Archivo de la etiqueta: La Mancha

#ElNorteDelSur: la influencia norteña en Beturia

Estándar
#ElNorteDelSur: la influencia norteña en Beturia

Si hace unos días os hablábamos de las distintas unidades geográficas que conforman la región de Beturia, hoy vamos a centrarnos en su etnografía.

Aunque la región de Beturia se sitúe en la mitad sur de la Península Ibérica, siempre se ha caracterizado por una curiosa influencia norteña, debido al estrecho vínculo que en diferentes épocas de la historia ha tenido con el norte de España. A continuación, os explicamos los diferentes factores que han influido en esta especial conexión Norte-Sur:

Celtas: desde la Antigüedad, Beturia ha formado parte del área indoeuropea de la Península Ibérica, compartiendo cultura celta con todo el noroeste peninsular, al que estaba unida gracias al corredor de Tartessos, que más tarde se denominaría Vía de la Plata y que tomaría mayor renombre durante la época romana. Tanto célticos como túrdulos, que aparecen en el mapa bajo el nombre genérico de beturios, estuvieron dentro de la órbita celta.

Si quieres conocer la reminiscencia celta actual de Beturia, pincha aquí.

CELTAS E ÍBEROS

Repoblaciones: por todos y todas es sabido que las repoblaciones durante la conquista cristiana de la Península Ibérica influyeron notablemente en la cultura de los territorios conquistados y que éstas se produjeron de norte a sur. La mayoría de los repobladores de Beturia provenían de la Corona de León, y, por lo tanto, portaron su lengua asturleonesa y sus costumbres norteñas. Pero también la Orden de Calatrava, fundada por el Reino de Castilla y asentada en La Mancha, influyó notablemente en la parte más oriental de Beturia, mientras que las Órdenes de Alcántara y Santiago controlaron la parte occidental.

Espana20

Trashumancia: desde el siglo XIII comenzó a adquirir gran relevancia la práctica de la trashumancia gracias al Real Concejo de la Mesta. Pastores de lugares como Soria, Cuenca o Guadalajara, la llamada Serranía Celtibérica, se desplazaban durante los inviernos a través de vías pecuarias hasta los valles y penillanuras de Beturia para que su ganado pudiera pastar. Los habitantes de Sierra Morena los llamaron serranos, denominándose a sí mismos serreños para diferenciarse. Por supuesto, también dejaron su impronta en nuestra región.

CAÑADAS REALES

Colonos: Carlos III diseñó en el siglo XVIII un proyecto de repoblación de Sierra Morena para luchar contra el bandolerismo, pero esta vez no contaría con repobladores del norte de España, sino de más al norte todavía, de Centroeuropa. Colonos alemanes sobre todo, pero también flamencos, suizos, austriacos, franceses, italianos y hasta húngaros, fueron llegando para poblar la zona, a los que más tarde se sumarían también catalanes y valencianos. Ya en el siglo XIX, y atraídos por la riqueza minera de Sierra Morena, llegaron ingleses, franceses y alemanes. Todos ellos dejaron su arquitectura, costumbres o apellidos, y, por supuesto, también la genética.

NUEVAS POBLACIONES SIERRA MORENA

Minería: aunque la minería ha sido muy importante en nuestra región desde la época prerromana, pasando por las épocas romana e islámica, en el siglo XIX se produjo un nuevo auge minero en nuestras comarcas, provocado por la eclosión de la Revolución Industrial. Nuestra región absorbió numerosos inmigrantes de distintas zonas de España, especialmente de otras partes de Extremadura y de La Mancha.

paisajes_esp1

Comunicaciones: caminos ancestrales como la Vía de la Plata, el camino romano de Córdoba a Mérida (Iter Ab Corduba Emeritam), los caminos islámicos de Córdoba a Toledo (p.ej. Balat al-‘Arus durante la época califal), el Camino Mozárabe de Santiago o las Cañadas Reales facilitaron el contacto con las tierras del norte. Pero también las modernas líneas de ferrocarril originadas gracias al auge minero del siglo XIX.

800px-Forcano1948Córdoba_Peñarroya_Almorchón

Orografía: el norte de la actual Comunidad Autónoma de Andalucía limita con las comunidades de Extremadura y Castilla-La Mancha y tradicionalmente ha estado mejor comunicado con ellas que con el resto de Andalucía, ya que la barrera natural de Sierra Morena siempre ha dificultado el contacto con la Baja Andalucía, por lo que Beturia ha recibido más influencias norteñas que sureñas.

www.pinterest.com


Mapas:

https://www.docsity.com/es/mapa-celtas-e-iberos-pueblos-prerromanos/3620423/

https://www.iventia.com/mapas-linguisticos-de-la-peninsula-iberica/

http://diccionariovirtualextremadura.blogspot.com/2019/01/la-trashumancia-en-extremadura-canadas.html

http://mineriaypaisaje.com/cartografia-1/

https://mrjaen.com/2016/05/22/8-apellidos-centroeuropeos/

http://semanariolacomarca.blogspot.com/2018/11/historias-de-trenes.html?m=0

http://maestrodesociales.blogspot.com/2013/09/2-bto-geo-tema-7-regiones.html

El Estado Federal Mancomunado

Estándar
El Estado Federal Mancomunado

Me gustaría proponer una idea original e innovadora que hasta ahora no he leído en ningún otro sitio y es la supresión y disolución de las Comunidades Autónomas y de las Diputaciones Provinciales pero no para crear después de ello un Estado unitario centralizado, sino para crear un ESTADO FEDERAL MANCOMUNADO de abajo arriba pues las casas no se pueden comenzar por el tejado, sino por los pilares, y os explico por partes:

  • Las PROVINCIAS fueron creadas mediante una simple circular en noviembre de 1833 por el secretario de Estado de Fomento bajo la Regencia de María Cristina de Borbón, Javier de Burgos, que creó un Estado centralizado, dividido en 49 provincias (acabarían siendo 50 al dividir posteriormente Canarias en 2) y 15 regiones. Las provincias recibieron el nombre de sus capitales (excepto cuatro de ellas, que conservaron sus antiguas denominaciones: Navarra, con capital en Pamplona, Álava con Vitoria, Guipúzcoa con San Sebastián y Vizcaya con Bilbao). El proyecto de Javier de Burgos fue prácticamente el mismo que el proyecto de 1822, pero sin las provincias de Cartagena, Calatayud, El Bierzo y Játiva; además, otras provincias cambiaron de nombre al cambiar de capital. Además del proyecto de 1822, el modelo a seguir para Javier de Burgos fueron los departamentos franceses y si muchas de las decisiones de límites y adscripciones a provincias fueron arbitrarias y algunas se cambiaron en años posteriores, otras no.
  • Las COMUNIDADES AUTÓNOMAS fueron creadas tres años después del referéndum de la Constitución de 1978, el 31 de julio de 1981, por dos partidos políticos, UCD y PSOE, que aprueban los pactos autonómicos por los cuales España se vertebra en 17 comunidades autónomas y dos ciudades autónomas (estas últimas lo serán oficialmente en 1995). Cada autonomía se divide en varias provincias (excepto las uniprovinciales) que son las mismas, salvo modificaciones menores, que las de la división de Javier de Burgos.
  • Por lo tanto, actualmente contamos en España con las provincias de tan sólo 181 años de antigüedad y con las comunidades autónomas de tan sólo 33 años de juventud y ahora os voy a señalar algunos MOTIVOS por los que me gustaría que en España se eliminaran las comunidades autónomas y las provincias actuales:
  1. Porque tanto comunidades autónomas como diputaciones provinciales son grandes focos donde se concentra mucho poder y por consiguiente, mucha corrupción.
  2. Porque gracias a las comunidades autónomas y a las provincias, se han creado nuevos centralismos y ahora todas las comarcas tenemos que depender de tres capitales, de la capital provincial, de la capital autonómica y de la capital estatal. Gracias a ellas, sufrimos no sólo un centralismo desde Madrid, sino 17 nuevos centralismos autonómicos y 50 nuevos centralismos provinciales.
  3. Porque las provincias fueron impuestas por un ministro y no por el pueblo y se basaron en los principios centralistas del Nuevo Régimen y por tanto se utilizó un criterio racional sin contar con la idiosincrasia propia de los pueblos y de sus comarcas vecinas con las que tenían un vínculo mayor que con las que fueron agrupadas, en el mayor de los casos.
  4. Porque las comunidades autónomas fueron impuestas por dos partidos políticos, anteriormente mencionados, sin contar con el sentir de los pueblos, que en muchos casos se sienten agraviados frente a sus capitales provinciales o capitales autonómicas, creándose en algunos casos autonomías que son engendros artificiales sin ningún sentido.
  5. Porque ha pasado el tiempo y la situación de las distintas zonas de España ha cambiado y también sus necesidades y su importancia demográfica o económica y es por eso que también algunas grandes ciudades españoles deberían ocupar un puesto importante en la nueva organización del país, ya que ahora mismo no son capitales autónomicas ni capitales provinciales ni siquiera como es el caso de Jerez de la Frontera, Talavera de la Reina, Vigo o Gijón, por citar algunas solamente.
  6. Y el motivo más importante es porque sólo debemos ser los pueblos los que decidamos como queremos organizarnos territorialmente y qué modelo de Estado queremos, con qué comarcas queremos caminar juntos para sentirnos propios y no extraños en algunas provincias o comunidades autónomas, como pasa ahora en muchos casos, pues a la vista está que crecen los regionalismos y provincionalismos que piden mayor autonomía para sus territorios como por ejemplo La Mancha, León (antigua región), Granada (antigua región), El Bierzo, Valle de Arán, Cartagena o Campo de Gibraltar por citar algunos de los movimientos más relevantes o con más tradición e historia.
  • Por último, éstos son los PASOS que yo llevaría a cabo para construir la nueva organización territorial de España:
  1. Referéndum modelo de Estado (Federación, Confederación, Estado unitario/centralizado, Estado de las Autonomías).
  2. Supresión de las comunidades autónomas y provincias/diputaciones provinciales.
  3. Referéndum para que todos los habitantes de todos los municipios de España pudieran decidir crear mancomunidades con las comarcas vecinas más afines, ya sea por vínculos históricos, culturales, lingüísticos, sociales, económicos, geográficos o de cualquier otro tipo.
  4. Esas Mancomunidades de comarcas, a efectos, se conformarían como la nueva entidad subnacional de España habiéndose creado el Estado desde abajo (municipios) y con la voz y voto del pueblo y no de un ministro borbónico (Javier de Burgos) ni de dos partidos de la transición (UCD, PSOE) evitando nuevos centralismos en capitales que gobiernen desde una sola ciudad territorios tan grandes como Castilla y León o Andalucía, impidiendo así también la gran corrupción.
  5. El Senado sería reconvertido en una especie de Cámara Regional, que serviría como plataforma de encuentro para todas las Mancomunidades de comarcas del nuevo Estado Federal.
  6. España quedaría conformada como una Federación (me gustaría también la unión con Portugal pero eso tendría que esperar un poco más) y en lugar de un Estado de las Autonomías, nacería el Estado Mancomunado, en el que estarían unidos los pueblos afines fomentándose un alto grado de cooperación entre ellos. Tampoco se negaría un nivel más alto si algunas mancomunidades de comarcas se quisieran agrupar en Estados pero correríamos el peligro de nuevo de darle vía verde a nuevos centralismos en mi opinión.

mapa-espana-comarcas