque, Villanueva del Duque y Fuente La Lancha) pasaría del Partido de Trujillo (Extremadura) a la provincia de Córdoba también.

Cordoba_1833_reinos-provincias

Transformación del Reino de Córdoba en la provincia de Córdoba en 1833 con las pertinentes modificaciones

Belmez nunca fue un condado, sino una villa y encomienda calatrava; únicamente he querido crear un símil respecto al Condado de Treviño en el título pero, ¿se imaginan por un instante que hubieran decidido mantener también el enclave de Belmez y que hubiera llegado hasta nuestros días?

La toponimia también nos une

Estándar
La toponimia también nos une

Hoy os traemos un artículo muy curioso sobre la toponimia común o similar de los pueblos y aldeas de las comarcas que forman este “sueño” llamado Balutia. Y es que en muchas ocasiones, las palabras gracias a su etimología o morfología, nos ayudan a atar cabos para seguir el rastro de la historia, de la cultura y en definitiva, de nuestras raíces que nos unen aunque estemos divididos administrativamente por separado entre 3 provincias y 3 comunidades autónomas diferentes en la actualidad.

Empezaremos el análisis con un municipio llamado Hinojosa del Duque (Los Pedroches), que comparte el topónimo con Hinojosas de Calatrava (Valle de Alcudia) y el apelativo “del Duque” con Villanueva del Duque (Los Pedroches) y con Herrera del Duque (La Siberia). El término “Hinojosa” o “Hinojosas” proviene de que en la zona abundaba el hinojo, una planta aromática. Por su parte, el apellido “del Duque” tiene su origen en Alonso Francisco de Zúñiga y Sotomayor, V Conde de Belalcázar y Vizconde de La Puebla de Alcocer, que al contraer nupcias con Teresa de Zúñiga y Manrique de Castro, que era III Duquesa de Béjar y Plasencia, II Marquesa de Ayamonte, II Marquesa de Gibraleón y IV Condesa de Bañares, adquirió el título de duque. Como Hinojosa del Duque y Herrera del Duque pertenecían al Señorío de la Tierra de Belalcázar, adquirieron ese apelativo por su gobernante, que lo había heredado gracias a que el rey Juan II de Castilla se lo había cedido a su abuelo Gutierre de Sotomayor, maestre de la Orden de Alcántara, en agradecimiento a su ayuda prestada en la primera Batalla de Olmedo contra los Infantes de Aragón. Por otra parte, no muy lejos, en la comarca extremeña de Tierra de Barros, también hay un municipio llamado Hinojosa del Valle. Además, parece que el topónimo “Hinojosa” se repite en muchas provincias de la Meseta (Guadalajara, Salamanca, Soria, Cuenca, Toledo, Segovia o incluso Teruel), por lo que deducimos que es un nombre muy recurrente en la toponimia castellana.

Castillo de Belalcázar 1

Castillo de Belalcázar (Los Pedroches), símbolo del poder de los Duques de Zúñiga y Sotomayor

Seguimos nuestro particular periplo toponímico con dos pueblos que son homónimos; Higuera de la Serena (La Serena) e Higuera de Llerena (Campiña Sur o Comarca de Llerena). El correspondiente apelativo es el que distingue a estas dos localidades e indica a qué comarca pertenecen sus términos municipales. Lógicamente, este topónimo proviene de higuera, un árbol que posee la particularidad de producir dos cosechas cada año: los higos y las brevas.

También existen dos pueblos con el nombre de Esparragosa; uno con el apelativo “de la Serena” y otro con el apelativo “de Lares”. Históricamente, ambas villas pertenecieron a la Real Dehesa de La Serena; sin embargo, actualmente a Esparragosa de la Serena se la incluye en la comarca de La Serena, mientras que a Esparragosa de Lares se la incluye en la comarca vecina de La Siberia, aunque se encuentra geográficamente entre ambas. Además, en la comarca del Valle del Guadiato existía una población llamada Esparragosa, hoy deshabitada, que se unió a la población de Los Prados, hoy también deshabitada, y a las poblaciones de Los Blázquez, Valsequillo y La Granjuela para formar el municipio de las Cinco Aldeas (1817-1842), ya que compartían el origen común de haber sido aldeas de Fuente Obejuna. Nuevamente nos encontramos con un topónimo relacionado con el reino vegetal, en este caso con los espárragos.

Hay un pueblo en la Comarca de Llerena o Campiña Sur de Badajoz, que se llama Trasierra, idéntico topónimo que el de de Santa María de Trassierra, aldea que aunque pertenece administrativamente a la ciudad de Córdoba, se emplaza en pleno Valle del Guadiato. La única diferencia entre ambos topónimos es la doble “s”, que es simplemente un resquicio de las grafías que coexistían en el castellano medieval, y el antroponímico de “Santa María de” precediendo al topónimo principal, aunque normalmente se la conoce también como Trassierra. Su etimología proviene de que ambas poblaciones están enclavadas en sendas sierras; Trasierra sobre la Sierra de San Bernardo y muy cerca de las primeras estribaciones de Sierra Morena, ya en Extremadura, y Trassierra sobre la misma Sierra Morena. Como curiosidad, cabe destacar que mientras Trasierra es un municipio con entidad propia, Trassierra es una aldea dependiente de Córdoba, a pesar de que ninguna de las dos traspasen los 800 habitantes e incluso la aldea tenga unos pocos más que el municipio. Otra curiosidad es que en Santa María de Trassierra (Valle del Guadiato), nació Beatriz Enríquez de Arana, amante de Cristóbal Colón y madre de su hijo bastardo Hernando Colón.

Trassierra 3

Santa María de Trassierra (Valle del Guadiato)

Siguiendo con aldeas, La Coronada es una aldea que pertenece a Fuente Obejuna (Valle del Guadiato) pero también hay un municipio de La Serena con el mismo nombre. Otra aldea de Fuente Obejuna, La Cardenchosa, también comparte idéntico nombre con una pedanía de Azuaga (Campiña Sur), encontrándose estas dos tan sólo a 30 minutos en coche. Además, Belmez (Valle del Guadiato) posee una aldea llamada El Entredicho, que comparte topónimo con un embalse y con uno de los complejos minero-metalúrgicos más importantes del Valle de Alcudia en el municipio de Almadenejos, y famoso por su gran producción de mercurio durante décadas. Junto a ese complejo, se encuentra la Fuente de Peñarroya, una histórica fuente del siglo XVIII, que es ahora utilizada como espacio de recreo para la población y cuyo nombre es idéntico al del municipio de Peñarroya en el Valle del Guadiato. Por otra parte, entre Belmez, Peñarroya-Pueblonuevo y Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), a la altura de la pedanía de El Porvenir de la Industria, se encuentra el Cerro Masatrigo, donde se ubicó la importante ciudad romana de Mellaria; por su parte, la conocida como “montaña mágica”, ubicada en medio de las aguas del Embalse de La Serena y próxima a Esparragosa de Lares (La Siberia), también recibe el nombre de Cerro Masatrigo.

Costa Dulce

Cerro Masatrigo, popularmente conocido como “la montaña mágica” (Embalse de La Serena, Esparragosa de Lares)

En cuanto a rasgos comunes en nombres de pueblos y aldeas de Balutia, tenemos la palabra “torre”, con alusiones a castillos, alcázares, fortalezas o iglesias, que podemos encontrarla explícitamente en nombres como Dos Torres o Torrecampo (Los Pedroches), Granja de Torrehermosa, Valencia de las Torres o Villagarcía de la Torre (Campiña Sur) o en alusiones como en el municipio de Belalcázar (Valle del Guadiato), Campanario, Capilla o Zarza Capilla (La Serena), Castilblanco (La Siberia); la palabra “fuente” como en Fuente la Lancha (Los Pedroches), Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), Fuencaliente (Valle de Alcudia), Fuenlabrada de los Montes (La Siberia) o Fuente del Arco (Campiña Sur); alusiones  a “granja” como en el caso de La Granjuela (Valle del Guadiato) o Granja de Torrehermosa (Campiña Sur); menciones al “ganado” como en Fuente Obejuna (Valle del Guadiato), aunque en este caso no se sabe seguro si su origen está en oveja o en abeja, Obejo (Valle del Guadiato), Cabeza del Buey (La Serena); evocaciones al “campo” y a sus labores como en la Cañada del Gamo (Valle del Guadiato), Añora [ de noria] o Torrecampo (Los Pedroches), Cabezarados o Almodóvar del Campo (Valle de Alcudia), Campillo de Llerena (Campiña Sur); alusiones a la “orografía” como en El Guijo, El Viso, Fuente La Lancha o Pedroche (Los Pedroches), Cuenca, El Hoyo, La Raña [El Porvenir], Peñarroya, Trassierra o Valsequillo (Valle del Guadiato), Cabezarrubias del Puerto, Guadalmez, Puertollano, Solana del Pino o Valdemanco del Esteras (Valle de Alcudia), Monterrubio de la Serena, Peñalsordo o Valle de la Serena (La Serena), Fuenlabrada de los Montes, Helechosa de los Montes, Risco, Valdecaballeros o Villarta de los Montes (La Siberia), Guadalcanal [desde 1833 Sierra Norte de Sevilla], Trasierra, Valverde de Llerena (Campiña Sur); menciones al color de cabello “rubio” como en Cabezarrubias del Puerto (Valle de Alcudia), Monterrubio de la Serena (La Serena), Talarrubias (La Siberia), Los Rubios (Valle del Guadiato), Los Rubios (Campiña Sur); alusiones a otras especies “vegetales” abundantes en la zona como puede comprobarse en Doña Rama, El Alcornocal, Hinojosa del Duque (Los Pedroches), Alamillo, Hinojosas de Calatrava o Solana del Pino (Valle de Alcudia), Esparragosa de la Serena, Higuera de la Serena, La Haba o Zarza Capilla (La Serena), Esparragosa de Lares o Helechosa de los Montes (La Siberia), Higuera de Llerena, Peraleda del Zaucejo, Retamal de Llerena (Campiña Sur); “advocaciones marianas” como Santa Eufemia (Los Pedroches), San Lorenzo de Calatrava (Valle de Alcudia), Sancti-Spíritus (La Siberia) o numerosos pueblos que con sus denominaciones indican su “relativa reciente creación” o la “concesión del título de villa”, como Villaralto, Villanueva de Córdoba o Villanueva del Duque (Los Pedroches), Pueblonuevo del Terrible, Villaharta, Villanueva del Rey o Villaviciosa de Córdoba (Valle del Guadiato), Villamayor de Calatrava (Valle de Alcudia), Villanueva de la Serena (La Serena), Navalvillar de Pela, Puebla de Alcocer o Villarta de los Montes (La Siberia), Puebla del Maestre o Villagarcía de la Torre (Campiña Sur).

Hasta aquí mi arduo trabajo de investigación, documentación y elaboración de este nuevo artículo para demostrar que las palabras no están vacías y, a veces, pueden llevarnos al origen de nuestras raíces. Espero que os haya gustado a todos los que os sintáis betures y balutíes, ya que lo he hecho con todo el amor, dedicación, motivación y tiempo del mundo, como siempre.

Diasistema asturleonés

Estándar
Diasistema asturleonés

En esta ocasión, vamos a hablaros de lingüística, concretamente de dialectología, centrándonos en el diasistema asturleonés, pero comencemos por el principio.

Aunque la RAE todavía no recoja el término “diasistema”, quizás por ser un tecnicismo de la lingüística, podemos definirlo como “un conjunto más o menos complejo de dialectos, niveles y estilos de lenguaje”, según E. Coseriu en su obra “Lecciones de lingüística general”. Un diasistema no constituye un sistema lingüístico, sino varios sistemas relacionados entre sí que no forman una lengua unitaria, sino variable y en constante evolución. Por eso, un diasistema no es sinónimo de un idioma estándar, ya que éstos son formas artificiales creadas para unificar los rasgos orales y escritos para su enseñanza oficial.

Hay cinco tipos de parámetros para clasificar los dialectos:

  1. Diatópico o geolecto: según la ubicación geográfica
  2. Diafásico o contextual: según el contexto
  3. Diastrático o sociolecto: según el estrato social
  4. Diasexual: según el sexo
  5. Diageneracional: según la edad o la generación

Dicho esto, se puede decir que en la Península Ibérica existen 7 diasistemas principales:

  1. Diasistema gallego-portugués
  2. Diasistema astur-leonés
  3. Diasistema castellano
  4. Diasistema vasco
  5. Diasistema aragonés
  6. Diasistema catalán
  7. Diasistema occitano

Evolución lingüísticaEn Balutia, en la antigua Beturia, en el antiguo Fahs al-Ballut, formamos parte del diasistema lingüístico asturleonés. No hablamos andaluz, ya que ni siquiera existe porque las variedades dialectales de la actual comunidad autónoma de Andalucía no poseen ni un solo rasgo en común para que pueda ser considerado un dialecto diferenciado de otros pero lejos de desmitificar nuevamente la existencia del dialecto andaluz, que ya lo hicimos en otras entradas como https://regionbalutia.wordpress.com/2014/11/14/hablamos-castellano-meridional/, nos centraremos en nuestra base dialectal cuyo origen está en el tronco asturleonés a través del extremeño.

El diasistema asturleonés se compone de tres variedades principales muy parecidas entre sí, formando un continuum dialectal, que son el asturiano o bable, el leonés y el mirandés. Sin embargo, hay otras variedades que causan debate entre si considerarlas lenguas propias separadas del asturleonés, variedades del asturleonés de transición o variedades de otro diasistema con el que limitan; éstas son el eonaviego o gallegoasturiano, el cántabro o montañés, el extremeño o altoextremeño, la fala o jalimés y el barranqueño.

Asturleonés

Lenguas del tronco asturleonés: asturiano o bable, leonés, mirandés, cántabro o montañés y extremeño o altoextremeño

La antigua Beturia se enmarca dentro del diasistema lingüístico asturleonés, dentro del dialecto extremeño y se distinguen dos variedades habladas en nuestra región; el bajoextremeño en la Sierra de Aracena (la mal llamada Sierra de Huelva actualmente) y el Andévalo y el extremeño oriental en el Valle del Guadiato y Los Pedroches (la mal llamada Sierra de Córdoba en los últimos tiempos), mientras que la Sierra de Constantina (la mal llamada Sierra Norte de Sevilla actualmente) es la que delimita estas dos áreas dialectales, donde el influjo extremeño es menor y prácticamente se restringe al municipio de Guadalcanal.

Diasistema asturleonés

Diasistema lingüístico asturleonés con todas sus lenguas y dialectos. Nótese que faltan algunas zonas de gran influencia extremeña como son el Valle de Alcudia o las Tierras de Talavera

Dentro de toda esta complejidad de lenguas y dialectos, hay que aclarar que no estamos diciendo que en Balutia se hable una lengua propia, sino que estamos defendiendo que hablamos extremeño oriental, un dialecto que nos une culturalmente con las comarcas del sureste de Extremadura y nos aleja del seseo y el ceceo tan propios y característicos de la Baja Andalucía y de algunas partes de la Alta Andalucía.

Fuentes:

E. Coseriu: ‘Lecciones de lingüística general,’ Madrid, Gredos, 1981, p. 306

Rodríguez Iglesias, Í. (2013): “Generalización diastrática y restricción diafásica en variación diatópica”, en A. Cabedo Nebot et al. (eds.), Estudios de lingüística: investigación, propuestas y aplicaciones, Valencia: Universitat de València. ISBN: 84-695-7663-1

Xavier Frías Conde, profesor de Dialectología sincrónica y geografía lingüística del español: ttp://uned.academia.edu/xavierfrias

Organización PROEL (Promotora Española de Lingüística): http://www.proel.org/index.php?pagina=presentacion

¿Todavía crees que somos cordobeses y andaluces?

Estándar

En esta ocasión, dedicaremos nuestro blog a desmontar el falso mito de la “uniformidad andaluza”, difundido por la Junta de Andalucía y su aparato mediático Canal Sur, mediante seis factores principales como son los geográficos, naturales, socioeconómicos, históricos, culturales y lingüísticos, referidos a Balutia.

750px-Bandera_de_Andalucia.svg750px-Flag_of_Extremadura_(with_coat_of_arms).svg750px-Flag_of_Castile-La_Mancha.svg

Comenzando por los factores geográficos, nos encontramos en la Submeseta Sur que forma parte de la Meseta, a diferencia de la mayor parte de Andalucía que queda conformada por la Depresión Bética o Valle del Guadalquivir (Baja Andalucía) o por los Sistemas Béticos o Cordilleras Béticas (Alta Andalucía). También formamos parte de la Cuenca Media del Guadiana, cuenca puramente extremeña y castellano-manchega; solamente el río Guadiato es afluente aún de la Cuenca del Guadalquivir. Mientras que Sierra Morena por el sur hace de frontera natural y cultural frente al resto de Andalucía, los Montes de Toledo por el norte nos marcan el límite. No somos la mal llamada Sierra Cordobesa, sino el Valle del Guadiato y Los Pedroches, valle el primero y penillanura el segundo, pero en ningún caso sierra y tenemos nombre propio. Figura-1Siguiendo por los factores naturales, nuestro paisaje más típico es la dehesa, como en Extremadura; es por ello que, como ya explicamos anteriormente, pertenecemos a la provincia biogeográfica llamada Luso-Extremadurense, pues compartimos la misma flora y fauna. En cuanto al clima, poseemos un clima mediterráneo continentalizado, en su piso bioclimático mesomediterráneo, que también nos aleja nuevamente de la mayor parte de Andalucía y nos acerca a la Meseta. Entre los recursos, cabe destacar los recursos mineros, famosos desde los tiempos de la Beturia, que nos distinguían del carácter agrícola de la Turdetania (Valle del Guadalquivir).

cma_FotoDehesa-600x398En cuanto a los factores socioeconómicos, nos basamos tradicionalmente en cuatro pilares: la agricultura, la agroforestería o agrosilvicultura, la ganadería trashumante y la minería. La trashumancia es muy común en otras zonas del interior o del norte peninsular. El único sustento de muchos de los pueblos era la minería que al desaparecer, por su baja rentabilidad en este sistema capitalista y al no dotar de alternativas a la población, produjo una alta tasa de desempleo con la consiguiente emigración, despoblación, envejecimiento demográfico y ruralización, de las más altas de toda la comunidad autónoma andaluza. Otros pueblos, han apostado por la industria agroalimentaria (COVAP) o por el turismo rural.

Denominaciones-origen-ibericoLos factores históricos también demuestran la evolución diferente que se produjo en esta zona. Esta zona llamada Beturia estaba poblada por túrdulos y célticos mientras que la Turdetania estaba poblada por turdetanos. Más tarde, fue denominada Soliente por los romanos por la importancia de la ciudad de Solia, que tenía entidad suficiente frente a Corduba. Durante la época musulmana, pertenecimos a la cora (provincia) de Fahs al-Ballut (en el mapa Al-Belalta), de mayoría bereber y no árabe como en la de Qurtuba o Kambania. También fuimos unas de las pocas zonas en las que los visigodos mantuvieron su feudo tras la conquista musulmana de la península, concretamente el Reino de Ardabasto. Tras la conquista cristiana, fuimos gobernados por las diferentes órdenes militares de la época y nuestra mezcolanza surgió a raíz de ser una zona de encrucijada entre los caminos de Córdoba, Mérida y Toledo y de los continuos cambios fronterizos entre los reinos de León, Toledo, Córdoba y Jaén.

Fahs al-Ballut 2Los históricos están muy relacionados con los culturales que nos acercan más a Extremadura y Castilla la Nueva, ya que los repobladores de nuestra zona durante la Edad Media eran eminentemente extremeños, manchegos y toledanos pero no serían de procedencia muy distinta los inmigrantes llegados durante la Edad Moderna debido al auge minero. Eso, sumado a que estamos limitando con esas regiones y que históricamente hemos tenido mejores vías de comunicación (carreteras, líneas de ferrocarril) con ellas que con el resto de Andalucía, han influido en que nuestro folklore (tradiciones, fiestas, gastronomía, música popular) y nuestro arte (arquitectura popular, artesanía) sea más parecido al extremeño o al castellano que al andaluz. Por ejemplo, nuestra música popular son las jotas, y no las sevillanas ni el vito cordobés, y las tarantas y mineras en las zonas mineras. Por otra parte, también dejaron su impronta la colonia de franceses o alemanes que dirigían las minas.

Jota BelmezPor último, pero no menos importante, los factores lingüísticos (rasgos dialectales) son quizás los que más evidencien nuestros lazos con Extremadura y Castilla. Se trata de una zona distinguidora (entre “s” y “c” o “z”), en la que no existe el seseo ni el ceceo, ambos gozando de plena vitalidad en la mayor parte de Andalucía. También nos caracterizamos por el uso de la “s” apical, la llamada “s” castellana, que nos aleja de las eses andaluzas, ya sea la sevillana o la cordobesa. Utilizamos el pronombre “vosotros” en lugar de “ustedes” que es lo normal en Andalucía Occidental. Alternamos indistintamente tres sufijos para formar los diminutivos: el -ino extremeño, el -ito castellano y el -illo bajoandaluz. Pero lo que más llama la atención a la gente que no es de allí, es sin duda la entonación “cantarina” y a veces algo “desganada” que compartimos nuevamente con los extremeños. Nuestro léxico no se queda atrás y palabras como “pitera”, “changar”, “doblao”, “engrillotar” o la recurrente interjección “ave” o “chacho/acho”, demuestran al visitante que ya hemos dejado atrás Córdoba y Andalucía.

C.A. ANDALUCÍAEspero que les haya gustado este viaje por Balutia. Es sólo una síntesis de lo mucho que les queda por descubrir poco a poco en este blog, que irán saboreando si me acompañan fielmente. Gracias por seguir ahí.