Archivo de la etiqueta: Fornacis

Beturia: ¿Nación Celta olvidada?

Estándar
Beturia: ¿Nación Celta olvidada?

Mucho se ha hablado sobre los celtas o el mundo celta y, aunque éste sea un tema algo controvertido entre los arqueólogos e historiadores, nos apetecía por fin publicar alguna entrada sobre este tema, siempre por supuesto enlazándolo con nuestro ámbito territorial, en este caso con toda la Beturia.

A menudo, se consideran Naciones Celtas a los 6 territorios donde todavía perviven a duras penas las lenguas celtas: Escocia, Irlanda, Gales, Cornualles, Bretaña y la Isla de Man. Aunque a veces, y sobre todo en los últimos tiempos, se viene añadiendo Galicia también a esta selecta “familia”. Sin embargo, otras veces también se incluye Asturias o incluso bajo el término de Breogania, se incluyen tanto Galicia y Asturias como León y el Norte de Portugal, que eran los territorios que formaron parte de Gallaecia, una de las provincias romanas de Hispania.

7101542375_557556a35b_o

Pero, ¿dónde quedan los territorios celtas o célticos más al sur de la Península Ibérica? ¿O es que acaso Lusitania, Vetonia y Beturia no pertenecieron a este mundo céltico? ¿No quedan vestigios de esta cultura ancestral en estos territorios del Suroeste al igual que en el Noroeste?

La respuesta es sí. Todavía quedan muchos restos de la cultura celta o céltica en Lusitania, Vetonia o Beturia, igual que en Gallaecia. Pero nos centraremos, como es lógico, en algunos de los restos que han permanecido en nuestra región de Beturia.


Castros

Son recintos fortificados que se construían habitualmente sobre un lugar elevado, ya fuera un cerro o una meseta. Se pueden encontrar por diferentes lugares de Europa. Aunque en España normalmente se suelen asociar a Galicia, también podemos encontrar castros en otras regiones del Oeste peninsular. La raíz “iltir” o “iltur” de la lengua íbera y la raíz “briga” de la lengua celta se refieren a estos lugares. Por eso, muchos nombres de ciudades prerromanas o romanas tenían estas terminaciones. Los romanos los denominaron oppidum (pl. oppida). Por ejemplo, Fornacis (Ribera del Fresno) es un buen ejemplo de oppidum.

Toponimia

En Beturia existieron ciudades como Mirobriga (actual Capilla), Nertobriga (Fregenal de la Sierra) o Turobriga (Aroche), que mantenían la terminación celta para designar los castros. También existió otra ciudad cuyo nombre designaba claramente su origen céltico: Celti (Peñaflor). Además, el nombre de la comarca del Andévalo procede de Endovélico, versión ibérica del dios celta Belenus y el más importante de los dioses para los lusitanos, vetones y demás pueblos célticos.

ruins-1197878_960_720

Torques

Se trata de los collares celtas más famosos, utilizados por diferentes pueblos celtas como los bretones, galos o los celtas ibéricos. Son collares de metales como el oro, el bronce, el cobre o la plata con forma de herradura circular. Habitualmente se representaba a los dioses celtas con torques. La palabra viene del irlandés antiguo “torc” y del galo “torcos”, que significa jabalí, animal sagrado de la mitología celta, que simbolizaba el valor y la fuerza de dioses y héroes. En el Valle del Guadiato y Los Pedroches se encontraron dos importantes hallazgos que contenían torques: el Tesoro de Belmez y el Tesoro de los Almadenes.

Museo Arqueologico de Córdoba

Danzas de las espadas o paloteos

En las comarcas del Andévalo y de la Sierra de Aracena podemos encontrar numerosas danzas rituales de espadas y otras similares con palillos, palos, lanzas, arcos o garrotes. Pero también encontramos una danza similar en Obejo, en el Valle del Guadito, llamada también “Baile de Bachimachía”. Esto demuestra que estas danzas guerreras no sólo perviven en el Norte (Galicia, León, Cantabria, Aragón, Navarra o País Vasco). Son muy famosas las danzas de Tierra de Miranda, la región de lengua y cultura leonesa de Portugal. Fuera de la Península Ibérica, también podemos encontrar estas danzas rituales en Escocia por ejemplo.

37244289636_b47a9989dd_o

Gaita y tamboril

La gaita es el instrumento celta por antonomasia. Aunque en la Península Ibérica la gaita más famosa es la de Galicia, también podemos encontrarla en Portugal, Asturias, Cantabria, León, Extremadura e incluso en las comarcas del Andévalo y la Sierra de Aracena, que utilizan este instrumento en las danzas rituales pero también la han integrado incluso en la famosa Romería de El Rocío. Aunque en Aragón, Cataluña, Mallorca y Valle de Arán también existen gaitas autóctonas de otro tipo. El tamboril por su parte, podemos encontrarlo desde Asturias hasta Huelva ininterrumpidamente pero también en el Alentejo portugués. Ya lo describían en las famosas Cantigas de Santa María, escritas en galaico-portugués.

Tamborileros_plasencia

Trajes típicos

El traje masculino del Andévalo, al igual que el de Jerez de los Caballeros o Fregenal de la Sierra por ejemplo, presenta el calzón corto y negro, como castellanos y aragoneses, que acompañaba al “sagum” negro celta. Los campanilleros llevan las arandelas de los tobillos que acompañaban a las “viriae” de los morcillos del brazo. Esgrimían espadas de antenas atrofiadas, el famoso Gladius Hispaniensis, y utilizaban yelmos similares a los de Quintana Redonda y a otros de Celtiberia; cónicos, con ápex, cubrenucas y orificios de sujeción para el barboquejo. El traje masculino alentejano es más moderno pero los cantos corales masculinos del Alentejo pueden ser una reminiscencia de los tiempos de los guerreros celtas.

Fiestas

En numerosos sitios de Beturia se suelen celebrar mucho 3 fechas señaladas del antiguo calendario celta: 1 de Febrero, 1 de Mayo y 1 de Noviembre. Para los celtas, el 1 de Febrero era Inbolc; el 1 de Mayo, Beltane; y el 1 de Noviembre, Samain. Actualmente Imbolc ha derivado en La Candelaria, Beltane en las Cruces de Mayo o en Los Mayos y Samain en el Día de Todos los Santos, que en los territorios de raigambre celta pervive también como Samain o Magosto.


Todos estos elementos configuran un mismo sustrato cultural, e incluso genético, heredero de la estirpe celta o céltica en la Península Ibérica, a la que perteneció Viriato, símbolo de la resistencia contra Roma. Pero nuestra entrada sólo es una pequeña síntesis de lo mucho que hay ya estudiado y de lo mucho que hay todavía por descubrir. El tema es tan amplio, complejo y polémico que sólo hemos querido dar unas pinceladas como introducción a vuestra propia investigación personal si os interesa. La Península Ibérica es un territorio muy interesante en cuanto a historia y cultura aunque lamentablemente pensamos que está mal visto poner énfasis en sus ricas diferencias por temor a su utilización con fines políticos.

Sólo queríamos reivindicar que Beturia es una región apasionante, desgraciadamente diluida hoy día por los límites administrativos y todavía muy desconocida. También queríamos reivindicar el celtismo de Beturia, al igual que existe en Galicia, Asturias, Cantabria, León, Extremadura o Portugal. El Noroeste y el Suroeste no están tan lejos, ya que la Vía de la Plata conectó estas antiguas tierras celtas o célticas. Por eso, desde la Cordillera Cantábrica hasta Sierra Morena mantenemos lazos culturales todavía, aunque la mayoría lo ignore. Incluso también con las Naciones Celtas allende los mares, por todo el Arco Atlántico, desde Tartessos y Beturia hasta Escocia, pasando por Galicia.

Nos encantaría que aportarais vuestra opinión y/o información en los comentarios. Muchas gracias por seguirnos. Esperamos que os haya gustado esta nueva entrada.

485px-Atlantic-Europe


Fuentes:

Museo Arqueológico Nacional

Lusitania: historia y etnología

Dólmenes y menhires

Huelva Buenas Noticias

La Voz de Galicia

Lusitania’s Grill

Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana

Archivo Municipal de Belmez

Turismo y Cultura Peñaflor

Arquehistoria

Wikipedia

Fotos:

Shirokazan

Herribizia

Antonia Regojo

Wikipedia

Anuncios

Las 9 maravillas de Balutia: yacimientos arqueológicos

Estándar

Inauguramos este bloque temático titulado “Las maravillas de Balutia”, en este caso, con los yacimientos arqueológicos más importantes de nuestra zona, algunos magníficamente conservados pero desgraciadamente muy poco conocidos, una consecuencia más de la marginación que sufre nuestra tierra desde hace décadas. A continuación, os presentamos las 9 maravillas de la Antigüedad que posee nuestro rico patrimonio histórico.

CANCHO ROANO (Zalamea de la Serena, LA SERENA)

Se trata de un santuario o templo que data del siglo VI a.C., aunque fue ampliado y modificado en siglos posteriores. Se cree que perteneció a la civilización de Tartessos aunque hay fases de la excavación que pertenecen a épocas en las que supuestamente esta civilización ya habría desaparecido, por lo que para algunos, más que un yacimiento tartesio, es un yacimiento túrdulo, pueblo que heredó esa cultura en la Beturia. Aún así, está considerado como el yacimiento tartésico mejor conservado de toda la Península Ibérica. Cuenta con las figuras de Bien de Interés Cultural (B.I.C.) y de Patrimonio Nacional.

CANCHO ROANO

REGINA TURDULORUM (Casas de Reina, CAMPIÑA SUR o COMARCA DE LLERENA)

Se trata de los restos de una antigua ciudad romana de la que actualmente quedan el teatro y el foro. El teatro fue construido en el siglo I d.C., tenía capacidad para acoger hasta 1.000 personas, estuvo en funcionamiento hasta el siglo IV d.C. y se cree que fue uno de los más importantes de toda la Península Ibérica. Por su parte, el foro conserva los cimientos de algunas casas, edificios públicos, pórticos, restos de vías romanas y un templo porticado con una sala de culto al emperador. También ha quedado al descubierto la gran red de cloacas de la ciudad. Como su propio nombre indica, la ciudad estuvo poblada por los colonos romanos y por los indígenas túrdulos de la Beturia durante la etapa de la romanización de Hispania.

REGINA TURDULORUM

SISAPO (La Bienvenida, Almodóvar del Campo, VALLE DE ALCUDIA)

Se cree que esta ciudad fue fundada a finales del siglo VIII a.C. o principios del VII a.C. por los tartesios, cuyos herederos en la Beturia serían los túrdulos. Más tarde, entre los siglos I-II a.C. los romanos ocuparon la zona atraídos por la gran riqueza mineral cuya explotación fue muy importante en todo el mundo conocido hasta entonces. Los restos más importantes que podemos ver son la casa de las columnas rojas, el anfiteatro del Hoyo Santo y la muralla así como una necrópolis visigoda, ya que el Reino de Ardabasto tuvo lugar en Balutia. Hay una hipótesis que formula que existieron dos ciudades con el nombre de Sisapo: Sisapo Vetus, que sería La Bienvenida, y Sisapo Nova, que sería Almadén.

SISAPO

FORNACIS (Ribera del Fresno, TIERRA DE BARROS)

Fornacis, u Hornachuelos, fue uno de los oppida que surgieron en la Beturia tras la romanización. Los oppida no eran otra cosa que ciudades fortificadas por los romanos en las que convivían estos colonos con la población indígena túrdula o céltica. Data de los siglos I-II d.C. Se conservan algunas construcciones de la necrópolis, algunas calles con los cimientos de algunas viviendas, donde se pueden ver incluso la cocina, restos de la muralla y del foso defensivo y un enorme aljibe. Fue construida para dominar el Valle del Matachel (frontera natural de la Beturia Túrdula) y por su riqueza mineral. Aunque la comarca de Tierra de Barros en su conjunto no estuvo dentro de los límites de Beturia, Ribera del Fresno y Hornachos sí.

FORNACIS

HIJOVEJO (Quintana de la Serena, LA SERENA)

Este yacimiento alberga uno de los recintos fortificados más grandes y mejor conservados de toda la Península. Es una torre que data de los siglos I-II a.C., construida en plena romanización. Está formada por una planta irregular con dos habitaciones y un patio. Claramente tuvo unas funciones militares. En el exterior, podemos encontrar una construcción de gran tamaño en forma de rampa, de la que se desconoce todavía su función. Con el tiempo, a la estructura original de la torre, se le adosó una explotación agrícola romana.

HIJOVEJO

MAJADAIGLESIA/SOLIA (El Guijo, LOS PEDROCHES)

En este yacimiento destacan los restos pertenecientes a una infraestructura hidráulica de época romana con cisternas, conducciones subterráneas y pozos principalmente. También se han encontrado cerámicas celtíberas, prueba de la influencia celta a lo largo de toda la Beturia. Las líneas de investigación actuales identifican el yacimiento de Majadaiglesia con la antigua ciudad romana de Solia, que por extensión daba nombre a toda la zona (Soliense). En este lugar había una iglesia paleocristiana, por lo que se cree que fue un asentamiento visigodo importante por su carácter religioso (Reino de Ardabasto). Durante la época musulmana, fue menos relevante, al igual que pasó en Sisapo.

MAJADAIGLESIA

LACIMURGA (Navalvillar de Pela y Puebla de Alcocer, LA SIBERIA)

Es una antigua ciudad romana que data de los siglos I-II a.C. aunque fue construida sobre un oppidum o castro prerromano, del que se rescataron joyas orientalizantes de los siglos V-VI a.C. Entre sus vestigios, podemos encontrar un monumental edificio público, ruinas de viviendas y edificios de almacenaje, un edificio de termas públicas, un gran depósito de agua y muros de mampostería que podrían indicar el sistema defensivo de los antiguos pobladores betures. Hay muchos autores que no se ponen de acuerdo y mientras unos creen que pertenecía a la Beturia, otros creen que formaba parte de Lusitania pero lo que sí está claro es que estaba situada en un lugar estratégico del Guadiana, ya que hacía de línea divisoria entre dos regiones y controlaba las comunicaciones entre ellas.

LACIMURGA

MIROBRIGA TURDULORUM (Capilla, LA SERENA)

Es un asentamiento romano que data de los siglos I-II a.C., probablemente de la época del fin de las guerras contra lusitanos, celtiberos y cántabros, en la que los romanos comenzaron a construir ciudades y reorganizar el territorio para demostrar su poderío en la Península Ibérica. Posee una posición estratégica, ya que se encuentra en el paso natural que lleva hasta la zona minera de Sisapo Nova (Almadén) que conectaba Mérida con Zaragoza. Anteriormente, como su nombre indica, estuvo poblada por túrdulos. Se conservan parte de los muros de algunas viviendas además de descubrirse lápidas y pedestales con inscripciones y figuras mitológicas o realistas. La mayor parte del material encontrado se ha perdido, ya que fue empleado en la construcción del convento templario de la Encarnación, hoy sumergido bajo el embalse. Desgraciadamente, este yacimiento carece de protección y se encuentra en un gran estado de abandono.

MIROBRIGA TURDULORUM

KABBAL (Capilla, LA SERENA)

Se trata de la ciudad musulmana perteneciente a la cora de Fahs al-Ballut que quedaría deshabitada y sepultada tras la conquista cristiana de Fernando III. Es el yacimiento de toda la lista que más recientemente se ha descubierto y hasta el momento, se han desenterrado una calle y dos antiguas viviendas, una de ellas con escaleras, con sendos hogares donde cocinaban y se calentaban. Por otra parte, en el castillo de origen árabe se han encontrado suelos bajomedievales y un sótano. También se han encontrado restos cerámicos y utensilios domésticos. Todavía queda mucho por excavar y estudiar.

KABBAL

Balutíes por el mundo (II): la República de Salé

Estándar
Balutíes por el mundo (II): la República de Salé

Para celebrar estas fiestas y poco antes de finalizar el año, volvemos con una nueva entrada dedicada a la historia de los antiguos habitantes del territorio que bautizamos como Balutia, y en definitiva, dedicada a nuestra historia, a la historia de nuestros antepasados, historia olvidada o ignorada en la mayor parte de los casos.

Para poneros en situación, nos remontaremos al año 1610, en el que el rey de España, Felipe III, ordena la expulsión de todos los moriscos de la Corona de Castilla por Real Decreto; éste no era un hecho aislado, ya que también iba acompañado de la expulsión de todos los moriscos en la Corona de Aragón. En esa época, se llegaron a desterrar de su país a 300.000 personas aproximadamente, gentes que llevaban viviendo en España generación tras generación al menos durante 9 siglos y eran tan españoles como los castellanos, aragoneses y navarros o como los sefardíes, que también serían expulsados anteriormente en 1492 por los Reyes Católicos. Por otra parte, la expulsión de los moriscos venía precedida por numerosos intentos de conversiones forzosas o exilios y de aculturación propiciada por la Monarquía Hispánica, con sus consiguientes rebeliones, guerras y deportaciones hasta que finalmente llegaron los decretos de expulsión de España.

Embarco_moriscos_en_el_Grao_de_valencia

Embarco de moriscos en Valencia tras su expulsión

La mayoría de esos moriscos expulsados, se exiliaron en la Berbería y en el Imperio Otomano aunque algunos lograron arribar a América durante la colonización, según las crónicas de la época, aunque lo tenían terminantemente prohibido también. Así fue como Argel, Orán, Tetuán, Fez, Tánger, Tlemecén, Xauen, Túnez, Salónica, Estambul, El Cairo o el Líbano, entre otros, fueron creciendo en población e integrando a la vez la cultura morisca en sus cimientos.

Moriscos_Port_d'Orán._Vicente_Mestre

Desembarco de moriscos en Orán (Argelia)

Pues bien, de esos 300.000 moriscos expulsados de toda España, nos centraremos en los 3.000 que fueron expulsados de Hornachos, localidad extremeña situada actualmente en la comarca de Tierra de Barros. Aunque Hornachos no formó parte de la cora de Fahs al-Ballut durante la época islámica, ya que pertenecía a la cora de Mérida, sí que formó parte de la Beturia Túrdula bajo el nombre de Fornacis; por ese motivo, tratamos el tema.

imag_1101_sierra_hornachos_02_mapa

Ubicación de Hornachos en la comarca de Tierra de Barros, en la Baja Extremadura

arqueo 057

Fornacis, Hornachos en la Beturia Túrdula

Hornachos_in_Spain_01

Panorámica de Hornachos frente a su Sierra Grande

Los hornacheros, que habían embarcado en el puerto de Sevilla, se instalaron primeramente en la ciudad mediterránea de Tetuán, lo que fue aprovechado por Muley Zaidán para reclutarlos para la lucha por el poder contra su hermano Muley Xeque, ambos hijos del sultán Ahmad al-Mansur de Marruecos, que había fallecido en 1602. Aunque Muley Zaidán fue el vencedor, ninguneó a los moriscos que le habían ayudado a ganar la batalla haciendo que éstos maldijeran la Berbería y desertaran para finalmente establecerse en la desembocadura del río Bu Regreg, en la costa atlántica. Al llegar a esta desembocadura, se asentaron en el margen izquierdo del río, en la ciudad apodada como Salé la Nueva (actual Rabat, capital de Marruecos), ya que en la orilla de enfrente se situaba la ciudad de Salé, que aunque poblada también por moriscos, se trataba de andalusíes exiliados mucho tiempo atrás, por lo que rechazaron a los hornacheros recién llegados, que se distinguían de sus congéneres por los siglos de más de aculturación cristiana en la Península Ibérica que quedaba patente en aspectos como la vestimenta, la lengua castellana, nombres y apellidos o su islamización puesta en tela de juicio, llegando incluso a ser apodados como “los cristianos de Castilla”.

RBR-1627-1668

Ubicación de las ciudades de Salé y Salé la Nueva (Rabat) en la costa atlántica de Marruecos

Las ciudades de Rabat y Salé eran utilizadas por el sultán marroquí como base de los corsarios o piratas para que atacaran la flota europea y cometieran incursiones en los países cristianos desde el tiempo de las Cruzadas y, sobre todo, a partir de la toma de Constantinopla (1453) por los turcos otomanos. Entre estos corsarios, se encontraban principalmente berberiscos y turcos otomanos pero también europeos renegados, sobre todo holandeses, ingleses y franceses. Sin embargo, los moriscos hornacheros fueron los que ejercieron mayor influencia y poder en estas ciudades costeras y en 1626, aprovechando la debilidad del sultanato marroquí y con el beneplácito del caid (gobernador), Sidi al-Ayachi (de etnia morabita), declararon la independencia de la República de Salé. Esta república corsaria atrajo a numerosos refugiados moriscos de la Península Ibérica, andalusíes de otras partes de Marruecos y de la Berbería, más renegados europeos, sefardíes pero también comerciantes cristianos. Se hicieron famosas sus incursiones en Ceuta y en las costas del Reino de Sevilla y del Reino de Granada, que pertenecían a la Corona de Castilla y, por ende, a la Monarquía Hispánica. Llegarían incluso a sitios tan lejanos como Islandia.

Bowles's_Naval_Flags_Salé

Diferentes banderas de la República de Salé

République_du_Bouregreg,_Republic_of_Bouregreg,_1627-1668

Mapa de la República de Salé (1627-1668)

La república estaba en todo su apogeo económico cuando se desataron las luchas internas por el poder entre los moriscos hornacheros y los antiguos andalusíes que llevaban allí mucho más tiempo. Finalmente, se resolvió todo con un acuerdo en el que se dividirían equitativamente los 16 puestos del gobierno, el beneficio de las mercancías y esclavos y los derechos de aduanas. Mientras todo esto se aclaraba, los hornacheros por su parte le propusieron un tratado de entrega de la República de Salé a la Monarquía Hispánica de Felipe IV en 1631 a cambio de algunas condiciones, entre las que se encontraban poder volver a su tierra de origen, Hornachos, algo que jamás conseguirían, ya que el acuerdo se interrumpió por nuevas luchas internas acaecidas en 1636, en las que intervendría el Reino de Inglaterra apoyando a los indígenas morabitos y en contra de los moriscos hornacheros. A partir de 1640, la república cayó en manos de los berberiscos del Valle del Muluya hasta que en 1668, fue reintegrada en el Sultanato de Marruecos, bajo la recién llegada dinastía alauí, procedente del Reino de Hedjaz (en la actual Arabia Saudí), que actualmente sigue gobernando el país. Sin embargo, mantendría su actividad corsaria hasta 1829.

Palace_gate

Puerta de la Casba (alcazaba o fortaleza) de los Udayas, centro de poder de los hornacheros

Kasbah_des_Oudaias_1

Ciudadela de la República de Salé

CON NOMBRE PROPIO

A la República de Salé también se la conoce como República de Rabat-Salé, República del Bu Regreg o República de las Dos Orillas.

Los cuatros moriscos hornacheros firmantes del tratado para entregar la República de Salé a la Monarquía Hispánica fueron Mahamet ben Abdelkader, gobernador de la Casba (alcazaba), el caid (gobernador) Bexer Brahin de Bargas y los escribanos Mumamet Blanco y Musa Santiago.

Entre los piratas moriscos más célebres encontramos a Alonso de Aguilar “El Joraique”, Mami Arráez o Manuel de Guadiana.

También se tiene constancia de moriscos llegados a América durante la colonización como Alvaro González de Hornachos o María Ruiz de Albolote además de esclavos moriscos granadinos llevados por sus dueños.

Muchos de los habitantes de la Berbería (Marruecos, Argelia y Túnez) todavía conservan antropónimos que dejan patente su origen morisco: Carrasco, Palomino, Blanco, Pérez, Rodríguez, Medina, Toledano, Almodóvar, Piro (Pero o Pedro), Balafrej (Palafox), Bargash (Vargas), Mulina (Molina), Baes (Páez o Báez), Sordo, Moreno, Chiquito, Conde, Luis, Méndez, Morisco, Palau, etc.

 

Poblaciones de la Beturia Túrdula o Turdulia (Baeturia Turdulorum)

Estándar
Poblaciones de la Beturia Túrdula o Turdulia (Baeturia Turdulorum)
  • Sisapo o Sisapón Vetus: La Bienvenida, Almodóvar del Campo (Valle de Alcudia, Ciudad Real)
  • Sisapo o Sisapón Nova: Almadén (Valle de Alcudia, Ciudad Real)
  • Mirobrica o Miróbriga: Capilla (La Serena, Badajoz)
  • Sosintigi: Santa Eufemia (Los Pedroches, Córdoba)
  • Mellaria o Melaria: Fuente Obejuna/Belmez (Valle del Guadiato, Córdoba)
  • Arsa: Azuaga/Campillo de Llerena/Zalamea de la Serena (Campiña Sur/La Serena, Badajoz)
  • Regina o Turrirecina: Casas de Reina/Llerena (Campiña Sur, Badajoz)
  • Solia: El Guijo/Villanueva de Córdoba o quizás término municipal de Belalcázar (Los Pedroches, Córdoba)
  • Baedro: El Viso o quizás término municipal de Belalcázar (Los Pedroches, Córdoba)
  • Artigi: Quintana de la Serena (La Serena, Badajoz)
  • Iulipa: Zalamea de la Serena (La Serena, Badajoz)
  • Fornacis: Ribera del Fresno (Tierra de Barros, Badajoz)
  • Municipium Flavio Victoria: Azuaga (Campiña Sur, Badajoz)
  • Celti: Hornachuelos (Sierra Morena, Córdoba)/Peñaflor/La Puebla de los Infantes (Vega del Guadalquivir/Sierra Norte, Sevilla)
  • Aria: Peñaflor (Vega del Guadalquivir, Sevilla)
  • Balleia: Ribera del Fresno/Hornachos (Tierra de Barros, Badajoz)
  • Oueskis o Vesci: lugar aún sin identificar
  • Ibolca: Porcuna (Campiña Norte, Jaén)
  • Recinto fortificado en la zona de El Cabril: Llera (Campiña Sur, Badajoz)
  • Ursaria: Usagre (Campiña Sur, Badajoz)
  • Epora: Montoro (Alto Guadalquivir, Córdoba)
  • Sacili Martialium: Alcurrucén, Pedro Abad (Alto Guadalquivir, Córdoba)
  • Lacimurga: Navalvillar de Pela (La Siberia, Badajoz)
  • Contosolia: Magacela (La Serena, Badajoz)
  • Hijovejo: Quintana de la Serena (La Serena, Badajoz)
  • Tereses, Tereja o Canani/Canaca: Guadalcanal (Sierra Norte, Sevilla)

Beturia 3 Beturia 5