Archivo de la etiqueta: Huelva

Beturia: ¿Nación Celta olvidada?

Estándar
Beturia: ¿Nación Celta olvidada?

Mucho se ha hablado sobre los celtas o el mundo celta y, aunque éste sea un tema algo controvertido entre los arqueólogos e historiadores, nos apetecía por fin publicar alguna entrada sobre este tema, siempre por supuesto enlazándolo con nuestro ámbito territorial, en este caso con toda la Beturia.

A menudo, se consideran Naciones Celtas a los 6 territorios donde todavía perviven a duras penas las lenguas celtas: Escocia, Irlanda, Gales, Cornualles, Bretaña y la Isla de Man. Aunque a veces, y sobre todo en los últimos tiempos, se viene añadiendo Galicia también a esta selecta “familia”. Sin embargo, otras veces también se incluye Asturias o incluso bajo el término de Breogania, se incluyen tanto Galicia y Asturias como León y el Norte de Portugal, que eran los territorios que formaron parte de Gallaecia, una de las provincias romanas de Hispania.

7101542375_557556a35b_o

Pero, ¿dónde quedan los territorios celtas o célticos más al sur de la Península Ibérica? ¿O es que acaso Lusitania, Vetonia y Beturia no pertenecieron a este mundo céltico? ¿No quedan vestigios de esta cultura ancestral en estos territorios del Suroeste al igual que en el Noroeste?

La respuesta es sí. Todavía quedan muchos restos de la cultura celta o céltica en Lusitania, Vetonia o Beturia, igual que en Gallaecia. Pero nos centraremos, como es lógico, en algunos de los restos que han permanecido en nuestra región de Beturia.


Castros

Son recintos fortificados que se construían habitualmente sobre un lugar elevado, ya fuera un cerro o una meseta. Se pueden encontrar por diferentes lugares de Europa. Aunque en España normalmente se suelen asociar a Galicia, también podemos encontrar castros en otras regiones del Oeste peninsular. La raíz “iltir” o “iltur” de la lengua íbera y la raíz “briga” de la lengua celta se refieren a estos lugares. Por eso, muchos nombres de ciudades prerromanas o romanas tenían estas terminaciones. Los romanos los denominaron oppidum (pl. oppida). Por ejemplo, Fornacis (Ribera del Fresno) es un buen ejemplo de oppidum.

Toponimia

En Beturia existieron ciudades como Mirobriga (actual Capilla), Nertobriga (Fregenal de la Sierra) o Turobriga (Aroche), que mantenían la terminación celta para designar los castros. También existió otra ciudad cuyo nombre designaba claramente su origen céltico: Celti (Peñaflor). Además, el nombre de la comarca del Andévalo procede de Endovélico, versión ibérica del dios celta Belenus y el más importante de los dioses para los lusitanos, vetones y demás pueblos célticos.

ruins-1197878_960_720

Torques

Se trata de los collares celtas más famosos, utilizados por diferentes pueblos celtas como los bretones, galos o los celtas ibéricos. Son collares de metales como el oro, el bronce, el cobre o la plata con forma de herradura circular. Habitualmente se representaba a los dioses celtas con torques. La palabra viene del irlandés antiguo “torc” y del galo “torcos”, que significa jabalí, animal sagrado de la mitología celta, que simbolizaba el valor y la fuerza de dioses y héroes. En el Valle del Guadiato y Los Pedroches se encontraron dos importantes hallazgos que contenían torques: el Tesoro de Belmez y el Tesoro de los Almadenes.

Museo Arqueologico de Córdoba

Danzas de las espadas o paloteos

En las comarcas del Andévalo y de la Sierra de Aracena podemos encontrar numerosas danzas rituales de espadas y otras similares con palillos, palos, lanzas, arcos o garrotes. Pero también encontramos una danza similar en Obejo, en el Valle del Guadito, llamada también “Baile de Bachimachía”. Esto demuestra que estas danzas guerreras no sólo perviven en el Norte (Galicia, León, Cantabria, Aragón, Navarra o País Vasco). Son muy famosas las danzas de Tierra de Miranda, la región de lengua y cultura leonesa de Portugal. Fuera de la Península Ibérica, también podemos encontrar estas danzas rituales en Escocia por ejemplo.

37244289636_b47a9989dd_o

Gaita y tamboril

La gaita es el instrumento celta por antonomasia. Aunque en la Península Ibérica la gaita más famosa es la de Galicia, también podemos encontrarla en Portugal, Asturias, Cantabria, León, Extremadura e incluso en las comarcas del Andévalo y la Sierra de Aracena, que utilizan este instrumento en las danzas rituales pero también la han integrado incluso en la famosa Romería de El Rocío. Aunque en Aragón, Cataluña, Mallorca y Valle de Arán también existen gaitas autóctonas de otro tipo. El tamboril por su parte, podemos encontrarlo desde Asturias hasta Huelva ininterrumpidamente pero también en el Alentejo portugués. Ya lo describían en las famosas Cantigas de Santa María, escritas en galaico-portugués.

Tamborileros_plasencia

Trajes típicos

El traje masculino del Andévalo, al igual que el de Jerez de los Caballeros o Fregenal de la Sierra por ejemplo, presenta el calzón corto y negro, como castellanos y aragoneses, que acompañaba al “sagum” negro celta. Los campanilleros llevan las arandelas de los tobillos que acompañaban a las “viriae” de los morcillos del brazo. Esgrimían espadas de antenas atrofiadas, el famoso Gladius Hispaniensis, y utilizaban yelmos similares a los de Quintana Redonda y a otros de Celtiberia; cónicos, con ápex, cubrenucas y orificios de sujeción para el barboquejo. El traje masculino alentejano es más moderno pero los cantos corales masculinos del Alentejo pueden ser una reminiscencia de los tiempos de los guerreros celtas.

Fiestas

En numerosos sitios de Beturia se suelen celebrar mucho 3 fechas señaladas del antiguo calendario celta: 1 de Febrero, 1 de Mayo y 1 de Noviembre. Para los celtas, el 1 de Febrero era Inbolc; el 1 de Mayo, Beltane; y el 1 de Noviembre, Samain. Actualmente Imbolc ha derivado en La Candelaria, Beltane en las Cruces de Mayo o en Los Mayos y Samain en el Día de Todos los Santos, que en los territorios de raigambre celta pervive también como Samain o Magosto.


Todos estos elementos configuran un mismo sustrato cultural, e incluso genético, heredero de la estirpe celta o céltica en la Península Ibérica, a la que perteneció Viriato, símbolo de la resistencia contra Roma. Pero nuestra entrada sólo es una pequeña síntesis de lo mucho que hay ya estudiado y de lo mucho que hay todavía por descubrir. El tema es tan amplio, complejo y polémico que sólo hemos querido dar unas pinceladas como introducción a vuestra propia investigación personal si os interesa. La Península Ibérica es un territorio muy interesante en cuanto a historia y cultura aunque lamentablemente pensamos que está mal visto poner énfasis en sus ricas diferencias por temor a su utilización con fines políticos.

Sólo queríamos reivindicar que Beturia es una región apasionante, desgraciadamente diluida hoy día por los límites administrativos y todavía muy desconocida. También queríamos reivindicar el celtismo de Beturia, al igual que existe en Galicia, Asturias, Cantabria, León, Extremadura o Portugal. El Noroeste y el Suroeste no están tan lejos, ya que la Vía de la Plata conectó estas antiguas tierras celtas o célticas. Por eso, desde la Cordillera Cantábrica hasta Sierra Morena mantenemos lazos culturales todavía, aunque la mayoría lo ignore. Incluso también con las Naciones Celtas allende los mares, por todo el Arco Atlántico, desde Tartessos y Beturia hasta Escocia, pasando por Galicia.

Nos encantaría que aportarais vuestra opinión y/o información en los comentarios. Muchas gracias por seguirnos. Esperamos que os haya gustado esta nueva entrada.

485px-Atlantic-Europe


Fuentes:

Museo Arqueológico Nacional

Lusitania: historia y etnología

Dólmenes y menhires

Huelva Buenas Noticias

La Voz de Galicia

Lusitania’s Grill

Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana

Archivo Municipal de Belmez

Turismo y Cultura Peñaflor

Arquehistoria

Wikipedia

Fotos:

Shirokazan

Herribizia

Antonia Regojo

Wikipedia

Las regiones de Beturia y Granada comienzan a despertar del letargo

Estándar
Las regiones de Beturia y Granada comienzan a despertar del letargo

Beturia y el Reino de Granada están cansadas ya de ser siempre las últimas, de encontrarse a la cola de este Frankestein apodado Andalucía, con epicentro en Sevilla, que va devorando todo lo que está en sus dominios y arrinconando cada vez más a la periferia.

En los últimos meses, la histórica región del Reino de Granada se ha puesto en pie de guerra contra la supremacía sevillana. Parece que por fin ha despertado después de un largo letargo desde la creación del ente autonómico que aglutinaba a los antiguos reinos de Sevilla, Granada, Córdoba, Jaén y Algeciras. El detonante no ha sido otro que el anuncio de la Junta de su intención de fusionar los hospitales de la capital granadina, con el famoso médico Jesús Candel, más conocido como “Spiriman”, a la cabeza de esta movilización que se propagó también por Málaga y Huelva. A este hecho le siguió la reivindicación del AVE para Andalucía Oriental, que lleva mucho tiempo incomunicada del resto de España por la red ferroviaria, encabezada por plataformas como Granada en Marcha o Marea Amarilla.

Actualidad_169994131_20974637_1706x1280

Jesús Candel, “Spiriman”, el revolucionario médico granadino

Pero como no tenían bastante los granadinos con el tema de los hospitales y trenes, ahora el Colegio de Abogados de Sevilla ha instado al Consejo Superior del Poder Judicial y al Ministerio de Justicia a traspasar competencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que se encuentra en la Real Chancillería de Granada, a la capital hispalense. Esta propuesta está respaldada por los Colegios de Abogados de Cádiz, Huelva y Córdoba. Además, el Colegio de Abogados de Málaga lo ve con buenos ojos, ya que también reclama la creación de una sección penal para su ciudad.

Por parte de Granada, esta proposición se ve como un desmantelamiento de la capitalidad judicial de Andalucía que ostenta la ciudad y un nuevo abuso del centralismo sevillano mientras que para Sevilla y Málaga significaría una descentralización judicial y un equilibrio de fuerzas en el territorio de la comunidad autónoma. Ya que apelan a la descentralización judicial, también podrían apelar a la descentralización administrativa y comenzar a otorgar más poder a las diferentes zonas, no gestionando por ejemplo la Alhambra o Sierra Nevada desde Sevilla.

1200px-Real_chancilleria_exterior_Granada_Spain

Real Chancillería de Granada, actual sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía

Por nuestra parte, Beturia también se empieza a movilizar, y en especial Beturia Túrdula o Balutia, ya que se están creando diversas plataformas para reivindicar los Fondos Miner que deben a la comarca minera del Alto Guadiato y también para reclamar mejoras en peligrosas vías de comunicación, tales como la N-432 (futura autovía A-81) y la N-430 (futura autovía A-43).

Sin embargo, todavía queda muchísimo por hacer, ya que los betures y los balutíes somos un pueblo que llevamos hibernando muchos siglos, a merced de lo que quieran disponer los señores feudales, los caballeros de las órdenes militares o ahora los políticos autonómicos o provinciales. Hemos olvidado nuestro carácter guerrero celta (algunos historiadores sitúan en Beturia el origen de Viriato), visigodo (Reino de Ardabasto) y bereber (Emirato de Creta y República de Salé) y nos conformamos con ver pasar el tren; bueno…¿qué tren? si teníamos dos líneas de ferrocarril (Córdoba-Belmez-Almorchón y Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano) que vertebraban Balutia y ya sólo permanecen en nuestro recuerdo, sin ni siquiera luchar por exigirlas. Al menos los granadinos se están organizando y manifestando por sus trenes, al igual que asturianos, leoneses y extremeños con el Movimiento por el Tren de la Plata. Incluso Los Pedroches, después de estar al pie del cañón durante 25 años consiguieron su estación de AVE. Pero el Guadiato sigue plácidamente durmiendo en su valle encantado que pronto se convertirá en fantasmagórico si sigue sin luchar por nada.

600px-Forcano1948Córdoba_Peñarroya_Almorchón

Antiguas líneas ferroviarias de Balutia: Córdoba-Belmez-Almorchón y Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano

Y lo peor de todo es que, pese a sufrir la marginación constante en la periferia, la mayoría de los betures y balutíes y los granadinos, levantiscos o suresteños siguen bailando al ritmo de sevillanas, taconeando en la Feria de Abril, olvidando su verdadera historia y cultura, sin defender su identidad propia, absorbidos por ese embrujo tan atrayente que ejerce la metrópoli del Valle del Guadalquivir.


Fuentes:

ABCdeSevilla

Blog Hoy Salgo en Moto

Wikipedia

El Español

“Andalucía [no] sólo hay una”: contra la visión uniforme de su cultura

Estándar
“Andalucía [no] sólo hay una”: contra la visión uniforme de su cultura

Hoy quiero compartir con todos los balutíes y betures un original mapa del actual territorio que conforma la comunidad autónoma de Andalucía con banderas integradas en él, que está cargado de paralelismos y sin duda, no dejará indiferente a nadie, ya sea para bien o para mal. Lo ha confeccionado exclusivamente para la Región de Balutia un regionalista granadino que desea que vuelva la antigua región de Granada formada por Granada, Almería, Málaga y quizás también Jaén.
Os explico a continuación todas las comparaciones que se dan en el curioso mapa:

1.-En primer lugar, comenzamos con nuestra amada Balutia, representada la parte actualmente cordobesa con la bandera de Euskadi, la parte actualmente castellana con la bandera de Navarra y la parte actualmente extremeña con la bandera del departamento francés de los Pirineos Atlánticos, donde se incluye el Iparralde o País Vasco Francés y simbolizando que esta región con vínculos culturales comunes está dividida entre 3 provincias y 3 comunidades autónomas diferentes, algo similar a lo que le pasa a Euskal Herria, dividida en 3 entidades distintas y entre 2 países diferentes. También elegí la ikurriña para Los Pedroches y el Valle del Guadiato porque somos el punto más alto de la comunidad autónoma y por ello somos “los vascos de Andalucía” aunque históricamente hayamos estado vinculados al Reino de Córdoba, igual que las Vascongadas a la Corona de Castilla.

2.-Córdoba capital con el Valle del Guadalquivir (excepto Palma del Río que culturalmente es sevillana claramente), la Campiña y la Subbética simbolizaría el Reino de Castilla, ya que fue uno de los primeros reinos históricos de la actual Andalucía en ser cristianizado y castellanizado. Además de que la ciudad de Córdoba es la capital andaluza que más al norte se encuentra y todavía posee un carácter regio que recuerda su pasado señorial y es la única ciudad andaluza con una plaza mayor cuadrada de estilo castellano.

3.-Sevilla sin la Sierra Norte y con Palma del Río incluido, aparece bajo la bandera de la moderna Comunidad de Madrid, simbolizando el gran centralismo que ejerce Sevilla sobre el resto de la actual comunidad autónoma de Andalucía y también vinculada a la “castellana” Córdoba, ya que Madrid fue parte de Castilla la Nueva y Sevilla fue otro de los reinos históricos más prontamente cristianizado y castellanizado además de convertirse durante la Conquista de América en una ciudad tan importante como Madrid a nivel estatal.

4.-Huelva más la Sierra Norte aparecen bajo la bandera de Extremadura, ya que mantienen fuertes vínculos con esa región, sobre todo la Sierra Norte de Sevilla y la Sierra de Aracena además de que en 1931 con la Segunda República, Huelva quiso unirse a Extremadura y no a Sevilla ni a la Andalucía actual de las 8 provincias. Además como Extremadura formó parte de la Corona de Castilla, también simbolizaría que Huelva formó parte del Reino de Sevilla.

5.-Cádiz es representado por la bandera de la Región de Murcia mientras que el Campo de Gibraltar está representado por la bandera de Cartagena, ya que tanto el Campo de Gibraltar como Cartagena han reclamado ser provincias distintas a las de Cádiz y Murcia respectivamente. Al igual que el Reino de Murcia formó parte de la Corona de Castilla, también Cádiz formó parte del Reino de Sevilla. Por otra parte Jerez, donde también existe un movimiento procapital o provincialista, y la Sierra de Cádiz, que son culturalmente distintos a los de la Bahía de Cádiz, aparecen representados bajo la bandera de Ceuta, ya que esta ciudad autónoma formó parte de Cádiz.

6.-Málaga, Granada y Almería aparecen bajo las banderas del Reino de Valencia, del Reino de Mallorca y la estrelada de Cataluña (ya que Almería es la que menos andaluza se siente y dijo no a la autonomía andaluza) respectivamente recordando a los reinos que estuvieron unidos bajo la Corona de Aragón como estas 3 provincias estuvieron unidas en el Reino de Granada. En la Serranía de Ronda, hay un movimiento provincialista también por lo que está representada con la bandera de Melilla, ya que esta ciudad autónoma dependió de Málaga, como actualmente depende Ronda. Por otra parte, la franja este de Jaén, Granada y Almería es una metáfora de la Franja de Aragón que es una zona de transición con Cataluña, siendo ésta una zona de transición con Murcia.

7.-Por último, Jaén está representado por la bandera del Reino de León, que estuvo bajo la Corona de Castilla pero era distinto al Reino de Castilla, algo similar a lo que pasó con el Reino de Jaén, que también fue cristianizado junto al de Córdoba y al de Sevilla y se les denominó a los tres genéricamente Andalucía diferenciándolos de la región de Granada, pero manteniéndose sus reinos separados hasta la nueva división provincial de 1833. Bajo la bandera de El Bierzo, comarca que reclama ser provincia distinta a la de León, se encuentra la Campiña Norte que reclama la provincia de Linares distinta a la de Jaén.

8.-Como detalle, señalar que Gibraltar aparece representado por la bandera de Andorra (aunque no se puede apreciar con claridad por su pequeña extensión) ya que son los dos únicos diminutos reductos de la Península Ibérica que no forman parte ni de España ni de Portugal actualmente.

ANDALUCÍA PLURAL

El invento de Andalucía: Javier de Burgos, Blas Infante y PSOE/UCD

Estándar
El invento de Andalucía: Javier de Burgos, Blas Infante y PSOE/UCD

Partimos de la base de que el término moderno Andalucía no es sinónimo del término histórico al-Andalus. También partimos de la base de que Andalucía no es una de las nacionalidades históricas, como nos han querido vender desde la Junta. También partimos de la base de que si no hubiera un centralismo tan fuerte en Sevilla y se potenciaran las diferentes culturas e idiosincrasias que se dan en este amplio territorio y no se exportara el tópico sevillano para toda Andalucía, no estaría escribiendo ésto ahora mismo posiblemente. Pues bien, después de partir, avancemos…

La región de Andalucía como tal apareció nada más y nada menos que en 1833 (siglo XIX), hace tan sólo 181 años exactamente, con la nueva división provincial y regional de Javier de Burgos, secretario de Estado de Fomento bajo la regencia de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, basándose en los principios racionalistas del Nuevo Régimen que ya habían convertido las históricas provincias francesas en departamentos según criterios geográficos, en los que se basó, ya que se trataba de un afrancesado.
Pues bien, este hombre mediante una simple circular, creó un Estado centralizado. Hasta ese momento, en la actual Andalucía, existían 6 reinos históricos: Sevilla, Córdoba, Jaén, Granada, Algeciras y Gibraltar; aunque estos dos últimos más nominales que efectivos. A los reinos de Sevilla, Córdoba y Jaén se les conocía popularmente por el nombre genérico el Andalucía, que no era más que un término geográfico como lo pudiera ser el Levante, la Meseta o la Cornisa Cantábrica, distinguiéndolo de Granada que era otra región como lo pudiera ser Murcia.
Javier de Burgos ni corto ni perezoso dividió los reinos de Sevilla y Granada en 3 provincias cada uno, convirtió los reinos de Córdoba y Jaén en provincias, cambiando algunos de sus límites y denominó a las nuevas 8 provincias resultantes como la región de Andalucía.

Reinos de Sevilla, Córdoba, Jaén y Granada hasta 1833 Andalucía y Granada hasta 1833Región de Andalucía por Javier de Burgos a partir de 1833Más tarde llegaría el “genial” Blas Infante por 1910 inventándose el andalucismo que promulgaba que Andalucía tenía cohesión cultural y era una nacionalidad histórica diferenciada en España. Hasta entonces había existido una débil autoconciencia de la existencia de Andalucía como pueblo, frente al fuerte sentimiento localista o provincialista, que en muchos casos sigue patente y en otros latente.
Por otra parte, durante la I República Española de 1873, se había elaborado un proyecto de Constitución Federal en la que aparecerían Andalucía Baja (Sevilla, Córdoba, Huelva y Cádiz) y Andalucía Alta (Jaén, Granada, Almería y Málaga) como dos Estados diferentes pero nunca llegaría a promulgarse debido a la caída del gobierno.
En 1924, la Diputación Provincial de Granada aprobó un proyecto de bases para la creación de una Mancomunidad de Andalucía Oriental, a la manera de la Mancomunidad de Cataluña, que no llegó a prosperar. En 1933 (tras 100 años justos de haber reunido Javier de Burgos los reinos históricos en la región de Andalucía), tuvo lugar la Asamblea de Córdoba para abordar la propuesta de la Diputación Provincial de Sevilla de elaborar un estatuto de autonomía para las 8 provincias durante la II República Española de 1931, con la asistencia del “padre de la patria andaluza” pero fue un fracaso ya que el andalucismo aún no había cuajado y se retiraron los representantes de 4 provincias que estaban en contra del proyecto de la Andalucía de las 8 provincias: Granada, Almería, Jaén y Huelva.
Estados de Andalucía Baja y Andalucía Alta durante la I República Federal en 1873Por último, cuando cuajó más el invento del andalucismo con marca sevillana sobre las 8 provincias y todas sus comarcas, fue en 1981 en el proceso autonómico liderado por dos partidos de la transición, como son el desaparecido UCD y el superviviente PSOE en el que UCD Granada apostó por dos autonomías: Andalucía Occidental (Sevilla, Córdoba, Cádiz y Huelva) y Andalucía Oriental (Granada, Almería, Málaga y Jaén), siguiendo la estela de la división tradicional histórica entre Andalucía y Granada o Baja Andalucía y Alta Andalucía pero encontró una fuerte oposición en el PSOE que desde Sevilla defendía una autonomía única para las 8 provincias y finalmente consiguieron lo que ni Javier de Burgos ni Blas Infante habían conseguido: crear el sentimiento andaluz y la unidad cultural andaluza con disfraz sevillano que es totalmente falsa, ya que omite la rica variedad cultural que existe en una vasta región de 87 268 km², que va desde el Algarve del Océano Atántico hasta la Murcia del Mar Menor y desde la Meseta y Sierra Morena hasta los Sistemas Béticos pasando por el Valle del Guadalquivir y la Cuenca del Guadiana.
De nada serviría que la provincia entera de Almería dijera NO al Estatuto de autonomía junto a las comarcas más orientales de las provincias de Granada y Jaén o que Huelva hubiera querido unirse durante la Segunda República a Extremadura como su tercera provincia y su salida al mar; la Andalucía sevillana se impuso y sus cánones con ella, anulando el resto de realidades culturales para siempre y sometiendo a esta región a dos fuertes centralismos: el de Madrid y el de Sevilla hasta el día de hoy.
Comunidad autónoma de Andalucía desde 1981

Fuentes Imágenes: Asociación Socio-Cultural Castilla (ASCCAS)Getty Images, Wikipedia