Archivo de la etiqueta: Provincia Luso-Extremadurense

Buscando el etnónimo ideal: ¿Dehesia o Balutia?

Estándar
Buscando el etnónimo ideal: ¿Dehesia o Balutia?

Comenzaremos primero clarificando los conceptos básicos alrededor de los que girará esta nueva entrada: etnónimo, exónimo y autónimo. Quizás estos términos no los hayáis escuchado nunca o quizás sí pero no tenéis del todo claro su significado. Antes de definir estas palabras, queremos aclarar que nos parece cuanto menos curioso que el diccionario de la RAE recoja únicamente “exónimo”, cuando los otros dos vocablos están intrínsecamente relacionados con éste.

Por eso, para definir “etnónimo”, que es el principal concepto, nos basaremos en el Diccionario Online de Portugués, que ofrece una definición muy completa: es el nombre que recibe un pueblo, etnia, tribu, casta, comunidad cultural, política o religiosa”.

doll-614011_1280

Pero un etnónimo puede ser “exónimo”, cuando el nombre ha sido atribuido por otro grupo humano distinto, o “autónimo”, cuando el propio pueblo se ha bautizado a sí mismo con un nombre con el que se reconoce. Por ejemplo, la palabra esquimal o lapón serían exónimos, porque fueron denominaciones occidentales, mientras que inuit o sami serían autónimos, pues es así como se autodenominan estas etnias. Con los nombres de países o regiones también ocurre lo mismo; por ejemplo Shqipëria o Zhōngguó serían los correspondientes autónimos de los exónimos Albania o China.

Pensamos que los exónimos tuvieron su razón de ser en épocas pasadas pero que actualmente, en tiempos en los que los Derechos Culturales y los Derechos de los Pueblos Indígenas, las Minorías Étnicas, las Naciones sin Estado y las Lenguas Minoritarias empiezan a cobrar mayor relevancia escapando de su ostracismo, estos términos ya han quedado obsoletos, como restos del etnocentrismo de Occidente.


Pues bien, a pequeña escala, y siempre ciñéndonos a nuestro ámbito territorial, busquemos el etnónimo ideal para nuestra región biogeográfica y cultural.

Siempre jugamos con 3 denominaciones diferentes: Balutia, Turdulia y Beturia, pero no se trata de sinónimos, sino de zonas con diferente extensión que se superponen, provenientes de diferentes épocas de la historia:

El nombre Balutia nació como resultado de la castellanización de Fahs al-Ballut, nombre de una antigua cora (provincia) de al-Ándalus que abarcaba el Valle del Guadiato, Los Pedroches, La Serena y el Valle de Alcudia. Su nombre procede del árabe y significa Llano o Campo de las Bellotas pero también se puede traducir como Llano o Campo de las Encinas. Y no nos sorprende que la bautizaran con este nombre, ya que la dehesa más grande de Europa y del mundo se encuentra en Los Pedroches y Sierra Morena está declarada Reserva de la Biosfera gracias a sus dehesas, únicas en el mundo.

Ya lo decía Al Razi en sus crónicas: “No ha allí otros árboles sinon encinas, et por esso la llaman el Llano de las Vellotas, et son más dulces que quantas ha en Espanya…”. También Ibn Galib: “Hay encinas con bellotas dulces, que son las mejores de Al-Andalus”. Incluso el famoso Al-Idrisi lo atestiguaba también: “Las montañas y las llanuras inmediatas producen una especie de encina, que lleva un fruto que excede en calidad a todos los demás; también los habitantes de este lugar cuidan y cultivan este árbol, porque sus frutos les son muy útiles en los años de escasez”.

Fahs al-Ballut 3

Por otra parte, la denominación de Turdulia data de la época prerromana y toma el nombre de los túrdulos, pueblo que habitaba en esta subregión de Beturia. Su territorio se componía de las comarcas del posterior Fahs al-Ballut más otras 2 comarcas aledañas: La Siberia y Comarca de Llerena. La etimología del pueblo túrdulo no está muy clara, aunque hay teorías que lo relacionan con el pueblo bárdulo o várdulo, asentado en la actual Guipúzcoa y más tarde empujado hasta Bardulia, por la presión de los vascones, a la que dieron nombre y que más tarde se convertiría en el Condado de Castilla.

Otra teoría los relaciona con la palabra indoeuropea “trusdo”, significando tordos o estorninos jóvenes, haciendo alusión al “ver sacrum”, antiguo ritual por el que los jóvenes de una tribu tenían que marcharse hacia otras tierras conducidos por un animal, del que más tarde adoptarían el nombre. Esto podría explicar la separación de los túrdulos y los turdetanos, que se creen provenientes de Tartessos. Aunque otros afirman que los túrdulos estaban emparentados con los túrdulos viejos y los túrdulos oppidanos de la costa de Lusitania y no con los turdetanos. Y otros afirman que todos los túrdulos, incluidos los viejos y los oppidanos, provenían de Tartessos, para algunos la cuna de los celtas.

También hay otra teoría que relacionan túrdulo con la palabra celta “torch”, que significaría jabalí o cerdo, más el diminutivo latino “–ulo”, pudiéndose traducir como “verraquetes” y no sería extraño, ya que todavía hoy en la zona es vital la crianza de cerdos y la producción de jamones. De hecho, Los Pedroches conforma una de las 4 Denominaciones de Origen de toda España. Además, se emitieron monedas en la zona, por ejemplo en Sisapo, con la insignia de un jabalí, que era un animal sagrado para los celtas, símbolo de valentía de dioses y héroes. Esto entroncaría con la tradición de los verracos de piedra de la región vecina y hermana de Vetonia.

Beturia 3

En cambio, el nombre de Beturia se utilizó para un territorio todavía más amplio, que englobaría los antiguos territorios de Fahs al-Ballut y Turdulia pero también la Beturia Céltica, o lo que es lo mismo, toda la región natural comprendida entre Sierra Morena y el Río Guadiana. También hay varias teorías para su etimología: algunas afirman que guarda relación con el Río Betis, otras con los celtas bituriges de la Galia y la ciudad vascona de Bituris y otras que procede del euskera “bete-uria”, que significa lugar abundante o colina, quizás misma etimología que Vitoria, la capital de Álava. La raíz “bet-” está difundida por otros territorios celtas y algunos lo relacionan con “betu”, nombre galo de abedul, y otros con “bai”, río en vasco.

La teoría sobre el Río Betis nos parece desacertada porque la región que ocupaba el Valle del Guadalquivir recibía el nombre de Turdetania, no de Beturia. Además, si ya existía un nombre que hacía alusión claramente a este río y este valle, Beturia, ¿por qué los romanos crearon otro, Bética, para su provincia? La teoría sobre los bituriges es cuanto menos original, aunque las fechas podrían coincidir. Quizás nos inclinemos más por la etimología celta o vasca, ya que el idioma íbero, que se hablaba por todo el este peninsular, estaba emparentado con el vasco. Y también su significado (lugar abundante o colina) tendría sentido porque Sierra Morena es un territorio con muchas montañas y cerros, frondosos bosques y abundante en recursos forestales, ganaderos o mineros.

Pueblos prerromanos 1


Pero nuestra región de Beturia está conectada a una región biogeográfica y cultural todavía más amplia. Biogeográficamente adquiere el nombre de Provincia Luso-Extremadurense y culturalmente el de Extremadura. Pero analicemos estos nombres también:

La raíz “luso” procede de Lusitania, nombre primero de la región que habitaban los lusitanos, antiguo pueblo precelta o celta, que más tarde pasó a denominar una provincia romana en Hispania, con una mayor extensión, que también incluyó la Vetonia. Actualmente se utiliza como sinónimo de Portugal, aunque incluía partes de la actual Extremadura y excluía el Norte de Portugal, que estaba dentro de Gallaecia.

La Vetonia era la región habitada por los vetones, pueblo prerromano como los lusitanos. Se extendía desde el Duero hasta el Guadiana, limitando por el sur con Beturia. Abarcaba territorios de la actual Extremadura pero también de Salamanca, Ávila o Talavera.

600px-Vettones_cities_location_map-es.svg

Por otra parte, el nombre de Extremadura vendría muchos siglos después, en tiempos de la conquista cristiana de al-Ándalus. Sería un exónimo en toda regla, ya que fue así como bautizó el Reino de León al recién conquistado y asimilado Reino de Badajoz. Pero no fue un nombre singular, ya que sería el nombre utilizado para designar los últimos territorios más al sur conquistados por las coronas cristianas y así hubo Extremadura Leonesa, Extremadura Portuguesa, Extremadura Castellana y hasta Extremadura Aragonesa. Este hecho avalaría una de las teorías de su posible etimología, que “extremadura” significaba “extremo”.

extremaduras medievales


Sin embargo, región biogeográfica y región cultural pueden coincidir grosso modo, ya que la mayoría del territorio peninsular donde hay más dehesa se corresponde también con la región cultural extremeña, que trasciende los actuales límites administrativos de la comunidad autónoma del mismo nombre.

www.pinterest.com

Para definir a este espacio biogeográfico-cultural se ha acuñado el término “Dehesia”, con el sencillo significado de “País o Tierra de la Dehesa”. Con este término, no hay que recurrir a exónimos y no dejamos ninguna parte fuera, ya que hay zonas de rasgos extremeños que actualmente no se encuentran dentro de las fronteras de la comunidad autónoma llamada Extremadura y consideran a ésta como la “otredad”.

Pero también, podríamos utilizar incluso el término “Balutia” para referirnos no sólo estrictamente al Fahs al-Ballut o Llano de las Bellotas, sino a todo este territorio biogeográfico y cultural bien definido, ya que significa simplemente “País o Tierra de las Bellotas”.

Ambas son dos denominaciones descriptivas del ecosistema que influyó indudablemente en la historia y en la cultura de sus gentes. Y de esta manera, bajo estas denominaciones se pueden incluir las 2 grandes regiones primigenias hermanas: Vetonia y Beturia, ya que la región de Vetonia excluía la parte meridional de la actual Extremadura (a partir del Río Guadiana) y la actual comunidad autónoma de Extremadura excluye la parte meridional de Beturia.

¿Y a vosotras/os, qué denominación os gustaría más para definir todo el territorio biogeocultural sustentado por el ecosistema de la dehesa y por la cultura extremeña?

¿Y para englobar a las 2 regiones hermanas de Vetonia y Beturia?

¿Dehesia o Balutia?


Fuentes:

Lusitania: historia y etnología

Los vascones de las fuentes antiguas

Célticos y túrdulos

Celtiberia.net

Asociación Socio-Cultural Castilla

Wikipedia

¿Todavía crees que somos cordobeses y andaluces?

Estándar

En esta ocasión, dedicaremos nuestro blog a desmontar el falso mito de la “uniformidad andaluza”, difundido por la Junta de Andalucía y su aparato mediático Canal Sur, mediante seis factores principales como son los geográficos, naturales, socioeconómicos, históricos, culturales y lingüísticos, referidos a Balutia.

750px-Bandera_de_Andalucia.svg750px-Flag_of_Extremadura_(with_coat_of_arms).svg750px-Flag_of_Castile-La_Mancha.svg

Comenzando por los factores geográficos, nos encontramos en la Submeseta Sur que forma parte de la Meseta, a diferencia de la mayor parte de Andalucía que queda conformada por la Depresión Bética o Valle del Guadalquivir (Baja Andalucía) o por los Sistemas Béticos o Cordilleras Béticas (Alta Andalucía). También formamos parte de la Cuenca Media del Guadiana, cuenca puramente extremeña y castellano-manchega; solamente el río Guadiato es afluente aún de la Cuenca del Guadalquivir. Mientras que Sierra Morena por el sur hace de frontera natural y cultural frente al resto de Andalucía, los Montes de Toledo por el norte nos marcan el límite. No somos la mal llamada Sierra Cordobesa, sino el Valle del Guadiato y Los Pedroches, valle el primero y penillanura el segundo, pero en ningún caso sierra y tenemos nombre propio. Figura-1Siguiendo por los factores naturales, nuestro paisaje más típico es la dehesa, como en Extremadura; es por ello que, como ya explicamos anteriormente, pertenecemos a la provincia biogeográfica llamada Luso-Extremadurense, pues compartimos la misma flora y fauna. En cuanto al clima, poseemos un clima mediterráneo continentalizado, en su piso bioclimático mesomediterráneo, que también nos aleja nuevamente de la mayor parte de Andalucía y nos acerca a la Meseta. Entre los recursos, cabe destacar los recursos mineros, famosos desde los tiempos de la Beturia, que nos distinguían del carácter agrícola de la Turdetania (Valle del Guadalquivir).

cma_FotoDehesa-600x398En cuanto a los factores socioeconómicos, nos basamos tradicionalmente en cuatro pilares: la agricultura, la agroforestería o agrosilvicultura, la ganadería trashumante y la minería. La trashumancia es muy común en otras zonas del interior o del norte peninsular. El único sustento de muchos de los pueblos era la minería que al desaparecer, por su baja rentabilidad en este sistema capitalista y al no dotar de alternativas a la población, produjo una alta tasa de desempleo con la consiguiente emigración, despoblación, envejecimiento demográfico y ruralización, de las más altas de toda la comunidad autónoma andaluza. Otros pueblos, han apostado por la industria agroalimentaria (COVAP) o por el turismo rural.

Denominaciones-origen-ibericoLos factores históricos también demuestran la evolución diferente que se produjo en esta zona. Esta zona llamada Beturia estaba poblada por túrdulos y célticos mientras que la Turdetania estaba poblada por turdetanos. Más tarde, fue denominada Soliente por los romanos por la importancia de la ciudad de Solia, que tenía entidad suficiente frente a Corduba. Durante la época musulmana, pertenecimos a la cora (provincia) de Fahs al-Ballut (en el mapa Al-Belalta), de mayoría bereber y no árabe como en la de Qurtuba o Kambania. También fuimos unas de las pocas zonas en las que los visigodos mantuvieron su feudo tras la conquista musulmana de la península, concretamente el Reino de Ardabasto. Tras la conquista cristiana, fuimos gobernados por las diferentes órdenes militares de la época y nuestra mezcolanza surgió a raíz de ser una zona de encrucijada entre los caminos de Córdoba, Mérida y Toledo y de los continuos cambios fronterizos entre los reinos de León, Toledo, Córdoba y Jaén.

Fahs al-Ballut 2Los históricos están muy relacionados con los culturales que nos acercan más a Extremadura y Castilla la Nueva, ya que los repobladores de nuestra zona durante la Edad Media eran eminentemente extremeños, manchegos y toledanos pero no serían de procedencia muy distinta los inmigrantes llegados durante la Edad Moderna debido al auge minero. Eso, sumado a que estamos limitando con esas regiones y que históricamente hemos tenido mejores vías de comunicación (carreteras, líneas de ferrocarril) con ellas que con el resto de Andalucía, han influido en que nuestro folklore (tradiciones, fiestas, gastronomía, música popular) y nuestro arte (arquitectura popular, artesanía) sea más parecido al extremeño o al castellano que al andaluz. Por ejemplo, nuestra música popular son las jotas, y no las sevillanas ni el vito cordobés, y las tarantas y mineras en las zonas mineras. Por otra parte, también dejaron su impronta la colonia de franceses o alemanes que dirigían las minas.

Jota BelmezPor último, pero no menos importante, los factores lingüísticos (rasgos dialectales) son quizás los que más evidencien nuestros lazos con Extremadura y Castilla. Se trata de una zona distinguidora (entre “s” y “c” o “z”), en la que no existe el seseo ni el ceceo, ambos gozando de plena vitalidad en la mayor parte de Andalucía. También nos caracterizamos por el uso de la “s” apical, la llamada “s” castellana, que nos aleja de las eses andaluzas, ya sea la sevillana o la cordobesa. Utilizamos el pronombre “vosotros” en lugar de “ustedes” que es lo normal en Andalucía Occidental. Alternamos indistintamente tres sufijos para formar los diminutivos: el -ino extremeño, el -ito castellano y el -illo bajoandaluz. Pero lo que más llama la atención a la gente que no es de allí, es sin duda la entonación “cantarina” y a veces algo “desganada” que compartimos nuevamente con los extremeños. Nuestro léxico no se queda atrás y palabras como “pitera”, “changar”, “doblao”, “engrillotar” o la recurrente interjección “ave” o “chacho/acho”, demuestran al visitante que ya hemos dejado atrás Córdoba y Andalucía.

C.A. ANDALUCÍAEspero que les haya gustado este viaje por Balutia. Es sólo una síntesis de lo mucho que les queda por descubrir poco a poco en este blog, que irán saboreando si me acompañan fielmente. Gracias por seguir ahí.

Provincia Luso-Extremadurense

Estándar
Provincia Luso-Extremadurense

A muchos os chocará el título de esta entrada. No estamos alentando a crear una provincia entre Extremadura y Portugal. Simplemente es el nombre de una de las provincias corológicas de la Península Ibérica, a la que nuestro territorio, al que nosotros denominamos Balutia, pertenece. ¿Y qué es eso de “provincias corológicas”?, os preguntaréis algunos. Pues empecemos por ahí.

La Corología es una de las ciencias auxiliares que forma parte de la Biogeografía y que se ocupa de estudiar el área de distribución de los organismos y de la determinación de una serie de corotipos (condicionantes) comunes a todos ellos. ¿Y qué es la Biogeografía? Pues es la disciplina científica que estudia la distribución de los seres vivos sobre la Tierra, así como los procesos que la han originado, que la modifican y que la pueden hacer desaparecer.

Teniendo ya algunas nociones básicas de la terminología que hoy nos ocupa, diremos que la Península Ibérica y las islas se componen de tres regiones corológicas o biogeográficas como son la Eurosiberiana, la Mediterránea y la Macaronésica. A su vez, estas regiones se dividen en trece provincias, entre las que se encuentra la que nos atañe; la Luso-Extremadurense.

www.pinterest.comHay que decir que también en el ámbito geográfico y biológico, y no sólo en el histórico o cultural, nos distanciamos del resto de Andalucía y nos asemejamos nuevamente a nuestra vecina Extremadura así como a Castilla e incluso partes de Portugal. Balutia no se enmarca en la llamada provincia Bética, como la mayor parte de la comunidad autónoma de Andalucía, sino que forma parte de la provincia Luso-Extremadurense.

BIOGEOGRAFÍA PENÍNSULA Provincias corológicas o fitogeográficas de Andalucía

Por su parte, la provincia Luso-Extremadurense se divide en cinco sectores; tres que formarían parte de Portugal: Beirense Litoral, Divisorio Portugués y Ribatagano Sadense y dos de España: Toledano Tagano y Mariánico Monchiquense, que sería el nuestro.

Luso-ExtremadurenseA su vez, nuestro sector Mariánico Monchiquense se divide en tres distritos: Araceno Pacense, Andevalense y Marianense, aunque en otras clasificaciones prefieren dividirlo en los cuatro siguientes: Mariánico Oriental, Serena-Pedroches (que incluiría La Serena, Los Pedroches, Valle de Alcudia y Valle del Guadiato), Tierra de Barros y Araceno Pacense. De una u otra forma, este sector vendría a ser grosso modo el territorio de la antigua Beturia.

Mariánico MonchiquensePROVINCIA LUSO-EXTREMADURENSE