Andalucía, Cristianía y Carolingia

¿Os imagináis que hubieran metido a todos los territorios del norte de España en una misma comunidad autónoma? ¿Os imagináis que hubieran metido los territorios históricos del Reino de Galicia, el Principado de Asturias, el Ducado de Cantabria y el Señorío de Vizcaya en una misma comunidad autónoma con capital en Santiago de Compostela y que se quisiera dar unidad cultural con la cultura gallega y fueran perdiéndose las culturas asturiana, cántabra y vasca? ¿Os imagináis que esa comunidad autónoma se llamara Cristianía por tratarse de los primeros territorios cristianos que comenzaron la conquista de al-Ándalus?

¿Os imagináis que hubieran metido el Condado de Pamplona, el Condado de Aragón, el Condado de Sobrarbe, el Condado de Ribagorza, el Condado de Barcelona y todos los Condados Catalanes en una misma comunidad autónoma? ¿Os imagináis que esa comunidad autónoma tuviera capital en Barcelona y se basara únicamente en la cultura catalana para uniformizarla? ¿Os imagináis que hubiera sido bautizada con el nombre de Carolingia por haber conformado la Marca Hispánica, creada por el Imperio Carolingio para frenar la expansión musulmana allende los Pirineos?

Pues justamente eso es lo que ocurrió con la región y posterior Comunidad Autónoma de Andalucía. Unieron el Reino de Sevilla, el Reino de Córdoba, el Reino de Jaén, el Reino de Granada y otras entidades menores como el Reino de Algeciras-Ronda, el Reino de Gibraltar, el Reino de Niebla, la Intendencia de Nuevas Poblaciones, la Encomienda de Calatrava y el Adelantamiento de Cazorla, además de zonas que habían pertenecido a otros territorios históricos como a la Provincia de Extremadura, al Reino de Toledo o al Reino de Murcia. La llamaron Andalucía por considerarse que habían sido los últimos territorios musulmanes de la Península Ibérica (cuando el Reino de Badajoz, el Reino de Valencia y el Reino de Murcia fueron conquistados a la par), la erigieron como heredera de al-Ándalus, pusieron la capital en Sevilla e instauraron el acento y la cultura del antiguo Reino de Sevilla (exceptuando la parte de Sierra Morena, conocida históricamente como Banda Gallega y de influencia extremeña/asturleonesa) como elemento unificador e identificador de la “nacionalidad histórica” de Andalucía.

Infografía de elaboración propia. Cuenta de Instagram “Región Balutia”

¿Por qué todos los territorios históricos españoles del Antiguo Régimen se convirtieron en sendas regiones en 1833 con la creación de las provincias menos el Reino de Sevilla, el Reino de Córdoba, el Reino de Jaén y el Reino de Granada? ¿Por qué estos reinos históricos fueron agrupados en un ente mayor?

No hay duda de que Andalucía era un invento decimonónico creado en la época del Romanticismo con el que se pretendía crear una única región sureña inspirada en la exótica al-Ándalus pero en realidad es el cajón del sastre donde han metido a todos los territorios históricos sureños, y más empobrecidos, exceptuando el Reino de Murcia, que seguramente se escaparía de la “Gran Andalucía” por tratarse por aquel entonces de una región biprovincial y no uniprovincial. Es algo parecido a lo que vimos hace unos años en el sur de Francia con la región llamada Mediodía-Pirineos, que tenía un nombre genérico, y, por cierto, carente de historia, para unir a los antiguos territorios históricos occitanos, hoy reconvertida en la región administrativa de Occitania. Y no es de extrañar, ya que las provincias españolas se basaron en los departamentos franceses y comparten con ellos los principios racionalistas y el ansia de derribar a toda costa los territorios históricos del Antiguo Régimen para crear un Estado-Nación centralista.

En cambio, el sur de nuestro vecino Portugal sí que constituyó un único territorio histórico y el antiguo Reino del Algarve pervive hoy como región histórica, sin necesidad de unirlo al Alentejo ni a otra región. Es verdad que ninguna región portuguesa, exceptuando las isleñas, posee una administración propia pero al menos conservan sus nombres y límites históricos sin crear una macrorregión artificial como es la actual Comunidad Autónoma de Andalucía.

En definitiva, la Comunidad Autónoma de Andalucía no deja de ser otra cosa que la expansión política, económica y cultural del antiguo Reino de Sevilla, que, gracias a Javier de Burgos o Blas Infante, entre otros, pasó de tener 3 provincias (Sevilla, Cádiz y Huelva) a dominar hegemónicamente a las 8 provincias actuales, y que, más tarde, la Transición afianzó otorgándole un gobierno único en estos 40 años de autonomía en común, a pesar de que el referéndum de 1980 no fuera un éxito tal y como nos intentan vender a través de la propaganda de la Junta y de su medio de comunicación Canal Sur.

Buscando el etnónimo ideal: ¿Dehesia o Balutia?

Comenzaremos primero clarificando los conceptos básicos alrededor de los que girará esta nueva entrada: etnónimo, exónimo y autónimo. Quizás estos términos no los hayáis escuchado nunca o quizás sí pero no tenéis del todo claro su significado. Antes de definir estas palabras, queremos aclarar que nos parece cuanto menos curioso que el diccionario de la RAE recoja únicamente “exónimo”, cuando los otros dos vocablos están intrínsecamente relacionados con éste.

Por eso, para definir “etnónimo”, que es el principal concepto, nos basaremos en el Diccionario Online de Portugués, que ofrece una definición muy completa: es el nombre que recibe un pueblo, etnia, tribu, casta, comunidad cultural, política o religiosa”.

doll-614011_1280

Pero un etnónimo puede ser “exónimo”, cuando el nombre ha sido atribuido por otro grupo humano distinto, o “autónimo”, cuando el propio pueblo se ha bautizado a sí mismo con un nombre con el que se reconoce. Por ejemplo, la palabra esquimal o lapón serían exónimos, porque fueron denominaciones occidentales, mientras que inuit o sami serían autónimos, pues es así como se autodenominan estas etnias. Con los nombres de países o regiones también ocurre lo mismo; por ejemplo Shqipëria o Zhōngguó serían los correspondientes autónimos de los exónimos Albania o China.

Pensamos que los exónimos tuvieron su razón de ser en épocas pasadas pero que actualmente, en tiempos en los que los Derechos Culturales y los Derechos de los Pueblos Indígenas, las Minorías Étnicas, las Naciones sin Estado y las Lenguas Minoritarias empiezan a cobrar mayor relevancia escapando de su ostracismo, estos términos ya han quedado obsoletos, como restos del etnocentrismo de Occidente.


Pues bien, a pequeña escala, y siempre ciñéndonos a nuestro ámbito territorial, busquemos el etnónimo ideal para nuestra región biogeográfica y cultural.

Siempre jugamos con 3 denominaciones diferentes: Balutia, Turdulia y Beturia, pero no se trata de sinónimos, sino de zonas con diferente extensión que se superponen, provenientes de diferentes épocas de la historia:

El nombre Balutia nació como resultado de la castellanización de Fahs al-Ballut, nombre de una antigua cora (provincia) de al-Ándalus que abarcaba el Valle del Guadiato, Los Pedroches, La Serena y el Valle de Alcudia. Su nombre procede del árabe y significa Llano o Campo de las Bellotas pero también se puede traducir como Llano o Campo de las Encinas. Y no nos sorprende que la bautizaran con este nombre, ya que la dehesa más grande de Europa y del mundo se encuentra en Los Pedroches y Sierra Morena está declarada Reserva de la Biosfera gracias a sus dehesas, únicas en el mundo.

Ya lo decía Al Razi en sus crónicas: “No ha allí otros árboles sinon encinas, et por esso la llaman el Llano de las Vellotas, et son más dulces que quantas ha en Espanya…”. También Ibn Galib: “Hay encinas con bellotas dulces, que son las mejores de Al-Andalus”. Incluso el famoso Al-Idrisi lo atestiguaba también: “Las montañas y las llanuras inmediatas producen una especie de encina, que lleva un fruto que excede en calidad a todos los demás; también los habitantes de este lugar cuidan y cultivan este árbol, porque sus frutos les son muy útiles en los años de escasez”.

Fahs al-Ballut 3

Por otra parte, la denominación de Turdulia data de la época prerromana y toma el nombre de los túrdulos, pueblo que habitaba en esta subregión de Beturia. Su territorio se componía de las comarcas del posterior Fahs al-Ballut más otras 2 comarcas aledañas: La Siberia y Comarca de Llerena. La etimología del pueblo túrdulo no está muy clara, aunque hay teorías que lo relacionan con el pueblo bárdulo o várdulo, asentado en la actual Guipúzcoa y más tarde empujado hasta Bardulia, por la presión de los vascones, a la que dieron nombre y que más tarde se convertiría en el Condado de Castilla.

Otra teoría los relaciona con la palabra indoeuropea “trusdo”, significando tordos o estorninos jóvenes, haciendo alusión al “ver sacrum”, antiguo ritual por el que los jóvenes de una tribu tenían que marcharse hacia otras tierras conducidos por un animal, del que más tarde adoptarían el nombre. Esto podría explicar la separación de los túrdulos y los turdetanos, que se creen provenientes de Tartessos. Aunque otros afirman que los túrdulos estaban emparentados con los túrdulos viejos y los túrdulos oppidanos de la costa de Lusitania y no con los turdetanos. Y otros afirman que todos los túrdulos, incluidos los viejos y los oppidanos, provenían de Tartessos, para algunos la cuna de los celtas.

También hay otra teoría que relacionan túrdulo con la palabra celta “torch”, que significaría jabalí o cerdo, más el diminutivo latino “–ulo”, pudiéndose traducir como “verraquetes” y no sería extraño, ya que todavía hoy en la zona es vital la crianza de cerdos y la producción de jamones. De hecho, Los Pedroches conforma una de las 4 Denominaciones de Origen de toda España. Además, se emitieron monedas en la zona, por ejemplo en Sisapo, con la insignia de un jabalí, que era un animal sagrado para los celtas, símbolo de valentía de dioses y héroes. Esto entroncaría con la tradición de los verracos de piedra de la región vecina y hermana de Vetonia.

Beturia 3

En cambio, el nombre de Beturia se utilizó para un territorio todavía más amplio, que englobaría los antiguos territorios de Fahs al-Ballut y Turdulia pero también la Beturia Céltica, o lo que es lo mismo, toda la región natural comprendida entre Sierra Morena y el Río Guadiana. También hay varias teorías para su etimología: algunas afirman que guarda relación con el Río Betis, otras con los celtas bituriges de la Galia y la ciudad vascona de Bituris y otras que procede del euskera “bete-uria”, que significa lugar abundante o colina, quizás misma etimología que Vitoria, la capital de Álava. La raíz “bet-” está difundida por otros territorios celtas y algunos lo relacionan con “betu”, nombre galo de abedul, y otros con “bai”, río en vasco.

La teoría sobre el Río Betis nos parece desacertada porque la región que ocupaba el Valle del Guadalquivir recibía el nombre de Turdetania, no de Beturia. Además, si ya existía un nombre que hacía alusión claramente a este río y este valle, Beturia, ¿por qué los romanos crearon otro, Bética, para su provincia? La teoría sobre los bituriges es cuanto menos original, aunque las fechas podrían coincidir. Quizás nos inclinemos más por la etimología celta o vasca, ya que el idioma íbero, que se hablaba por todo el este peninsular, estaba emparentado con el vasco. Y también su significado (lugar abundante o colina) tendría sentido porque Sierra Morena es un territorio con muchas montañas y cerros, frondosos bosques y abundante en recursos forestales, ganaderos o mineros.

Pueblos prerromanos 1


Pero nuestra región de Beturia está conectada a una región biogeográfica y cultural todavía más amplia. Biogeográficamente adquiere el nombre de Provincia Luso-Extremadurense y culturalmente el de Extremadura. Pero analicemos estos nombres también:

La raíz “luso” procede de Lusitania, nombre primero de la región que habitaban los lusitanos, antiguo pueblo precelta o celta, que más tarde pasó a denominar una provincia romana en Hispania, con una mayor extensión, que también incluyó la Vetonia. Actualmente se utiliza como sinónimo de Portugal, aunque incluía partes de la actual Extremadura y excluía el Norte de Portugal, que estaba dentro de Gallaecia.

La Vetonia era la región habitada por los vetones, pueblo prerromano como los lusitanos. Se extendía desde el Duero hasta el Guadiana, limitando por el sur con Beturia. Abarcaba territorios de la actual Extremadura pero también de Salamanca, Ávila o Talavera.

600px-Vettones_cities_location_map-es.svg

Por otra parte, el nombre de Extremadura vendría muchos siglos después, en tiempos de la conquista cristiana de al-Ándalus. Sería un exónimo en toda regla, ya que fue así como bautizó el Reino de León al recién conquistado y asimilado Reino de Badajoz. Pero no fue un nombre singular, ya que sería el nombre utilizado para designar los últimos territorios más al sur conquistados por las coronas cristianas y así hubo Extremadura Leonesa, Extremadura Portuguesa, Extremadura Castellana y hasta Extremadura Aragonesa. Este hecho avalaría una de las teorías de su posible etimología, que “extremadura” significaba “extremo”.

extremaduras medievales


Sin embargo, región biogeográfica y región cultural pueden coincidir grosso modo, ya que la mayoría del territorio peninsular donde hay más dehesa se corresponde también con la región cultural extremeña, que trasciende los actuales límites administrativos de la comunidad autónoma del mismo nombre.

www.pinterest.com

Para definir a este espacio biogeográfico-cultural se ha acuñado el término “Dehesia”, con el sencillo significado de “País o Tierra de la Dehesa”. Con este término, no hay que recurrir a exónimos y no dejamos ninguna parte fuera, ya que hay zonas de rasgos extremeños que actualmente no se encuentran dentro de las fronteras de la comunidad autónoma llamada Extremadura y consideran a ésta como la “otredad”.

Pero también, podríamos utilizar incluso el término “Balutia” para referirnos no sólo estrictamente al Fahs al-Ballut o Llano de las Bellotas, sino a todo este territorio biogeográfico y cultural bien definido, ya que significa simplemente “País o Tierra de las Bellotas”.

Ambas son dos denominaciones descriptivas del ecosistema que influyó indudablemente en la historia y en la cultura de sus gentes. Y de esta manera, bajo estas denominaciones se pueden incluir las 2 grandes regiones primigenias hermanas: Vetonia y Beturia, ya que la región de Vetonia excluía la parte meridional de la actual Extremadura (a partir del Río Guadiana) y la actual comunidad autónoma de Extremadura excluye la parte meridional de Beturia.

¿Y a vosotras/os, qué denominación os gustaría más para definir todo el territorio biogeocultural sustentado por el ecosistema de la dehesa y por la cultura extremeña?

¿Y para englobar a las 2 regiones hermanas de Vetonia y Beturia?

¿Dehesia o Balutia?


Fuentes:

Lusitania: historia y etnología

Los vascones de las fuentes antiguas

Célticos y túrdulos

Celtiberia.net

Asociación Socio-Cultural Castilla

Wikipedia