Archivo de la etiqueta: Portugal

Beturia: «habrá frontera administrativa pero no cultural»

Estándar
Beturia: «habrá frontera administrativa pero no cultural»

Que Beturia es una región geográfica, histórica y cultural es indiscutible.

Geográfica, porque se enmarca entre dos fronteras naturales muy bien definidas: Sierra Morena por el sur y el río Guadiana por el norte.

Histórica, porque ya la mencionaban desde la Antigüedad los célebres Polibio, Estrabón o Plinio el Viejo.

Y cultural, porque debido a su unidad geográfica y a su situación de encrucijada a lo largo de la historia, se ha originado una particular idiosincrasia como resultado de la rica y curiosa mezcolanza de todos los pueblos que han pasado por ella en las diferentes épocas.

Pero, ¿cuál ha sido la situación administrativa de Beturia a lo largo de la historia y cómo ha influido en la región?

SIGLO II a.C. (ÉPOCA PRERROMANA)

Existencia de la región de Beturia, que, al igual que Cantabria, Asturias, Galicia o Vasconia, ya describían Polibio, Estrabón o Plinio el Viejo en sendas obras sobre geografía, historia y antropología del mundo antiguo.

BeturiaERBCfig1_repartociudadesOssaMorena

prerromana1

AÑO 27 a.C.-711 (ÉPOCAS ROMANA Y VISIGODA)

Inclusión de la región de Beturia en la Provincia de Bética junto a la región vecina de Turdetania. La Provincia de Bética se dividía en 4 conventus, quedando la Beturia Céltica dentro del Conventus Hispalensis y la Beturia Túrdula dentro del Conventus Cordubensis.

CONVENTUS BÉTICA

Año 711-743 (ÉPOCA DE TRANSICIÓN VISIGODA-ISLÁMICA)

Beturia quedó dividida entre el Reino de Ardabasto (en la Beturia Túrdula) y el Reino de Olmundo (en la Beturia Céltica), reinos visigodos que conservaron cierta autonomía dentro de al-Ándalus mediante pactos con los musulmanes.

Fahs al-Ballut 2

AÑO 743-SIGLO XII (ÉPOCA ISLÁMICA)

Beturia quedó dividida entre la Cora de Fahs al-Ballut (Los Pedroches, Valle del Guadiato, La Serena, Valle de Alcudia), la Cora de Firrish (Sierra de Constantina y Comarca de Llerena) y partes de la Cora de al-Xaraf, también llamada Isbiliya, (Sierra de Aracena y comarcas aledañas en la actual provincia de Badajoz) y la Cora de Labla (Andévalo).

Fahs al-Ballut 4

* Estas coras se vieron alteradas durante algunos periodos de al-Ándalus como los Reinos de Taifas o el Imperio Almohade. De hecho, los nuevos reinos cristianos que surgieron, como el de Sevilla, Córdoba o Jaén, se basaron en los reinos almohades que existían en el momento de la conquista cristiana.

SIGLO XII (ÉPOCA CRISTIANA)

Hasta el siglo XIX, Beturia quedaría dividida en diversas entidades, como el resto de la Península Ibérica: el Señorío o Partido de Santa Eufemia, el Señorío o Partido de las Siete Villas de Los Pedroches, la Tierra de Belalcázar (Condado de Belalcázar + Vizcondado de La Puebla de Alcocer), el Estado de Capilla, el Condado de Siruela, la Provincia de León de la Orden de Santiago (Priorato de San Marcos de León, Vicaría de Tentudía) o Partido de Llerena, el Partido o Real Dehesa de La Serena (Priorato de Magacela + Priorato de Zalamea + Comunidad de Benquerencia + Comunidad de Lares),  la Encomienda de Calatrava, el Bailío de Setefilla, el Señorío de Chillón…

b0f661e112628e4c99a96d496ab3dbdd

SIGLO XIX (CREACIÓN DE LAS PROVINCIAS)

Belalcázar, Fuente la Lancha, Hinojosa del Duque y Villanueva del Duque pasaron de la antigua provincia de Extremadura a la actual provincia de Córdoba.

Belmez y Peñarroya-Pueblonuevo pasaron del Reino de Jaén a la actual provincia de Córdoba.

Chillón y Guadalmez pasaron del Reino de Córdoba a la actual provincia de Ciudad Real.

Peñaflor pasó del Reino de Córdoba a la actual provincia de Sevilla.

Guadalcanal pasó de la antigua provincia de Extremadura a la actual provincia de Sevilla, mientras que su antigua aldea Malcocinado permanece en la actual provincia de Badajoz.

Bodonal de la Sierra, Fregenal de la Sierra e Higuera la Real pasaron del Reino de Sevilla a la actual provincia de Badajoz.

Arroyomolinos de León y Cañaveral de León pasaron de la antigua provincia de Extremadura a la actual provincia de Huelva.

El Real de la Jara y El Ronquillo eran aldeas de Santa Olalla del Cala, que pasaron a la actual provincia de Sevilla mientras que Santa Olalla pasó a la actual provincia de Huelva. Antes, los tres formaban parte del Reino de Sevilla.

Las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, como por ejemplo La Carolina, Aldeaquemada, Arquillos, Carboneros, Guarromán, Montizón, Santa Elena, Miranda del Rey, Navas de Tolosa y El Rumblar pasaron a la actual provincia de Jaén, mientras que Almuradiel pasó a la actual provincia de Ciudad Real y San Calixto a la actual provincia de Córdoba.

800px-Andalucia_1833_reinos-provincias

Olivenza y Táliga pasaron de la República de Portugal al Reino de España.

La Contienda de Moura era un territorio semiautónomo que fue dividido entre los términos municipales de Moura, Aroche y Encinasola. Moura pasó a Portugal mientras que Aroche y Encinasola pasaron a depender de España.

Azuaga y Reina pasaron del Arzobispado de Sevilla a la actual provincia de Badajoz.

El Arciprestazgo de Castuera (Castuera, Almorchón, Benquerencia de la Serena, Cabeza del Buey, Helechal, Malpartida, La Nava, Peraleda del Zaucejo y Puerto Urraco) pasa del Obispado de Córdoba a la actual provincia de Badajoz.

A día de hoy, los municipios de Bohonal de los Montes, Castilblanco, Fuenlabrada de los Montes, Helechosa de los Montes, Herrera del Duque, Peloche, Valdecaballeros y Villarta de los Montes, dentro del Arciprestazgo de Herrera del Duque, y los municipios de Baterno, Capilla, Casas de Don Pedro, Garbayuela, Garlitos, Peñalsordo, Puebla de Alcocer, Risco, Siruela, Talarrubias, Tamurejo y Zarza Capilla, dentro del Arciprestazgo de Puebla de Alcocer, siguen perteneciendo al Arzobispado de Toledo dentro de la Vicaría de Talavera, a pesar de pertenecer a la actual provincia de Badajoz.

CmHSSuLWgAANuww

SIGLO XX (CREACIÓN DE LAS AUTONOMÍAS)

La región geográfica, histórica y cultural de Beturia quedará dividida administrativamente hasta la actualidad en 3 comunidades autónomas (Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha) y 6 provincias (si también tomamos en cuenta Sierra Morena Oriental, en la actual provincia de Jaén, que históricamente formó parte de la vecina Oretania), sin contar las 4 localidades que actualmente pertenecen a nuestro país hermano, a Portugal (Moura, Mourão, Barrancos y Serpa).

CONCLUSIÓN

A pesar de que actualmente Beturia se encuentre dividida administrativamente entre varias entidades, el hecho de constituir una región natural bien definida y el haber sido romanizada, primero, y cristianizada, más tarde, al mismo tiempo, sumado a los más de 7 siglos que se mantuvo dentro de la misma división administrativa durante las épocas romana y visigoda, le confirieron una indiscutible unidad cultural.

1024px-Conquista_Hispania.svg

image

Además, nuestra región también contó con la particularidad de gozar de cierta autonomía visigoda ya en época islámica gracias a la firma de algunos pactos desde la época de Tariq, algo parecido a lo que había pasado en la época romana con Viriato, que fundó un Estado en Beturia. Cuando el rey visigodo Olmundo falleció, su hermano Ardabasto también intentó unir toda la Beturia bajo su mismo poder.

En el momento en el que se crearon las coras como demarcaciones en la época andalusí, la mayor parte de Sierra Morena quedó también separada administrativamente del Valle del Guadalquivir; Firrish quedó separada de Sevilla y Fahs al-Ballut (Balutia) quedó separada de Córdoba.

La conquista cristiana fue el periodo histórico en el que Beturia quedaría más fragmentada en numerosos señoríos de distinta índole, con la particularidad de que la mayoría del territorio quedó en manos de las diversas órdenes militares, al igual que ocurriría en la vecina región de La Mancha, principalmente las de Calatrava, Alcántara y Santiago pero también las enigmáticas órdenes de Malta y del Temple.

territorios-de-las-ordenes-militares-hacia-finales-del-siglo-XV

mapaespañaXVIII

Con la creación de las provincias por Javier de Burgos, casi 70 pueblos se vieron afectados al cambiar de demarcación a lo largo de toda Beturia. Pero que un municipio hasta 1832 perteneciera a Extremadura o Castilla La Nueva y en 1833 a Andalucía, o al revés, no le hacía cambiar ni su cultura ni su relación con los pueblos aledaños a los que había estado unido histórica y geográficamente durante siglos.

Pero el Estado de las Autonomías sí que está borrando esas huellas, esas raíces, por culpa de la manipulación histórica y del fenómeno de la aculturación, al querer hacer coincidir sistemáticamente de forma artificial una provincia o comunidad autónoma con una misma cultura centralizada en su capital, cuando en realidad no dejan de ser entes meramente administrativos y no regiones etnográficas.


Fuentes: 

La Beturia: definición, límites, etnias y organización territorial

La Baeturia Céltica: geografía y territorio

Los Santos de Maimona durante el periodo islámico. Poblamiento y territorio (siglos VIII-XIII)

Intervención arqueológica realizada en Benquerencia de la Serena (Badajoz): un poblado en altura (hisn) de periodo Omeya en la ruta entre Córdoba y Mérida

Atlas de la Historia del Territorio de Andalucía

 

Nacionalidades Históricas versus Naciones Culturales

Estándar
Nacionalidades Históricas versus Naciones Culturales

La organización territorial de la Península Ibérica ha suscitado desde siempre un gran debate entre los intelectuales a lo largo de la historia. Esta controversia ha llegado hasta nuestros días adaptándose a las nuevas formas de comunicación como son las redes sociales, los blogs o los canales de YouTube. Puede deberse en gran medida a la diversidad de pueblos que han pasado por nuestro territorio y a las diferentes regionalizaciones que impusieron, que han quedado en el imaginario colectivo. Pero también a la distinta herencia cultural que dejaron en cada zona y al decrecimiento de algunos lugares en pos de otros que han centralizado todo con los años. Por ejemplo, Cartagena (de herencia más cartaginesa y romana) frente a Murcia (de herencia más islámica).

En los principales debates en torno a la reorganización territorial de España, y dejando de lado a los conservadores contrarios a cualquier reforma, casi siempre despuntan dos corrientes que suelen chocar: la historicista y la antropológica. La primera defiende las regiones históricas y la segunda está más a favor de las regiones culturales. No obstante, en algunas partes ambos factores coinciden. Por si no fuera poco con esta dicotomía, la cosa se complica más aun cuando se confunden términos clásicos como corona y reino o cuando quieren encajar las regiones, ya sean históricas o culturales, sobre las provincias actuales, cuyos límites son meramente administrativos.

Comenzando por el primer movimiento, el historicista, muchos quieren volver al mapa preautonómico de las regiones históricas, llamadas a veces nacionalidades históricas. Sin embargo, como ya estaba basado en las provincias, ya se habían modificado los límites originales de las regiones históricas también. Otros, en cambio, prefieren volver a los límites de los antiguos reinos anteriores a 1833, año en que se crearon las provincias, basadas en los principios racionalistas de la Época Moderna.

Nacionalidades Históricas (entidades históricas peninsulares e insulares que componían la Monarquía Hispánica)

Reino de Castilla, Reino de Aragón, Reino de León, Reino de Navarra (Principado de Viana), Reino de Granada, Reino de Toledo, Reino de Valencia, Reino de Galicia, Reino de Mallorca, Reino de Menorca, Reino de Sevilla, Reino de Córdoba, Reino de Murcia, Reino de Jaén, Reino de Algarve, Reino de Portugal, Reino de Algeciras, Reino de Gibraltar, Reino de las Islas Canarias, Principado de Asturias, Principado de Cataluña (Principado de Gerona, Ducado de Montblanc, Condado de Barcelona, Condado del Rosellón, Condado de la Cerdaña, Condado de Cervera y Señorío de Balaguer), Principado de Andorra*, Señorío de Vizcaya, Señorío de Molina, Valle de Arán*

*Principado de Andorra: nunca ha formado parte de la Monarquía Hispánica directamente aunque uno de sus dos copríncipes es el Obispo de Urgell desde 1278

*Valle de Arán: aunque no aparezca entre los títulos heredados por la Monarquía Hispánica, desde 1313 tiene instituciones propias diferentes a las de Cataluña

Pero además, el relato de la (re)conquista lo basa todo en el eje Norte-Sur anulando con ello la entidad de algunas regiones meridionales, como si carecieran de historia propia antes de la conquista cristiana durante el Medievo.

Tipo de asimilación de algunos reinos (la mayoría musulmanes)

  1. Nombre colonial: Extremadura Leonesa y Extremadura Castellana (Reino de Badajoz), Castilla La Nueva (Reino de Toledo)
  2. Desaparición: Reino de Zaragoza dentro del Reino de Aragón, Reino de Nájera dentro del Reino de Castilla
  3. Mantenimiento de la misma denominación: Reino de Valencia, Reino de Murcia, Reino de Granada (hasta 1833), Reino de León (hasta 1978)
  4. Nueva denominación genérica: Reino de Sevilla, Reino de Jaén, Reino de Córdoba, Reino de Granada, Reino de Algeciras-Ronda, Reino de Gibraltar y Reino de Niebla dentro de Andalucía

Por otro lado, el segundo movimiento, fundamentado en la antropología, defiende que las entidades deben ser regiones culturales o etnográficas, ya que los límites históricos son más resultado de las élites gobernantes y de las guerras que de sus pueblos. Por eso se produce normalmente una distorsión entre los límites históricos y los culturales. La biogeografía, sin embargo, sí influye notablemente en la cultura de un pueblo y, a veces, incluso hasta en algunos límites históricos aunque no en todos. Otros rasgos que definen las regiones etnográficas son sus costumbres, tradiciones, fiestas, trajes típicos, bailes e instrumentos tradicionales, arquitectura popular o variedad lingüística propia, ya sea considerada lengua o dialecto. Buen ejemplo de ello sería La Mancha y Levante o Sureste.

Síntesis extraída del «Manual de Folklore» de Luis de Hoyos Sainz y Nieves de Hoyos Sancho

Regiones antropológicas (regiones esenciales)

Regiones focales

Cantábrica (céltica, alpina o centroeuropea): con comarcas focales como Asturias de Santillana, Eo-Navia y Lugo, donde se dan la máxima exaltación de los rasgos

  • Extremeña (incluido el oeste de Toledo y Ciudad Real y el noroeste de Córdoba)

Levantina (mediterránea, ibérica, norteafricana, berberisca)

  • Aragonesa (sin Pirineos)

Vasca (Paleolítico Superior, mayor antigüedad)

Fuera de las regiones focales

Andalucía Occidental o Bética (Mediterráneo Oriental y Asia Menor): litoral de Huelva a Málaga

  • Cádiz (prefenicios)

Castilla la Vieja (hombres de Cromañón, germánicos, nórdicos, visigodos)

Contraste con las vecinas o complejidad de razas

Galicia

  • Galicia Litoral Atlántica y Orense (rompen la unidad con la Cantábrica)

Cataluña (propio valor geoclimático, multitud de estirpes raciales)

Andalucía Oriental, Penibética o Granadina (heterogeneidad antropológica, acogedora de todos los pueblos por la conquista cristiana)

La Mancha (raza neolítica)

Regiones de transición

Murcia (asimilados a los tipos valencianos o almeriense-granadinos)

La Rioja (raza del Ebro de época neolítica, disociada de Aragón, la Baja Navarra y Burgos y Soria)

Menos destacadas, admitidas por algunos autores, por su actividad económica o por su exaltación literaria o artística

La Montaña (no puede separarse de la región Cantábrica)

La Alcarria (no hay razón para desglosarla de la zona Serrana o Castellana)

El Bierzo

La Maragatería

Valle del Pas y Valle de Mena

Las Encartaciones

Ribagorza

Zonas (conjunción de raza y pueblo, unidad de lo antropológico con lo etnográfico)

Pirenaica (característica cultura protoibérica desde la Prehistoria, población vasca fue reduciéndose hasta la zona actual y la catalana es producto del mestizaje): desde el Ampurdán hasta Navarra y Guipúzcoa e incluso por algunos caracteres hasta Cantabria

Oeste (biogeografía, minería, ganadería): desde León hasta Extremadura y hasta el litoral de Huelva, entre el Guadiana y el Guadalquivir (que se correspondería con nuestra región de Beturia)

Serrana Central o Carpetana (prolongación de los elementos del Oeste, pastoreo): desde las Sierras de Gata, Francia y Gredos hasta Soria

Regiones seroantropológicas

Las que más se separan de la media española

Vasca y cántabro-asturiana (raciología atlanto-europea, predominio de 0, mínima representación de A y casi falta de B)

Bética (antípodas del norte pero también separada de casi todas las regiones)

Cifras y relaciones determinativas para valorizar carácter hemático

Aragón (raza del Ebro, corriente hemática desde desembocadura en Cataluña hasta nacimiento del río en Cantabria): gran diferencia entre la zona de los Pirineos o los Montes Universales con el Valle del Ebro

León (diferenciación por el porcentaje del grupo mixto AB, incluido Valladolid)

Más parecidas al promedio nacional debido a su historia

Extremadura

Castilla la Vieja

Andalucía Oriental o Granadina

Heterogeneidad racial

Galicia: continuidad con Norte de Portugal

Cataluña: no tanta continuidad con el Levante mediterráneo

Levante (corriente descendiente del grupo 0 como región vasco-cantábrica y aragonesa, no presenta analogía hemática con el litoral andaluz): Comunidad Valenciana y Murcia

La Mancha: más relacionada con Aragón que con Levante y más con Levante que con el Oeste, fácilmente distinguible de Extremadura

  • Madrid: aunque a veces se considera manchega, hemáticamente y anatómicamente es el resultado de la síntesis de las regiones del Norte y el Oeste y muy poco del Este y del Sur

IDEAL

Contrastes y dualidades: Regiones matrices

Convergencia o unidad de origen

Región Cantábrica

  • Extremadura

Región Valenciana

  • Aragón (sin Pirineos)

Divergencia de hombres y mujeres

Reino de Granada, Murcia y Albacete

  • Almería: homogeneidad racial

Contrastes

Zona Serrana Central o Carpetana

Indiferentes

Bética

Cataluña

Cuencas medias del Duero y del Tajo

Dualidad

La Mancha: tipos Quijote respiratoriocerebral y Sancho Panza musculardigestivo

Bética

  • Córdoba: tipo de formas, modos y gestos romanos y tipo cenceño y movible arabizado

Galicia costera

León montañoso

Sin dimorfismo masculino

Región Leonesa (sin montañas)

Castilla

Cantabria

Extremadura: como recoge la tradición literaria, el mendigo parece señor y el aldeano, hidalgo

Contrastes regionales

Cantabria con Castilla y con León

País Vasco y Navarra con Aragón

Valencia con La Mancha y con Murcia

Tarragona con sus aledaños

Almería con sus aledaños

Valladolid con sus aledaños, de forma más atenuada

Bética con Granadina

Color de ojos, cabello y piel

Aragón con Cataluña

La Mancha con Valencia

Tipos raciales análogos (incluidos grupos sanguíneos)

Extremeños de Extremadura y Portugal

Miñotos de Galicia y Portugal

Ribereños del Guadiana terminal y del Duero medio

FOLKLORELUISHOYOS

Pero con el paso del tiempo, la identificación en algunos casos se va perdiendo, bien porque hay algunos nombres históricos que coinciden para capital, provincia y región (Reino de Valencia, Reino de Murcia, Reino de León, Reino de Granada) o bien porque hay zonas culturales que han quedado partidas entre diferentes provincias o autonomías y ya no se reconocen entre sí y toman a la otra mitad como la otredad (Sierra del Segura). Además, también hay ciertas zonas híbridas o de transición (El Bierzo, Ribagorza, La Rioja, Los Pedroches…) difíciles a veces de adscribir a una o a otra región, ya que presentan influencias variadas y que incluso podrían conformar una nueva región propia como resultado de la síntesis de esta mezcolanza. Tampoco hay que olvidar que, antes de los reinos configurados hasta 1833, y en los que se basaron grosso modo las regiones y posteriores autonomías, también habían existido otras divisiones administrativas unidas por un sustrato que todavía permanece diluido en el tiempo y en el mapa.

Además, mención aparte deben tener los pueblos errantes que viven en España desde hace siglos y que algunos no se adscriben especialmente a ningún territorio en concreto, sino que tienden a la dispersión, dentro y hasta fuera de nuestras fronteras. Por eso yo propondría una nueva figura jurídica llamada “comunidad autónoma no territorial” para dotar de autogobierno a estas minorías, y que se sintieran representadas en igualdad de condiciones con el resto de comunidades autónomas (territoriales) a pesar de carecer de territorio propio. No incluimos en este caso a otros pueblos nómadas como pasiegos, maragatos, agotes o vaqueiros de alzada, entre otros muchos, ya que normalmente se asocian a territorios en concreto, aunque si no se sintieran representados o identificados dentro de sus territorios también podrían optar a esta especie de Consejo del Pueblo.

Posibles Comunidades Autónomas No Territoriales

Comunidad Autónoma No Territorial de Al-Ándalus (moriscos)

Comunidad Autónoma No Territorial de Sefarad (sefardíes)

Comunidad Autónoma No Territorial de Sersé (gitanos y mercheros)

Pero quizás algunos os preguntaréis por qué tanta gente sigue debatiendo sobre este tema en la actualidad. Y la respuesta la tienen el sentimiento, la identidad, la aculturación o el centralismo. Si antes había un centralismo madrileño en toda España, ahora hay 17 nuevos centralismos, es decir, ciudades que gobiernan a otras ciudades y comarcas desde su perspectiva, normalmente invirtiendo más allí en detrimento del resto e imponiendo su cultura a toda su comunidad autónoma, invisibilizando otras identidades culturales que se van perdiendo con el tiempo y creando un falso sentimiento de pertenencia a esa cultura ajena. La marginación socioeconómica y la pérdida de identidad son el caldo de cultivo para que muchos sigamos alertando sobre la importancia de mantener vivo el debate sobre la reordenación territorial de nuestro Estado. Para nosotros, lo ideal sería conjugar los aspectos históricos con los culturales.

Algunos sectores de la población critican el autogobierno de cada región histórica o cultural o de cada pueblo acusando de cantonalistas o taifas pero lo que está claro es que si estos debates continúan vigentes es porque España es muy diversa y compleja y porque todavía no se ha solucionado el encaje territorial después de siglos. De hecho, no sería de extrañar que el cantonalismo moderno o los medievales reinos de taifas fueran sólo una evolución en las formas de los numerosos pueblos prerromanos que habitaban la Península Ibérica desde la Antigüedad. Por eso desde aquí decimos sí a la igualdad en derechos y deberes de todos los españoles pero no a la uniformidad.

Espana20

Mapa de la Península Ibérica e Islas Baleares con todas sus lenguas y dialectos

 

Beturia: ¿Nación Celta olvidada?

Estándar
Beturia: ¿Nación Celta olvidada?

Mucho se ha hablado sobre los celtas o el mundo celta y, aunque éste sea un tema algo controvertido entre los arqueólogos e historiadores, nos apetecía por fin publicar alguna entrada sobre este tema, siempre por supuesto enlazándolo con nuestro ámbito territorial, en este caso con toda la Beturia.

A menudo, se consideran Naciones Celtas a los 6 territorios donde todavía perviven a duras penas las lenguas celtas: Escocia, Irlanda, Gales, Cornualles, Bretaña y la Isla de Man. Aunque a veces, y sobre todo en los últimos tiempos, se viene añadiendo Galicia también a esta selecta “familia”. Sin embargo, otras veces también se incluye Asturias o incluso bajo el término de Breogania, se incluyen tanto Galicia y Asturias como León y el Norte de Portugal, que eran los territorios que formaron parte de Gallaecia, una de las provincias romanas de Hispania.

7101542375_557556a35b_o

Pero, ¿dónde quedan los territorios celtas o célticos más al sur de la Península Ibérica? ¿O es que acaso Lusitania, Vetonia y Beturia no pertenecieron a este mundo céltico? ¿No quedan vestigios de esta cultura ancestral en estos territorios del Suroeste al igual que en el Noroeste?

La respuesta es sí. Todavía quedan muchos restos de la cultura celta o céltica en Lusitania, Vetonia o Beturia, igual que en Gallaecia. Pero nos centraremos, como es lógico, en algunos de los restos que han permanecido en nuestra región de Beturia.


Castros

Son recintos fortificados que se construían habitualmente sobre un lugar elevado, ya fuera un cerro o una meseta. Se pueden encontrar por diferentes lugares de Europa. Aunque en España normalmente se suelen asociar a Galicia, también podemos encontrar castros en otras regiones del Oeste peninsular. La raíz “iltir” o “iltur” de la lengua íbera y la raíz “briga” de la lengua celta se refieren a estos lugares. Por eso, muchos nombres de ciudades prerromanas o romanas tenían estas terminaciones. Los romanos los denominaron oppidum (pl. oppida). Por ejemplo, Fornacis (Ribera del Fresno) es un buen ejemplo de oppidum.

Toponimia

En Beturia existieron ciudades como Mirobriga (actual Capilla), Nertobriga (Fregenal de la Sierra) o Turobriga (Aroche), que mantenían la terminación celta para designar los castros. También existió otra ciudad cuyo nombre designaba claramente su origen céltico: Celti (Peñaflor). Además, el nombre de la comarca del Andévalo procede de Endovélico, versión ibérica del dios celta Belenus y el más importante de los dioses para los lusitanos, vetones y demás pueblos célticos.

ruins-1197878_960_720

Torques

Se trata de los collares celtas más famosos, utilizados por diferentes pueblos celtas como los bretones, galos o los celtas ibéricos. Son collares de metales como el oro, el bronce, el cobre o la plata con forma de herradura circular. Habitualmente se representaba a los dioses celtas con torques. La palabra viene del irlandés antiguo “torc” y del galo “torcos”, que significa jabalí, animal sagrado de la mitología celta, que simbolizaba el valor y la fuerza de dioses y héroes. En el Valle del Guadiato y Los Pedroches se encontraron dos importantes hallazgos que contenían torques: el Tesoro de Belmez y el Tesoro de los Almadenes.

Museo Arqueologico de Córdoba

Danzas de las espadas o paloteos

En las comarcas del Andévalo y de la Sierra de Aracena podemos encontrar numerosas danzas rituales de espadas y otras similares con palillos, palos, lanzas, arcos o garrotes. Pero también encontramos una danza similar en Obejo, en el Valle del Guadito, llamada también “Baile de Bachimachía”. Esto demuestra que estas danzas guerreras no sólo perviven en el Norte (Galicia, León, Cantabria, Aragón, Navarra o País Vasco). Son muy famosas las danzas de Tierra de Miranda, la región de lengua y cultura leonesa de Portugal. Fuera de la Península Ibérica, también podemos encontrar estas danzas rituales en Escocia por ejemplo.

37244289636_b47a9989dd_o

Gaita y tamboril

La gaita es el instrumento celta por antonomasia. Aunque en la Península Ibérica la gaita más famosa es la de Galicia, también podemos encontrarla en Portugal, Asturias, Cantabria, León, Extremadura e incluso en las comarcas del Andévalo y la Sierra de Aracena, que utilizan este instrumento en las danzas rituales pero también la han integrado incluso en la famosa Romería de El Rocío. Aunque en Aragón, Cataluña, Mallorca y Valle de Arán también existen gaitas autóctonas de otro tipo. El tamboril por su parte, podemos encontrarlo desde Asturias hasta Huelva ininterrumpidamente pero también en el Alentejo portugués. Ya lo describían en las famosas Cantigas de Santa María, escritas en galaico-portugués.

Tamborileros_plasencia

Trajes típicos

El traje masculino del Andévalo, al igual que el de Jerez de los Caballeros o Fregenal de la Sierra por ejemplo, presenta el calzón corto y negro, como castellanos y aragoneses, que acompañaba al “sagum” negro celta. Los campanilleros llevan las arandelas de los tobillos que acompañaban a las “viriae” de los morcillos del brazo. Esgrimían espadas de antenas atrofiadas, el famoso Gladius Hispaniensis, y utilizaban yelmos similares a los de Quintana Redonda y a otros de Celtiberia; cónicos, con ápex, cubrenucas y orificios de sujeción para el barboquejo. El traje masculino alentejano es más moderno pero los cantos corales masculinos del Alentejo pueden ser una reminiscencia de los tiempos de los guerreros celtas.

Fiestas

En numerosos sitios de Beturia se suelen celebrar mucho 3 fechas señaladas del antiguo calendario celta: 1 de Febrero, 1 de Mayo y 1 de Noviembre. Para los celtas, el 1 de Febrero era Inbolc; el 1 de Mayo, Beltane; y el 1 de Noviembre, Samain. Actualmente Imbolc ha derivado en La Candelaria, Beltane en las Cruces de Mayo o en Los Mayos y Samain en el Día de Todos los Santos, que en los territorios de raigambre celta pervive también como Samain o Magosto.


Todos estos elementos configuran un mismo sustrato cultural, e incluso genético, heredero de la estirpe celta o céltica en la Península Ibérica, a la que perteneció Viriato, símbolo de la resistencia contra Roma. Pero nuestra entrada sólo es una pequeña síntesis de lo mucho que hay ya estudiado y de lo mucho que hay todavía por descubrir. El tema es tan amplio, complejo y polémico que sólo hemos querido dar unas pinceladas como introducción a vuestra propia investigación personal si os interesa. La Península Ibérica es un territorio muy interesante en cuanto a historia y cultura aunque lamentablemente pensamos que está mal visto poner énfasis en sus ricas diferencias por temor a su utilización con fines políticos.

Sólo queríamos reivindicar que Beturia es una región apasionante, desgraciadamente diluida hoy día por los límites administrativos y todavía muy desconocida. También queríamos reivindicar el celtismo de Beturia, al igual que existe en Galicia, Asturias, Cantabria, León, Extremadura o Portugal. El Noroeste y el Suroeste no están tan lejos, ya que la Vía de la Plata conectó estas antiguas tierras celtas o célticas. Por eso, desde la Cordillera Cantábrica hasta Sierra Morena mantenemos lazos culturales todavía, aunque la mayoría lo ignore. Incluso también con las Naciones Celtas allende los mares, por todo el Arco Atlántico, desde Tartessos y Beturia hasta Escocia, pasando por Galicia.

Nos encantaría que aportarais vuestra opinión y/o información en los comentarios. Muchas gracias por seguirnos. Esperamos que os haya gustado esta nueva entrada.

485px-Atlantic-Europe


Fuentes:

Museo Arqueológico Nacional

Lusitania: historia y etnología

Dólmenes y menhires

Huelva Buenas Noticias

La Voz de Galicia

Lusitania’s Grill

Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana

Archivo Municipal de Belmez

Turismo y Cultura Peñaflor

Arquehistoria

Wikipedia

Fotos:

Shirokazan

Herribizia

Antonia Regojo

Wikipedia

Halloween: ¿Importación o Exportación?

Estándar
Halloween: ¿Importación o Exportación?

Tras muchos meses, más de los que nos gustaría, por falta de tiempo, volvemos con la nueva temporada de nuestro blog “Región de Balutia” y qué mejor que hacerlo con este tema en este puente de Todos los Santos y con la relación de esta tradición en nuestra región.

Vivimos en un Estado muy dado a presumir de que sabemos de todo sin saber en realidad. Nuestro ego suele cargarse de orgullo presumiendo de llevar razón cuando nadamos en la ignorancia llena de presuposiciones, prejuicios o creencias. Pues el tema de Halloween no iba a ser una excepción, ya que la mayoría de la gente cree que es un invento comercial más de Estados Unidos exportado al resto del mundo, incluyendo España. Pero entremos en materia para indagar un poco sobre el origen de esta fiesta.

La palabra Halloween procede de la contracción de All Hallows’ Eve, que no significa otra cosa que “Víspera de Todos los Santos” en inglés. El origen de la palabra es ése pero el origen de esta festividad hay que buscarlo en los celtas de Europa y su fiesta del Samhain; significa “fin del verano” y constituía el Año Nuevo Celta, que coincidía con el comienzo de la estación oscura, que duraba medio año, mientras que la otra mitad del año era la estación clara. Fue la festividad más importante de la Europa pagana antes de la cristianización y se celebraba el final de las cosechas, el final del año y la apertura al Más Allá. Esta fiesta fue poco a poco asimilada por los romanos y transformada por el cristianismo en el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos. Sin embargo, los irlandeses consiguieron conservar el Samhain celta y fueron los que lo exportaron a Estados Unidos, Canadá y a todo el mundo anglosajón debido a sus migraciones forzosas.

night-sweet-spooky-dark-food-produce-1324569-pxhere.com.jpg

Pero no olvidemos que los celtas constituyeron el grueso de la población peninsular, junto a los íberos, y otros pueblos menores, antes de la invasión de los romanos. De hecho, gracias a los innovadores estudios sobre genética humana y genealogía genética se evidencia la relación étnica entre todo el Arco Atlántico, desde la Península Ibérica hasta las Islas Británicas. Además, también hay estudios que sitúan el origen de los celtas de la Europa Atlántica en el Suroeste Ibérico (Tartessos o Beturia).  El haplogrupo R1b en el cromosoma Y delata a los celtas en la actualidad y no es casualidad que se encuentre en mayor proporción entre los gaélicos (irlandeses, escoceses, maneses, galeses, cornualleses y bretones) y entre los ibéricos, sobre todo en los vascos seguidos de los catalanes, castellanos viejos, granadinos (Reino de Granada), andaluces (Baja Andalucía), gallegos y portugueses. Este ancestral gen se cree que guarda relación con los primeros pobladores de Europa; la Cultura Auriñaciense, el Hombre de Cromañón y la Cultura del Vaso Campaniforme. Incluso importantes hallazgos y estudios afirman que podría haber sido el origen del indoeuropeo.

Haplogroup_R1b_(Y-DNA)

Por todo ello, en España también pervivió la antiquísima tradición pagana del Samhain, a pesar de ser uno de los Estados que vivió una mayor evangelización. Galicia es la región donde han podido conservar mejor esta tradición a través de calabazas y melones tallados en forma de calaveras con velas en su interior, sustos, disfraces y recogida de chucherías. Pero también han conservado otra fiesta celta llamada Magosto donde se asan principalmente castañas y bellotas al fuego; fuego que en su origen servía para calentar a los difuntos que volvían al hogar durante estas fechas. Estas tradiciones no solamente perviven en Galicia, sino también en Asturias, Cantabria, Región de León, Extremadura, Tierras de Talavera, País Vasco y Navarra, Cataluña, Aragón, CanariasPortugal y Occitania. Suele cambiar de denominación pero es la misma fiesta con el mismo origen celta en común aunque con particularidades según cada zona.

A FONDO

Galicia: Magosto

Asturias: Amagüestu, Magüestu, Magostu o Amagostu

Cantabria: Magosta

Región de León (León, Zamora y Salamanca): Magosto, Calbote o Moragá

Extremadura: Chaquetía, Chaquetilla, Chiquitía, Calvochá, Carbochá, Calbote, Calbotes, Carbote, Magosto, Magusto, Moragá, Tosantos o Día de las Castañas

Tierras de Talavera (partes de Toledo y Ávila): Calbote, Calbotada, Calbotá o Moragá

País Vasco y Navarra: Gaztainerre o Gaztañarre

Cataluña: Castanyada

Aragón: Castañada

Canarias: Los Finaos

Portugal: Magusto

Occitania: Castanhada

Pero en Balutia y en toda Beturia también se celebraba el Samhain y el Magosto, que hoy ha quedado totalmente olvidado, como casi todas las tradiciones y costumbres de Sierra Morena, por ejemplo la jota belmezana, que han sido sustituidas por otras de culturas ajenas, ya sean sevillanas, andaluzas, españolas o extranjeras. Por ejemplo, en los pueblos del Valle del Guadiato se iba al campo a recoger bellotas y castañas para posteriormente quemarlas en las antiguas placas de las casas y disfrutar de esos manjares otoñales. Además, se comían huesos de santo que son dulces de mazapán rellenos de yema de huevo con forma de tibias de muertos. También muchas personas pintaban las fachadas blancas de las casas de sus vecinos o novias con “azulillo” haciendo rayas, dibujos o palabras y llenaban las enormes cerraduras antiguas de gachas (comida típica que se hacía durante estas fechas) a modo de broma, aunque su origen real era el de ahuyentar a los malos espíritus. Algunas personas pasaban la noche en vela en sus casas para intentar impedir que pintaran la fachada de su casa y no tener que encalar de nuevo las paredes. Por otra parte, en algunos pueblos de Los Pedroches se vacían y tallan sandías en lugar de calabazas y se les introduce una vela en su interior a modo de farolillo, aunque en algún pueblo se hace en agosto en lugar de octubre. También existen anécdotas de muchachos que se escondían el campo para asustar a sus amigos con calabazas con velas, igual que se hacía en Galicia. Además, en Torrecampo, tenían la costumbre de visitar el cementerio por la noche. Aparte de todas estas tradiciones ancestrales, también en algunos pueblos se mantienen los Cantos de Aurora o Auroros, que son cantos religiosos populares interpretados durante la madrugada para llamar a los vecinos a rezar el Rosario de la Aurora.

DSC00146DSC00156

Los muchachos salían durante todo el mes (octubre), por la calle, con unos farolillos hechos con la cáscara de una sandía que se calaba, decoraba y se le entraba un trocito de vela”

Recopilación de datos sobre Alcaracejos y sus costumbres (1988) de José López Navarrete

Todo esto demuestra una vez más que Beturia, la región natural comprendida entre Sierra Morena y el río Guadiana, posee una cultura que nos acerca de nuevo a las influencias del Noroeste de la Península Ibérica, a la cultura matriz de la antigua Corona de León (Región de León, Asturias, Cantabria, Extremadura, Galicia y Portugal) y al sustrato étnico y cultural del mundo celta. Pero mientras sigamos sustituyendo nuestra verdadera identidad cultural por el traje de sevillana, la Semana Santa, el flamenco o las corridas de toros, nuestra historia como pueblo quedará cada vez más aniquilada…y no podremos culpar a nadie más que a nosotros mismos por no haber luchado contra la aculturación y el etnocidio.

Nuestro agradecimiento especial a Mari Grueso Díaz, Pascual Coleto Gutiérrez, Manuel Del Pozo Rubio y Andrés López Moyano por sus testimonios que hemos utilizado como fuentes, muy valiosas para preservar la tradición o historia oral que nos ayuda a recuperar nuestra identidad cultural y nuestra memoria colectiva.

magosto-732413_1920.jpg


Fuentes:

«A Y-Chromosome Signature of Hegemony in Gaelic Ireland». American Journal of Human Genetics

«Haplogroup R1b (Y-DNA)». Eupedia

 «A Predominantly Neolithic Origin for European Paternal Lineages». PLOS Biology

The Genetic Legacy of Paleolithic Homo sapiens sapiens in Extant Europeans: A Y Chromosome Perspective – Ornella Semino et al., 2000

Distribución de R1b, del Proyecto Genográfico de la National Geographic

 ¿Existe un Halloween a la española?

Fiesta de los Finaos

La castañada ¿De dónde viene su tradición?

El Magosto o Calbote

Calbotes, tradición antigua

Fiesta del Calbote

Cantos de Pasión

Cantos Religiosos: Los cantos de la Aurora- Auroreros y Auroros

Los auroros en España

Alcaracejos se ilumina con los farolillos de sandía

Más de cien pequeños en el pasacalles de faroles realizados con sandías

La migración de los célticos y túrdulos de la Beturia hacia el noroeste de Hispania

Expertos debaten si la Península Ibérica pudo ser el origen de las lenguas celtas

Wikipedia

Testimonios/Memoria oral

El Reino Visigodo de Ardabasto

Estándar

Hoy queremos hablaros de un acontecimiento histórico poco conocido que tuvo lugar durante la época musulmana de la Península Ibérica, que se dio como una especie de transición entre la España visigoda y la España islamizada.

Durante la primera etapa de la conquista del Reino Visigodo de Toledo por los musulmanes, estos le concedieron cierto grado de autonomía a cinco reductos visigodos de la península, a cambio de lealtad al nuevo poder. Estos pequeños territorios se convertirían en el último bastión visigodo tras haber sido los gobernantes de la Península Ibérica durante tres siglos aproximadamente. Serían los reinos de Todmir, Olmundo, Ardabasto, Ajuan y Aquila.

El Reino de Todmir sería el embrión del posterior Reino de Murcia, ocupando partes de las actuales provincias de Murcia, Albacete, Alicante y Almería. El Reino de Olmundo se situaría en la Sierra de Aracena y en la Sierra de Constantina, al norte de las provincias de Huelva y Sevilla y se correspondería con la antigua Beturia Céltica o con la cora de Firrish. El Reino de Ardabasto tendría su lugar en la antigua Fahs al-Ballut o Beturia Túrdula. El Reino de Ajuan se emplazaría en el norte de Portugal. El Reino de Aquila se ubicaría en la antigua cora de Harkal-Suli, alrededor de la ciudad de Huesca.

Fahs al-Ballut 2Una vez hecho este preámbulo para poneros en situación, nos centraremos en el Reino de Ardabasto, pues es el que se situó en la Beturia Túrdula y Fahs al-Ballut, lo que llamamos actualmente Balutia.

Cuentan las crónicas que Ardabasto era hijo de Witiza, rey de los visigodos hasta el año 710 o 711, aunque algunos historiadores lo consideran su hermano. Según una crónica del siglo X de Abu Bakr Ibn Umar Ibn Al-Qutiyya, que se proclamaba su descendiente, Witiza tuvo tres hijos: Olmundo, Ardabasto (o Artobás) y Rómulo. Según el Cronicón de Alfonso III, Ardabasto procedía del Imperio Bizantino pero era un godo helenizado que había vivido durante mucho tiempo en Constantinopla hasta que se exilió en Hispania por conflictos con el emperador. Otros le atribuyen origen armenio, pues en esas fechas estaban siendo expulsados muchos rebeldes armenios del Imperio Bizantino. El rey visigodo Chindasvinto lo acogió en su corte debido a su gran cultura y a su admiración por el esplendor bizantino, emparentándolo con una de sus familiares, de cuyo fruto nació el rey Ervigio.

Dicen que el Reino de Ardabasto poseía un gran patrimonio además de una excelente reputación entre sus súbditos que causaba envidia al príncipe omeya Abderramán I, que no era querido, por lo que el emir se dispuso a expropiarle todas las riquezas con el único pretexto de que un cristiano y súbdito no podía poseer tanta fortuna. Con estos hechos, Abderramán I violó el tratado que había acordado el conquistador Tariq con los hijos de Witiza y que sería ratificado por el Califa de Oriente. Sumido en la miseria, Ardabasto se vio obligado a acudir a Qurtuba (Córdoba) para reunirse con el emir. Éste estaba encantado de verlo empobrecido y se asombró porque le hubiera pedido una audiencia.

Ardabasto le dijo: “Tú me has despojado de mis heredades y has violado los tratados concluidos por mí con tus abuelos, sin que yo haya hecho nada que justifique tal despojo”

Abderramán le espetó irónicamente: “¿Y para qué te despides de mí? ¿Por ventura quieres dirigirte a Roma?”

Ardabasto contestó: “No es tal mi intención pero nada tendría de extraño, pues tengo entendido que tú quieres volver a Siria”

El emir le dijo: “¿Y cómo puedo yo volver a Siria, de donde fui expulsado con la espada?”

El rey visigodo repuso: “Pues bien, me atrevo a preguntarle si aspiras a consolidar y transmitir a tu hijo el imperio que has fundado, o solamente poseerlo de presente”

Abderramán dijo: “No, por Dios, lo que yo ambiciono es un reino constituido para mi persona y para mi descendencia”

Ardabasto contestó: “Pues entonces, cambia de conducta”

Y como Ardabasto vio a Abderramán dispuesto a oír la razón, fue enumerando los muchos actos de tiranía de los que se quejaba el pueblo contra aquel déspota. La sagacidad y franqueza del rey visidogo agradaron tanto al emir que éste le concedió la donación irrevocable de veinte de sus antiguos predios, una vestidura de honor y el nombramiento de Conde de España (Comes Alandulus) o Gobernador General de los cristianos mozárabes, habiendo sido el primero que obtuvo este importante cargo, que luego heredó su descendencia. Aún así, su gran patrimonio anterior sería mermado.

Fuentes:

La España Bizantina – Francisco J. Presedo Velo

Historia de los Mozárabes – Francisco Javier Simonet

Crónica de Abu Bakr Ibn Umar Ibn Al-Qutiyya

Cronicón de Alfonso III

Provincia Luso-Extremadurense

Estándar
Provincia Luso-Extremadurense

A muchos os chocará el título de esta entrada. No estamos alentando a crear una provincia entre Extremadura y Portugal. Simplemente es el nombre de una de las provincias corológicas de la Península Ibérica, a la que nuestro territorio, al que nosotros denominamos Balutia, pertenece. ¿Y qué es eso de “provincias corológicas”?, os preguntaréis algunos. Pues empecemos por ahí.

La Corología es una de las ciencias auxiliares que forma parte de la Biogeografía y que se ocupa de estudiar el área de distribución de los organismos y de la determinación de una serie de corotipos (condicionantes) comunes a todos ellos. ¿Y qué es la Biogeografía? Pues es la disciplina científica que estudia la distribución de los seres vivos sobre la Tierra, así como los procesos que la han originado, que la modifican y que la pueden hacer desaparecer.

Teniendo ya algunas nociones básicas de la terminología que hoy nos ocupa, diremos que la Península Ibérica y las islas se componen de tres regiones corológicas o biogeográficas como son la Eurosiberiana, la Mediterránea y la Macaronésica. A su vez, estas regiones se dividen en trece provincias, entre las que se encuentra la que nos atañe; la Luso-Extremadurense.

www.pinterest.comHay que decir que también en el ámbito geográfico y biológico, y no sólo en el histórico o cultural, nos distanciamos del resto de Andalucía y nos asemejamos nuevamente a nuestra vecina Extremadura así como a Castilla e incluso partes de Portugal. Balutia no se enmarca en la llamada provincia Bética, como la mayor parte de la comunidad autónoma de Andalucía, sino que forma parte de la provincia Luso-Extremadurense.

BIOGEOGRAFÍA PENÍNSULA Provincias corológicas o fitogeográficas de Andalucía

Por su parte, la provincia Luso-Extremadurense se divide en cinco sectores; tres que formarían parte de Portugal: Beirense Litoral, Divisorio Portugués y Ribatagano Sadense y dos de España: Toledano Tagano y Mariánico Monchiquense, que sería el nuestro.

Luso-ExtremadurenseA su vez, nuestro sector Mariánico Monchiquense se divide en tres distritos: Araceno Pacense, Andevalense y Marianense, aunque en otras clasificaciones prefieren dividirlo en los cuatro siguientes: Mariánico Oriental, Serena-Pedroches (que incluiría La Serena, Los Pedroches, Valle de Alcudia y Valle del Guadiato), Tierra de Barros y Araceno Pacense. De una u otra forma, este sector vendría a ser grosso modo el territorio de la antigua Beturia.

Mariánico MonchiquensePROVINCIA LUSO-EXTREMADURENSE

El Estado Federal Mancomunado

Estándar
El Estado Federal Mancomunado

Me gustaría proponer una idea original e innovadora que hasta ahora no he leído en ningún otro sitio y es la supresión y disolución de las Comunidades Autónomas y de las Diputaciones Provinciales pero no para crear después de ello un Estado unitario centralizado, sino para crear un ESTADO FEDERAL MANCOMUNADO de abajo arriba pues las casas no se pueden comenzar por el tejado, sino por los pilares, y os explico por partes:

  • Las PROVINCIAS fueron creadas mediante una simple circular en noviembre de 1833 por el secretario de Estado de Fomento bajo la Regencia de María Cristina de Borbón, Javier de Burgos, que creó un Estado centralizado, dividido en 49 provincias (acabarían siendo 50 al dividir posteriormente Canarias en 2) y 15 regiones. Las provincias recibieron el nombre de sus capitales (excepto cuatro de ellas, que conservaron sus antiguas denominaciones: Navarra, con capital en Pamplona, Álava con Vitoria, Guipúzcoa con San Sebastián y Vizcaya con Bilbao). El proyecto de Javier de Burgos fue prácticamente el mismo que el proyecto de 1822, pero sin las provincias de Cartagena, Calatayud, El Bierzo y Játiva; además, otras provincias cambiaron de nombre al cambiar de capital. Además del proyecto de 1822, el modelo a seguir para Javier de Burgos fueron los departamentos franceses y si muchas de las decisiones de límites y adscripciones a provincias fueron arbitrarias y algunas se cambiaron en años posteriores, otras no.
  • Las COMUNIDADES AUTÓNOMAS fueron creadas tres años después del referéndum de la Constitución de 1978, el 31 de julio de 1981, por dos partidos políticos, UCD y PSOE, que aprueban los pactos autonómicos por los cuales España se vertebra en 17 comunidades autónomas y dos ciudades autónomas (estas últimas lo serán oficialmente en 1995). Cada autonomía se divide en varias provincias (excepto las uniprovinciales) que son las mismas, salvo modificaciones menores, que las de la división de Javier de Burgos.
  • Por lo tanto, actualmente contamos en España con las provincias de tan sólo 181 años de antigüedad y con las comunidades autónomas de tan sólo 33 años de juventud y ahora os voy a señalar algunos MOTIVOS por los que me gustaría que en España se eliminaran las comunidades autónomas y las provincias actuales:
  1. Porque tanto comunidades autónomas como diputaciones provinciales son grandes focos donde se concentra mucho poder y por consiguiente, mucha corrupción.
  2. Porque gracias a las comunidades autónomas y a las provincias, se han creado nuevos centralismos y ahora todas las comarcas tenemos que depender de tres capitales, de la capital provincial, de la capital autonómica y de la capital estatal. Gracias a ellas, sufrimos no sólo un centralismo desde Madrid, sino 17 nuevos centralismos autonómicos y 50 nuevos centralismos provinciales.
  3. Porque las provincias fueron impuestas por un ministro y no por el pueblo y se basaron en los principios centralistas del Nuevo Régimen y por tanto se utilizó un criterio racional sin contar con la idiosincrasia propia de los pueblos y de sus comarcas vecinas con las que tenían un vínculo mayor que con las que fueron agrupadas, en el mayor de los casos.
  4. Porque las comunidades autónomas fueron impuestas por dos partidos políticos, anteriormente mencionados, sin contar con el sentir de los pueblos, que en muchos casos se sienten agraviados frente a sus capitales provinciales o capitales autonómicas, creándose en algunos casos autonomías que son engendros artificiales sin ningún sentido.
  5. Porque ha pasado el tiempo y la situación de las distintas zonas de España ha cambiado y también sus necesidades y su importancia demográfica o económica y es por eso que también algunas grandes ciudades españoles deberían ocupar un puesto importante en la nueva organización del país, ya que ahora mismo no son capitales autónomicas ni capitales provinciales ni siquiera como es el caso de Jerez de la Frontera, Talavera de la Reina, Vigo o Gijón, por citar algunas solamente.
  6. Y el motivo más importante es porque sólo debemos ser los pueblos los que decidamos como queremos organizarnos territorialmente y qué modelo de Estado queremos, con qué comarcas queremos caminar juntos para sentirnos propios y no extraños en algunas provincias o comunidades autónomas, como pasa ahora en muchos casos, pues a la vista está que crecen los regionalismos y provincionalismos que piden mayor autonomía para sus territorios como por ejemplo La Mancha, León (antigua región), Granada (antigua región), El Bierzo, Valle de Arán, Cartagena o Campo de Gibraltar por citar algunos de los movimientos más relevantes o con más tradición e historia.
  • Por último, éstos son los PASOS que yo llevaría a cabo para construir la nueva organización territorial de España:
  1. Referéndum modelo de Estado (Federación, Confederación, Estado unitario/centralizado, Estado de las Autonomías).
  2. Supresión de las comunidades autónomas y provincias/diputaciones provinciales.
  3. Referéndum para que todos los habitantes de todos los municipios de España pudieran decidir crear mancomunidades con las comarcas vecinas más afines, ya sea por vínculos históricos, culturales, lingüísticos, sociales, económicos, geográficos o de cualquier otro tipo.
  4. Esas Mancomunidades de comarcas, a efectos, se conformarían como la nueva entidad subnacional de España habiéndose creado el Estado desde abajo (municipios) y con la voz y voto del pueblo y no de un ministro borbónico (Javier de Burgos) ni de dos partidos de la transición (UCD, PSOE) evitando nuevos centralismos en capitales que gobiernen desde una sola ciudad territorios tan grandes como Castilla y León o Andalucía, impidiendo así también la gran corrupción.
  5. El Senado sería reconvertido en una especie de Cámara Regional, que serviría como plataforma de encuentro para todas las Mancomunidades de comarcas del nuevo Estado Federal.
  6. España quedaría conformada como una Federación (me gustaría también la unión con Portugal pero eso tendría que esperar un poco más) y en lugar de un Estado de las Autonomías, nacería el Estado Mancomunado, en el que estarían unidos los pueblos afines fomentándose un alto grado de cooperación entre ellos. Tampoco se negaría un nivel más alto si algunas mancomunidades de comarcas se quisieran agrupar en Estados pero correríamos el peligro de nuevo de darle vía verde a nuevos centralismos en mi opinión.

mapa-espana-comarcas

Extremalucía o Extrelucía

Estándar
Extremalucía o Extrelucía

Aunque el término Balutia sea un neologismo derivado de latinizar Fahs al-Ballut, antigua denominación árabe de esta zona, como lo es Andalucía de al-Andalus, existe un concepto conocido popularmente por los lugareños como Extremalucía (como podemos escuchar en este vídeo) o Extrelucía, que se refiere a las tierras que quedan a ambos lados y a lo largo de las actuales comunidades autónomas de Extremadura y Andalucía, que han estado modificando sus límites constantemente durante la historia y en las que se ha gestado una especie de eclecticismo entre ambas culturas.

Además, Balutia también recibe influencias toledanas y manchegas a través del Valle de Alcudia y de Los Pedroches que hacen que, unido a las influencias extremeñas y andaluzas, en este caso cordobesas, den lugar a una particular idiosincrasia que sintetiza las 3.

Balutia no es un caso aislado en lo que a la mezcolanza de culturas o folklore se refiere, ya que podemos señalar otros dos casos como ejemplos en nuestro país, uno de ellos muy conocido:
-La Raya (frontera entre Portugal y España)
http://es.wikipedia.org/wiki/La_Raya_%28frontera%29
http://www.laraya-araia.org/index.php
http://canalhistoria.es/especial/la-raya/
-La Raya (frontera entre las antiguas Coronas de Castilla y Aragón)
http://tierradeuceda.blogspot.com.es/2012/11/entre-castilla-y-aragon.html

“Andalucía [no] sólo hay una”: contra la visión uniforme de su cultura

Estándar
“Andalucía [no] sólo hay una”: contra la visión uniforme de su cultura

Hoy quiero compartir con todos los balutíes y betures un original mapa del actual territorio que conforma la comunidad autónoma de Andalucía con banderas integradas en él, que está cargado de paralelismos y sin duda, no dejará indiferente a nadie, ya sea para bien o para mal. Lo ha confeccionado exclusivamente para la Región de Balutia un regionalista granadino que desea que vuelva la antigua región de Granada formada por Granada, Almería, Málaga y quizás también Jaén.
Os explico a continuación todas las comparaciones que se dan en el curioso mapa:

1.-En primer lugar, comenzamos con nuestra amada Balutia, representada la parte actualmente cordobesa con la bandera de Euskadi, la parte actualmente castellana con la bandera de Navarra y la parte actualmente extremeña con la bandera del departamento francés de los Pirineos Atlánticos, donde se incluye el Iparralde o País Vasco Francés y simbolizando que esta región con vínculos culturales comunes está dividida entre 3 provincias y 3 comunidades autónomas diferentes, algo similar a lo que le pasa a Euskal Herria, dividida en 3 entidades distintas y entre 2 países diferentes. También elegí la ikurriña para Los Pedroches y el Valle del Guadiato porque somos el punto más alto de la comunidad autónoma y por ello somos “los vascos de Andalucía” aunque históricamente hayamos estado vinculados al Reino de Córdoba, igual que las Vascongadas a la Corona de Castilla.

2.-Córdoba capital con el Valle del Guadalquivir (excepto Palma del Río que culturalmente es sevillana claramente), la Campiña y la Subbética simbolizaría el Reino de Castilla, ya que fue uno de los primeros reinos históricos de la actual Andalucía en ser cristianizado y castellanizado. Además de que la ciudad de Córdoba es la capital andaluza que más al norte se encuentra y todavía posee un carácter regio que recuerda su pasado señorial y es la única ciudad andaluza con una plaza mayor cuadrada de estilo castellano.

3.-Sevilla sin la Sierra Norte y con Palma del Río incluido, aparece bajo la bandera de la moderna Comunidad de Madrid, simbolizando el gran centralismo que ejerce Sevilla sobre el resto de la actual comunidad autónoma de Andalucía y también vinculada a la “castellana” Córdoba, ya que Madrid fue parte de Castilla la Nueva y Sevilla fue otro de los reinos históricos más prontamente cristianizado y castellanizado además de convertirse durante la Conquista de América en una ciudad tan importante como Madrid a nivel estatal.

4.-Huelva más la Sierra Norte aparecen bajo la bandera de Extremadura, ya que mantienen fuertes vínculos con esa región, sobre todo la Sierra Norte de Sevilla y la Sierra de Aracena además de que en 1931 con la Segunda República, Huelva quiso unirse a Extremadura y no a Sevilla ni a la Andalucía actual de las 8 provincias. Además como Extremadura formó parte de la Corona de Castilla, también simbolizaría que Huelva formó parte del Reino de Sevilla.

5.-Cádiz es representado por la bandera de la Región de Murcia mientras que el Campo de Gibraltar está representado por la bandera de Cartagena, ya que tanto el Campo de Gibraltar como Cartagena han reclamado ser provincias distintas a las de Cádiz y Murcia respectivamente. Al igual que el Reino de Murcia formó parte de la Corona de Castilla, también Cádiz formó parte del Reino de Sevilla. Por otra parte Jerez, donde también existe un movimiento procapital o provincialista, y la Sierra de Cádiz, que son culturalmente distintos a los de la Bahía de Cádiz, aparecen representados bajo la bandera de Ceuta, ya que esta ciudad autónoma formó parte de Cádiz.

6.-Málaga, Granada y Almería aparecen bajo las banderas del Reino de Valencia, del Reino de Mallorca y la estrelada de Cataluña (ya que Almería es la que menos andaluza se siente y dijo no a la autonomía andaluza) respectivamente recordando a los reinos que estuvieron unidos bajo la Corona de Aragón como estas 3 provincias estuvieron unidas en el Reino de Granada. En la Serranía de Ronda, hay un movimiento provincialista también por lo que está representada con la bandera de Melilla, ya que esta ciudad autónoma dependió de Málaga, como actualmente depende Ronda. Por otra parte, la franja este de Jaén, Granada y Almería es una metáfora de la Franja de Aragón que es una zona de transición con Cataluña, siendo ésta una zona de transición con Murcia.

7.-Por último, Jaén está representado por la bandera del Reino de León, que estuvo bajo la Corona de Castilla pero era distinto al Reino de Castilla, algo similar a lo que pasó con el Reino de Jaén, que también fue cristianizado junto al de Córdoba y al de Sevilla y se les denominó a los tres genéricamente Andalucía diferenciándolos de la región de Granada, pero manteniéndose sus reinos separados hasta la nueva división provincial de 1833. Bajo la bandera de El Bierzo, comarca que reclama ser provincia distinta a la de León, se encuentra la Campiña Norte que reclama la provincia de Linares distinta a la de Jaén.

8.-Como detalle, señalar que Gibraltar aparece representado por la bandera de Andorra (aunque no se puede apreciar con claridad por su pequeña extensión) ya que son los dos únicos diminutos reductos de la Península Ibérica que no forman parte ni de España ni de Portugal actualmente.

ANDALUCÍA PLURAL